the three-door jail

Las cárceles estadounidenses: el advenimiento de los centros de justicia de tres puertas

Las cárceles en Estados Unidos están obsoletas como también lo son los edificios y la filosofía detrás de ellos. Pero, en este momento, a menudo son la única herramienta para tratar con los delincuentes que entran. Se culpa a las cárceles por estar superlotadas, ser punitivas, inseguras y no saludables. A menudo hay verdad en estas acusaciones, sin culpa del administrador de la cárcel.

A las cárceles se les pide que hagan demasiado: abordar el fracaso del sistema de justicia, de la salud mental, de los regímenes de educación y de la propia sociedad, todo lo cual crea una corriente de ciudadanos jóvenes, perturbados, adictos y discapacitados que inundan las cárceles obsoletas, inseguras y malsanas.

Las plantas físicas carecen de fondos para reparaciones básicas, y se construyeron en una época diferente, además, su personal no está capacitado en el diagnóstico clínico ni en las modalidades de tratamiento.

Mi consejo para los diseñadores y clientes es volver a plantear el problema: «¿Cómo lidiamos con dependencias químicas, problemas de salud mental, falta de vivienda y problemas extremos de salud?» Todos estos problemas se presentan tarde o temprano en una crisis, en la calle. La única solución de respuesta, en este momento, es la aplicación de la ley, lo que significa que el infractor fluye a través del sistema de justicia.

Ahí radica el problema, porque el sistema de justicia en este país no se comporta como un sistema. Es un grupo de feudos. La policía está entrenada para lograr el cumplimiento con el fin de reprimir a un individuo que infrinja la ley. Pero infringir la ley requiere intención, la cual solo proviene de un individuo competente. Muchos infractores de la ley están drogados o son locos. A veces ambos. Ponerlos en la cárcel es la única solución en este momento, sin embargo, definir el «problema» de una nueva manera puede conducir a una nueva solución.

El objetivo principal de la detención es asegurar la comparecencia en los procesos judiciales. Casi la mitad de los admitidos en la cárcel son liberados dentro de las 72 horas. Podemos reducir esa duración de la estadía al acelerar las audiencias judiciales, lo que se puede hacer teniendo salas para audiencias y tribunales en el mismo edificio y haciéndolos funcionar seis o siete días a la semana en lugar de los cinco actuales (o menos).

Además, tenemos que encontrar una forma de separar a aquellos con problemas mentales del flujo de justicia y ponerlos en un sistema terapéutico. En los EE. UU. hay complejas cuestiones legales que restringen o previenen el confinamiento involuntario debido a la falta de competencia mental. En lugar de coacción, algunas localidades – como el condado de Bexar en Texas – han encontrado una forma de desviar a los infractores de la ley al sistema de salud mental de forma voluntaria. En nuestro diseño conceptual, agreguemos también los oficiales de libertad condicional y proveedores de servicios comunitarios con el objetivo de desviar a los elegibles de las instalaciones carcelarias lo antes posible.

Comenzamos a ver que nuestra solución de diseño incluye más servicios destinados a tener un efecto de desviar del sistema de justicia, en lugar de aprisionar. Ahora comenzamos a conceptualizar un «Centro de Servicios de Justicia» que se ve y funciona más como una clínica y menos como un palacio de justicia o una cárcel. Este nuevo modelo tiene más servicios, estancias más cortas y menos celdas.

 

Proyecto de un campus de justicia desarrollado por Ricci Greene Associates

La cárcel de tres puertas

Los condados más pequeños se están moviendo hacia una «cárcel de tres puertas» donde una persona detenida en la calle sería designada para Detención, Desviación o Cambio: la Detención es la clásica configuración segura de la cárcel; La Desviación es el movimiento clásico liberación por propio reconocimiento (un compromiso escrito, firmado por el acusado, en el que promete presentarse en futuras comparecencias ante el tribunal y no participar en actividades ilegales), o liberación por tercera persona (la liberación por tercera persona es cuando alguien que no sea la persona acusada firma para la persona, y generalmente paga una fianza – 10% del total de la fianza; significa que alguien va a intentar asegurarse de que el acusado comparezca al tribunal); y la Desviación es el movimiento hacia un centro de «estabilización» o «aleccionador».

Dado que la mayoría de los estados ya no permiten el ingreso involuntario a un centro psiquiátrico (excepto en circunstancias extraordinarias), la modalidad de estabilización requiere personal de salud mental calificado para convencer al detenido del beneficio de pasar la noche.

Los condados más populosos están tentados de recurrir a edificios de gran altura o a sitios alejados del centro de la ciudad. Ambas soluciones son conceptualmente deficientes y operacionalmente obsoletas desde el principio. Las cárceles altas solo empeorarán los «problemas». Los Centros de Servicios de Justicia deben ser de poca altura, distribuidos en varios lugares, cerca de la familia y de los abogados, para facilitar el acceso.

Un modelo para el futuro es el de un centro de justicia localizado que incluya salas de juzgado, salas de audiencia, reintegración social, oficiales de libertad bajo fianza, así como un pequeño número de celdas de detención seguras. Los recién llegados pueden ser procesados, entrevistados, comparecer ante un magistrado, ser entrevistados por un profesional de salud mental, pasar la noche en una habitación aleccionadora o pasar la noche en una celda. Los objetivos finales son acelerar el proceso de justicia, reducir el tiempo que se pasa bajo custodia, mudarse al área de servicio apropiada o ser liberado en espera de su aparición en una fecha posterior.

//


Ken Ricci
se graduó de la Escuela de Arquitectura del Instituto Pratt y es uno de los fundadores de CGL. Fue elevado al College of Fellows por su carrera, de décadas, dedicada a mejorar los entornos para los reclusos. Se dedica a la programación, planificación y diseño de instalaciones correccionales y de justicia. Sus diseños han sido reconocidos por sus interiores llenos de luz y por su optimismo. Es muy publicado y a menudo da conferencias sobre planificación y diseño. 

 

 

 

Gustar/ Compartir:
More stories
Prisión inteligente: Un salto digital histórico en las cárceles finlandesas