Connexall article JUSTICE TRENDS

Cuando los servicios carcelarios se convierten en verdaderos sistemas: un salto gigante desde la desconexión hacia Connexall

¿Con qué frecuencia los servicios penitenciarios realmente funcionan como sistemas?

La distancia física entre sus instalaciones, el número de servicios brindados y las soluciones tecnológicas que los respaldan, así como los diferentes equipos de trabajo y grupos profesionales, tienden a presentar retos a las organizaciones de custodia. Las diferentes áreas y departamentos requieren mucho tiempo y esfuerzo en comunicación y papeleo para que las tareas se lleven a cabo con precisión, para que el flujo de información se dé y que los incidentes sean atendidos. A menudo, la seguridad y la eficiencia se pierden.

Imagine una prisión donde los sistemas existentes están
conectados. Donde el reconocimiento biométrico, los sistemas
de localización en tiempo real de los internos y del personal,
el circuito interno de videovigilancia y las soluciones de
automatización del edificio alimentan un sistema de gestión de
delincuentes. Una prisión donde todos pueden ser
notificados de qué hacer y cuándo hacerlo, tomando
conocimiento de la ejecución de las tareas. Donde se
notifica a los miembros de administración y personal
definidos cuando ocurren emergencias, lo que les
permite actuar lo más rápido posible. Donde la información
sobre las operaciones diarias, los internos y el personal
están disponibles y respaldan la toma de decisiones.

Tal nivel de conectividad e integración es posible con Connexall.
Connexall es una plataforma de software, independiente de proveedores, basada en una poderosa e inteligente automatización del flujo de trabajo, que conecta dispositivos, sistemas y plataformas.

Al habilitar un flujo de comunicación multiplataforma, también genera análisis e informes, lo que, a su vez, puede allanar el camino para una integración continua, proporcionando interoperabilidad a procesos, sistemas, personal y dispositivos.

Imagínese que ocurre un incidente crítico como un motín, un intento de fuga o un episodio de lesiones múltiples entre los reclusos y el personal. ¿Quién será notificado inmediatamente? ¿Un panel de control, un equipo de respuesta, un grupo específico de personal custodio o todos los agentes? ¿El director de la prisión?

Connexall proporciona un flujo de trabajo multidispositivo, por eso hay un proceso de escalada: solo las personas pertinentes reciben la notificación – ya sea en su teléfono inteligente o en un walkie-talkie (para aquellas prisiones que aún no están en la era digital) – para que puedan actuar de inmediato ante el incidente que se reportó.

Connexall también puede integrar los sistemas de localización, a través de RFID o ultrasonido. Por lo tanto, en el caso de un prisionero en un área restringida, por ejemplo, es el agente custodio más cercano el primero que recibe la notificación, la cual puede contener toda la información necesaria para una respuesta proporcionada (incluida la demografía del recluso, que se ha extraído automáticamente del sistema de gestión de delincuentes).

Además, Connexall puede bloquear automáticamente los ascensores y las puertas, tomar una imagen instantánea del circuito cerrado de videovigilancia y enviársela al personal notificado. Todo esto en tiempo real.

Otras áreas en las que Connexall puede ser una bocanada de aire fresco incluyen el transporte (puede conectar una cárcel a un hospital o a un juicio, no solo permitiendo una interacción bidireccional sino también un informe en vivo de la ubicación exacta del transporte, de retrasos, etc.), visitas, emergencias, alarmas contra incendios, horarios del personal, mensajes y servicios de mantenimiento.

El error y el riesgo prácticamente se reducen a cero con Connexall, mientras que la seguridad, la eficiencia y la transparencia se exponencializan. Connexall implica un sinfín de posibilidades de conectividad personalizables que permiten que cualquier servicio penitenciario logre el nivel ideal de integración de lo que solía ser un conjunto de sistemas desconectados.

 


Publicidad

Gustar/ Compartir: