JOERG Jesse

Un sistema modelo por su sentido de misión y altos estándares de reclutamiento

// Entrevista: Joerg Jesse

Director General, Administración Penitenciaria y de Libertad Condicional de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Alemania

 

JT: Al contrario de muchos sistemas penitenciarios, el suyo está compitiendo con otras industrias por los solicitantes de empleo, ya que muchas personas realmente quieren ser agentes penitenciarios. ¿Por qué es tan deseado el trabajo del agente penitenciario y qué deben tener los candidatos para obtenerlo?  JJ: En primer lugar, creo que nuestros solicitantes buscan estabilidad y un trabajo seguro como funcionario público, lo cual es muy atractivo en comparación con los empleos en la industria, ya que estos tienden a depender de la situación económica y otras inestabilidades. La segunda razón es que quieren llevar a cabo una actividad profesional durante mucho tiempo, y que les importa contribuir al cambio de vida de los infractores. Muchos de nuestros funcionarios correccionales consideran que el trabajo con personas con problemas es desafiante e interesante. Solo el 10% de los candidatos supera nuestra evaluación de reclutamiento y, por lo general, todos han tenido trabajos en otras especialidades durante varios años. Necesitan tener un cociente intelectual de al menos 100 y reciben dos años de entrenamiento. Al final, nuestros funcionarios penitenciarios son agentes de cambio y eso es lo que queremos que sean.  

Nuestros agentes penitenciarios necesitan tener un cociente intelectual al menos 100 y reciben dos años de entrenamiento

JT: Una de las preocupaciones actuales en Europa (incluidos el Consejo de Europa, el Consejo de Cooperación Penológica y EuroPris) es la necesidad de tener normas para la selección, el reclutamiento y la capacitación del personal penitenciario. ¿Qué piensa sobre este objetivo y qué desafíos deben superarse para lograrlo? JJ: Agradecería mucho una duración de capacitación estandarizada para los agentes penitenciarios en Europa, o al menos el establecimiento de algunas reglas, respondiendo preguntas fundamentales como: «¿Qué necesitamos?», «¿Qué tienen que aprender?», «¿Cuáles son sus principales competencias?». Tenemos ejemplos para eso en las Recomendaciones del Consejo de Europa, en las Reglas Penitenciarias Europeas y en otros documentos de recomendaciones. Además, los funcionarios de prisiones deben tener el mismo nivel de salario que, por ejemplo, los oficiales de policía. Con respecto a las dificultades que surgen entre el objetivo y su concretización: se necesita mucho trabajo y dinero para crear un sistema profesional de reclutamiento y evaluación, y un plan de estudios de capacitación a largo plazo. Necesitaríamos un consenso sobre la duración de los estándares de capacitación y perfil, como el nivel educativo y otros criterios. Es increíble que haya países sin ningún nivel mínimo de ingreso, ni capacitación. Eso conduce a que personas completamente descalificadas tengan que tratar con las personas más desafiantes de nuestra sociedad. Además, mientras no tengamos el mismo nivel de comprensión de lo que es un agente penitenciario, existen obstáculos difíciles de superar. Hay una amplia gama de concepciones hacia los agentes penitenciarios en toda Europa: tenemos países en los que simplemente se quedan allí con un bastón en la mano y sin hablar con los presos. Esa no es mi visión de un buen agente penitenciario. Deben ser excelentes comunicadores, deben dar oportunidades y ser modelos a seguir. Los agentes penitenciarios de cualquier sistema son cruciales para la vida cotidiana de las instituciones, por lo que merecen una reputación mucho mejor.  

Examen práctico de un agente penitenciario JT:¿Cómo se siente acerca de que algunas jurisdicciones busquen su modelo como ejemplo y traten de transferir algunas de sus mejores prácticas?   JJ: Todos tenemos nuestros problemas y desafíos. No conozco un sistema correccional – incluso los mejores – que sea perfecto. Sin embargo, admito que hay un cierto interés en la forma en que reclutamos, evaluamos y capacitamos a nuestro personal penitenciario, especialmente a los agentes.La calidad de nuestro personal es bastante impresionante especialmente para mis colegas estadounidenses.Supongo que admiran nuestro sentido de misión. Para dar un ejemplo: quedaron impresionados de que todos, desde los agentes, los trabajadores sociales y psicólogos, a los propios directores de prisión, respondieran a la pregunta «¿Para qué están aquí?» con «Ellos (los prisioneros) no deberían regresar».En nuestro sistema los presos tienen mejores oportunidades cuando son liberados, por lo que fue una sorpresa para los estadounidenses, y en ocasiones para algunos otros Estados europeos, que no hablamos en castigo. Hablamos de cambio.Otra característica de nuestro sistema es nuestra estrecha colaboración entre nuestro personal interno (prisión) y externo (libertad condicional). Tenemos reglas fijas y vinculantes al comienzo de la sentencia de prisión y al final o antes de la liberación. Los servicios de libertad condicional funcionan junto con los de prisión, lo que significa que si alguien estuvo en libertad condicional, falló y enfrenta nuevamente una sentencia de prisión, los oficiales de libertad condicional trabajan en estrecha colaboración con las unidades de condena.Al menos un año antes de la liberación, el personal de libertad condicional debe trabajar junto con el departamento de liberación para planificar y organizar la reintegración del delincuente a la sociedad de la manera más fácil y fluida posible.No creo que seamos mejores que otros. Creo que hacemos nuestro trabajo y tenemos suficientes problemas. No somos perfectos, pero al final, cuando tenemos visitantes de otros países, estoy orgulloso de que mi personal se sienta orgulloso. JT: ¿Cuáles son los principales elementos disuasivos para implementar la forma en que su sistema funciona en cualquier otra jurisdicción?  JJ: Implementar las características de nuestro sistema correccional lleva tiempo, mucho trabajo y también requiere dinero; es una inversión a largo plazo solo para cambiar el proceso de reclutamiento, evaluación y capacitación. Además, muchos países carecen de especificaciones de puesto de trabajo, perfil y criterios – de calificación para los funcionarios penitenciarios – que son fundamentales en nuestro sistema. En cuanto a la organización en sí, creo que necesita decisiones políticas y de arriba hacia abajo. Muchas administraciones en Europa tienen administraciones separadas para prisión y libertad condicional. Tenemos lo mismo en Alemania, a excepción de mi estado y algunos otros que tienen ambos servicios bajo el mismo sistema, que creo que es mucho más efectivo. Por lo tanto, crear un sistema único de prisión y libertad condicional también requiere decisiones políticas, y creo que hay mucha resistencia contra eso. Los políticos a menudo evitan enfrentar decisiones difíciles. La resistencia al cambio es uno de los principales obstáculos.
JT: Alemania tiene uno de los sistemas penitenciarios más progresivos para los jóvenes. En toda Europa, las leyes de sentencia juvenil van hasta los 18 años, mientras que en Alemania esa edad es de 21 años, y actualmente hay un debate político en curso sobre elevar esa edad a 24. ¿Cuál es el enfoque de su sistema ante los delincuentes juveniles? JJ: En Alemania, una persona se considera un niño hasta la edad de 14 años, por lo que esa es la primera diferencia en relación con los estándares europeos y mundiales, incluidas las Reglas de Mandela. En consecuencia, nuestro sistema de justicia penal comienza a los 14 años. En la siguiente etapa, de 14 a 18 años, la persona es menor y tiene responsabilidad por cualquier delito cometido. Luego, entre los 18 y los 21 años, es una decisión judicial –  con la asistencia de un informe psicológico o psiquiátrico de un experto – si la persona se considera un menor o un adulto. Esto lleva a que la población penitenciaria en nuestras prisiones para juveniles tenga pocos juveniles (con edades comprendidas entre 14 y 18 años); Yo diría que es menos del 20%, y en mi estado, es menos del 10%. Poco a poco, estas cifras cambian todo el sistema, ya que tenemos que pensar en centros de detención para jóvenes adultos en lugar de para jóvenes. Hace tres décadas había un 50% o más de jóvenes entre 14 y 18 años en centros juveniles, sin embargo, nuestro sistema de sanciones ha evolucionado de manera muy exitosa, ya que los jueces tienen un amplio abanico de diferentes sanciones para los jóvenes. Entonces, la edad promedio de los que están en nuestras «instalaciones para menores» va aumentando cada vez más. Además, si, por ejemplo, alguien es sentenciado a tres años de prisión cuando tiene 20 o 21 años, tratamos de mantenerlo en una prisión juvenil, porque ahí tendrá la oportunidad de comenzar un curso de capacitación vocacional e intentaríamos sosténgalo allí hasta que lo termine. Me atrevo a decir que en algunas de nuestras instalaciones para menores hay personas mayores de 24 años debido a esta situación. Actualmente, en conjunto con mis colegas de otros estados estamos discutiendo si podríamos llevar a los centros juveniles a prisioneros hasta la edad de 30 años, dependiendo del crimen cometido y si es la primera vez que están en prisión. Me atrevo a decir que ya no existe un verdadero sistema penitenciario para menores en Alemania y estoy feliz de que este sea el caso.
JT: ¿Cómo es la organización de los servicios correccionales de Alemania? JJ: Cada estado tiene su propia administración correccional y aunque no tenemos un organismo de coordinación central ni un órgano de administración, tenemos que ir a la Conferencia del Ministerio de Justicia dos veces al año. Si los ministros tienen algo que decidir, reportamos al Ministerio de Justicia y ellos decidirán; y si hay temas internacionales, entonces el Ministerio Federal es responsable. No existen diferencias significativas entre los estados, ya que las leyes penitenciarias estatales – con respecto a sus objetivos y contenido – son muy similares. Además, estoy en estrecha cooperación con mis quince colegas; nos reunimos al menos dos veces al año y tenemos mucho contacto telefónico y por correo electrónico. Existe un alto nivel de lealtad y cooperación, por un lado, y por el otro, hay un poco de competencia, especialmente con respecto a las mejores prácticas. Incluso cuando se trata de la transferencia de reclusos o de condenados por actos de terrorismo, el hecho de que tengamos diferentes administraciones no plantea ningún problema. Si yo tengo un recluso muy difícil, por ejemplo, que es peligroso y problemático, llamo a cualquiera de mis colegas y solicito un cambio para ese interno, le pregunto si puedo enviarlo. En otra ocasión, puede suceder que sea yo quien reciba una llamada con una solicitud similar. Abordamos estos asuntos de una manera efectiva y fluida. Del mismo modo con los terroristas encarcelados; hemos aprendido nuestra lección con la facción del Ejército Rojo en los años 70. Evitamos la centralización de los convictos terroristas: no los colocamos en el mismo departamento o unidad, sino que los estamos diseminando y enviándoles constantemente, para que no puedan construir estructuras ni influir en otros, pero nos aseguramos de que nos ocupemos de ellos en una forma humana. En resumen, la lealtad y la cooperación son las palabras que mejor describen la relación entre todos los directores generales de los servicios correccionales de Alemania. JT: Ser Miembro del Consejo Asesor en la Iniciativa Alternativas Seguras a la Segregación lo lleva a visitar las prisiones de los Estados Unidos a menudo, a consultar sobre la reforma penitenciaria, incluida la reducción del régimen de aislamiento. Usted ha dicho que considera que en los EE.UU. existe la extraña creencia de que el castigo está cambiando algo. ¿Por qué cree que eso sucede? JJ: Comparado con los países europeos, Estados Unidos tiene una historia mucho más corta y diferente; es un país de inmigrantes, de muchas culturas, historias personales y desarrollos diferentes, etc. Para generalizar, son una sociedad más punitiva. Adoptan el «pensamiento de la ley y el orden» y tienen una fuerte creencia de que el castigo – solo – puede cambiar el comportamiento. Eso es lo más extraño, dado que todos los psicólogos le dirían que no es cierto. Por otro lado, vemos la Iniciativa de Alternativas Seguras a la Segregación: es maravilloso e impresionante observar que está surgiendo una fuerte ola de cambios. Creo que los directores generales de allí están escribiendo Historia en el campo de las correcciones. Cuando comenzamos la Iniciativa, solo hubo un puñado de estados que se unieron, y ahora hay 15 o 20. Algo muy positivo que tienen los estadounidenses es que son muy consecuentes, entusiastas y enérgicos: crean y organizan el cambio de una manera que es impresionante, y mucho más rápido de lo que podría ser en Alemania. Por lo tanto, si deciden que algo no está bien y comienzan un cambio, muchos buenos resultados pueden ver la luz con respecto a las cuestiones correccionales. Creo que el enfoque punitivo del encarcelamiento en los Estados Unidos no es compartido ni por la generalidad de los directores de prisiones ni por su personal; es la opinión pública, los medios y los políticos, que dependen tanto de los medios como de la opinión pública.  

¡No somos ‘la lavadora de la sociedad’ que, por sí sola, es responsable del cambio de comportamiento!

 

  JT: ¿Cuáles son los principales desafíos del sector correccional en Alemania y cómo ve el futuro? JJ: Creo que debe haber una mayor conciencia social sobre el propósito de las penas de prisión y del trabajo de los servicios de libertad condicional. Tal conocimiento incluye el hecho de que la reintegración de los prisioneros es un deber de todo el sistema social y no un trabajo del sistema correccional solo. ¡No somos «la lavadora de la sociedad” que, por sí sola, es responsable del cambio de comportamiento! La sociedad piensa que tenemos que organizar el cambio, dentro de unos pocos años de encarcelamiento, de individuos altamente problemáticos que provienen de municipios con muchos problemas sin resolver y procesos de socialización rotos. Tales procesos toman años, a veces décadas, y la responsabilidad de la reintegración se extiende a varias instituciones. Creo que hay una gran falta de responsabilidad en estos municipios, por lo tanto, tenemos que trabajar con ellos y explicarles que son parte de la solución. En este sentido, todavía tenemos un largo camino por recorrer. Además, tenemos que hablar con varios ministerios: Trabajo, Asuntos Sociales, Interior y Educación porque todos son responsables. Ya ejercemos mucha presión sobre nuestro personal y es ingenuo creer que una sentencia de prisión de dos o tres años cambiará la vida de los delincuentes. Otros desafíos tienen que ver con la necesidad de integrar y estabilizar los esquemas de justicia restaurativa en los servicios penitenciarios y de libertad condicional, la reducción del encarcelamiento, el aumento de las sanciones y medidas alternativas, y el aumento de la reinserción social.

//

Joerg Jesse es el Director General de la Administración Penitenciaria y de Libertad Condicional del estado alemán Mecklemburgo-Pomerania Occidental desde 2003. El Sr. Jesse ha estado trabajando en el sector correccional desde 1983 en una variedad de áreas: instituciones para jóvenes delincuentes, prisiones, en los Servicios Centrales y en el Ministerio de Justicia. Es miembro del PC-CP desde 2011 y su vicepresidente desde 2015. Es miembro del Consejo Asesor de la Iniciativa Alternativas Seguras a la Segregación «, desde 2015.  

Publicidad

PrisonCloud
Gustar/ Compartir:
More stories
Stephane Bredin Prisons France
La anunciada reforma correccional en Francia agrega lugares a las prisiones pero quiere menos encarcelamientos