Cellmade prison work Belgium

Cellmade: Reducción de la reincidencia a través del trabajo en las cárceles

// Entrevista: Kathleen Van De Vijver y Tine Verhenne

Servicio Belga de Prisiones

JT: ¿Qué es CELLMADE y cómo difiere de los enfoques tradicionales del trabajo penitenciario y las industrias?

Cellmade: Hemos empezado hace dos años como una etiqueta comercial de Belgium Prison Labour. En el pasado, no éramos tan conocidos por las compañías; existíamos pero en realidad no se comunicó que estábamos allí. Pero los presos estaban haciendo un trabajo tan bueno, que empezamos a hablar con los hombres de negocios, diciéndoles: «No tengan miedo de llevar sus negocios a la cárcel, podemos hacer cosas buenas por ustedes y ustedes pueden hacer cosas buenas para los reclusos». Es muy importante que las empresas nos aprecien por la pasión con la que hacemos nuestro trabajo. Estamos seguros de que las empresas sienten que tenemos un estilo completamente nuevo y una buena apariencia pero tienen que sentirlo cuando llegan a la cárcel también. Y eso es lo que tratamos de hacer cada día: motivar al personal para que demuestre esa motivación a las empresas, para que estén realmente convencidas de lo que ellos están haciendo.

No tenemos miedo de pensar «comercial». La justicia, el gobierno y el ser comercial parecen «una mezcla de malas palabras», pero tenemos que atrevernos a ser comerciales y tener un enfoque comercial real mientras nos dirigimos a los hombres de negocios. Pensamos “comercial” y esto parece ser lo opuesto del mundo en el que estamos trabajando. A veces nuestros oficiales de prisiones realmente no entienden por qué tomamos este enfoque comercial, pero esa es la única manera que la gerencia – y también las compañías – traigan trabajo a las cárceles. De lo contrario, pueden pensar: «¿cuál es la diferencia entre traer el trabajo a otro país en Europa del Este o a Marruecos, donde también podemos encontrar personas que harán el trabajo por un precio más barato?»

Nuestra campaña de lanzamiento se basó en la línea de base «la prisión está haciendo un buen trabajo». Con esta declaración, presentamos un doble mensaje: primero decimos que las cárceles no son tan malas como parece – hacemos las cosas para reintegrar a los reclusos y prepararlos para volver a la sociedad – y segundo, que los reclusos son capaces de entregar un buen trabajo para su negocio.

Antes de desarrollar esta identidad corporativa, el trabajo penitenciario en Bélgica no tenía rostro, ni marca, ni apariencia, y ese era el factor que nos faltaba para llegar a las empresas. Cellmade no se trata sólo de poner a los reclusos a trabajar, ¡es toda una idea social! No sólo ayuda a los hombres de negocios a tener un bajo costo de mano de obra, sino que también ayuda a los reclusos a ganar dinero para pagar a las víctimas, dándoles la oportunidad de ser productivos y contribuir con su experiencia.

Los presos estaban haciendo un trabajo tan bueno, que empezamos a hablar con los hombres de negocios, diciéndoles: No tengan miedo de llevar sus negocios a la cárcel, podemos hacer cosas buenas por ustedes y ustedes pueden hacer cosas buenas para los reclusos.

JT: ¿Qué productos se producen en las cárceles belgas?

Cellmade: Debemos hacer la diferencia entre el sistema contractual (con el que tenemos muchas tareas fáciles como doblar papeles, ensamblar, etiquetar, etc.), el cual es extremadamente importante para las prisiones donde la rotación del recluso es muy alta, donde no hay tiempo para entrenar a los internos con nuevas habilidades, pero todavía hay una necesidad de proporcionar oportunidades de trabajo para la mayoría de ellos. Este es el enfoque de los sistemas contractuales. Por el momento, estamos avanzando. Estamos trazando un mapa de las calificaciones de los presos, ya que nos esforzamos por conectar la producción y habilidades requeridas por las empresas con las posibilidades de trabajo y las habilidades de los reclusos. Esperamos que en un futuro cercano podamos tener el mapeo de todas esas habilidades y competencias, para que podamos cubrir las necesidades de las empresas con los internos que tienen ciertas habilidades o cierto perfil profesional que él / ella solían tener cuando estaban fuera de la prisión.

Produciendo cosas para una empresa, ese es nuestro enfoque B2B. En otros países vemos que cada vez más el sector de la Justicia siente la necesidad de organizarse de manera que sea más autosuficiente, creando sus propios productos y vendiéndolos directamente a los consumidores… Pero eso no es tan fácil, debido al personal existente en nuestras prisiones.

Ya estamos haciendo mucho: imprimimos, cosemos, tenemos una panadería, hacemos muebles y producimos miel… Las cosas que se hacen en la cárcel cada vez más se vuelven cadenas. Pero creemos que no debemos perder el foco en los sistemas de contrato, y ponerlo más bien en la creación de productos o servicios en nombre de una empresa, ya que es la mejor manera de involucrar a un gran número de reclusos en las actividades laborales. Además, en algunos casos, cuando los reclusos son puestos en libertad, tienen la oportunidad de seguir trabajando en esa empresa.

Esa es una ventaja que usted no tiene cuando está enfocado en hacer sus propios productos. Introducir un producto en el mercado requiere mucho tiempo y personal técnico. Estamos de acuerdo en que necesitamos equilibrar ambos enfoques: productos propios, sí, es un gran enfoque – queremos hacer helados en la granja carcelaria de Ruiselede, donde ya estamos produciendo queso. Es bueno decirlo, pero debemos mantener nuestro enfoque en atraer a las empresas y ayudarlas a producir de acuerdo a sus necesidades.

JT: ¿Cómo decide producir un nuevo producto?

Cellmade: Decidir tener un nuevo producto no es algo que hacemos después de un exhaustivo estudio de marketing. A veces tenemos un oficial, que está especializado, por ejemplo, en panadería, o tenemos un recluso que está especializado en muebles y tienen algunas buenas ideas… y un director dice: «¿por qué no?» Y empezamos.

Así que no es como en otras empresas, que primero haces un negocio o plan de marketing! Ya que nosotros tenemos que lidiar con los oficiales de prisiones que tenemos, que no son especializados ni expertos en áreas de negocios, todos pasaron el examen para ser guardias de prisiones. Si, por ejemplo, mañana no tenemos un buen panadero, nuestro panadería va a cerrar! Ayer tuvimos una enorme recepción en una prisión que tiene una panadería dentro. Esa es la panadería que hace el pan para todas las prisiones de Flandes. Ellos producen un nuevo estilo de pan porque tenemos un nuevo oficial de prisiones y dos prisioneros que están especializados en panadería. Estamos seguros de que en los próximos meses habrá un flujo de cosas buenas.

Pero esto es lo que nos hace vulnerables, ya que somos muy dependientes de las habilidades del personal y de los internos que tenemos en un momento determinado. Estamos contentos cuando se presentan ideas que pueden conducir a productos. Esta es una de las razones – siendo las otras las futuras oportunidades de empleo que se pueden generar, o el desarrollo de habilidades según las necesidades del mercado – por qué el enfoque debe ser en los contratos con las empresas.

JT: Antes de poner a los reclusos a trabajar, ciertamente tendréis que proporcionarles algún entrenamiento. ¿Cómo funciona esto?

Cellmade: Tratamos de tener cursos para enseñar a los reclusos a tener una profesión, y a veces, primero, aprenden lo básico, y luego continúan aprendiendo mientras hacen un trabajo en la prisión. Como se mencionó anteriormente, una de las principales dificultades que tenemos es la falta de especialización -en áreas relacionadas con el trabajo penitenciario- del personal penitenciario existente. Por ejemplo, tenemos una gran cantidad de muebles, pero no tenemos personal para enseñar a los reclusos cómo hacer el trabajo.

En general, los requisitos de formación y el proceso dependen del proyecto: a veces la empresa proporciona un entrenador que establece el proceso de formación; a veces trabajamos juntos con las escuelas. Desafortunadamente, las colaboraciones externas han sido bloqueadas debido a limitaciones financieras. Tenemos que confiar en nuestros propios recursos y ser autosuficientes debido a estas limitaciones.

Ahora estamos ocupados con un proyecto para un centro de reparación de calzado. Para este proyecto específico, tenemos la contribución de una escuela externa. Después de terminar el período de entrenamiento, los presos reciben un certificado que les permite comenzar a trabajar en el centro de reparación de calzado. Esta es una profesión muy escasa en Bélgica, por lo que necesitamos un montón de talleres de reparadores. Debido a la falta de personal técnico con habilidades especializadas, actualmente estamos trabajando con expertos externos. En otras situaciones, aceptamos que las empresas externas traigan su propio personal para supervisar la producción, por ejemplo, en el nivel técnico alto y el trabajo altamente calificado. Esta es normalmente la situación ideal, ya que nuestro personal se alivia del control de calidad y puede centrarse en la administración y la seguridad.

JT: ¿Cuántos reclusos están involucrados en el trabajo penitenciario?

Cellmade: El 40% de la población carcelaria está trabajando: el 20% (alrededor de 2250) trabaja en nuestros talleres y otro 20% está trabajando en tareas domésticas.

JT: ¿Cuántas empresas participan en contratos con prisiones en Bélgica?

Cellmade: Trabajamos en conjunto con unas 300 empresas. Tenemos proyectos continuos, pero también proyectos únicos.

JT: ¿Cuánto ingreso se genera a través del trabajo penitenciario?

Cellmade: El total de ingresos alcanzado es de unos 5 millones de euros. En términos de beneficio para el servicio penitenciario, se trata de unos 50.000€. Reinvertimos la mayor parte de los beneficios de Cellmade en la mejora de las condiciones de detención y prisión, o en el desarrollo de nuevos programas. Proyectos como salas de fitness y proyectos de bienestar social – como las condiciones de visita para los niños de los presos – son pagados con el dinero generado por Cellmade. En cuanto a los ingresos de los reclusos: un buen trabajador gana un promedio de € 300/mes; se les paga por cada pieza entregada. Es bueno para nuestros clientes, por lo que no dependen de la productividad, y los internos son recompensados por un buen trabajo. La base es de € 6-7 por hora, como un costo para la empresa.

JT: ¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta?

Cellmade: Hay muchos y diferentes desafíos. Es importante ver que los reclusos, como grupo, no son un solo grupo. Tenemos muchos extranjeros que no hablan nuestro idioma, así que cuando nos acercamos a ellos en relación a un proceso de trabajo nos enfrentamos a la barrera del idioma. Otro desafío está relacionado con la condición de salud mental de un gran número de reclusos. Tenemos que asegurarnos de que tenemos proyectos especiales para grupos especiales. No podemos decir: «Bueno, tenemos un nuevo cliente, un nuevo consumidor, y todo el mundo puede hacer este trabajo!»

El volumen de negocios en algunas prisiones es considerable. Tenemos una solicitud de una empresa que quiere empezar con la producción de imágenes técnicas para las que se requiere un largo proceso de capacitación, por lo que no podemos escoger a presos que cumplan condenas cortas.

Otro desafío diario que tenemos que enfrentar tiene que ver con el lugar que tiene el trabajo en el régimen penitenciario. No es valorado de la misma manera por diferentes tomadores de decisiones. En el momento en que cada gobernador de la prisión está de acuerdo en que el trabajo en prisión es uno de los temas principales del régimen, podemos hacerlo mejor. También tenemos que lidiar con la seguridad dinámica. Si cada preso está fuera de su celda para trabajar, para ganar dinero, para aprender algo, toda la prisión será más segura que cuando están encerrados durante 23 horas al día debido a la falta de personal de la prisión! A veces dicen: «No podemos dejarlos ir a los talleres porque no hay suficiente personal» y a veces tenemos que decir: «Déjenlos ir a los talleres porque será más tranquilo todo el día, porque ganarán dinero, tendrán dinero para enviar a sus familias, hacen algo y la prisión será más segura». Esta es una batalla que enfrentamos todos los días. Por supuesto, también hay la escasez de retos del personal técnico. Algunas veces queremos ejecutar un proyecto, pero el personal no está preparado, o simplemente carece de motivación. Los funcionarios de prisiones que colaboran en los talleres no reciben un salario diferente de sus colegas, a pesar del esfuerzo adicional que se requiere de ellos. Contamos realmente con su buena voluntad, su fuerte motivación interna y su interés por trabajar con los reclusos y enseñarles algo. También tenemos que lidiar con los sindicatos que normalmente están en contra de tener funcionarios de prisiones involucrados en este tipo de trabajo. En los últimos meses, hemos experimentado una gran reducción de personal. A pesar de esta reducción, no podemos reducir las actividades penitenciarias o perder la calidad de la producción.

Otro desafío importante se refiere al hecho de que, en los próximos años, Bélgica invertirá en la construcción de nuevas prisiones. Antes de construirlas, debemos considerar muy cuidadosamente cómo vamos a organizar los nuevos talleres y qué tipo de trabajo queremos hacer en el futuro.

 

Quesos artesanales producidos por reclusos del servicio penitenciario Belga

JT: ¿Cuáles son los factores clave de éxito de Cellmade?

Cellmade: Cellmade está creciendo. Hemos hecho una breve investigación con las empresas con las que estamos trabajando y nos gustó lo que escuchamos. Cellmade llegó en el momento adecuado. En Cellmade tratamos de pensar y operar como una empresa normal. Eso es muy apreciado. Emprendedores y empresarios piensan que cuando trabajan con una prisión estarán frente a un mundo totalmente diferente -es un mundo diferente- pero tratamos de ser lo más «normal» que podamos. Nos centramos en lo que necesitan y en formas de optimizar los procesos de producción. No decimos que después de las cinco estamos cerrados. Necesitamos estar allí para ellos. Por supuesto, esto significa una buena planificación, especialmente cuando usted tiene pedidos grandes y corto – muy corto – plazo de entrega. Tenemos que planificar y anticipar todo.

No podemos olvidar que estamos en una prisión. A veces queremos más. Queremos tener trabajadores adicionales o trabajar por la tarde – por lo general en la prisión trabajamos sólo por la mañana. A veces los sindicatos están en contra y tenemos que persuadirlos.

Cuando tomamos la decisión de atraer un proyecto, realmente tenemos que escuchar a todo el mundo. Una buena planificación y comunicación son esenciales.

Cuando creamos Cellmade como una etiqueta comercial, también hemos creado administradores de cuentas. En cada equipo, en cada región, tenemos oficiales de prisiones que actúan como gerentes de cuentas de Cellmade. Están motivados y tienen el «sentimiento de ventas». Ellos van a las empresas para explicar lo que hacemos. La ventaja que tienen es que conocen muy bien el campo. Conocen las limitaciones y saben de antemano si un determinado proyecto puede funcionar, o no, y en qué prisión. Realmente estamos trabajando con un equipo de ventas de Cellmade. Cellmade es una especie de «motor fuera de borda», porque no estamos realmente a bordo en las cárceles, sino que trabajamos como el motor del trabajo de la prisión. Esto nos permite ser «vendibles» y centrarnos en lo que nuestros clientes necesitan. Cellmade es una  oportunidad para pensar fuera de la caja. Todos en esta historia – sociedad, internos, prisiones y socios comerciales – están ganando!

//


// Kathleen Van de Vijver
es coordinadora de relaciones internacionales y proyectos, responsable de proyectos para la reorganización de la política laboral penitenciaria y responsable de procesos para la implementación de PrisonCloud en el Departamento Central de Trabajo Penitenciario del Servicio Penitenciario Belga.


// Tine Verhenne
es parte del equipo que encabezó el lanzamiento de Cellmade. Sus campos de especialización son la libertad condicional, el trabajo social y la pedagogía. Ella ha estado trabajando con el Servicio Penitenciario Belga desde 2013, tiene años de experiencia como oficial de libertad condicional y ha trabajado en proyectos de monitoreo electrónico a nivel nacional.

Gustar/ Compartir:
More stories
Jan Kleijssen at his desk
Justicia y más allá: El Consejo de Europa trabaja para establecer puntos de referencia mundiales en inteligencia artificial