Hacer que la prisión y la libertad condicional funcionen

Artículo

Francis Toye

Imagínese por un momento que usted es responsable del funcionamiento de la tecnología de la información en un servicio correccional para quizás diez mil delincuentes y un número similar de personal. ¿Cuáles son sus prioridades de inversión en tecnología? ¿Cómo se toman las decisiones? ¿Qué grado de riesgo puede asumir? ¿Qué se puede decir de la seguridad del software? ¿Debería desarrollarse internamente o buscar un proveedor externo? Como oficial principal de información (CIO, por sus siglas en inglés) de un Departamento de Justicia te enfrentas a una desconcertante variedad de opciones. Pero es una quimera. 

El riesgo de fracaso hace que la posibilidad de dilación sea real y por eso quizás hoy en día muchos departamentos correccionales tienen un software informático importante que se desarrolló hace veinte años o más. Le aseguro, si el sistema se ejecuta en MS-DOS (1985) hoy en día, no está solo; al menos no se tiene hackeo remoto. Una «prisión informática» es realmente difícil de cumplir; por un lado, la rápida evolución de la tecnología informática fuera del contexto penitenciario ejerce una gran presión, y, por otro lado, los presupuestos, los políticos, el público y los riesgos de comprometer la seguridad se combinan para crear un entorno donde el cambio es difícil de lograr, si no es completamente inoportuno. 

Fuera de las prisiones, las empresas comerciales desarrollan productos para públicos que ascienden a miles de millones, pero estos están diseñados para ser utilizados fácilmente por la población general. No están diseñados para el entorno penitenciario. Por ejemplo, Zoom o Skype son excelentes productos para trabajar en empresas o para hablar con tus nietos, pero no son adecuados para el entorno restringido de la prisión. 

Por ejemplo, ¿se pueden vigilar las llamadas? ¿Se puede configurar el sistema para que solo permita visitantes autorizados? ¿Se puede impedir que entren los niños en algunos casos y permitirse en otros? Es la razón por la que se necesitan productos especializados y es solo otro ejemplo de los desafíos a los que se enfrenta el CIO de un sistema correccional. Por lo tanto, siempre es útil leer textos de los presos sobre su experiencia de la tecnología de la cárcel. Aquí hay un breve artículo de un prisionero en HMP Northumberland, escrito hace un par de años, antes de la COVID-19 (AC).

«Cuando me mudé a HMP Northumberland, me alegró mucho ver un quiosco de Unilink. En mis prisiones anteriores, mis amigos hablaban de cómo los quioscos hacían todo mucho más fácil y reducían la frustración y el enfado. Y no se equivocaron: pude ver a la gente haciéndose cargo de sus vidas, de tener información en tiempo real frente a ellos, mostrándoles su dinero, sus asignaciones de trabajo, sus visitas, etc. Era como pasar del apagón informativo que es cualquier otra prisión, donde las cosas suceden al azar y nunca sabes de un momento a otro lo que está sucediendo, a un lugar donde sentías que importabas. Toda tu semana se anotaba en el diario del quiosco; podías confirmar que tu salario se había pagado correctamente, podías ver los nombres de las tres personas inscritas para una visita el próximo jueves. El contraste entre una prisión con y sin quioscos es como la noche y el día. Se habla mucho de cómo la prisión hace mejor al hombre, pero realmente la prisión hará todo lo posible para institucionalizar a un hombre; hace que el hombre dependa de la prisión para todo, comida, trabajo, dinero, aire fresco, libros de la biblioteca, etc., y, lo que es más importante, información. Es difícil tener un sentido de valía personal cuando no tienes ni idea de lo que está sucediendo, cuando no tienes capacidad para tratar de gestionar nada y hay un sinfín de papeles perdidos y atascados continuamente en el sistema. Después de un tiempo, puede ser deshumanizante luchar contra una máquina de tragar papel negligente que rara vez, si al azar, escupe un resultado que probablemente sea diferente de lo que se ha solicitado. Así que, imagínate un quiosco en el que toda la información vital esté expuesta delante de ti; allí mismo, y luego puedes pulsar botones para organizar visitas, visitas familiares, solicitudes de empleo, etc., y obtener ahí mismo la confirmación de que el trabajo se ha llevado a cabo. Es como saltar desde el ‘Pony Express’ de 1860 al smartphone de 2020, todo en un salto gigante. Es la sensación de liberación y empoderamiento lo que restaura el orgullo de un hombre y le da la esperanza de que puede cumplir su sentencia y salir siendo mejor persona, que hay esperanza.»

Además de reducir la frustración de los reclusos y, por tanto, las autolesiones y la violencia, los quioscos también benefician a la prisión en cuanto al trabajo administrativo mundano que lleva a cabo «entre bastidores» el servicio de apoyo penitenciario; los funcionarios de prisiones de primera línea pasan menos tiempo escuchando a los reclusos que piden ayuda y llaman a las oficinas administrativas para intentar resolver sus problemas. Por tanto, el despliegue de un sistema de quioscos ahorra dinero al director de la prisión y permite al personal penitenciario concentrar su valioso tiempo en la rehabilitación y no en la administración. 

Otro beneficio para los directores es que ellos mismos a menudo trabajan en un vacío de información, sin saber lo que está sucediendo al frente de la prisión. Sin embargo, es este frente el que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso. En HMP Northumberland, Sodexo hizo un gran uso de la función de encuesta: esto le permite a la prisión crear una encuesta, corta o larga, preguntando a los mil cien presos su opinión sobre cómo está funcionando la prisión y dónde radican los problemas.

«Durante mi condena, Sodexo nos preguntó sobre la oferta de gimnasios, la educación, la calidad de la comida, si nos sentíamos seguros y otros ejercicios de consulta similares. El solo hecho de que nos hicieran estas preguntas, poder responder y sentir que nuestras voces fueron escuchadas aumentó nuestro sentido de valía personal.»

Las encuestas son una gran forma de minimizar los efectos insidiosos de la institucionalización. Se espera que los presos salgan de las cárceles rehabilitados y listos para ser miembros productivos de la sociedad en términos de trabajo, vivienda, familia, finanzas y habilidades personales. En una época de austeridad y con una población carcelaria récord, los autoservicios electrónicos, entregados a través de quioscos o un terminal en las celdas, pueden ser una gran fuerza multiplicadora en el arsenal del director de la prisión.

Francis Toye

Francis Toye

Hacer que las prisiones y la libertad condicional funcionen: para los delincuentes, para el personal y para la sociedad. Unilink está especializada en soluciones innovadoras para los sectores de la justicia penal de todo el mundo. La reputación de Unilink se ha construido sobre la base de más de veinte años de experiencia en sistemas de gestión de casos para la libertad condicional, gestión correccional, aplicaciones biométricas, autoservicio de los delincuentes y comunicaciones. Todas las soluciones de Unilink se crean con la aportación directa de profesionales de la industria y aprendizajes de los más de doscientos establecimientos que utilizan un producto Unilink. Una investigación independiente de la Universidad de York muestra que el software de autoservicio de Unilink contribuye significativamente a la rehabilitación y al funcionamiento eficiente de las prisiones. El sistema está bien probado y ensayado; los delincuentes han realizado más de dos mil millones de transacciones. La amplia cartera de soluciones de eficacia demostrada de Unilink respalda la transformación digital en los servicios penitenciarios y de libertad condicional en el Reino Unido, Noruega, Austria, los Países Bajos, Australia y Nueva Zelanda. Unilink es una empresa galardonada con múltiples premios, que ha ganado el Queen’s Award for Enterprise in Innovation y la «Best Citizen App» y ha sido la ganadora global de UK Digital Leader en los últimos años.

Advertisement

Gustar/ Compartir:
More stories
Gerard Bakker
Un retorno seguro a la sociedad: ¿cómo podemos lograrlo?