Servicios correccionales suecos: desafíos crecientes en una era de cambio

Entrevista

Martin Holmgren

Director general, Servicio Sueco de Prisiones y Libertad Condicional

«Nuestra visión es que cumplir condena en el sistema de prisiones y libertad condicional provocará cambios, y no solo facilitará la custodia segura. En esta entrevista, hablamos sobre la rehabilitación de delincuentes en el Servicio de Prisiones y Libertad Condicional de Suecia. El director general Holmgren ha dirigido la agencia durante dos años y comparte los desafíos y las oportunidades frente al hacinamiento, la digitalización y la pandemia. Un punto a destacar es la importancia de la formación y el desarrollo del personal penitenciario y el enfoque práctico de la organización a respecto.

¿De qué modo el servicio correccional sueco ayuda a los delincuentes en aras de una reintegración con éxito?

MH: Queremos que nuestro servicio de prisiones y libertad condicional sea humano y eficaz, y que se centre claramente en la rehabilitación.

Por esto evaluamos los riesgos, necesidades y capacidad de respuesta de cada individuo, y elaboramos un plan integral para el tiempo de condena.

Hemos utilizado el modelo RNR a lo largo del SPPS desde 2013. Basamos todo nuestro sistema de investigaciones e intervenciones en este modelo, tanto en la prisión como en la libertad condicional.

El departamento de investigación y evaluación del SPPS, que opera con supervisión externa, analizó la implementación, y se concluyó que el modelo ofrecía niveles aceptables de predicción y efecto del tratamiento.
 
Las diferentes herramientas e intervenciones utilizadas en las prisiones y la libertad condicional están sujetas a evaluación constante, como también lo está el conjunto del sistema.
 
Puesto que los internos pueden acogerse a la libertad condicional una vez cumplidos dos tercios de la condena en prisión, las actividades de libertad condicional y la supervisión de la vida en sociedad también entran en el plan.
 
Los clientes pertenecientes a nuestro servicio de libertad condicional están controlados y reciben apoyo para minimizar el riesgo de reincidencia.
 

Ofrecemos programas de tratamiento basados en la evidencia, educación, formación profesional y otras actividades estructuradas.

Para el personal y los reclusos, un entorno seguro también es esencial. El cambio solo se producirá cuando se sientan seguros. Nos proponemos como objetivo global reducir la reincidencia y contribuir de modo significativo a una sociedad más segura y protegida.

La prisión preventiva de Kronoberg, en Estocolmo, es el centro de detención provisional más grande de Suecia, con una capacidad para 321 reclusos.

 JT: El sistema sueco de prisiones tiene una de las mejores ratios de la UE de internos por miembro del personal de prisiones (0,9) si se compara con la media europea (1,7). Fuente: SPACE I, 2020.

¿Qué puede decirnos del perfil de los funcionarios de prisiones y de libertad condicional? ¿Qué importancia asigna su agencia a la formación y el desarrollo del personal de los centros penitenciarios?

MH: Tenemos una ratio personal-recluso elevada en comparación con muchos otros países.

También tenemos relativamente pocos incidentes de seguridad y una tasa de reincidencia que ronda el 30% en los tres años siguientes a la excarcelación.

Un servicio bien dotado de recursos humanos y buenas relaciones entre el personal y los reclusos son componente importante de esto.

Desde nuestro punto de vista, uno de los factores más importantes para un servicio de prisiones y libertad condicional que funcione es disponer de miembros del personal que sean bien educados, con buenas actitudes y un compromiso firme con su labor.

Priorizamos mucho la selección, la formación y la conservación del personal penitenciario. El SPPS está creciendo rápidamente.

Debemos captar muchos nuevos cotrabajadores en los años que vendrán, y asegurar un entorno de trabajo seguro. Esto es un reto, debido a la fuerte competencia en el mercado laboral sueco.

Trabajamos con campañas de selección de personal, lo que incluye una gira especial en autobús para recorrer todo el país con una exposición de los escenarios de la prisión y la libertad condicional. Esta iniciativa es una buena manera de encontrarnos con posibles empleados e iniciar una conversación.

Para ser funcionario de prisiones, es necesario haber superado la educación secundaria no obligatoria. Como funcionario de libertad condicional, se requiere un examen de acceso a la universidad.

Como miembro del personal del Servicio Sueco de Prisiones y Libertad Condicional, es necesario creer en la capacidad de cada persona para introducir cambios positivos en su vida.

Además, es necesario que a uno le guste trabajar con personas en un entorno estructurado y basado en la seguridad.

Ofrecemos a los empleados amplia formación interna centrada en habilidades prácticas y comprensión de los factores subyacentes a la conducta delictiva. Para los profesionales que ya forman parte del SPPS, ofrecemos formación en el propio establecimiento y fuera de este para todos los aspectos prácticos del trabajo.

Además, tenemos en funcionamiento un currículo de formación en línea para mantener los niveles de competencia del personal. Y ofrecemos formación adicional para la aplicación de nuevas herramientas y métodos.

El personal que trabaja directamente con clientes en cargos no directivos puede hacerlo en diferentes funciones, creando oportunidades de movilidad tanto vertical como horizontal. Semejante cambio en las funciones suele requerir formación adicional.

 JT: En los últimos años, Suecia ha asistido a un incremento de la población reclusa. En los últimos cinco años, el incremento ha sido en más de 1.000 personas. Fuente: SPACE I, 2015-2020 Reports

¿Cómo ha manejado esta evolución el Servicio Sueco de Prisiones y Libertad Condicional (SPPS)? ¿Qué dificultades conlleva?

MH: El aumento de la población reclusa ha coincidido con tendencias políticas más propicias a incrementar los niveles de encarcelamiento. El resultado ha sido importantes desafíos para nosotros, al intentar mantener el nivel de calidad en un trabajo en que la presión ha aumentado.

La cantidad de presos empezó a aumentar a finales de 2016, y desde entonces el crecimiento ha sido pronunciado. Actualmente experimentamos hacinamiento en las prisiones, tanto de presos preventivos como de presos condenados.
La sobrepoblación nos obligó a instalar dos reclusos en celdas individuales. Una tasa de ocupación superior al 100% representa mucha presión para el personal y para las personas internas.

Hoy, las situaciones operativas y de seguridad permanecen estables, si bien con ciertas dificultades.

Por lo que se refiere al futuro, nuestras previsiones estadísticas y evaluación global sugieren que la situación se mantendrá durante años. Por lo tanto, estamos ampliando las instalaciones actuales en todo el país y tenemos previsto construir diversas nuevas prisiones pronto.

La sobrepoblación nos obligó a instalar dos reclusos en celdas individuales. Una tasa de ocupación superior al 100% representa mucha presión para el personal y para las personas internas.
Hoy, las situaciones operativas y de seguridad permanecen estables, si bien con ciertas dificultades.

Durante la pandemia hemos aprendido mucho. Cuando nos vimos obligados a ser digitales, encontramos nuevas maneras de hacer las cosas.

¿Cuáles fueron las principales dificultades y oportunidades que la pandemia ha generado para su organización? ¿Hasta qué punto los cambios que aplicaron quedarán para el futuro?

MH: La pandemia de COVID-19 ha representado un gran reto para los sistemas penitenciarios en todo el mundo. La expansión de un virus en el interior de las prisiones, especialmente en una situación de hacinamiento, es alarmante.

La estrategia inicial fue la de crear un equipo de gestión de crisis, integrado por expertos de diversos departamentos del SPPS: seguridad, recursos humanos, logística, jurídico, colocaciones de internos y comunicaciones.

El objetivo era liderar y coordinar las medidas y facilitar agilidad en la toma de decisiones.

La cancelación temporal de las visitas y permisos y el cambio a las reuniones virtuales para la libertad condicional fueron algunas de las medidas adoptadas.

Durante la pandemia hemos aprendido mucho. Cuando nos vimos obligados a ser digitales, encontramos nuevas maneras de hacer las cosas. Por ejemplo, facilitamos tabletas para que pudiese haber videollamadas entre los internos y sus hijos.

Ofrecimos acceso a tabletas a todos los internos con hijos menores, siempre que recibiesen una aprobación de seguridad. El personal supervisa todas las llamadas. Los internos agradecieron mucho esta medida, y continuará aplicándose en el futuro.

La prevalencia de las reuniones digitales ha aumentado significativamente en la agencia, lo que ha sido un cambio bienvenido.

Las visitas y llamadas telefónicas con los abogados no se han visto limitadas durante la pandemia. Los internos pueden contactar con sus abogados en cualquier momento.

Ofrecemos la posibilidad de audiencias judiciales digitales, en que el cliente participa apareciendo en pantalla desde el interior del centro penitenciario preventivo. Pero las audiencias judiciales digitales ya eran posibles antes de la pandemia.

El uso de la tecnología de realidad virtual (RV) en el tratamiento es un campo nuevo y prometedor. Hace posibles un sinfín de escenarios y situaciones para fines formativos. Ahora mismo estamos probando técnicas de RV en programas de tratamiento.

Interior de una celda de prisión sueca

¿En qué punto nos encontramos en lo que se refiere al uso de tecnologías en su servicio (desde un punto de vista operativo y posiblemente en el contexto de supervisión de los delincuentes y de asistir a estos en su proceso de rehabilitación)?

MH: Las medidas y requisitos de seguridad pueden resultar un impedimento para la digitalización en los entornos de prisión y libertad condicional, lo que es una dificultad.

El SPPS cuenta con un sistema integrado para administrar la información del cliente (un sistema de gestión de delincuentes). Gracias a este sistema, es posible la planificación y ejecución cohesionada de los planes de tratamiento individuales a lo largo de todas las etapas de contacto con el SPPS, en prisión preventiva, en prisión tras la condena y en el servicio de libertad condicional. Esta plataforma de gestión también integra el monitoreo electrónico de los clientes.

El uso de la tecnología de realidad virtual (RV) en el tratamiento es un campo nuevo y prometedor. Hace posibles un sinfín de escenarios y situaciones para fines formativos. Ahora mismo estamos probando técnicas de RV en programas de tratamiento.

Tenemos en marcha dos estudios centrados en la RV para el tratamiento de clientes violentos, parcialmente en colaboración con la Clínica de Medicina Forense de la ciudad de Växsjö. Además, habrá un estudio sobre el uso de RV para la formación del personal.

Las soluciones tecnológicas y digitales, sin duda, desempeñarán un papel cada vez más fundamental en el futuro del Servicio Sueco de Prisiones y Libertad Condicional.

Hay aquí margen de mejora, ya que necesitamos mantenernos al día con la digitalización que se está produciendo en la sociedad.

Martin Holmgren

Director general, Servicio Sueco de Prisiones y Libertad Condicional

Martin Holmgren ha sido director general del Sistema Sueco de Prisiones y Libertad Condicional (SPPS) desde marzo de 2020. Dirigió la Administración de los Tribunales Nacionales Suecos entre 2014 y 2020. Antes, había sido director general de asuntos administrativos y jurídicos en el Ministerio del Interior sueco. Además, ha ejercido como juez y presidente en los tribunales de distrito de Estocolmo y Nacka.

Gustar/ Compartir:
More stories
Los sistemas penitenciarios como motor de la sociedad: en defensa de la modernización