Rudy Van De Voorde
© Photo by Eddy Meijs

Concretar cambios en varios frentes: infraestructura, personal, salud y digital

Entrevista

Rudy Van De Voorde

Director general del Servicio Penitenciario de Bélgica

 ¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta el servicio penitenciario de Bélgica y qué medidas ha tomado para abordarlos?

RV: Uno de los principales desafíos a los que nos enfrentamos es la necesidad de seguir invirtiendo en la aplicación del marco de derechos humanos en los procesos de trabajo y en la mentalidad de nuestro personal. En Bélgica, tenemos un buen marco legal para definir la misión de los servicios penitenciarios. Sin embargo, inculcar esto en la mentalidad de nuestro pueblo y, lo más importante, en la mente de nuestros funcionarios de prisiones es algo que necesita más atención. 

Estamos trabajando en un código de ética e integridad basado en la estructura de gestión de la integridad que define las Naciones Unidas. Al mismo tiempo, otra de nuestras estrategias consiste en contratar a los funcionarios en función de nuevos perfiles de competencias, que se ajustan mejor a nuestro marco jurídico.

Además, hemos sido una administración muy operativa, siempre ocupada con las luchas diarias y resolviendo problemas. Como resultado, no hemos invertido lo suficiente en trabajo conceptual en los últimos años.

Para revertir esta tendencia, estamos creando un nuevo departamento cuya misión principal será investigar conceptos criminológicos y penitenciarios basados en las mejores prácticas existentes a escala global, y definir cómo podemos integrarlos en el modelo belga.

Otros problemas a los que nos enfrentamos se refieren a la necesidad de digitalización e inversión en atención médica. Además, un problema crítico y constante es el hacinamiento en nuestras prisiones. No es un fenómeno reciente, comenzó a principios de la década de los noventa del siglo pasado —he estado trabajando durante 32 años— y, en todo este tiempo, no ha habido un solo periodo en el que no hubiera hacinamiento. Esto hace que gestionar la capacidad de nuestras prisiones sea muy difícil. ¿Cómo creamos nuevas prisiones? ¿Tiene el sistema de justicia belga un enfoque reduccionista?

Aunque los políticos siempre dicen que deberíamos enviar menos personas a prisión, la legislación sobre derecho penal ha evolucionado constantemente en las últimas décadas, lo que ha dado lugar a más delincuentes bajo custodia y condenas más largas. Por tanto, es una gran paradoja, una contradicción entre la ambición oficial de los gobiernos y la legislación que entra en vigor. El hacinamiento en las cárceles comenzó como una crisis, pero ahora es una enfermedad crónica.

Infographic - Belgium: overview of the prison system
Bélgica: panorama del sistema penitenciario

 JT:  En los últimos años se han puesto en marcha planes de modernización, tanto en infraestructuras como en tecnología.

¿Cuál es su nivel de progreso? ¿Y cómo imagina su evolución a corto plazo?

RV: La construcción de nuevas infraestructuras penitenciarias es un problema importante en Bélgica, ya que sigue existiendo el fenómeno «No en mi patio trasero» (NIMBY, por sus siglas en inglés). Sin embargo, a finales de 2022 abriremos dos nuevas prisiones, una en Bruselas y la otra en Dendermonde. 

La prisión de Bruselas debería haber estado lista en 2016 y la prisión de Dendermonde en 2014. Se han perdido años debido a los retrasos y el problema persiste: la velocidad de construcción de las nuevas prisiones no sigue el ritmo de la evolución de nuestra población carcelaria.

El concepto de estas nuevas prisiones es muy innovador en el contexto belga, que actualmente cuenta con grandes cárceles clásicas de tres plantas y de estilo panóptico, mientras que las nuevas prisiones, concretamente la de Bruselas, se basan en unidades habitacionales diseñadas para albergar un máximo de 25 a 30 reclusos en régimen abierto. Este nuevo modelo aumenta las oportunidades para que los reclusos tengan una vida más independiente y permite que nuestro personal tenga más contacto con ellos a través de diferentes tipos de programas.

Nuestra infraestructura actual se basa en gran medida en el principio de seguridad, con celdas cerradas y poco movimiento fuera de ellas, mientras que la nueva infraestructura permitirá a los reclusos pasar muchas más horas fuera de su celda y en actividades, tanto en interiores como en exteriores. Este será un salto histórico para Bélgica.

En cuanto al tema de la digitalización, creo que fuimos uno de los primeros países en contar con un sistema de gestión de delincuentes (OMS, por sus siglas en inglés) relativamente bueno, pero ahora está al final de su ciclo de vida. Estamos preparando uno nuevo, que tendrá un rendimiento mucho mejor; gestionará los registros individuales de reclusos y será una herramienta útil en la elaboración de políticas penitenciarias.

El nuevo OMS hará predicciones sobre la evolución de la población carcelaria en los próximos años, no solo en cantidad sino también en calidad, es decir, tendremos una mejor comprensión de los perfiles de nuestros reclusos y, en consecuencia, estaremos en una mejor posición para desarrollar programas de tratamiento que respondan a sus necesidades.

También estamos trabajando en una nueva plataforma digital que beneficiará a los propios reclusos. Hasta ahora, teníamos una plataforma digital en las tres prisiones de asociación público-privada, pero era costosa.

Actualmente nos estamos preparando para instalar una nueva, en toda la organización, incluidas las cárceles más antiguas. Será una versión más ligera, centrada principalmente en el aprendizaje electrónico y el acceso a Internet, y no en otras funciones que son agradables de tener pero que no son esenciales. La plataforma anterior proporcionaba muchas funciones y recursos (los reclusos podían escribir informes al director de la prisión, comprar en línea, ver películas a petición, etc.) que no serán la prioridad de la nueva.

Las nuevas prisiones se basan en unidades habitacionales diseñadas para albergar un máximo de 25 a 30 reclusos en régimen abierto. Este nuevo modelo aumenta las oportunidades para que los reclusos tengan una vida más independiente y permite que nuestro personal tenga más contacto con ellos a través de diferentes tipos de programas.

 JT:  La cuestión de la atención médica, especialmente la salud mental, es otro tema en el que se ha centrado y que necesita una reforma.

¿Cuánta atención e inversión ha dedicado al tema de la salud y la salud mental en prisiones?

RV: El gobierno anterior analizó la integración del servicio penitenciario de salud en el servicio público y, aunque esto no sucederá en los próximos años, estamos fortaleciendo los servicios de atención sanitaria en nuestras prisiones. Hace poco recibí la confirmación del presupuesto para llevarlo a cabo; y por ello implementaremos una atención sanitaria multidisciplinar de primera línea en diferentes etapas. 

Nuestros servicios médicos actuales están muy orientados al cuerpo y a la somática, por lo que reforzaremos nuestros equipos con psicólogos y otros profesionales sanitarios. A medida que los recursos estén disponibles en los próximos meses, nos preparamos para contratar al personal para comenzar a implementar este modelo sanitario integrado en varias prisiones este año.

Inmates returning to their cells after a day's work in the Merksplas prison workhouses
Reclusos que regresan a sus celdas tras una jornada de trabajo en los talleres de las instalaciones de la prisión de Merksplas - Abril de 2021 | © Eddy Meijs

 JT:  Desde el principio, cuando asumió su cargo, defendió la necesidad de pasar de la seguridad a la asistencia y el tratamiento en lo que respecta a la dotación de personal penitenciario.

¿Qué trabajo ha estado haciendo el Servicio Penitenciario de Bélgica para actualizar el perfil y la formación de los funcionarios de prisiones?

RV: Actualmente, el 80% de nuestro personal penitenciario tiene un papel más bien de seguridad. Esta cifra representa la filosofía de nuestro sistema y la visión de las prisiones como una cuestión de seguridad prioritaria.

Vamos a cambiar esto diferenciando la carrera de los funcionarios de prisiones; el personal de seguridad se situará en el perímetro, mientras que en las unidades habitacionales colocaremos personal cuya función principal será acompañar y tutelar a los presos en todos los aspectos de su vida diaria. Para este perfil de personal, la seguridad será algo que estará en segundo plano, aunque, por supuesto, también deben velar por el cumplimiento de las normas y reglamentos. 

La seguridad debe verse mucho más como consecuencia de las buenas relaciones entre el personal y los reclusos que como algo que podamos imponer. Así, habrá dos carreras diferenciadas, con técnicas de contratación y programas de formación específicos, etc.

Además, como vamos a dar a los reclusos más autonomía en la nueva infraestructura, vamos a capacitar a los funcionarios de prisiones en habilidades sociales mucho más de lo que lo hacemos ahora. Los reclusos decidirán por sí mismos cuándo dejarán su celda o cuándo disfrutarán del área de paseo, y esto permitirá que nuestro equipo se involucre más en el desarrollo de las relaciones humanas con los reclusos.

Ahora estamos en la fase de negociación con nuestros sindicatos porque es un tema delicado. Los sindicatos aún no están convencidos de la solidez de nuestra estrategia de modernización del personal penitenciario. Las deliberaciones son difíciles, pero nuestro ministro está muy decidido a invertir más en el enfoque suave.

El objetivo es empezar con este nuevo concepto en la apertura de la prisión de Bruselas, porque entonces podremos combinar los aspectos positivos de las nuevas infraestructuras con una nueva forma de trabajar. De esta manera, avanzamos tanto hacia las prisiones como hacia los funcionarios de prisiones del futuro.

Prison officer at Merksplas prison
Guardia en la prisión de Merksplas | © Eddy Meijs

 JT:  Han pasado seis años desde que se puso en marcha en Bélgica el «Plan de acción contra la radicalización en las prisiones».

¿Cuáles fueron los resultados de este plan? ¿Cuál es la situación actual de la prevención de la radicalización y el extremismo en las prisiones? Y, ¿este tema sigue siendo prioritario?

RV: Nuestro enfoque de la radicalización ha evolucionado significativamente. En 2014-2015, cuando comenzó el fenómeno, era algo nuevo para todos, por lo que buscamos nuevos enfoques. La primera ambición fue la desradicalización; dos años más tarde, se convirtió en desmovilización; ahora es desistimiento.

Llegamos a la conclusión de que la radicalización no es un concepto monolítico, y que esta población tiende a sufrir problemas psicológicos mucho más de lo que pensábamos inicialmente, mientras que antes creíamos que era un proceso de deterioro social. 

En cierto modo, hemos normalizado el acercamiento a los reclusos radicales hasta el punto de que trabajamos con ellos de la misma manera que trabajamos con los demás. Por tanto, ha bajado el número de internos radicalizados o extremistas: entre 2015 y 2016, teníamos 300-350 reclusos con este perfil, y ahora tenemos 130-140. Y tenemos muy pocos problemas con estos delincuentes. Además, no vemos una tasa de reincidencia significativa en los ex-presos etiquetados como radicalizados. El temor de que este tipo de delincuentes sean potencialmente muy peligrosos durante el resto de su vida no se corresponde con la realidad.

En Bélgica, creamos dos secciones para alojar a los presos radicales más peligrosos (según el riesgo de proselitismo), pero ahora están prácticamente vacías. Ya no tenemos reclusos con este perfil.

Lo esencial ahora y para el futuro es el intercambio de datos e información sobre personas radicalizadas o de alto riesgo entre el Servicio Penitenciario, la Policía, Inteligencia y otros servicios de seguridad. Seguimos invirtiendo muchos recursos en optimizar la transferencia y el intercambio de información. Este fue un cambio significativo en nuestra mentalidad: enviamos mucha más información a servicios externos y también recibimos mucha más información. Esto proporciona otra perspectiva sobre cómo podemos colaborar en este tema, no solo en lo que respecta al extremismo islámico, sino también al extremismo político y al crimen organizado.

Por lo tanto, un mejor flujo de información es beneficioso para todas las partes.

La nueva infraestructura permitirá a los reclusos pasar muchas más horas fuera de su celda y en actividades (…). Este será un salto histórico para Bélgica.

 JT:  La pandemia de la COVID-19 ha planteado desafíos importantes a los servicios penitenciarios en todo el mundo.

Dadas las restricciones derivadas de la crisis de la pandemia, ¿qué tipo de medidas se han aplicado en Bélgica?

RV: El primer enfoque fue una estrategia de pruebas rigurosa y disciplinada: realizamos muchas pruebas en todas las prisiones, y al hacerlo, logramos tasas de contaminación muy bajas hasta septiembre/octubre de 2020. Pero a partir de octubre, con la propagación del virus en la comunidad, también hubo un aumento de casos dentro las prisiones. 

Los reclusos no fueron un factor de riesgo en el proceso de contaminación, sino nuestro personal; cuando la tasa de contaminación entre la población general aumentó en una ciudad específica, por ejemplo, lo mismo sucedió en la prisión de la ciudad.

En segundo lugar, restringimos los contactos físicos con el mundo exterior reduciendo las visitas al mínimo. Incluso ahora, los reclusos solo pueden tener un visitante adulto a la vez. Se han suspendido muchas actividades con los reclusos, pero siempre hemos mantenido la asesoría individual. En tercer lugar, hemos invertido mucho en medidas de saneamiento en todas nuestras prisiones.

Y finalmente, se han tomado diferentes iniciativas para reducir la población carcelaria: alrededor de quinientos reclusos fueron puestos en libertad, y aunque algunos de ellos tendrán que volver cuando termine la pandemia, los que cumplen los últimos seis meses de su condena han sido puestos en libertad anticipada.


Inmates' project on the Merksplas prison wall during the COVID-19 pandemic
Proyecto de los presos, en el muro de la prisión de Merksplas, durante la pandemia COVID-19 | © Eddy Meijs

También buscamos oportunidades en la crisis para impulsar nuestros procesos de digitalización, a saber, videollamadas entre reclusos y sus familias. Además, hicimos posible el trabajo a distancia para nuestro personal administrativo. Estas medidas requirieron una gran inversión, especialmente en ordenadores portátiles.

Aun así, las videoconferencias con los tribunales han sido muy escasas porque existen obstáculos legales; los magistrados exigen un marco legal para evitar problemas de procedimiento con los abogados de los reclusos, y como tal, nuestra ley no está preparada para el futuro de las innovaciones en materia de comunicación. 

Por ejemplo, ahora estamos tratando cada vez más de dejar de usar faxes para enviar documentos a los tribunales, sustituyéndolos por correos electrónicos. Funciona bien con los fiscales generales, pero no tanto con los propios tribunales porque muchas leyes belgas incluyen la palabra «fax»; por lo tanto, debemos comunicarnos por fax.

Necesitaríamos actualizaciones del marco legal para impulsar un cambio sistémico real, incluidos aquellos entre los actores del sistema judicial que siguen siendo muy conservadores.

Tuvimos que adaptarnos rápidamente, incluso con la compra de ordenadores. Ahora estamos creando una estructura para consolidar estas innovaciones. 

Lo mismo ocurre con el teletrabajo. Cuando la pandemia estaba muy activa, había que implementarlo rápidamente, pero ahora estamos desarrollando herramientas para facilitar la gestión de equipos de teletrabajo.

De hecho, las medidas aplicadas debido a la pandemia seguirán vigentes después de la pandemia.

Rudy Van De Voorde

Director general del Servicio Penitenciario de Bélgica

Rudy Van De Voorde comenzó su carrera como subdirector de la prisión de Saint-Gilles y luego se convirtió en asesor de la Comisión de Libertad Condicional de Bruselas. Posteriormente, fue jefe del Departamento de Personal del Servicio Penitenciario de Bélgica durante seis años, y ha participado en la reforma del servicio público federal en el Ministerio de Justicia. Tiene experiencia como director de prisión (Forest y Dendermonde) y también como director de un centro de régimen cerrado para infractores menores. Además, fue el encargado de apoyar la primera generación de prisiones construidas a través de asociaciones público-privadas. Es director general del Servicio Penitenciario de Bélgica desde octubre de 2018.

Gustar/ Compartir:
More stories
Ysmael Paniagua
República Dominicana: un ejemplo de reforma penitenciaria a seguir