Ying Ming

Preparar a las personas en privadas de libertad para una vida sin crimen

// Entrevista: Woo Ying-ming

Comisionado de Servicios Correccionales, Hong Kong

 

JT: Aunque la tasa de población penitenciaria de Hong Kong ha disminuido significativamente durante la última década, sigue siendo relativamente alta, de aproximadamente 110 presos por cada 100.000 habitantes de la región.  ¿Qué considera necesario para disminuir la tasa de población prisional y qué papel pueden desempeñar los Servicios Correccionales en la realización de un proyecto de reforma en esta materia?

WYM:  La tasa de encarcelamiento en Hong Kong ha ido disminuyendo durante la última década, es decir, de alrededor de 148 personas en custodia (PEC) por cada 100.000 habitantes de la región en 2009 a 111 PEC por cada 100.000 habitantes de la región en 2018.

A lo largo de los años, nos hemos esforzado por proporcionar un entorno de custodia seguro, protegido, humano, decente y saludable para las PEC y hemos tratado de ayudar a los delincuentes a rehabilitarse y reintegrarse en la sociedad como ciudadanos respetuosos con la ley. Para garantizar el desarrollo sostenible de la labor penitenciaria, el Departamento de Servicios Correccionales (CSD, por sus siglas en inglés) formuló el Plan Estratégico en 2018, del que se destacan los siguientes siete enfoques estratégicos clave:

  1. Construir un sistema correccional sostenible con un protocolo operativo integrado
  2. Reforzar la gestión segura y humana de las personas en custodia
  3. Abordar las diversas necesidades de las personas en custodia y reducir la reincidencia
  4. Llegar a poblaciones diversas para mejorar la sinergia entre el CSD y las partes interesadas de la comunidad para la prestación de servicios
  5. Dar forma a la cultura del lugar de trabajo y aumentar la capacidad de la fuerza de trabajo
  6. Mejorar las asociaciones y redes con otras autoridades penitenciarias
  7. Ampliación y profundización de la capacidad de investigación

Aunque un trabajo de custodia dedicado ha establecido una base sólida para la rehabilitación de los delincuentes, por sí solo no es suficiente para cambiarlos integralmente.  Así pues, el CSD ha elaborado un conjunto de medidas de rehabilitación diversificadas y de atención integral, que incluye un protocolo de evaluación y gestión de riesgos y necesidades (RNAMP, por sus siglas en inglés)[1], servicios de apoyo y asesoramiento en materia de bienestar, servicios psicológicos, programas de educación actualizados, formación profesional orientada al mercado y supervisión reglamentaria, para atender las necesidades de rehabilitación de los centros correccionales desde su admisión en las instituciones penitenciarias hasta su reinserción en la sociedad.

También hemos estado desarrollando O más estrechas con diversos interesados de la comunidad, como todos los Comités de Lucha contra el Crimen de los Distritos de Hong Kong, organizaciones caritativas de renombre, organizaciones no gubernamentales (ONG), los sectores empresarial y académico, etc. Las personas rehabilitadas (es decir, las PEC después de ser dadas de alta) serán remitidas a los departamentos gubernamentales apropiados o a las ONG para que les presten asistencia de acuerdo con sus necesidades y deseos en el marco del Proyecto de Atención Continua.  También colaboramos con empresas sociales en la capacitación y la derivación de delincuentes rehabilitados adecuados a las industrias pertinentes. Además, el CSD ha tomado la iniciativa de invitar a diferentes grupos de interés, como funcionarios de gobierno, miembros del Consejo Legislativo, líderes sociales, atletas y artistas a visitar nuestras instituciones para mejorar su comprensión de nuestros servicios y obtener su apoyo para la rehabilitación de los delincuentes.

Para los jóvenes en particular, el CSD lanza proactivamente la educación comunitaria a través del Proyecto Pionero de Rehabilitación (RPP, por sus siglas en inglés).  Los mensajes para llevar una vida respetuosa con la ley y libre de drogas, así como el apoyo   en la rehabilitación de los delincuentes, se difunden entre los jóvenes mediante la puesta en marcha de diez iniciativas diferentes en el marco de la RPP, tales como el Sendero Reflexivo, el Plan Green Haven, el Foro Estudiantil, la Creación y Rehabilitación y la Rehabilitación de Líderes Pioneros.  Hasta ahora, el RPP ha sido bien recibido con respuestas positivas.  Solo el año pasado, se organizaron un total de unas 560 actividades en el marco del RPP, con cerca de 50.000 participantes en las actividades.  La ampliación de nuestro ámbito de servicio para cubrir la educación de la comunidad no solo ayuda a preparar a los jóvenes para que sean pilares de la sociedad en el futuro, sino que también reduce sus posibilidades de descarriarse.

La tasa de reincidencia (que mide la reconvicción de las PEC rehabilitadas dentro de los dos años siguientes a su alta) ha disminuido significativamente, del 39,9 % al 24,8 % entre 2000 y 2016.

Para satisfacer las necesidades cambiantes a lo largo del tiempo y las crecientes expectativas del público, el CSD seguirá aportando contribuciones perspicaces e innovadoras para formular programas de rehabilitación más diversificados e iniciativas de educación comunitaria, así como para movilizar los recursos sociales de las diferentes partes interesadas con el fin de formar “asociaciones” y “sinergias” para una colaboración más estrecha entre el CSD y la comunidad.

Así pues, el CSD ha elaborado un conjunto de medidas de rehabilitación diversificadas y de atención integral, que incluye un protocolo de evaluación y gestión de riesgos y necesidades (RNAMP, por sus siglas en inglés), servicios de apoyo y asesoramiento en materia de bienestar, servicios psicológicos, programas de educación actualizados, formación profesional orientada al mercado y supervisión reglamentaria, para atender las necesidades de rehabilitación de los centros correccionales desde su admisión en las instituciones penitenciarias hasta su reinserción en la sociedad.

JT: Los datos estadísticos muestran que la población carcelaria de Hong Kong incluye el 25 % de detenidos en prisión preventiva o presos preventivos y casi el 30 % de extranjeros.  ¿Qué desafíos plantean estos grupos específicos al sistema penitenciario y cómo cumple el Departamento de Servicios Correccionales con sus características y necesidades especiales?

WYM: Para ser más exactos, las PEC en prisión preventiva y de otras nacionalidades constituyen alrededor del 24 % y el 20 % respectivamente de la población penal total según las estadísticas a noviembre de 2019.

El CSD cuenta con un equipo profesional dedicado que se centra en aspectos específicos para tratar los posibles riesgos y necesidades de las PEC en prisión preventiva.  Por ejemplo, hemos establecido un mecanismo de examen médico y atención médica integral, que es administrado por funcionarios médicos adscritos del Departamento de Salud, y personal disciplinado con calificación de enfermería para prestar atención médica las 24 horas del día y vigilar las condiciones de salud física y mental de las PEC.  Además, los psicólogos clínicos in situ también proporcionan una intervención oportuna a los problemas de adaptación y emocionales de las PEC.

Para las PEC de otras nacionalidades, la barrera del idioma y las diferencias culturales son las principales causas de su mala comprensión de la gestión y el tratamiento penal. El CSD ha formulado políticas y procedimientos, y también ha involucrado a los interesados pertinentes para abordar de manera proactiva las preocupaciones de las PEC de otras nacionalidades.  Hemos publicado un folleto informativo en 27 idiomas para orientar a todas las PEC recién admitidas. La publicación ayuda a las diferentes culturas a comprender mejor el tratamiento y los requisitos de la custodia, como el requisito de conducta y disciplina, los medios para mantenerse en contacto con el mundo exterior, la salud y el bienestar, y los canales de denuncia.

Para resolver el problema del idioma, además de la prestación de servicios de interpretación cualificados, se han instalado en todos los establecimientos correccionales ordenadores tabletas con capacidad para la traducción instantánea de múltiples idiomas (actualmente 62 idiomas/dialectos). El CSD también ha elaborado una estrategia de recursos humanos para la contratación de personal de otros orígenes étnicos.

Reconociendo las necesidades de comunicación de las PEC de otras nacionalidades con sus familias y amigos, incluidos los que están en el extranjero, se les facilita todos los canales de comunicación posibles, incluyendo el correo, las llamadas telefónicas y las visitas, etc.

El CSD ha estado trabajando estrechamente con diferentes oficinas consulares, así como con grupos religiosos. Se facilita la visita y el apoyo a las PEC. Sus observaciones y puntos de vista siempre son ponderados y tomados en cuenta en la elaboración de políticas por parte de la administración penal.  Hemos contratado a diferentes ONG y grupos de voluntarios para que proporcionen a esas PEC una variedad de servicios, incluyendo clases de sus aficiones en idiomas locales, actividades culturales y físicas, eventos festivos de diferentes naciones, etc.

 

 

JT: Proporcionalmente, Hong Kong tiene la mayor población femenina en las cárceles del mundo, con un 20.8 % del total de la población carcelaria; la mayoría de las reclusas son extranjeras condenadas por delitos relacionados con las drogas (como “mulas” de drogas) o por violaciones a la ley de inmigración.  ¿Cuáles son las principales diferencias y la atención especial que requiere la población femenina en las cárceles de Hong Kong y cómo el Departamento Correccional ayuda a las mujeres detenidas a pasar página de una manera innovadora?

WYM: El CSD se compromete a proporcionar un tratamiento justo y completo a todas las PEC. En comparación con sus homólogos masculinos, las mujeres en custodia son más propensas a tener trastornos emocionales, experiencias previas de trauma y abuso, y tendencia a autolesionarse. También tienden a tener necesidades adicionales derivadas de la responsabilidad familiar.  Para abordar las necesidades específicas de las PEC femeninas, se han diseñado programas de rehabilitación innovadores y apropiados basados en los resultados de la investigación.  Por ejemplo, el taller psiquiátrico se estableció en la Institución Correccional Lo Wu (LWCI) para proporcionar programas de tratamiento con incorporación de intervención de psicología positiva y terapia artística para las mujeres en custodia que han sido evaluadas con alto riesgo de reincidencia o que necesitan tratamiento para sus problemas emocionales y de desarrollo.

Dado que el apoyo de la familia es crucial para la rehabilitación de las mujeres en custodia, se han puesto en marcha iniciativas para promover un enfoque de rehabilitación basado en la familia. Por ejemplo, se alienta a las madres encarceladas a cumplir su papel familiar y a pasar tiempo con sus hijos pequeños en un “Centro de Padres, Madres e Hijos” específicamente diseñado para ello: una sala de juegos bien equipada con amplios recursos para el cuidado de los padres durante sus visitas.

 

El CSD ha lanzado el “Programa de Rehabilitación Familiar” (RFP).  A través de varias actividades, charlas y sesiones de intercambio, el RFP ayuda a las PEC a mejorar la comunicación y a reconstruir las relaciones con sus familias, lo que a su vez refuerza su determinación de comenzar de nuevo.  Una de las últimas iniciativas para fomentar la interacción entre las PEC femeninas y sus hijos es el Programa de Narración de Cuentos lanzado en la LWCI.  A través de este programa de capacitación, las mujeres en custodia no solo aprendieron habilidades de narración de historias para desarrollar la intimidad con sus hijos, sino que también participaron en la producción de cuatro libros de cuentos en audio con sus voces.

Además, a las mujeres en custodia se les ofrecen oportunidades en materia de educación y formación profesional que son diferentes de las de sus homólogos masculinos. Para reconocer los esfuerzos de las PEC‍ y reforzar su mejora personal, el CSD ha llevado a cabo ceremonias de entrega de certificados que proporcionan la plataforma para que las mujeres en custodia compartan sus logros académicos y pasen momentos con sus familias.

En cuanto a la formación profesional, se anima a las mujeres en custodia a que participen en cursos de formación a medida en áreas con una alta demanda de mano de obra femenina, como técnico en uñas, cuidado del cabello y estilismo de belleza, servicios comerciales y de venta al por menor, alimentos y bebidas, peluquería de mascotas y asistente de compras, etc. Existe una nueva modalidad de aprendizaje de la tecnología de realidad virtual, el “Curso de realidad virtual de mercadotecnia y gestión de negocios”, con el fin de dotarles de un mayor conocimiento basado en la tecnología.

Para atender las necesidades de rehabilitación de las mujeres drogadictas, el CSD ha introducido la “atención plena” en los programas de tratamiento de la drogadicción.  En 2017, el “Rincón de la atención plena”, con instalaciones bien equipadas, comenzó a funcionar en la Institución Correccional de Nei Kwu (NKCI), en la que se empleó la práctica de la atención plena para ayudar a las mujeres drogadictas a mejorar su adicción.

Para las mujeres en custodia de otras nacionalidades, además de otras iniciativas generales, también hemos invitado a ONG y voluntarios (como el Grupo de Voluntarios de Rehabilitación de CSD) a organizar clases de pasatiempos para las mujeres de otras nacionalidades que no hablan chino.

Con miras a reforzar el apoyo de la familia a las mujeres PEC de otras nacionalidades, la introducción de tecnologías innovadoras como el Sistema Integrado de Comunicación e Inteligencia y el quiosco de autoservicio para los centros de información privada y PEC en el marco del protocolo de la Prisión Inteligente permitirá superar las limitaciones existentes y facilitará  en gran medida  una mejor comunicación con sus familias y amigos, incluidos los que se encuentran en el extranjero.

 

JT: ¿Podría hablarnos sobre el proceso de rehabilitación de las personas que están bajo custodia de los Servicios Correccionales de HK y cómo el Departamento de Servicios Correccionales maximiza las oportunidades de rehabilitación de las personas bajo custodia en términos de programas educativos y de formación profesional?

WYM: El CSD ofrece educación formal obligatoria de media jornada para jóvenes delincuentes menores de 21 años. Los cursos son dirigidos por profesores cualificados. También organiza a los jóvenes en custodia para que se presenten al examen del Diploma de Educación Secundaria de Hong Kong (HKDSE), de modo que puedan obtener la calificación necesaria para continuar sus estudios o trabajar después de su liberación.

Creo que el interés lleva a los jóvenes a aprender mejor.  Además de los estudios convencionales, hemos lanzado programas de educación CTIM para jóvenes en custodia, para ayudarles a obtener conocimientos integrados en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas de una manera interesante e interactiva.  Estos programas también pueden cultivar su pensamiento innovador y su capacidad de resolución de problemas, necesarios en una sociedad en rápida evolución.  En la actualidad se imparten varios cursos de CTIM, como la “Programación de Robots Humanoides Inteligentes”, la “Construcción de Puentes de Papel” y la “Cartografía 3D”.

El CSD también anima a las PEC adultas a que continúen sus estudios en su tiempo libre de forma voluntaria y se matriculen en cursos universitarios de aprendizaje a distancia de acuerdo con sus intereses y capacidades.  En los últimos cinco años, un total de 29 PEC obtuvieron 26 títulos de licenciatura y cinco de Máster a través de educación a distancia. El CSD ha creado una serie de fondos educativos y planes subsidiarios para proporcionar asistencia financiera a las PEC para que continúen sus estudios. El financiamiento se obtiene por medio de donaciones de organizaciones caritativas y de la comunidad.

La exploración y la oferta de programas de formación profesional orientados al mercado tienen una importancia paralela bajo el enfoque estratégico de abordar las diversas necesidades de las PEC y reducir la reincidencia.  Habiendo considerado la situación del mercado de empleo local, el CSD ha estado colaborando con varios organismos de formación acreditados, como la Junta de Formación Continua de Empleados, el Consejo de la Industria de la Construcción y el Consejo de Formación Profesional, para ofrecer a las PEC que reúnen las condiciones necesarias más de 40 cursos de formación profesional a tiempo completo y a tiempo parcial.  Estos cursos cubren una amplia gama de industrias, tales como la construcción, negocios, alimentos y bebidas, venta al por menor, cuidados de belleza, transporte, logística, servicios de lavandería, aplicaciones informáticas y servicios ambientales.

En 2019, el CSD avanzó significativamente al utilizar la tecnología de realidad virtual en los cursos de formación profesional. El primer curso, el “Curso de Soldadura en Realidad Virtual”, se inició en la institución de máxima seguridad.  Creemos que la aplicación de las nuevas tecnologías en la formación profesional no solo mejora el conocimiento de las PEC en materia de tecnología y facilita su aprendizaje de manera innovadora, sino que también aborda las preocupaciones de seguridad a la hora de organizar más cursos de formación profesional en los centros penitenciarios.

 

Creo que el interés lleva a los jóvenes a aprender mejor.  Además de los estudios convencionales, hemos lanzado programas de educación CTIM para jóvenes en custodia, para ayudarles a obtener conocimientos integrados en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas de una manera interesante e interactiva. Estos programas también pueden cultivar su pensamiento innovador y su capacidad de resolución de problemas, necesarios en una sociedad en rápida evolución.

 

JT: Las noticias que datan del año 2017 informan que no había acceso a Internet para los presos en el sistema correccional de Hong Kong; sin embargo, en 2019 hay noticias que hablan de una revolución tecnológica que no solo trae alta tecnología en la gestión y vigilancia de las instituciones correccionales y los presos (las llamadas “Smart Prisons”), sino también dispositivos de comunicación electrónica, como ordenadores tabletas, para los presos.  ¿En qué consiste este plan tecnológico, cómo ha evolucionado la aplicación de las tecnologías en los servicios correccionales y en qué medida cumplen mejor los objetivos del Departamento y la calidad de vida de los propios reclusos?

WYM: Como ya se ha mencionado, en 2018 el CSD formuló el “Plan Estratégico” que incluía el “protocolo operativo integrado a través del desarrollo de la Prisión Inteligente” con el fin de modernizar, informar y humanizar nuestro modo de gestión.

El concepto de “Prisión inteligente” comprende cuatro elementos clave, a saber, el “Desarrollo de una gobernanza inteligente”, la “Aplicación de la innovación de procesos”, el “Cuidadeo de funcionarios correccionales basados en el conocimiento y la mejora de las capacidades de las personas rehabilitadas para reintegrarse en la Sociedad”, y la “Aplicación de diseños de prisión inteligentes”.  Ya se han introducido una serie de proyectos de prueba en los lugares designados en los establecimientos correccionales.  Todos esos ensayos tecnológicos en curso o planificados pueden clasificarse en general en lo siguiente: (i) Sistema de seguridad y supervisión; (ii) Sistema de funcionamiento y gestión; (iii) Sistema de autogestión de las PEC y (iv) Sistema de mejora de la capacidad del personal.  Con la aplicación de lo anterior, nos proponemos mejorar la eficiencia de la gestión de la custodia, el nivel de seguridad de las instituciones y la eficacia de los programas de rehabilitación que se ofrecen a las PEC.

A largo plazo, “Smart Prison” puede facilitar a la autoridad la recopilación sistemática de datos útiles para la planificación y administración de nuestros servicios.  Creemos que el gran análisis de datos posterior podría fortalecer nuestra capacidad para desarrollar una política adecuada para mejorar la eficiencia operativa de la gestión penal, reforzar la preparación del personal en la respuesta a emergencias, mejorar la eficacia de los programas de rehabilitación y la capacidad de autogestión de las PEC, mejorar el entorno de trabajo para la contratación y la retención del personal y facilitar la planificación estratégica a largo plazo del CSD de una manera más completa.

 

El concepto de "Prisión inteligente" comprende cuatro elementos clave, a saber, el "Desarrollo de una gobernanza inteligente", la "Aplicación de la innovación de procesos", el "Cultivo de funcionarios correccionales basados en el conocimiento y la mejora de las capacidades de las personas rehabilitadas para reintegrarse en la Sociedad", y la "Aplicación de diseños de prisión inteligentes".

 

JT: En un sector correccional en constante evolución, ¿cuáles son, en diferentes aspectos, los desafíos y las oportunidades a los que usted cree que se enfrentarán los Servicios Correccionales de HK en un futuro a corto y medio plazo?

WYM: A la luz de las circunstancias actuales, prevemos encontrarnos con varios desafíos internos y externos en el futuro a corto y medio plazo, incluyendo la pérdida de personal, el reclutamiento y la retención causados por la naturaleza y el ambiente laboral desfavorable, la creciente diversidad y complejidad de la población penal impulsada por la reciente situación social, la creciente expectativa del público sobre el alcance de nuestros servicios, la divergencia de opiniones sobre los derechos y el tratamiento de las PEC, etc. Para estar a la altura de los desafíos que se avecinan, hemos emprendido la renovación de nuestro modo de funcionamiento y de la prestación de servicios para garantizar el desarrollo sostenible del Departamento.

Internamente, este proceso implica una adecuada atención a las preocupaciones y sentimientos del personal, así como el oportuno aumento del impulso para los cambios. Creemos que el desarrollo del Protocolo de Prisión Inteligente (Smart Prison) y las innovaciones de los procesos interconectados traerán consigo una mejora significativa de nuestro entorno de trabajo, fomentarán la reingeniería de las prácticas de trabajo tradicionales, promoverán el profesionalismo del trabajo correccional e impulsarán un cambio cultural positivo y la satisfacción laboral del equipo, lo cual es propicio para la contratación y retención del personal a largo plazo.

En el plano externo, para hacer frente a las expectativas cada vez mayores del público sobre nuestro tratamiento y los derechos de las PEC, así como a la creciente complejidad de la prestación de servicios, incluidos los desafíos que surgen de la admisión de las PEC con un nivel de educación superior y el comportamiento propenso a la violencia demostrado en los recientes disturbios sociales, el CSD está plenamente comprometido con la aplicación de diferentes iniciativas en el marco del “Plan Estratégico”, para garantizar un entorno de custodia seguro, protegido, humano, decente y saludable y superar todo tipo de adversidades. Continuaremos promoviendo los valores inclusivos y respetuosos de la ley entre el público, en particular entre la nueva generación, a través de la educación de la comunidad. Estos pueden promover también las imágenes positivas de los servicios correccionales.

Los desafíos y las oportunidades son dos caras de la misma moneda.  Los cambios pueden traer desafíos, pero también oportunidades.  Como funcionarios de prisiones de hoy, estamos comprometidos a liberarnos del status quo con un espíritu empresarial, a enfrentarnos a los desafíos de una manera innovadora y a aprovechar las oportunidades de la adversidad.  En lugar de adaptarnos a los cambios, dirigiremos los cambios para cumplir con una era cambiante.

 

[1] Además de ser una evaluación general previa a la sentencia, RNAMP es un programa con base científica diseñado para identificar a las personas en custodia que presentan riesgos de detención y reincidencia, a fin de mejorar la gestión de las prisiones y ofrecer programas de rehabilitación adaptados a sus necesidades.

//

Woo Ying-Ming fue nombrado oficial del Departamento de Servicios Correccionales en febrero de 1989. Fue ascendido a Superintendente Superior de Servicios Correccionales en enero de 2011 y a Comisionado Adjunto de Servicios Correccionales en mayo de 2012. Woo es el Comisionado Adjunto de los Servicios Correccionales desde agosto de 2017. Ying-Ming asumió el cargo de Comisionado de Servicios Correccionales en noviembre de 2018.


Gustar/ Compartir:
More stories
Geosatis JT5
Tecnología GPS: una herramienta para la reintegración social de los delincuentes radicalizados