Abordar nuevas soluciones de aprendizaje para reclusos extranjeros en prisiones de la UE

Por Tiago Leitão

De acuerdo con las estadísticas del Consejo de Europa, la población reclusa total en la Unión Europea al 1 de septiembre de 2014 era de 620.540. Alrededor de 113.000 eran extranjeros, la mayoría de ellos procedentes de dentro la UE. Entre los internos extranjeros, se estima que los ciudadanos Marroquíes son los más representados (11.700), seguido por los Rumanos (11.511), Albaneses (5.722), Turcos (4.798) y Polacos (4.449) (1).

Los presos nacionales extranjeros pueden definirse como “prisioneros que no llevan el pasaporte del país en el que están presos”, es decir, los que han residido durante mucho tiempo en el país en el que están encarcelados sin tener la ciudadanía otorgada, los que permanecieron legalmente por un corto período de tiempo en el país en el que fueron encarcelados y los que viajaron de un país a otro con el fin de cometer un delito.

En algunos  países, la inmigración ilegal es un delito, y estos inmigrantes ilegales pueden ser condenados y encerrados en las mismas prisiones donde son detenidas las personas condenadas por delitos reconocidos internacionalmente. Mientras que  algunos se reintegrarán en el país en el que son detenidos, otros serán devueltos a su país.

El Consejo de Europa, la Unión Europea y las Naciones Unidas han establecido una legislación relativa a los derechos de los presos, y algunos de ellos se centran en su derecho a tener acceso a la educación (por ejemplo, las Reglas Penitenciarias Europeas – Consejo de Europa, 2006a). Éstos enfatizan explícitamente el derecho de los prisioneros extranjeros a tener acceso a programas educativos (por ejemplo, Consejo de Europa, 2012). El cumplimiento de estas reglas y recomendaciones produce  presiones tanto a los detenidos extranjeros como a los sistemas penitenciarios, debido a una gran variedad de factores y motivos.

Al tener dificultades para expresar y comprender la lengua del país de acogida, los reclusos extranjeros suelen enfrentarse a retos mayores que los nacionales en cuanto al acceso, la participación y para encontrar las ofertas adecuadas en educación y formación. Si consideramos el lado de los sistemas penitenciarios, los desafíos son igualmente mayores, ya que es necesario proporcionar apoyo específico a una población dispersa entre varias prisiones y en su lengua materna. También es necesario garantizar que los contenidos de aprendizaje sean equivalentes a los proporcionados en sus países de origen.

Beneficios y resultados superan, por mucho, los desafíos encontrados. Aumentar la autoestima y el orgullo, así como pasar tiempo en una actividad útil y participar en actividades educativas ha demostrado aumentar las posibilidades de encontrar un trabajo cuando terminan sus sentencias. A pesar de estos beneficios, el informe de investigación FORINER (2) sobre la participación educativa de ciudadanos europeos detenidos en un país extranjero (3), demuestra que la oferta educativa para los prisioneros nacionales europeos extranjeros es menor que la de los presos nacionales, lo que hace que el proceso de reinserción de estos internos (en su país de acogida o país de origen) aún más difícil.

Teniendo en cuenta la significativa escasez de contenidos educativos dirigidos a los reclusos, IPS_Innovative Prison Systems y SIVECO Rumania se han asociado para ayudar a las cárceles, a las administraciones penitenciarias y a los proveedores de educación penitenciaria en la implementación de soluciones de educación tecnológica, a través de la entrega de contenidos digitales a quienes cumplen condena en el extranjero.

Esta  oferta educativa, dirigida especialmente a los extranjeros encarcelados fuera de su país, comprende cerca de 34.000 activos, de conformidad con los planes de estudios nacionales, incluidos 12.761 objetos de aprendizaje y 21 libros digitales en rumano; 9.703 objetos de aprendizaje en inglés; 6.000 objetos de aprendizaje en árabe; 2.802 objetos de aprendizaje en ruso; 2.456 objetos de aprendizaje en griego y 2.456 objetos de aprendizaje en francés.

Estando expuestos a las nuevas tecnologías de aprendizaje dentro de las cárceles mientras aprenden los temas que componen los planes de estudios nacionales de educación en su país de origen, los reclusos están siendo preparados para convertirse en futuros integrantes del mundo digital, donde la mayoría de nosotros actualmente vivimos y trabajamos.

¿Suena asustadizo? ¿O difícil? Debe ser la primera razón por la que ofrecemos oportunidades de educación a las personas que cumplen condenas en nuestras prisiones.

Notas:
(1) «Rumania y Marruecos tienen la mayoría de los expatriados en las prisiones de la UE», artículo de Michael Bird, Vlad Odobescu, Cecilia Ferrara y Sigute Limontaite publicado en el Observador de la UE, 1 de noviembre de 2016, (https://euobserver.com/investigations/135659)
(2) El proyecto FORINER (www.foriner.com) está financiado por la Comisión Europea y tiene como objetivo proporcionar a los presos nacionales europeos extranjeros en las cárceles europeas acceso a oportunidades de aprendizaje cualitativo, de bajo umbral y certificadas.
(3) Informe de investigación sobre la participación educativa de ciudadanos europeos detenidos en un país extranjero, por Dorien Brosens, Liesbeth De Donder y colaboradores de FORINER, Publicado en 2016, Bruselas, Vrije Universiteit Brussel (http://www.foriner.com/wp-content/uploads/2016/04/Foriner-research-report.pdf)

//


Tiago Leitão
es miembro de la junta directiva de IPS_Innovative Prison Systems. Licenciado en trabajo social y MBA, lleva más de 15 años participando en la gestión de proyectos, consultoría, innovación social y reintegración. Además de su participación en diferentes proyectos innovadores con IPS, Tiago es también presidente de la organización no gubernamental APROXIMAR.  


Anuncio

Gustar/ Compartir:
More stories
INTEGRA Enfoque Integrado de Prevención de la Radicalización en la Comunidad, en los Servicios Penitenciarios y de Liberdad Condicional