Web_Interviews_Ahmed

Cómo las prisiones del Kurdistán iraquí gestionan a miles de condenados por terrorismo

Entrevista

Ahmed Najmaddin Ahmed

Jurista y director general de Reforma Social, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, región del Kurdistán, Iraq

El sistema penitenciario en la región del Kurdistán iraquí enfrenta desafíos sustanciales, principalmente debido a las fragilidades geopolíticas y de seguridad. La radicalización, el extremismo violento y el hacinamiento en las cárceles son preocupaciones con las que el director general tiene que lidiar a diario. En esta entrevista nos da cuenta de la realidad del sistema penitenciario. Las prioridades son evaluar el riesgo y promover un entorno de rehabilitación, una misión para la que necesitan apoyo internacional.

¿Podría hacernos una descripción general del sistema de justicia penal de la región del Kurdistán, con una caracterización del sistema penitenciario?

AA: En relación con los procedimientos penales, hay en Iraq dos fases: la fase de instrucción, consistente en la determinación de los hechos por parte del órgano judicial; y la parte del litigio, consistente en el juicio principal. El procedimiento penal es inquisitivo.

Los jueces instructores dirigen la fase de establecimiento de los hechos. Tienen amplias facultades en la investigación, incluida la responsabilidad en el proceso de obtención de pruebas y la realización de audiencias formales para sospechosos y testigos. Basándose en las pruebas disponibles, los jueces instructores pueden desestimar el caso, archivarlo temporalmente o someterlo a un tribunal para el juicio principal.

Cuando el caso pasa del órgano de instrucción al juicio principal, el expediente formado por el juez instructor se utiliza como registro oficial. El juez del procedimiento dirige el juicio en cada caso, lo que incluye la responsabilidad de la audiencia y la sentencia correspondiente al caso en cuestión, en que el juez de instrucción obtiene las pruebas principales. Y las sesiones judiciales suelen ser relativamente breves.

La función del Fiscal en Iraq es principalmente administrativa. Incluye, entre otras labores, la supervisión de los procedimientos judiciales y de los lugares de detención para garantizar la legalidad de los procedimientos.
Las sentencias del Tribunal de Primera Instancia pueden recurrirse ante el Tribunal de Casación, lo que incluye la revisión del expediente del caso.

El Tribunal de Casación revisa de oficio las condenas a muerte o la cadena perpetua. La Ley de Atención a los Jóvenes es aplicable a las personas menores de 18 años.

El Gobierno Regional de Kurdistán actúa según la Ley de Lucha contra el Terrorismo n.º 3 de 2006. Dicha ley de lucha contra el terrorismo, aplicada en la región del Kurdistán, se aplica a los actos de terrorismo comprendidos entre el «uso de la violencia para difundir el terror» y «los actos con motivación terrorista que amenazan la seguridad de la región o causan daños en los bienes públicos».

Sus autores pueden ser condenados a muerte o a cadena perpetua. Desde 2008, ha habido una moratoria de facto en lo que se refiere a la pena de muerte. Actualmente hay 409 reclusos condenados a muerte en los centros penitenciarios de la región del Kurdistán.

Jurídicamente, nuestro sistema penitenciario se enmarca en la Ley n.º 104 de 1981 y en la Ley del Sistema de Reforma Social de 2008, del Gobierno Regional del Kurdistán.

Nuestras Direcciones Penitenciarias se distribuyen en tres ciudades. Clasificamos a los reclusos por sexo y edad: las mujeres están separadas de los hombres, y los adolescentes están separados de los adultos.

Los delincuentes menores de 18 años que pasan por el Tribunal de Menores cumplen condena en el centro penitenciario juvenil hasta que alcanzan la edad de 22 años. Si todavía no han cumplido la condena al llegar a esa edad, se les transfiere a una instalación para adultos.

En los centros penitenciarios para adultos, la clasificación se basa en el tipo de delito y el nivel de riesgo. Por ejemplo, los delincuentes terroristas se han separado de los consumidores y traficantes de drogas; los asesinos se han separado de los ladrones; y así sucesivamente.

Además, por la autoridad conferida al Ministerio en virtud de la Ley de Reforma, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha emitido diversas instrucciones que abarcan temas diferentes.

Una de tales instrucciones permite permisos temporales para que los reclusos condenados puedan visitar a sus familias, siempre que cumplan diversas condiciones preestablecidas.

Otras instrucciones guardan relación con el uso de la fuerza para restablecer el orden entre la población reclusa, instrucciones sobre los rangos y uniformes del personal de primera línea que se enfrenta a los internos e instrucciones especiales sobre objetos cuya presencia se prohíbe en las celdas de los internos.

Se ha otorgado al director general la facultad de emitir directrices administrativas destinadas al personal penitenciario. En este contexto, he emitido directrices sobre los deberes del funcionario y el mecanismo para el aislamiento en celda para los reclusos que acusaban desórdenes, entre otros aspectos.

Ahora estamos elaborando un proyecto de ley sólido que aglutina todas las instrucciones, directrices y textos de la legislación anterior según la nueva redacción posterior a la enmienda.

Este proyecto de ley prevé la creación de Direcciones diferentes para Mujeres y Jóvenes y una Dirección para la Abolición de la Drogadicción, donde se tiene en cuenta la Ley n.º 1 de 2021 sobre Drogas y Salud Mental en la región del Kurdistán.

In Iraqi Kurdistan prisons around 400 inmates study, mostly in elementary school.
En las prisiones del Kurdistán iraquí estudian alrededor de 400 reclusos, la mayoría en educación básica.

 JT: Hace aproximadamente un año, habría en la región del Kurdistán alrededor de 450 reclusos de Estado Islámico (Fuente: Rudaw, 11 Nov 2021).

¿En qué situación se encuentran los reclusos vinculados a grupos terroristas? ¿Cuáles son las dificultades principales de esta realidad?

AA: Con el crecimiento de las organizaciones terroristas vinculadas a Estado Islámico, la región del Kurdistán, como cualquier otra parte de Iraq, ha sufrido la amenaza de terroristas extremistas.

Los terroristas empezaron a atacar organismos de seguridad y civiles mediante atentados con bomba y tumultos. Formaron unidades organizadas en la región del Kurdistán y en todo el territorio iraquí. Sus fuentes de inteligencia se mantienen activas, y algunas se han reorganizado. Lamentablemente, mujeres, niños y otros miembros de la población civil son víctimas del terrorismo.

Actualmente, en los centros penitenciarios de la región del Kurdistán hay 2 300 reclusos por terrorismo. La mayoría proceden del centro y del sur de Iraq. Mayoritariamente, estos reclusos cumplen condenas largas. De ellos, una parte son mujeres y jóvenes. Aunque proporcionalmente sean menos que los hombres adultos, tenemos muchos jóvenes que han participado en acciones extremistas de Estado Islámico. Semejante realidad, tiene un efecto adverso para las comunidades, las familias y el sistema penitenciario.

Como institución penitenciaria, carecemos de experiencia previa en la gestión de delincuentes condenados por terrorismo, y tampoco la tenemos para clasificarlos y tratarlos. Tenemos la prioridad de evaluar su nivel de riesgo de extremismo, definir un protocolo de separación, y abordar el proceso de rehabilitación y reintegración.

Además, esto es esencial para identificar qué formación es apropiada para que sea un factor influyente en el cambio de su pensamiento y conducta.

En último término, todos estos factores revertirán en su propia seguridad y en la protección de las prisiones donde cumplen condena.

La importante entrada de delincuentes relacionados con el terrorismo en nuestros centros ha contribuido a una sobrepoblación. Así sucede, especialmente, en las instalaciones para hombres adultos en Erbil, Sulaymaniyah y Duhok, donde se encuentran la mayoría de los terroristas condenados.

La capacidad total máxima de estos establecimientos es de 900 internos. Sin embargo, se alojan en ellos entre 1 300 y 2 200, lo que, desafortunadamente, nos obligó a colocar entre veinte y treinta personas o más en celdas para ocho.

Carecemos de experiencia previa en la gestión de delincuentes condenados por terrorismo, y tampoco la tenemos para clasificarlos y tratarlos.
Tenemos la prioridad de evaluar su nivel de riesgo de extremismo, definir un protocolo de separación, y abordar el proceso de rehabilitación y reintegración.

Infographic Iraqui Kurdistan

¿Qué necesita el sistema de prisiones para gestionar y luchar mejor contra el terrorismo? ¿Hasta qué punto el apoyo y la cooperación externos son importantes a este nivel?

AA: El Gobierno Regional del Kurdistán (KRG, por sus siglas en inglés) mantiene el compromiso de rehabilitar y reformar a los delincuentes. Sin embargo, a diferencia de los países avanzados, todavía no disponemos de la experiencia de gestión adecuada en este proceso.

La comunidad internacional está preocupada por la soberanía de los derechos humanos y su protección. Nosotros también. Queremos trabajar en línea con las Reglas de Nelson Mandela.

Somos conscientes de que, si el trabajo llevado a cabo por nuestras instituciones y sus procesos de gestión no cumplen estas reglas, tendremos una filosofía de la rehabilitación incompleta y humillante. Además, la seguridad de la comunidad se verá en riesgo.

El extremismo se intensificó tras la caída del régimen iraquí anterior. Más tarde, tanto Al-Qaeda como Estado Islámico devinieron amenazas a escala internacional.

Así, son cada vez más los delincuentes terroristas que ingresan en nuestras prisiones. Para gestionarlos correctamente, debemos evaluar el nivel de riesgo. La evaluación de riesgos es una de las deficiencias que amenazan nuestros centros penitenciarios.

Por consiguiente, necesitamos del apoyo y la cooperación internacionales, en particular los procedentes del Departamento de Estado de los Estados Unidos y de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

Nuestro personal necesita formación en aspectos jurídicos, seguridad, administración, liderazgo, gestión de crisis, planes de contingencia y prevención y reducción de las amenazas en el ámbito de la prisión. También es totalmente imprescindible que impartamos programas de formación y rehabilitación para los reclusos, y que tratemos con ellos tal como prevé el derecho internacional en materia de lucha contra el extremismo.

Creemos que la amenaza descrita subsistirá debido al torbellino geopolítico en que se encuentra sumida nuestra región y las causas que influyen en el origen del extremismo y el terrorismo. He ahí el motivo por el que necesitamos prepararnos constantemente ante las amenazas relacionadas con el terrorismo.

No podemos hacerlo solos. Si lo hacemos solos, los resultados serán insuficientes e inadecuados, ya que carecemos tanto de la capacidad humana suficiente como de la tecnología avanzada necesaria.

Por consiguiente, la cooperación internacional nos ayuda con las aportaciones necesarias para tener más confianza y elevarnos la moral. A lo largo del tiempo, hemos recibido apoyo externo.
Después de 2009, pudimos beneficiarnos de actividades de capacitación a través de EUJUST LEX-Iraq (Misión Integrada de la Unión Europea por el Estado de Derecho en Iraq).

Esta misión para la gestión de la crisis contribuyó a que, basándose en las prácticas europeas, nuestras instituciones penitenciarias mejorasen. Nos permitió ahondar en el conocimiento sobre la protección de los derechos humanos en el contexto de la custodia, las técnicas para tratar con los internos y otras cuestiones esenciales. La cooperación nos aportó conocimiento y nos ayudó a avanzar.

Además, he participado en muchos congresos y en docenas de cursos y talleres de formación, a escala tanto regional como internacional.

La Unión Europea, el Servicio sueco de Prisiones y Libertad Condicional, la UNICEF y la UNFPA han desempeñado un papel principal a favor nuestro a lo largo de los años.

Recientemente, los talleres organizados por la ONUDD en Erbil, durante noviembre y diciembre de 2021, aumentaron nuestra esperanza y aspiración. Y realmente mejoraron las habilidades de nuestro personal. La iniciativa fue un gran punto de partida.

A medida que avancemos, aunaremos esfuerzos con la ONUDD para continuar contribuyendo al cambio positivo en el marco del derecho internacional y de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos.

La evaluación de riesgos es una de las deficiencias que amenazan nuestros centros penitenciarios. Por consiguiente, necesitamos del apoyo y la cooperación internacionales.

El sistema penitenciario de Kurdistán, Irak, brinda apoyo psicológico y actividades socioculturales a los jóvenes reclusos afiliados del ISIS.

¿A qué otras dificultades se enfrenta el sistema penitenciario? ¿Cuáles han sido los logros alcanzados por su Dirección General en el contexto de las particulares fragilidades geopolíticas y de seguridad de la región?

AA: Dada su peligrosidad, los delincuentes condenados por terrorismo necesitan seguridad estricta y programas específicos. Las medidas de seguridad son especialmente esenciales durante las actividades de los internos, por el peligro de que se fuguen.

Estamos hablando de grupos organizados que intentan aprovechar los momentos en que impartimos formación en materia de salud, deportes y ocupación profesional para generar el caos, incluso mientras distribuimos comida. Por ejemplo, cuando Mosul y Makhmur fueron capturados, los reclusos podían amenazar al director y al personal de la prisión.

Los reclusos terroristas suelen ser psicológicamente inestables. No pueden recibir visitas de familiares, y algunos carecen de número de teléfono o dirección. La mayoría necesitan dinero para el gasto diario, pero no tienen a nadie que se lo proporcione. Y el Gobierno Regional ya soporta la carga de proporcionarles las instalaciones y los servicios relacionados.

Sin embargo, pese a las tensiones y complicaciones, puedo referirme brevemente a los logros de nuestro sistema penitenciario.

En primer lugar, la educación. Este es uno de los logros más importantes de nuestras prisiones. Aproximadamente 400 internos siguen recibiendo formación: 29 en la universidad, 100 en el instituto de educación secundaria y 265 en formación básica. En total, cien docentes imparten enseñanza en el sistema de prisiones.

Proteger a los detenidos, velar por ellos y tratarlos en lo que se refiere a su salud física y mental es otro logro del que nos enorgullecemos.

Cada una de nuestras seis prisiones tiene un centro clínico, donde prestamos diversos servicios de asistencia sanitaria y a los que acuden médicos cada día. Nuestras clínicas médicas disponen de laboratorios, radiología, farmacias y pabellones de hospitalización. Si un interno necesita más tratamiento, lo derivamos al hospital de la ciudad.

Además, tenemos una unidad de asistencia social y psicológica gestionada por trabajadores sociales. Uno de los logros más significativos de dicha unidad ha sido la celebración de seminarios, sesiones de formación y series culturales para reclusos jóvenes pertenecientes a Estado Islámico, los denominados «Ashbal al-Khalifa» (los cachorros del Califato).

Las actividades consisten en diseccionar y extraer ideas de extremismo religioso y violencia. Gracias a esta iniciativa, conseguimos que muchos jóvenes abandonen sus posiciones extremistas.

Los logros que conseguimos en el ámbito jurídico incluyen la aportación de abogados, las liberaciones condicionales y los permisos provisionales para que los internos puedan ir a casa a visitar a sus familias.

También quiero destacar la formación profesional. En nuestras seis unidades de reformatorio, los internos pueden aprender mantenimiento y reparación de AC, herrería, carpintería, barbería, decoración, pintura, manualidades para mujeres, reparación de equipo eléctrico, agricultura y cultivo, etc.). Muchos reclusos trabajan y se ganan la vida.

In Iraqi Kurdistan prisons, many inmates learn trades, including carpentry, barbershop, painting, handicrafts, agriculture, among others.
En las prisiones del Kurdistán iraquí, muchos reclusos aprenden oficios, como carpintería, barbería, pintura, artesanía, agricultura, y otros.
Además, hacemos seguimiento posterior a la liberación. Ayudamos a los jóvenes liberados a encontrar empleo y, en algunos casos, incluso les proporcionamos apoyo financiero para poner en marcha un pequeño negocio.
 
Me satisface decir que tenemos éxitos importantes en deporte y educación física. Los reclusos participan en diversas rondas, entrenamientos y competiciones de fútbol, voleibol, tenis de mesa, ajedrez y otros deportes.
 
En relación con la formación y el desarrollo del personal, hemos iniciado diversos cursos, seminarios y talleres para nuestros empleados. Semejantes iniciativas nos han ayudado a mejorar su trabajo.
 

Además, pudimos ofrecer la seguridad adecuada para nuestros centros penitenciarios gracias a la cooperación con el Ministerio del Interior, que también se esfuerza mucho por proteger el perímetro de nuestras instalaciones.

Los programas especiales que aplicamos en nuestros centros sirven a políticas gubernamentales para reducir la delincuencia y el extremismo violento. Así, contribuyendo a reducir la amenaza del terrorismo, promovemos la seguridad pública en nuestro país.

Kurdistan Regional Government Building in Erbil, Iraq
Edificio del Gobierno Regional del Kurdistán en Erbil, Irak

 JT: Según el sitio web oficial, el Gobierno Regional del Kurdistán mantiene un compromiso con una misión ambiciosa: buen gobierno, transformación digital, relaciones con el Gobierno Federal de Iraq, relaciones exteriores y refuerzo de las fuerzas de seguridad.

¿En qué medida y de qué formas su Dirección General contribuye a cada una de las áreas de misión del Gobierno?

AA: Como cualquier otro, el Gobierno Regional del Kurdistán aporta el presupuesto para cubrir las necesidades del sistema penitenciario.

Las oleadas de ocupaciones y ataques por parte de Estado Islámico en nuestra región desembocaron en el deterioro de la seguridad y la economía, lo que afectó adversamente a la administración gubernamental.

Hubo retrasos en el pago íntegro de los salarios de los funcionarios, incluido el salario de los directores de prisión y otro personal penitenciario. Sin embargo, dadas las circunstancias, todos ellos han trabajado incesantes, con espíritu de sacrificio y apoyando al gobierno.

La principal aportación del sistema penitenciario es la preparación de los internos para la reintegración en la comunidad y sus familias como ciudadanos cumplidores de la ley.

Trabajamos para reducir la mentalidad delictiva y rehabilitamos a todos los que tenemos bajo custodia, especialmente los condenados por terrorismo y por trabajar con Al-Qaeda y Estado Islámico, que son amenazas directas contra el gobierno y la sociedad.

Los programas especiales que aplicamos en nuestros centros sirven a políticas gubernamentales para reducir la delincuencia y el extremismo violento.

Así, contribuyendo a reducir la amenaza del terrorismo, promovemos la seguridad pública en nuestro país.
Además, intentamos rehabilitar y reintegrar a todos los internos según el derecho internacional y las Reglas de Nelson Mandela, que apoyan la seguridad de la comunidad en general.

Ahmed Najmaddin Ahmed

Jurista y director general de Reforma Social, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, región del Kurdistán, Iraq

Ahmad Najmaddin Ahmed es del Kurdistán iraquí. Tiene un máster en Derecho Público y ha trabajado durante casi tres décadas en diversos ámbitos. En 2009 empezó a ejercer como director general del Servicio de Reforma Social, adscrito al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales del Gobierno Regional del Kurdistán. Antes de ocupar el cargo presente, estaba en el Ministerio de Sanidad como consultor de gestión.

Gustar/ Compartir:
More stories
Jeremy Lightfoot
La estrategia de cambio sistémico en las correcciones de Nueva Zelanda ya está dando sus frutos