David Brown

Un enfoque en reducir la reincidencia tanto en custodia como en correcciones comunitarias

Entrevista

David Brown

Director ejecutivo, Departamento de Servicios Correccionales, Australia Meridional

 JT: El Plan Estratégico 2018-22 del Departamento de Servicios Penitenciarios aborda tres temas principales: Gestión y rehabilitación de delincuentes; personal, productividad y rendimiento; e innovación, liderazgo y compromiso. (1)

¿Podría explicar cuáles son los principales objetivos en cada una de esas prioridades y qué logros importantes se han alcanzado en su ámbito de aplicación?

DB: En primer lugar, nuestro objetivo como agencia es ser un socio activo en el sector de la justicia penal de Australia Meridional. Realmente trabajamos con nuestros socios para intentar implementar iniciativas inteligentes en todo el estado, con el propósito de contribuir a comunidades más seguras y protección pública, a través de la reducción de la reincidencia.

Una de las cosas que reconocemos aquí, en Australia Meridional, y que es una tendencia y experiencia común en las jurisdicciones de Australia y Nueva Zelanda y sé que es un desafío en muchas democracias occidentales, es la creciente dependencia del uso del sistema de custodia para responder a las ofensas.

De hecho, hemos visto un crecimiento muy sustancial de la población penitenciaria en la última década y se prevé que ese crecimiento continúe. Por lo tanto, ese pilar «Gestión y rehabilitación del delincuente» es vital; Son los servicios y programas que ofrecemos bajo custodia los que probablemente mejorarán la reintegración exitosa de los reclusos y su regreso a la comunidad.

Al hacerlo, realmente nos enfocamos en brindar un servicio de custodia eficiente y eficaz que cree un entorno seguro y protegido.

Otra área que ha sido clave para nuestro éxito es la construcción de una fuerza de trabajo diversa y multidisciplinar en todo nuestro sistema penitenciario.

La población carcelaria en Australia Meridional ha crecido un 50% en los últimos diez años y la tasa de encarcelamiento por cada cien mil adultos ha crecido un 30%. Esto significa una pérdida real del presupuesto estatal y, por lo tanto, nuestras iniciativas y estrategias han sido diseñadas para desacelerar ese crecimiento y garantizar que estamos maximizando el gasto discrecional para los esfuerzos de rehabilitación en el ambiente de custodia.

Además, también hemos invertido en alternativas a la custodia y servicios y programas comunitarios, para apoyar mejor a las personas cuando sean puestas en libertad.

 JT:  En los últimos tres años y medio, el Departamento de Servicios Correccionales (DCS, por sus siglas en inglés) se ha comprometido con un programa destinado a reducir la reincidencia en un 10%.

¿De qué trata exactamente este programa? ¿Qué medidas ha
tomado el DCS en el marco de este programa y con qué resultados?

DB: En 2016, nuestro ministro de entonces fijó al organismo como objetivo reducir la reincidencia en un 10% para 2020. La medida final de nuestro éxito con este objetivo llega dos años después del final del ejercicio financiero, porque esa es la medida estándar para la reincidencia (en Australia es si alguien ha vuelto o no con una nueva orden, dos años después de su puesta en libertad). 

Hemos implementado una serie de medidas dirigidas específicamente al logro de ese objetivo.

Algunas de las cosas que hemos hecho que han tenido un impacto muy positivo incluyeron trabajar con nuestro parlamento para introducir una reforma legislativa en torno al uso del arresto domiciliario como opción de sentencia. Y ampliamos sustancialmente el número de presos que ahora cumplen su condena en el hogar. Es una orden con un cumplimiento bastante riguroso, pero también tiene un paquete bastante personalizado de apoyo para la reinserción y la rehabilitación.

Habríamos ahorrado doscientas cincuenta camas, en un día cualquiera, en el sistema penitenciario, a través de la puesta en práctica de ese programa. Otra prueba de que este programa ha tenido mucho éxito es que solo el 16% de los participantes incumplen sus órdenes, lo que significa que estamos seleccionando a las personas adecuadas.

Además, son mucho menos propensos a volver a la custodia, un poco menos del 20% en comparación con los grupos que estaban reincidiendo a una tasa de alrededor del 35%. En cuanto a los beneficios económicos, se calcula que los costes se compensan en cincuenta y siete millones de dólares.

Tenemos un enfoque muy específco para nuestros programas de rehabilitación, ofrecemos una programación criminógena bastante intensiva que se centra en las infracciones generales, los delitos violentos, sexuales, de violencia doméstica y familiar.”

La duración de los programas varía entre los nueve y doce meses y hemos más que duplicado nuestra capacidad para ejecutar esos programas como parte de la «Iniciativa 10 para el 20».

Queríamos asegurarnos de que los delincuentes de alto riesgo tuvieran la oportunidad de participar en la rehabilitación cuando se acercaba la fecha de su libertad condicional, y brindarles oportunidades para que solicitaran con éxito la libertad condicional.

En Australia Meridional, si una persona no puede demostrar ante Junta de Libertad Condicional que ha hecho algo durante el tiempo que ha estado bajo custodia para reducir la probabilidad de reincidencia no obtendrá la libertad condicional. Esas inversiones también nos han visto ejercer una presión descendente sobre el crecimiento de la población carcelaria.

Además, tenemos una asociación con una organización comunitaria que se especializa en el empleo y el apoyo al empleo para los delincuentes libertados. El programa se llama «Preparado para el Trabajo, Preparado para la Libertad», donde a los delincuentes que participan en una vía terapéutica mientras se hallan en custodia judicial se les brinda la oportunidad de empleo intensivo y apoyo durante los doce meses posteriores a su puesta en libertad.

Este programa también ha visto beneficios muy positivos en términos de ralentizar la tasa de volver a la custodia.

South Australia: overview of the prison system
Australia Meridional: panorama del sistema penitenciario. Nota: Datos del 10 de marzo de 2021

Además de la necesidad de reducir la tasa de reincidencia, ¿qué otros desafíos enfrenta el Departamento de Servicios Penitenciarios y cómo los está abordando?

DB: Aparte de la competencia por recursos limitados desde una perspectiva presupuestaria, creo que el mayor desafío al que nos enfrentamos es el envejecimiento de la infraestructura. Gran parte de nuestra red penitenciaria es una infraestructura bastante antigua y tenemos instalaciones que son muy caras en cuanto a su explotación y mantenimiento y nunca fueron diseñadas teniendo en mente el objetivo de rehabilitación. Ese es un verdadero desafío para la agencia, pero hemos trabajado para asegurar la financiación para construir nueva infraestructura y modernizar nuestra red de instalaciones existente, con la atención centrada en ofrecer entornos construidos que apoyen la rehabilitación y las necesidades específicas de las diferentes cohortes de personas detenida.

Otro desafío clave para nosotros es la sobrerrepresentación de aborígenes de Australia Meridional en el sistema de justicia penal, ya que a pesar de representar alrededor del 2% de la población estatal, representan el 25% de nuestra población carcelaria. Es un problema real de justicia social y hemos estado trabajando muy duro para ofrecer iniciativas específicas en torno al trabajo con los aborígenes. Además, la importancia de la diversidad en la fuerza laboral: nuestro enfoque clave también ha sido ser un empleador de elección para los aborígenes de Australia Meridional, y crear la representación de los aborígenes en nuestra fuerza laboral en todos los equipos multidisciplinarios.

Otro desafío es la creciente proporción de reclusos en prisión preventiva que hoy en día representan el 45% de las personas en prisión en Australia Meridional. Esa cohorte es realmente difícil de gestionar y de participar en la rehabilitación, porque todavía están pasando por el proceso de justicia penal. Y así, una de las iniciativas que presentamos en los últimos cinco años ha sido la construcción y puesta en marcha de una instalación de apoyo al alojamiento, que está dirigida por una de nuestras ONG, para tratar de desviar a las personas a un Programa de Apoyo a la Libertad Bajo Fianza Supervisada, en lugar de tenerlos en prisión preventiva.

Además, tenemos un programa de supervisión intensiva de la libertad bajo fianza que está tratando de dar al tribunal alternativas a la prisión preventiva, mediante el uso del monitoreo electrónico y la supervisión por parte de funcionarios de correcciones en la comunidad. Esa orden judicial también ha tenido bastante éxito.

Mount Gambier Prison is privately managed and operated, accommodating male medium and low security prisoners
Mount Gambier es una prisión administrada y operada de forma privada y alberga a presos varones de seguridad media y baja

Nuestras iniciativas y estrategias han sido diseñadas para desacelerar el crecimiento de población carcelaria y garantizar que estamos maximizando el gasto discrecional para los esfuerzos de rehabilitación (…)

¿Qué más puede decirnos sobre la evolución de las alternativas a la custodia en Australia Meridional y cómo su Departamento ha contribuido al fortalecimiento del sistema correccional comunitario?

DB:  Todas las pruebas muestran que una orden comunitaria bien diseñada ofrecerá mejores resultados en términos de reincidencia reducida que el orden mejor diseñado en un entorno penitenciario. Nuestro enfoque en iniciativas de alternativas a la custodia ha sido diseñar órdenes y servicios de apoyo a la reinserción y rehabilitación en torno a esas órdenes, que brindan resultados en términos de reincidencia.

Nuestro aprendizaje en los últimos años ha sido que tenemos que dejar de ver las correcciones de la comunidad como una alternativa de bajo coste al programa de custodia y tenemos que verlo como un programa en el que hay que invertir y que necesita ser mejorado. Si hacemos eso, obtendremos mejores resultados y la evidencia inicial desde nuestra perspectiva es que está funcionando y también está generando confianza en las autoridades, como la Junta de Libertad Condicional o las autoridades que dictan las sentencias en los tribunales, de que existen alternativas viables a la custodia.

Hemos intentado centrarnos en una evaluación de la idoneidad realizada por funcionarios profesionales para determinar la probabilidad de éxito de alguien en una orden comunitaria. 

Entonces, cuando se observa el programa de arresto domiciliario, ya sea una sentencia dictada por el tribunal o cuando alguien es puesto en libertad en virtud de la Ley de servicios penitenciarios, el objetivo general del equipo es evaluar la idoneidad del delincuente para esa orden y la probabilidad de éxito.

Otra prioridad es determinar cuáles son sus necesidades de reinserción y rehabilitación, para que nuestros proveedores de servicios puedan adaptar el paquete de apoyo. Nuestra evaluación ha demostrado que cuando se centra en la idoneidad en lugar de los criterios de elegibilidad difíciles, se obtendrá un mejor resultado.

 JT:  Sabemos que, a finales de 2019, el gobierno de Australia Meridional aprobó una financiación de quince millones de dólares para un nuevo sistema de gestión de delincuentes (OMS, por sus siglas en inglés).

¿Cuánto se ha avanzado en la implementación del nuevo OMS y cómo apoyará los compromisos estratégicos del DCS?

DB:  Estamos realizando grandes avances, estamos en el mercado en este momento y esperamos ultimar un contrato a finales de este año. Nuestros sistemas de información actuales no están centrados en los delincuentes ni son intuitivos, por lo que es un punto clave en nuestra transformación digital. El objetivo es proporcionar una mejor plataforma para nuestro personal en todo el sistema, tanto en custodia como en correcciones comunitárias. 

El nuevo OMS permitirá tener información en tiempo real sobre las personas con las que nuestro personal trabaja y supervisa e informar mejor a los responsables de la toma de decisiones sobre los riesgos y las necesidades al trabajar con delincuentes. Nos hemos centrado mucho en intentar conseguir una solución COTS (personalizada lista para usar), por lo que esperamos con interés ver cómo responden los proveedores preseleccionados a la invitación para suministrar.

South Australia: overview of the probation system
Australia Meridional: panorama del sistema de penas y medidas en la comunidad

 JT:  La pandemia de la COVID-19 ha traído grandes desafíos a los servicios penitenciarios en todo el mundo.

Dadas las restricciones derivadas de la crisis de la pandemia, ¿qué tipo de medidas se han aplicado en Australia Meridional?

DB:  Como en todas partes del mundo, la COVID-19 ha consumido mucho esfuerzo durante los últimos doce meses, pero hemos sido muy afortunados en Australia al no haber tenido un impacto tan grande como el que se ha sentido en otras partes. Desde el primer día, nos hemos centrado en contribuir a mantener la curva plana y mantener a la COVID-19 fuera de nuestras prisiones.

Afortunadamente, hemos logrado buenos resultados en ambos frentes: no hemos tenido casos positivos confirmados de COVID-19 en ninguna prisión. Como agencia, entre el 60 y el 70% de nuestro personal no carcelario trabajaba desde casa en algún momento durante la respuesta a la pandemia, por lo que tuvimos que implementar rápidamente prácticas laborales desde casa. Durante el pico de la pandemia, el personal no esencial dejó de acceder a nuestras cárceles, y esto tuvo un impacto en la ejecución de los programas y en la educación y la formación profesional.

En las correcciones comunitarias, hemos implementado la supervisión virtual y celebrado informes virtuales, por lo que estábamos utilizando teléfonos y dispositivos móviles para videollamadas.

Afortunadamente, creo que lo más destacable para nosotros, tanto en el entorno de la prisión como en la comunidad, es lo bien que han respondido los delincuentes a la pandemia y a los cambios en la supervisión. Cancelamos todas las visitas a nuestras cárceles durante varios meses, y eso nos hizo poner en marcha visitas virtuales para los presos de la noche al día, que es una iniciativa fantástica que se debió haber hecho hace mucho tiempo.

Si hay algo positivo que podemos sacar de la COVID-19 es el impacto de las visitas virtuales: estamos haciendo literalmente miles de visitas virtuales ahora, e incluso ahora que estamos casi de vuelta a la normalidad con las visitas presenciales, seguimos ofreciendo visitas virtuales a los presos y sus familias. Para muchos delincuentes, las visitas virtuales han sido la primera vez que han visto a sus seres queridos en mucho tiempo.

Davis Brown
Frame of the thank you message by David Brown on the National Corrections Day 2021, celebrated on January 15th

Afortunadamente, ya tuvimos un nivel muy alto de comparecencias en vídeo ante nuestros tribunales en Australia Meridional, especialmente ante el Tribunal de Primera Instancia, por lo que la COVID-19 no ha tenido un fuerte impacto sobre esto. Y, en los últimos años, hemos trabajado también con abogados para tratar de mejorar el uso de las reuniones virtuales con abogados para los delincuentes, pero tuvimos que aumentarlas aún más durante la pandemia.

También habíamos trabajado bastante en telesalud porque el 60% de nuestros presos vive en emplazamientos regionales y la pandemia exigió que aumentara la telemedicina.

En términos de servicios de rehabilitación, algunos de ellos se detuvieron por un periodo de tiempo, pero luego introdujimos el uso de vídeo, IVL y teléfonos para tratar de mantenerlos en marcha. Hemos estado operando programas de rehabilitación casi normales desde julio del año pasado.

Una de las cosas que nos dimos cuenta con la cancelación de las visitas locales es que inhibió la introducción de contrabando y de sustancias ilícitas en nuestras instalaciones. Y, una de las iniciativas de nuestros servicios de rehabilitación fue redirigir al personal, que normalmente estaría en la prisión ofreciendo programas, a hacer servicios telefónicos para consultas sobre alcohol y drogas (intervenciones cortas) y los presos pudieron usar los teléfonos del centro para hacer llamadas.

De hecho, ahora que está integrado en nuestro modelo de negocio, hay una línea telefónica que los presos pueden usar si están experimentando síntomas de abstinencia o simplemente para obtener ayuda para la rehabilitación. Ese servicio ha sido muy beneficioso especialmente para quiénes están en prisión preventiva.

Además, en respuesta a la COVID-19, introdujimos la prueba diagnóstica universal a todas las nuevas admisiones de la prisión e intentamos mantener a los presos en un lugar de llegada durante 14 días antes de trasladarlos a otra instalación. Implementamos una variedad de contingencias, y en abril de 2021 vimos programas de vacunación implementados en nuestras prisiones.

 

(1) Department for Correctional Services South Australia. (2018). Strategic Plan 2018-22. 

David Brown

Director ejecutivo, Departamento de Servicios Correccionales, Australia Meridional

David Brown comenzó su carrera como funcionario de prisiones en Queensland. Se unió al Departamento de Servicios Correccionales de Australia Meridional como director ejecutivo de Servicios Penitenciarios en 2009 y fue nombrado director ejecutivo en septiembre de 2012. Antes de unirse a la agencia, trabajó para una empresa multinacional de seguridad, atención y justicia, donde era responsable de dirigir la operación de servicios de detención de inmigrantes en toda Australia. Es miembro del Consejo de Administradores de Servicios Correccionales de Australia y Nueva Zelanda.

Gustar/ Compartir:
More stories
Geosatis JT5
Tecnología GPS: una herramienta para la reintegración social de los delincuentes radicalizados