APAC: Cárceles sin guardias, sin policía, sin armas, sin violencia, sin corrupción, sin drogas, sin discriminación

// Interview: Valdeci Ferreira

Director Ejecutivo de la Fraternidad Brasileña de Asistencia a los Condenados, entidad que agrupa los centros de recuperación de la APAC, Brasil

 

JT: ¿Qué es el método APAC?

 VF: APAC es una asociación de derecho civil sin fines de lucro, que significa Asociación para la Protección y Asistencia de los Condenados. La APAC nació en 1972 en la ciudad de São José dos Campos, São Paulo, y fue ideada por el abogado y periodista Mário Ottoboni.

La APAC nació para recuperar al recluso, proteger a la sociedad, ayudar a las víctimas y promover la justicia restaurativa. Para lograr estos objetivos, aplicamos nuestra propia terapia criminal, que llamamos el método APAC.

El método es un conjunto de 12 elementos clave: la participación comunitaria (1); la persona a la que se ayuda  el “recuperando” (2) (recordando que dentro de las APAC llamamos a los sentenciados de la justicia “recuperandos”); el trabajo (3); la espiritualidad (4); la asistencia jurídica (5); el cuidado de la salud (6); el trabajo voluntario (7); el mérito (8); la valoración humana (9); la familia del “recuperando” y la familia de la víctima (10); las jornadas de liberación con Cristo (11); y el centro de rehabilitación social (12), que es el espacio donde aplicamos el método.

El enorme resultado de la aplicación de estos elementos es el cambio de mentalidad de los “recuperandos”. En las APAC no basta con cambiar el comportamiento, es decir, el que se recupera tiene que darse cuenta del mal que ha hecho, asumir la responsabilidad y, a partir de ahí, cambiar su conducta, su estilo de vida y proyectar un nuevo futuro.

La metodología de la APAC se apoya en tres bases: amor, confianza y disciplina. Creemos que solo el amor puede recuperar a la persona y las heridas del rechazo. Y el amor se manifiesta a través de voluntarios, equipos de trabajo y es constante, libre e incondicional. También es un método basado en la confianza; en la medida en que todas las claves de los centros de reinserción social, que siguen siendo cárceles, están en manos de nuestros “recuperandos”. La disciplina en las APAC es extremadamente rígida. Hay una rutina que comienza a las 6 de la mañana y continúa hasta las 10 de la noche, donde el trabajo y la educación son obligatorios, incluyendo la limpieza de las instalaciones, la participación en los actos y conferencias de apreciación humana y en las reuniones de la celda.

 

“En las APAC no basta con cambiar el
comportamiento, es decir, el que se
recupera tiene que darse cuenta del
mal que ha hecho, asumir la
responsabilidad y, a partir de ahí,
cambiar su conducta, su estilo de vida
y proyectar un nuevo futuro.”

 

 JT: ¿Cómo y por qué surge este método alternativo en el sector de ejecución de penas en Brasil?

VF: El contexto inicial es el mismo que el actual, pero ahora con más agravantes. Cuando el Sr. Mário visitó la prisión “Humaitá”, encontró un depósito de hombres, en su mayoría jóvenes, abandonados y sin esperanza. Lamentablemente, aunque la pena tiene este doble propósito – castigar y recuperar – en nuestras prisiones solo se cumple una misión, la del castigo. El estado arresta a la gente y la devuelve en peores condiciones a la sociedad. El contexto en ese momento era serio, pero ahora lo es más. Hoy en día, Brasil tiene alrededor de 820.000 reclusos que viven en condiciones infrahumanas. La prisión se ha convertido en una industria importante, la que más crece en Brasil (entre el 8 y el 10 % anual). En Brasil, se arresta mucho y de mala manera; la prisión no ofrece condiciones para que cambien de vida. No hay ningún tratamiento para el recluso ni médico, ni psicológico -, no hay trabajo, no hay escuela, no hay valoración humana. La precariedad existe en todas las prisiones. Y ahora hay un agravante: la existencia de facciones criminales que, desde el interior de las cárceles, comandan el narcotráfico, los asesinatos y la extorsión.

Sin embargo, las APAC no son el modelo. Aunque el porcentaje de reincidencia es bajo (15 %), no podemos presentar a las APAC como un modelo listo y acabado. Son 46 años de estudios y evolución. No somos un modelo de franquicia y no queremos reemplazar el sistema penitenciario. La APAC no es una fábrica de recuperación de personas. No se pone a un sujeto en un lado y sale recuperado por el otro. La APAC apareció en 1972 y sigue siendo una alternativa que creemos viable, ya sea porque reduce los índices de reincidencia, que hoy en día en Brasil están entre el 80 % y el 85 %, o porque los índices de fuga son muy bajos y nunca hemos registrado rebeliones.

En las APAC, las personas valen por lo que son y no por lo que tienen. Y también hemos logrado reducir el coste; un recluso en la APAC tiene un coste de 1/3 en comparación con el recluso del sistema común. Son varias las ventajas que las autoridades de Brasil, ya sean del poder ejecutivo, legislativo o judicial, están conociendo en la metodología de la APAC y están difundiendo estas ventajas en varios estados.

Hace 36 años visité una prisión en Itaúna y me impactaron las condiciones de abandono y miseria de esa unidad penitenciaria, y desde entonces no he hecho otra cosa en mi vida que ocuparme de la recuperación de los reclusos. He estado recorriendo Brasil de punta a punta y, cada vez más, veo la importancia de difundir el método APAC.

La APAC humaniza las prisiones y el castigo; somos sinónimo de esperanza. Es una luz al final del túnel, tanto para los reclusos como para sus familiares. También es una luz al final del túnel para aquellas autoridades que no solo se preocupan por condenar, sino también por inhibir el crimen y recuperar a las personas que están abandonadas en las prisiones.

 

 

 JT: ¿Cuáles son las principales diferencias entre los centros de las APAC y las instituciones públicas para el cumplimiento de las penas de privación de libertad?

 VF: Yo diría que la principal diferencia es que la APAC cumple con la ley. En Brasil tenemos una ley de ejecución penal (la ley 7210 de 1984) que, lamentablemente, en el sistema penitenciario común, es papel mojado. En las APAC cumplimos con la ley de ejecución penal, en lo que se refiere a los derechos, pero también en lo que se refiere a los deberes. Tratar al ser humano como un sujeto de derechos y deberes, con respeto, para que él se pueda respetar a sí mismo también. Y con amor para que pueda responder con amor. No hay nadie irrecuperable. Partimos de esa premisa y ese es nuestro lema.

Nos entristece que las APAC se hayan hecho famosas por cumplir la ley, cuando en realidad esta excepción debería ser la regla en todo Brasil.

 

“En Brasil, se arresta mucho y de mala manera;
la prisión no ofrece condiciones para que cambien
de vida. No hay ningún tratamiento para el recluso
ni médico, ni psicológico -, no hay trabajo, no hay
escuela, no hay valoración humana. ”

 

 

JT: ¿Qué criterios deben cumplir los reclusos para ser transferidos a un centro de APAC y cómo es el proceso de selección?

VF: Son cuatro criterios objetivos definidos en una ordenanza del Tribunal de Minas Gerais y que han sido copiados por tribunales de otros estados, donde también se aplican. El primer criterio es que el detenido debe tener definida su situación legal, es decir, solo trabajamos con convictos de la justicia, no trabajamos con presos provisionales. El segundo criterio es que la familia esté domiciliada en la ciudad donde se encuentra la APAC, porque trabajamos al mismo tiempo con el interno y su familia y, por lo tanto, es importante que su núcleo afectivo esté lo más cerca posible. El tercer criterio es que exprese por escrito su deseo de ser transferido a una APAC para un cambio de vida y que esté dispuesto a cumplir con la disciplina y el reglamento. Finalmente, el criterio de antigüedad por fecha de la sentencia.

En las ciudades donde tenemos APAC, hay lista de espera y, cuando hay vacantes, se transfieren, independientemente del delito cometido y del tiempo de la condena. En las APAC tenemos personas condenadas por tráfico de drogas, asesinato, pedofilia, violación, asalto; personas condenadas a 5, 10, 15, 30, hasta 80 años. Tanto es así que en la APAC hay una frase escrita en letras grandes: “AQUÍ ENTRA EL HOMBRE. ¡El delito queda fuera!”.

Trabajamos con el ser humano.

 

 JT: ¿Hay arrepentimiento e incumplimiento entre los detenidos en las APAC?

 VF: Sí, en un número reducido, pero sucede porque muchas personas, aunque manifiestan que quieren cumplir las normas, en realidad quieren escapar. O han oído que la comida es buena, hay médicos, psicólogos. Pero sabiendo esto, nosotros en las APAC hemos establecido los primeros tres meses como periodo de adaptación. El primer mes es el momento del diagnóstico, el segundo mes es el momento de la desintoxicación y el tercer mes es el momento de la motivación. Obviamente, en estos primeros 3 meses prestamos especial atención a los que han llegado, entre otras cosas porque en las APAC estamos trabajando con los más problemáticos de la sociedad. Aquellos que cumplen pena en la APAC es porque para ellos ha fracasado la institución familiar, la escuela, la iglesia. Ha fallado la sociedad en su conjunto. Tenemos que adoptar un enfoque especial.

Los que abandonan vuelven al sistema común, pero pueden entrar en la lista de espera de nuevo. El irrecuperable de hoy puede ser recuperable mañana. A menudo es desde el sistema desde donde se ve el cielo. Hay que volver al sistema para recordar que en la APAC tendría una oportunidad.

 

“Como persona, como idealista y como cristiano
el mundo que yo idealizo es un mundo sin prisiones.
Es una utopía. Milentras no se produzca la utopía, que
por lo menos las cárceles sean más humanas, que
las personas sean tratadas con respeto y dignidad.
Creo que vamos por buen camino.”

 

 

JT: ¿Cuál es el alcance geográfico del método APAC en el territorio brasileño y qué impacto tiene en el sistema penitenciario del país?

 VF: Hoy en día tenemos 54 APAC en siete Estados de la Federación. Tenemos otras, alrededor de 90, en diferentes etapas de desarrollo. A medida que se inauguran nuestros centros de reinserción social, los jueces van trasladando a los prisioneros y se van integrando en esta red.

La FBAC los acompaña desde el primer paso: primero la audiencia pública, luego los seminarios y la formación de los voluntarios, e incluso la verificación de los planos del terreno y de la arquitectura. Después de la inauguración viene el proceso de recuperación, desde el momento en que la persona llega a la APAC hasta que obtiene la libertad. A pesar del rápido crecimiento que registramos. En este momento tenemos 4.000 “recuperandos”; es todavía un volumen muy pequeño en el contexto brasileño, pero somos una isla de esperanza en el mar de sufrimiento que es el sistema carcelario común. Incluso si hoy cerramos todas las APAC, habríamos cumplido nuestra misión. Estamos haciendo lo que nunca nadie en la historia de la humanidad se ha atrevido a hacer: entregar la llave de la prisión para que el recluso pueda ocuparse de ella y no se escape. La APAC es la gran revolución del sistema penitenciario. Cárceles sin guardias, sin policía, sin armas, sin violencia, sin corrupción, sin drogas, sin discriminación, donde se trabaja y se estudia para que el delincuente se convierta en un buen ciudadano, en una persona útil para la sociedad.

Sin embargo, estamos nadando contra corriente, porque el sistema penitenciario es una gran industria. No hemos crecido tanto como podríamos porque muchos no conocen las APAC y muchos de los que las conocen no las quieren porque no quieren perder sus privilegios de siempre. A veces es importante mantener el status quo en las prisiones para perpetuar la discriminación social. Esto es lo que sucede en Brasil y en tantos otros países del mundo.

Afortunadamente ya estamos aplicando parcialmente el método APAC en varios países, incluidos Chile, Costa Rica, Uruguay, Holanda, Corea del Sur, EE. UU., Italia, Hungría, Noruega y Alemania. Y hay movimientos en otros países, como Portugal y Paraguay, donde ya hay una parte legal.

 

JT: ¿Cuál es el modelo de financiación del método APAC en Brasil? ¿Cuentan con apoyo internacional?

 VF: Partimos del principio de que es deber constitucional del Estado construir, equipar y mantener las prisiones. Las APAC dirigen centros de reinserción social que no parecen cárceles, pero que son cárceles. El gran órgano financiador es el Estado. Cada APAC tiene autonomía jurídica y financiera y se asocia con el Gobierno del Estado; así, el Estado transfiere recursos mensuales a la APAC (valor per cápita del número de “recuperandos” que tiene), y la APAC, a su vez, contrata a personas para trabajar en el sector administrativo, farmacéutico, alimentario, de transporte, de suministros escolares y, a fin de mes, presenta cuentas. Que el Estado esté dispuesto a financiar es una condición sine qua non para nuestro método.

El promedio per cápita en Brasil de la manutención de un interno es de 3000/3500 R$ mensuales. En la APAC son 1000 R$ mensuales. La gran diferencia se debe al modelo de cogestión en el que participan los “recuperandos” y los voluntarios.

La formación es permanente y realizamos este trabajo con el Tribunal de Justicia, el Gobierno del Estado y el Tribunal de Cuentas del Estado. Involucramos a todos los socios porque la APAC en Minas Gerais y Maranhão, donde el proyecto está más avanzado, es una política pública del Tribunal de Justicia y del Gobierno del Estado. Es una formación creada entre muchas manos.

Las APAC son jurídica y financieramente autónomas. Pueden recibir donaciones. Hay talleres profesionales, panadería, carpintería, huerta. Las APAC también pueden buscar otros recursos además de las asociaciones estatales.

 

 JT: ¿Cuáles son las expectativas para el futuro en relación con las APAC?

VF: Como persona, como idealista y como cristiano, el mundo que yo idealizo es un mundo sin prisiones. Es una utopía. Mientras no se produzca la utopía, que por lo menos las cárceles sean más humanas, que las personas sean tratadas con respeto y dignidad. Creo que vamos por buen camino. El objetivo de la FBAC es audaz: queremos implementar una APAC en todas las regiones de Brasil, que son más de 2000. Espero que el Gobierno federal se adhiera a esta propuesta de las APAC y libere recursos para la concesión de nuevos centros de reinserción social, para que podamos ampliar nuestro método en Brasil.

//

A los 21 años, Valdeci Ferreira decidió que el propósito de su vida era la rehabilitación de criminales. Su dedicación en las últimas tres décadas hizo que el número de centros APAC pasara de 1 a 49. Estas unidades están repartidas en cinco estados brasileños y albergan aproximadamente 3500 convictos. En 2016, el Papa Francisco lo recibió en el marco de una conferencia organizada por la UNIAPAC (la Unión Cristiana de Ejecutivos de Negocios) sobre líderes empresariales como agentes de inclusión económica y social. Ha ganado varios premios, incluyendo el de empresario social del año 2017. Es el Presidente de la FBAC.

Gustar/ Compartir: