Fabiano Bordignon

Modernizar y fortalecer la capacidad de los sistemas penitenciarios a nivel federal y estatal

// Entrevista: Fabiano Bordignon

Director General del Departamento Penitenciario Nacional (DEPEN) Brasil*

 

JT: La población de Brasil aumentó más del 400 % entre el final de los años 90 y la actualidad, pasando de menos de 200 000 presos a la cifra actual que, según fuentes del Consejo Nacional de Justicia (CNJ), supera los 812 000. ¿Cuál ha sido exactamente la función y el ámbito de actuación del DEPEN en Brasil y cómo puede el DEPEN apoyar la reforma penitenciaria a nivel federal y estatal? 

FB: El Departamento Penitenciario Nacional (DEPEN) está vinculado al Ministerio de Justicia y apoya a los estados en cuestiones técnicas de gestión penitenciaria. También gestionamos el Fondo Nacional Penitenciario, un fondo público dirigido a inversiones penitenciarias. Dicho fondo se capitaliza con recursos provenientes de multas penales, juegos de lotería, entre otros. En este contexto, el DEPEN gestiona y distribuye sistemáticamente a todas las unidades de la Federación. DEPEN no gestiona directamente las unidades estatales. Brasil es una Federación que tiene 26 estados, cada uno con sus propios sistemas penitenciarios. El DEPEN busca unificar e inducir algunas políticas, ayudar a los estados y también ser una agencia de fomento para mejorar el sistema penitenciario.

El DEPEN también actúa en momentos de crisis penitenciaria. Todavía tenemos muchos problemas con el control de las unidades penitenciarias. Durante mucho tiempo, Brasil no invirtió en unidades penitenciarias de manera sistemática, lo que llevó a algunos criminales a unirse y crear facciones. Las principales facciones criminales de Brasil nacen dentro de las cárceles. También trabajamos para reponer el control de esas unidades más caóticas en coordinación con las unidades de la Federación. Siempre que se produce una crisis, como ocurrió en 2019 en el estado de Amazonas, el DEPEN reúne a los agentes penitenciarios de varios estados para ayudar al estado en cuestión a superar la crisis. El DEPEN también ayuda a aunar la cooperación entre todas las entidades federales para superar las crisis penitenciarias, que surgen de un problema histórico de falta de políticas para mejorar la calidad del servicio penitenciario en Brasil.

 

JT: ¿Pero también tiene un sistema de administración federal de prisiones?

FB: Sí. El DEPEN administra directamente 5 prisiones federales a donde son enviados los principales líderes criminales de todos los estados. Tenemos un sistema pequeño y cualitativo. Solo el recluso con un perfil de líder negativo va a las prisiones federales. Hay algunas similitudes, por ejemplo, con la prisión italiana. Este sistema ha contribuido a disminuir la influencia de las organizaciones criminales en las prisiones estatales, pero es un proceso que tardará algunos años en mejorar, al igual que la situación de control en las unidades penitenciarias brasileñas.

Durante mucho tiempo, Brasil no invirtió en unidades penitenciarias de manera sistemática, lo que llevó a algunos criminales a unirse y crear facciones. Las principales facciones criminales de Brasil nacen dentro de las cárceles.

 

JT: El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública ha trazado un conjunto de acciones estratégicas para enfrentar los desafíos del sistema de justicia y mejorar los niveles de seguridad pública. ¿Cuáles son los proyectos en los que participa el sistema penitenciario y a los que se dirige directamente esta estrategia? 

FB: Uno de los principales proyectos es tratar de maximizar la disponibilidad de plazas. Tenemos varias acciones y una de ellas es la de aumentar las obras penitenciarias. Para tener más unidades carcelarias, el objetivo del departamento penitenciario nacional es, en coordinación con los estados y los agentes federales, crear 100 000 plazas en 4 años. Abrir plazas no solo significa construir unidades penitenciarias. Necesitamos y estamos invirtiendo en una política de seguimiento electrónico. Hoy en día, Brasil tiene más de 50 000 personas que utilizan tobilleras electrónicas. Es una alternativa al encarcelamiento, tanto para las sentencias cautelares como para el régimen semiabierto. En algunos casos, el recluso lleva la tobillera y se va a dormir a su propia casa. Esto evita la necesidad de mayores inversiones en unidades penitenciarias.

Otro proyecto en el que estamos trabajando tiene que ver con la creación de un sistema único de registro de datos.  Brasil no tiene todavía un sistema único con todos los datos de los presos. La primera versión debería estar lista en diciembre de 2019. Cada estado tiene su propia relación de presos, pero no hay un sistema único. El DEPEN tiene los datos de 2018 con 750 000 presos en los tres regímenes: cerrado, semiabierto y abierto.  Difiere un poco de los datos del CNJ porque hay un período de verificación y en algunos casos no incluye a los presos que están en las dependencias policiales.  Es un promedio de 700 000 a 800 000 presos.

 

Tenemos un déficit de plazas. También es necesario involucrar a la iniciativa privada en la construcción de nuevas unidades penitenciarias a través de alianzas público-privadas y de la cogestión con el sector público y privado.  Hay varias acciones: apertura de plazas, restauración del control y el trabajo también muy importante de la inteligencia penitenciaria.

El Ministro de Justicia autorizó en 2019 la creación de una Dirección de Inteligencia Penitenciaria que trabaje centrándose en el individuo en prisión. Esto implicaría responder a las siguientes cuestiones, ¿Quiénes son los reclusos? ¿Qué relaciones tienen y en qué unidad se encuentran? ¿Pertenecen a una organización criminal?.  Todo esto tiene un impacto en la gestión de la prisión.

 

Para tener más unidades carcelarias, el objetivo del departamento penitenciario nacional es crear, en coordinación con los estados y los agentes federales, crear 100 000 plazas en 4 años.

 

 

JT: Con frecuencia se producen incidentes violentos con facciones en las prisiones. Este fue el caso de los enfrentamientos entre bandas en Manaus, Amazonas, Altamira, Pará. El resultado fue la muerte de varias decenas de reclusos en mayo y julio de 2019, respectivamente. ¿Qué tipo de intervención tiene el DEPEN en la gestión de estas crisis, como las que ocurrieron en Manaus y Altamira?

FB: Se trata de crisis puntuales. Tenemos más de 1500 centros penitenciarios.  Lo que ocurrió en 2019 fueron disputas entre las propias facciones. Brasil es un país que tiene mucho flujo de drogas en su continente porque está cerca de los países productores. El DEPEN durante estas crisis forma equipos que llamamos de fuerza de cooperación penitenciaria. Cada estado cede expertos, sus mejores agentes. Este equipo coopera con el Estado para poner orden en estas prisiones que han estado fuera de control durante mucho tiempo. Hemos tenido crisis ocasionales en algunos establecimientos. Tuvimos una crisis que involucró a cuatro prisiones en el Amazonas y otra que involucró una unidad penitenciaria en Pará. Todavía estamos trabajando en esos dos estados. A principios de 2019 hubo una intervención también en Ceará, pero no fue una rebelión dentro de las unidades. El crimen organizado trató de servirse del  terrorismo en las calles y fue sofocado.

 

JT: Aboga por la expansión del método APAC, centros de recuperación gestionados por una organización de origen religioso, que albergan entre 80 y 240 personas privadas de libertad, que se denominan «recuperaciones» y en los que no hay vigilancia armada. ¿Qué ventajas ve usted en estos centros de detención y cómo puede la expansión de este tipo de asociación ayudar a los proyectos gubernamentales en el área de las prisiones?

FB: El DEPEN ha promovido algunos encuentros con las asociaciones de protección y asistencia a los condenados (APACs) y reservaremos recursos para ayudar a financiar las obras de las nuevas unidades de APAC en 2020. La APAC permite un movimiento muy fuerte de la comunidad local en la gestión de la unidad penitenciaria. Son pequeñas unidades con mucha disciplina moral y religiosa, con valores como el respeto y la familia. Se trata de un método revolucionario que comenzó en Brasil en la década de 1970, y la Federación de Asociaciones de APAC ya ha difundido este modelo en algunos países del mundo.  Existe la idea de que solo hay crisis en el sistema penitenciario de Brasil. En cambio, hay algunas crisis puntuales, pero también hay mejoras. Las APAC son un camino en esa dirección. Estamos en coordinación con los estados para tratar de expandir el sistema APAC. Esto depende mucho de la colaboración de las ciudades, de la población de la unidad, del propio juez. Queremos aumentar esta implicación y en el 2019 hicimos algunas reuniones y estudios. En el año 2020 tenemos la intención de hacer una inversión para ayudar a este método que consideramos importante.

JT: Ha mencionado la importancia de tener información y hacer un análisis estratégico de todo el sistema penitenciario de Brasil. Uno de los grandes problemas tiene que ver con la falta de datos e indicadores. ¿Se está haciendo un trabajo para obtener una imagen más precisa del sistema?

FB: Sí, publicaremos una clasificación probablemente en el mes de enero de 2020, con una nota de todas las unidades penitenciarias de Brasil: «nivel A, B, C y D», para las más de 1500 unidades penitenciarias brasileñas. El «nivel A» corresponde a las unidades penitenciarias que cumplen con excelencia todos los elementos previstos en la ley brasileña de ejecución penal. Sin embargo, muy pocas unidades son «nivel A», aunque también muy pocas son «nivel D» también. Brasil tiene un nivel de ejecución penal con muchas unidades de «nivel B» y algunas de «nivel C». El reto es que cada unidad carcelaria sea revisada en la clasificación, y que haya un esfuerzo y compromiso por parte del administrador estatal, el juez, el ministerio público y la propia sociedad para elevar el nivel de cada unidad penitenciaria. La mejora de las unidades penitenciarias conduce a la mejora de la seguridad pública.

Hay varios cambios estructurales que llevarán algún tiempo, pero la idea de tener una clasificación tendrá un efecto de competencia saludable entre las unidades de todo el país. De esta manera podemos ver cuál es la mejor unidad, cuál es la peor, cuáles pueden mejorar y en qué partes: seguridad, asistencia al recluso, salud, educación, asistencia jurídica.

El Ministro de Justicia autorizó en 2019 la creación de una Dirección de Inteligencia Penitenciaria que trabaje centrándose en el individuo en prisión.

JT: Ha habido un gran interés por parte de varios estados en avanzar hacia las alianzas público-privadas (APPs) en la construcción y operación de prisiones. ¿Cuál es el papel del DEPEN en este proceso?

FB: El DEPEN está reuniendo a varios «expertos» para que los estados que quieran avanzar tomen la mejor decisión posible y creen varios modelos en lugar de uno solo. Como Brasil es muy grande, algunas soluciones se aplican en algunas regiones, pero no en otras. Las APP son importantes para ayudar al Gobierno brasileño a enfrentar el déficit de inversión en el tema penitenciario. Contamos con asociaciones privadas, pero hay que construir modelos. Hay varios modelos en todo el mundo, pero podemos crear un modelo brasileño. Hoy en día tenemos pocas unidades con APP. Hay espacio dentro del objetivo de crear 100 000 plazas para que la mayoría de ellas sean hechas por establecimientos construidos por la iniciativa privada.

//

Fabiano Bordignon es el director general del Departamento Penitenciario Nacional (Depen), licenciado en Derecho por la Pontificia Universidad Católica de Paraná. Postgrado en Derecho Penal y Criminología en el Instituto de Criminología y Política Criminal de Paraná. Postgrado en Ciencia Política, Estrategia y Planificación con énfasis en Fronteras. Maestría en Sociedad, Cultura y Fronteras de la Universidad Estatal del Oeste de Paraná. Delegado de la Policía Federal desde 2002. Empezó su carrera en Porto Velho/RO. Director de la Penitenciaría Federal de Catanduvas/PR (2009 – 2010 y 2012 – 2013). Presidente del Consejo de la Comunidad de la Penitenciaría Federal de Catanduvas (2014 – 2018). Jefe de la Delegación de la Policía Federal en Foz do Iguaçu (2015 – 2018), coordinador del Comando Tripartito Brasil desde 2015.

 

*El señor Bourdignon se retiró del cargo de Director General del Departamento Penitenciario Nacional (DEPEN) a finales de abril de 2020 y ya no ocupa el cargo que ocupaba en el momento en que se realizó esta entrevista.

Gustar/ Compartir:
More stories
ECOPRIS Economía Ecológica en la Administración del Trabajo Penitenciario