La tecnología al servicio de la rehabilitación de los reclusos:Informe del UNICRI sobre “Rehabilitación digital en las prisiones”

Artículo

Mana Yamamoto, Matthew Burnett Stuart y Alice Roberti

En consonancia con las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos (Reglas Nelson Mandela), las Reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas y medidas no privativas de la libertad para las mujeres delincuentes (Reglas de Bangkok), son muchas las jurisdicciones que han estado explorando enfoques eficaces en el contexto de la educación, la salud mental, la formación profesional y el empleo para facilitar la reinserción satisfactoria en la sociedad de las personas encarceladas.
 
Durante el recorrido de estas acciones, las autoridades penitenciarias tienen que lidiar con diversos problemas de aplicación. Entre ellos se encuentran la limitación de recursos, un entorno penitenciario adverso y la dificultad de simular situaciones de la vida real o de garantizar el contacto regular con la familia y el acceso al apoyo comunitario.
 
Las tecnologías digitales tienen potencial para superar estos problemas. En los últimos años, hemos asistido a un incremento exponencial en la introducción del uso de tecnologías en la rehabilitación de reclusos.
 
La rehabilitación digital en las prisiones incluye la prestación de servicios y el apoyo a las personas detenidas o que salen de prisión para que puedan llevar una vida satisfactoria dentro de la comunidad. Por ejemplo, en los programas de cambio de conducta, la tecnología puede ayudar a los reclusos a prepararse para los problemas con los que tengan que lidiar tras su puesta en libertad.
 

Esto puede lograrse permitiéndoles visualizar, participar y reflexionar sobre escenarios de la vida real, aprender nuevas competencias y aplicar y practicar alternativas positivas. Sin embargo, los avances son más lentos en la recopilación y evaluación sistemáticas de modelos de rehabilitación que incorporen intervenciones digitales y en el desarrollo de marcos políticos, jurídicos y éticos que orienten y regulen su uso.

Proyecto e informe de investigación del UNICRI
En este contexto, el Instituto Interregional de las Naciones Unidas para Investigaciones sobre la Delincuencia y la Justicia (UNICRI), con el apoyo del Instituto de las Naciones Unidas para Asia y el Lejano Oriente para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (UNAFEI) y del Gobierno de Japón, han lanzado recientemente un proyecto que explora las ventajas potenciales de las tecnologías innovadoras para la rehabilitación de reclusos.
 
El objetivo de esta iniciativa es apoyar y facilitar el desarrollo de estrategias integrales de rehabilitación digital que cumplan los principios de los derechos humanos y que aborden con eficacia los problemas singulares con los que tienen que lidiar los reclusos.
 

Los esfuerzos de investigación del primer año de este proyecto se concretizaron en un informe titulado “Rehabilitación digital en las prisiones”, que se publicó en marzo de 2024. Este informe ofrece orientación en tres grandes áreas:

(i) Los principios éticos que deben guiar el uso de la rehabilitación digital en las prisiones;
(ii) Planificar el desarrollo, la aplicación y el suministro continuo de recursos digitales de apoyo a la rehabilitación.
(iii) Las aplicaciones y sistemas que pueden utilizarse para apoyar la rehabilitación, reducir la reincidencia y promover el desistimiento.

El documento pretende ayudar a los responsables políticos y a los profesionales a comprender de qué manera se puede obtener mayor ventaja de las tecnologías existentes para apoyar de forma eficaz y ética la rehabilitación de los reclusos, examinando al mismo tiempo los posibles riesgos y beneficios.

De hecho, la rehabilitación digital podría aportar algunos beneficios importantes, como una prestación de servicios más accesible, enriquecedora, flexible y rentable, pero también plantea importantes problemas éticos, técnicos y operativos.

La publicación del UNICRI explora el impacto de las tecnologías digitales en las intervenciones com las personas en prisión.
Desarrollar una estrategia de rehabilitación digital
Las tecnologías digitales tienen el potencial de remodelar significativamente la forma en que los servicios penitenciarios proporcionan rehabilitación a los reclusos. Sin embargo, esta transformación plantea profundos retos. La adopción ad hoc de programas y tecnologías es potencialmente problemática debido al ritmo rápido de desarrollo, las dificultades para diseñar e integrar intervenciones digitales, la falta de datos sólidos de evaluación y el estado subdesarrollado de los marcos normativos.
 
El informe del UNICRI concluye que un reto clave al que se enfrentan las prisiones no es el problema tecnológico de implantar métodos y procesos digitales, sino la integración de estas plataformas en los valores, las metodologías de la cultura penitenciaria, los flujos de trabajo y las operaciones del sector. Esto requiere la creación de prácticas de igualdad e inclusión, el compromiso y el sentido de responsabilidad entre los usuarios.
 
Por ello, es esencial contar con una planificación coherente y estratégica. Para comprender adecuadamente la rehabilitación digital y decidir cómo diseñar, adaptar e implementar sus aplicaciones y plataformas de manera que satisfagan las necesidades de las personas en las prisiones, es fundamental abordar algunas cuestiones fundamentales sobre la transformación digital. A la hora de desarrollar una estrategia de rehabilitación digital deben tenerse en cuenta dos cuestiones fundamentales.
 

La primera es: “¿Cuál es el alcance de esta estrategia y cómo se relaciona con nuestros objetivos y prioridades, el nivel de preparación digital y los recursos disponibles?“. Para ayudar a los profesionales y responsables políticos a responder a esta pregunta, el informe del UNICRI establece tres vías de rehabilitación digital que representan distintos enfoques para la integración de la tecnología digital en la rehabilitación.

La segunda es: “¿Cómo llegar hasta ahí?“. Para facilitar este proceso, el documento establece un marco para el desarrollo de estrategias de rehabilitación digital que aborda las cuestiones políticas y tecnológicas implicadas y evalúa el potencial para prestar servicios de rehabilitación digitalmente. Este marco no es una guía práctica, sino un conjunto de cuestiones y principios que deben tenerse en cuenta a la hora de desarrollar una estrategia digital.

Ver hasta qué punto se pueden transformar los servicios con las tecnologías digitales es una cuestión de preparación, es decir, de capacidad y competencia para trabajar digitalmente.

En el informe, el UNICRI examina las tecnologías digitales que se han utilizado para la rehabilitación, la distinción entre distintas formas de aplicaciones y plataformas digitales, los desarrolladores y proveedores de productos digitales de rehabilitación y la importancia de la participación de los usuarios en el ámbito digital.

Metodología del informe: consultas de expertos y ejemplos de casos

Un elemento clave de la metodología del proyecto fue la colaboración con una amplia gama de expertos en este tema, con el objetivo de recopilar y analizar un conjunto extenso de ejemplos del uso de la rehabilitación digital en diferentes contextos de todo el mundo. Para ello, el profesor Stuart Ross (Universidad de Melbourne) y la Dra. Victoria Knight (Universidad De Montfort), que redactaron el informe bajo la dirección del UNICRI, se pusieron en contacto con un Grupo de Expertos formado por 19 profesionales voluntarios para explorar sus perspectivas y prácticas en relación con la rehabilitación digital.

El grupo de expertos incluía profesionales de diversas áreas, responsables políticos, socios y desarrolladores de la industria, líderes de derechos humanos y personas con experiencia en prisiones.

A partir de entrevistas individuales con estos expertos voluntarios, se identificaron 11 ejemplos de casos para ilustrar distintos temas y ofrecer a los lectores una visión de los objetivos y logros de las iniciativas. En general, resulta evidente que el desarrollo de la rehabilitación en las prisiones mediante el uso de recursos y herramientas digitales no sigue un único camino.

Los ejemplos de casos incluyen, por ejemplo, el concepto finlandés de “prisión inteligente”, que aprovecha servicios digitales como los ordenadores portátiles personales para crear un entorno de aprendizaje rehabilitador y que hace hincapié en la mejora de los derechos de los reclusos mediante herramientas de aprendizaje digital versátiles, incluido el acceso limitado a Internet y plataformas como Moodle.

Otro ejemplo procede de los Servicios Penitenciarios de Nueva Gales del Sur (Australia), que pusieron en marcha una estrategia para mejorar la rehabilitación de los convictos mediante la introducción de tecnología de tabletas en las celdas y programas de grupo en línea. El informe muestra también un estudio de caso de Tailandia, donde el proyecto Hygiene Street Food ayuda a los presos a crear negocios de comida callejera tras su puesta en libertad. Se trata de integrar la alfabetización digital y la utilización de aplicaciones móviles que apoyen el negocio.

Otro estudio de caso es el de Argentina, donde la Asociación Civil de Familiares de Detenidos en Cárceles Federales (ACIFaD) aboga por una mejor comunicación entre los padres encarcelados y sus hijos a través de herramientas web, lo que subraya la importancia de la colaboración interinstitucional para facilitar el contacto familiar en las cárceles.

Principales conclusiones y próximos pasos del proyecto del UNICRI

Para concluir, a continuación se exponen algunas de las ideas generales clave que deben tenerse en cuenta durante el proceso de elaboración de una estrategia de rehabilitación digital:

– No existe un enfoque único para introducir recursos y servicios digitales en las prisiones. No puede existir un modelo único de desarrollo y aplicación, y tampoco puede exportarse sin más de una jurisdicción a otra una estrategia que resulte adecuada.

– La rehabilitación digital debe basarse en principios éticos claramente establecidos y en el entendimiento de que las iniciativas digitales pueden hacer el bien, pero también tienen el potencial de crear o exacerbar diversas formas de desigualdad digital y de perjudicar1.

– Para que la rehabilitación sea eficaz es necesario comprender las necesidades de las personas de manera que se garantice que los servicios y recursos prestados sean los más adecuados para ayudar a las personas en su camino hacia el desistimiento y a adoptar estilos de vida satisfactorios y socialmente integrados.

– Las necesidades de rehabilitación deben determinar las herramientas y sistemas seleccionados y la solución tecnológica elegida para poder satisfacerlas. Las decisiones deben basarse en las necesidades humanas y no en el atractivo y en las promesas de la tecnología.

– La rehabilitación digital es un área en rápido desarrollo, y existen pocas herramientas y servicios que hayan demostrado su eficacia. Toda estrategia de rehabilitación digital debe incluir sistemas para evaluar los resultados de las herramientas y sistemas que se implanten, así como procesos para perfeccionar las políticas, la tecnología y los sistemas de servicios en función de dichos conocimientos. La adopción de una cultura evaluativa garantizará que se satisfagan las necesidades de los usuarios y, al mismo tiempo, el rigor ético.

Partiendo de los esfuerzos de investigación del primer año de la iniciativa del UNICRI, la siguiente fase se centrará en apoyar el desarrollo de estrategias de rehabilitación digital en dos países piloto: Namibia y Tailandia. 

El objetivo de este proyecto innovador es mejorar la capacidad de estos países para aplicar soluciones digitales en sus sistemas de justicia penal con el fin de mejorar los resultados de la rehabilitación de los reclusos. Esta iniciativa pretende beneficiar directamente a los países piloto y servir de modelo para otros países que deseen integrar soluciones digitales en sus estrategias de rehabilitación.

Si desea obtener más información, puede consultar el informe en el sitio web del UNICRI.

 

1  E-government Survey 2022: El futuro del gobierno digital. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas.

Mana Yamamoto es experta en investigación en el UNICRI, donde lleva a cabo investigaciones y ejecuta proyectos de asistencia técnica sobre rehabilitación y reinserción de delincuentes. Cuenta con 20 años de experiencia en el campo de la gestión y reforma de prisiones, tanto en Japón como a nivel internacional, como psicóloga penitenciaria con un doctorado en psicología. Trabajó para el Ministerio de Justicia de Japón, donde fue responsable de la gestión de los programas de rehabilitación penitenciaria, y fue profesora en el Instituto de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (UNAFEI), donde se encargó de los cursos internacionales de formación proporcionando asistencia técnica a países en desarrollo.

Matthew Burnett Stuart es experto asociado del UNICRI, donde gestiona iniciativas y proyectos de investigación centrados en la mejora del Estado de derecho y la prevención del extremismo violento en Estados frágiles y afectados por conflictos. Su función actual incluye la codirección del proyecto del UNICRI sobre rehabilitación digital en prisiones, que pretende aprovechar la tecnología para mejorar los procesos de rehabilitación de las personas encarceladas. Antes de unirse al UNICRI, Matthew trabajó en programas de emergencia y resiliencia en Yemen, Irak y Liberia. Tiene un máster en Derecho de los Derechos Humanos por la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres.

Alice Roberti es becaria de la Unidad de Lucha contra el Terrorismo del UNICRI, donde apoya iniciativas destinadas a prevenir el extremismo violento, con especial atención al Sahel. Antes de incorporarse al UNICRI, trabajó en el contexto de la rehabilitación y el reasentamiento de presos en el Reino Unido, coordinando programas de tutoría y capacitación. Alice posee un máster en Política de Justicia Penal por la London School of Economics y otro en Delincuencia Transnacional y Justicia por la Universidad para la Paz, dependiente de las Naciones Unidas.

Publicidad

Gustar/ Compartir:
More stories
El avance de los servicios penitenciarios chilenos a través de reformas estratégicas