Del plan a la acción: el reciente servicio de libertad condicional de Eslovenia

// Entrevista: Danijela Mrhar Prelić

Directora del Servicio Nacional de Libertad Condicional, Eslovenia

 

JT: ¿Cuál fue el procedimiento para establecer un Servicio Nacional de Libertad Condicional en Eslovenia y cómo se involucró en él? 

DP: La creación del Servicio nacional de libertad condicional en Eslovenia se debió principalmente al reconocimiento de una necesidad. Aunque este reconocimiento ya se había dado en 2006, no se produjeron acontecimientos importantes a este respecto debido a la falta de voluntad política.

Pero, en 2015, el Ministerio de Justicia instó al Gobierno a revisar la reorganización de las sentencias penales comunitarias y a establecer el servicio. Por un lado, teníamos que seguir las directivas de la UE y, por otro, había una fuerte conciencia de que las penas de prisión de corta duración tienen consecuencias negativas para los delincuentes.

Así pues, en julio de 2015, el Gobierno decidió que el Ministerio de Justicia preparara un plan de acción con ese fin. Así, el Ministro de Justicia estableció un grupo de trabajo interministerial integrado por miembros de diversos ministerios (Justicia, Interior, Trabajo, Familia y Asuntos Sociales), el Tribunal Supremo, la Fiscalía General del Estado, la Facultad de Derecho, el Instituto de Criminología y el Servicio Penitenciario. Dados mis conocimientos y mi experiencia en el campo penitenciario, y debido a mi investigación de doctorado (estoy investigando el tema de la reincidencia), el ministro me invitó a tomar el mando.

Inicialmente, el grupo de trabajo tenía más de veinte miembros, pero yo organicé un grupo de cinco personas para dirigir la redacción del plan de acción.

Realizamos una investigación que demostró que no utilizábamos las sentencias comunitarias tanto como podríamos: aunque las cárceles estaban superpobladas, el 55% de los presos cumplían una sentencia de hasta dos años de prisión; también señaló problemas de comunicación entre las autoridades que supervisaban la ejecución de las penas sustitutivas, había problemas a nivel de las decisiones y, en general, el número de penas sustitutivas era escaso.

Ante esta realidad, en tan solo cinco meses desarrollamos el plan de acción, que fue presentado inmediatamente al ministro. Luego preparamos toda la documentación para el Gobierno que la aceptó sin cambios en julio de 2016.

En septiembre de 2016, comenzamos a preparar la Ley de libertad condicional que fue enviada a los demás ministerios involucrados. Después de la aprobación gubernamental del proyecto de ley de libertad condicional, se requería la aprobación del Parlamento. La Ley de libertad condicional fue aceptada por el Parlamento en mayo y entró en vigor en junio de 2017.

Después de un largo proceso legal, que finalizó a finales de 2017, el Servicio de libertad condicional esloveno se estableció oficialmente el 1 de enero de 2018, y el 1 de abril de 2018 nuestras unidades de libertad condicional comenzaron a trabajar y ya habían recibido 488 casos de los centros de asistencia social. El Servicio nacional de libertad condicional es realmente el resultado del trabajo duro de un grupo de personas que realmente creían en él.

 

JT: ¿Qué papel ha desempeñado la cooperación internacional?

DP: Hemos recibido un gran apoyo de varios socios, y aprovecho esta oportunidad para darles las gracias por todos los consejos y la ayuda que nos han prestado en la preparación del plan de acción y en la creación del Servicio de libertad condicional esloveno.

Colaboramos con Noruega, Irlanda, Irlanda del Norte, los Países Bajos y muy fuertemente con Croacia. Este último es también un país que formó parte de la antigua Yugoslavia, por lo que tenemos una realidad de justicia penal muy similar.

Visitamos los servicios de libertad condicional de todos esos países, tuvimos muchas reuniones con su personal y Croacia participó en la formación de nuestros oficiales.

También estamos muy relacionados con la CEP (Confederación Europea de la Libertad Condicional). La cooperación facilitó nuestro trabajo y todos nuestros socios nos han asesorado de forma muy constructiva.

 

Infographic Slovenia

 

JT: El Servicio nacional de libertad condicional se encargó de hacer cumplir el arresto domiciliario y el servicio comunitario, sentencias que antes eran supervisadas por los tribunales y la policía y los centros de asistencia social, respectivamente.
¿Cuáles son exactamente los deberes y responsabilidades del Servicio nacional de libertad condicional y en qué medida el cambio del marco anterior al nuevo ha sido pacífico?

DP: La transición fue muy fluida porque todos los ministerios pertinentes participaron en la elaboración del plan de acción y mantuvieron una estrecha cooperación.

El Servicio nacional de libertad condicional se encarga de preparar los informes para los fiscales en proceso de reinserción; preparamos los informes para los fiscales en proceso de enjuiciamiento suspendido; tenemos derecho a indemnizar y liquidar el daño dentro del proceso de enjuiciamiento suspendido; preparamos los informes para apoyar a los tribunales en las decisiones sobre el tipo de sentencia que debe ejecutarse; también supervisamos la sentencia suspendida con supervisión de la custodia; la liberación en libertad condicional con supervisión de la custodia; el arresto domiciliario y el servicio comunitario. Además, el Servicio de libertad condicional coopera con el Servicio Penitenciario en la planificación de la puesta en libertad condicional bajo supervisión de la custodia.

Nuestro Servicio mejora el recurso a las penas alternativas como sustituto de las penas de prisión de corta duración; prestamos asistencia a las personas en libertad condicional, de conformidad con el Código Penal, para identificar y eliminar las causas que influyen en el acto de cometer delitos penales; las apoyamos abordando la angustia y los problemas personales, organizando las condiciones de vida y estableciendo formas aceptables de comportamiento.

Comenzamos con 488 casos y, a mediados de mayo de 2019, estábamos supervisando 2869 casos. No esperábamos un número tan grande de casos en el primer año (…)

JT: ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el Servicio de libertad condicional esloveno?

DP: Comenzamos con 488 casos y, a mediados de mayo de 2019, estábamos supervisando 2869 casos. No esperábamos un número tan grande de casos en el primer año, ya que la gente normalmente necesita tiempo para adaptarse.

Seguimos el consejo de otros servicios de libertad condicional en Europa, así que acudimos a todos los tribunales y fiscales para explicarles nuestra misión, nuestras responsabilidades y decirles que colaboraríamos de manera positiva. Creo que hemos hecho un buen trabajo al presentar el servicio y que es por eso que las sentencias de la comunidad están aumentando. Además, esperamos que los números continúen aumentando en el futuro.

En el primer año pensamos que tendríamos entre 1500 y 2000 casos, así que pensamos que necesitaríamos 33 oficiales, pero solo se nos asignaron diecisiete. Eso causó una sobrecarga.

Así que, a mediados del año pasado, pedí más personal y recibí un fuerte apoyo del Ministerio de Justicia. En abril de 2019, el Gobierno finalmente dio luz verde a la contratación de 30 oficiales. Llevará unos meses formarlos e integrarlos, pero al final, nuestra misión será mucho más fácil.

Reconozco que la calidad del servicio no ha alcanzado su máximo debido a la escasez de personal. Las unidades más difíciles fueron Liubliana y Maribor, las ciudades más grandes de Eslovenia. Las otras tres unidades fueron, en general, capaces de trabajar de acuerdo con la visión de la agencia. Tuvimos que aceptar que podríamos hacer un mejor trabajo si tuviéramos más empleados. La calidad es uno de nuestros objetivos más importantes.

Si comparamos los datos actuales con los anteriores, vemos un cambio muy grande en las sentencias alternativas. Está aumentando el uso de sanciones y medidas alternativas en casos de delitos penales. En 2017, los delitos menores representaban el 57% de todas las penas alternativas y el 43% eran delitos penales, mientras que, en 2018, el 63% de las penas alternativas se relacionaban con delitos penales, lo que supone un aumento del 20% de un año a otro.

Todavía no sabemos con seguridad si esta mejora y este aumento son consecuencia de la creación del Servicio nacional de libertad condicional, pero creo que dentro de unos años lo sabremos.

 

El equipo del Servicio de Libertad Condicional de Eslovenia con el entonces Ministro de
Justicia y el Secretario de Estado, abril de 2018

 

JT: Según la Resolución sobre el Programa Nacional de Prevención y Represión de la Delincuencia para el período 2012-2016, citada en un capítulo del libro que usted escribió, «las penas alternativas en Eslovenia rara vez se aplican, hay un alto porcentaje de reincidencia y falta investigación científica en materia penal». (Fuente: Mrhar PRELIĆ, D. (2019). Prisoner Resettlement in Slovenia. Sobre: F. Dünkel, I. Pruin, A. Storgaard y J. Weber, ed., Prisoner Resettlement in Europe. Oxon: Routledge).
¿Qué está haciendo el Servicio de libertad condicional para apoyar la resolución de esos desafíos?

DP: El problema es que Eslovenia no tiene investigación en el campo de la reincidencia, por eso estoy tratando de terminar mi doctorado. Las cifras actuales de reincidencia se basan en una definición que considera la reincidencia de un delito independientemente del tiempo transcurrido desde el final de la condena.

Según esta definición, entre el 45 y el 50% de todos los reclusos son reincidentes. Mi investigación aún no ha concluido, pero ya tengo datos para concluir que, en el caso de las mujeres delincuentes, según la definición más amplia, la reincidencia es de alrededor del 24%. Sin embargo, si reducimos la definición para considerar que la reincidencia es la comisión de un delito en el plazo de dos años tras la excarcelación -que es la definición más utilizada en la UE-, esta tasa disminuye en un 13%.

Es lamentable que, en Eslovenia, nadie se haya centrado en la necesidad de investigar la reincidencia, ni en el proceso de puesta en libertad y reintegración social. Los hallazgos de otros investigadores muestran que las razones más comunes para la reincidencia son el desempleo, la falta de vivienda, las adicciones y los entornos sociales desfavorables.

 

El equipo responsable del establecimiento del Servicio Nacional de Libertad Condicional
de Eslovenia con el entonces Ministro de Justicia y Secretario de Estado, abril de 2018 (De
izquierda a derecha: Emanuel Banutai, Ph.D., Simona Svetin Jakopič, MA, Dragana Stojmenović, Barbara Starič Strajnar, Danijela Mrhar Prelic, MA; Goran Klemencic, MA (Ministro
de Justicia) y Darko Stare (Secretario de Estado).

La supervisión electrónica no solo será responsabilidad del servicio de libertad condicional, sino también de la policía y el sistema penitenciario, por lo que debe desarrollarse conjuntamente.

JT: Históricamente, la rehabilitación y reintegración de los delincuentes en Eslovenia siempre ha contado con la participación de muchas entidades, no solo gubernamentales sino también de la sociedad civil.
¿Hasta qué punto esta realidad ha permanecido igual después de la creación del Servicio Nacional de Libertad Condicional?

DP: Nos relacionamos con más de ochocientas organizaciones no gubernamentales (ONG), en toda Eslovenia, que pueden ayudarnos a hacer cumplir las sentencias de servicio comunitario. Aunque tenemos una red tan amplia de ONG, seguimos enfrentándonos a retos porque, debido a la falta de transporte público y al estado de desarrollo de algunas partes del país, algunas regiones acaban distanciándose. Por lo tanto, nosotros, en la unidad central, estamos trabajando para ampliar la red de asociaciones.

Otro desafío es encontrar organizaciones que puedan apoyar a los delincuentes que tienen problemas de adicción; de hecho, no hay suficientes entidades en el país que puedan proporcionar apoyo psiquiátrico a nuestros clientes. Nos relacionamos con hospitales psiquiátricos e instituciones de salud, sin embargo, en algunas regiones, estas instituciones son escasas o incluso inexistentes. Siempre tratamos de encontrar organizaciones de apoyo lo más cerca posible del lugar donde vive el delincuente, y estamos colaborando con las comunidades locales a diario.

 

JT: ¿Qué tecnologías tiene en funcionamiento en el Servicio nacional de libertad condicional (o tiene previsto utilizar) para cumplir mejor la misión del Servicio? Y, ¿cómo prevé la implementación de un sistema de monitoreo electrónico en el país?

DP: Ahora estamos utilizando un sistema de gestión de casos, ya que todas las instituciones gubernamentales de Eslovenia tienen uno. Y también tenemos formas y herramientas desarrolladas por nosotros mismos para el trabajo diario de los oficiales de libertad condicional.

El año pasado, antes del inicio de nuestra actividad, preparamos una extensa documentación para todas las unidades del Servicio, incluido un libro de 150 páginas, sobre todos los procedimientos y herramientas de trabajo a disposición de los funcionarios. También dependemos en gran medida de Excel y sus funciones.

Actualmente estamos desarrollando un sistema de información, que se llamará ProbIs, para cuyo desarrollo estamos utilizando fondos de la UE. Se espera que concluya a finales de 2020, y en esta fase estamos preparando todos los documentos, datos técnicos, especificaciones y detalles para comenzar el desarrollo. Este sistema informático se basará en gran medida en nuestra herramienta de desarrollo propio ya existente.

Para finales de 2019, planeamos comenzar el desarrollo de un modelo RNR también a través de fondos de la UE; por supuesto, eso será con la ayuda y aprovechando las experiencias de otros países de la UE.

Cuando estábamos preparando el plan de acción para la creación del Servicio nacional de libertad condicional, no nos centramos en el seguimiento electrónico porque la primera necesidad era reorganizar la ejecución de las sentencias comunitarias y lograr la eficiencia en lo que haríamos.

En cualquier caso, entendemos que la supervisión electrónica no solo será responsabilidad del servicio de libertad condicional, sino también de la policía y el sistema penitenciario, por lo que debe desarrollarse conjuntamente.

En el futuro, creo que será necesario desarrollar este tipo de sistema en Eslovenia. Sin embargo, aunque creo que el control electrónico es una herramienta muy útil, no debemos olvidar nunca que estamos trabajando con personas y que nada debe sustituir la intervención o el contacto humano.

En el futuro, creo que también debemos centrarnos en el tema de la en la prevención y la lucha contra la radicalización y el extremismo.

JT: Es bien sabido que el extremismo violento y los procesos de radicalización tienden a ser factores impulsores de las amenazas terroristas.
¿En qué medida y de qué manera participa el Servicio de libertad condicional esloveno en la prevención y la lucha contra la radicalización y el extremismo?

DP: Gracias a la cooperación internacional, somos conscientes de una serie de amenazas al nivel de extremismo violento y radicalización que pueden producirse en contextos penitenciarios, incluido el servicio de libertad condicional, pero hasta ahora, afortunadamente, no ha habido casos de este tipo en Eslovenia.

Esto no significa que no seamos conscientes de que pueden ocurrir, por lo que estamos trabajando con otros homólogos internacionales a través de la participación en reuniones, y también somos miembros de varios grupos de trabajo para preparar un entorno adecuado cuando trabajemos con delincuentes extremistas o radicalizados.

En el futuro, aquí en Eslovenia, creo que también debemos centrarnos en este tema y estar preparados para ello, en colaboración con la policía y el servicio penitenciario.

//

Danijela Mrhar Prelić comenzó su carrera como consejera en centros correccionales de menores y fue invitada a dirigir la prisión de mujeres en Eslovenia. A principios de 2016, por invitación del entonces Ministro de Justicia, asumió la dirección del grupo interministerial encargado de preparar un plan de acción para el establecimiento del Servicio nacional de libertad condicional y, posteriormente, se convirtió en la directora del Servicio. Es profesora asistente de pedagogía social en el campo de la criminología y la penología en la Universidad de Primorska. Además, está desarrollando su tesis doctoral en criminología, con investigaciones sobre recaída y reincidencia en Eslovenia.

 


Publicidad

Corrections Direct partner JUSTICE TRENDS Magazine

 

Gustar/ Compartir:
More stories
Peter Severin
ICPA Apoyando el avance de los sistemas correccionales en todo el mundo