Viejos y Olvidados Detrás de las Barras: Enfrentando la Crisis de los Ancianos en las Prisiones

Por Frank J. Porporino, Ph.D.

La mayor parte de la literatura sobre tratamientos en las correccionales se centra en el desafío de la «reintegración»: la mejor manera de alentar y apoyar a los delincuentes a vivir vidas pro-sociales una vez que regresan a la comunidad. Este es un objetivo correccional loable. Pero se olvida dentro de este paradigma la proporción considerable y creciente de los delincuentes que se sabe que envejecerán y muy probablemente morirán en la cárcel (prisioneros a largo plazo y de cadena perpetua) o que ya son ancianos y se enfrentan a vivir la mayoría, si no todos sus «Años de oro» en el contexto penitenciario. 

La cuestión de la gestión de los ancianos en las cárceles ha surgido como una de las crisis más importantes y no planificadas en las correccionales (Porporino, 2014). A pesar de que puede ser de mayor preocupación en las naciones desarrolladas, donde la esperanza de vida ha aumentado de manera constante y significativa, el problema está creciendo rápidamente en los países en desarrollo, donde largas penas de prisión se están convirtiendo en una cuestión de rutina. Es una cuestión que ha sorprendido a muchas jurisdicciones en todo el mundo a medida que el envejecimiento de su población de prisioneros se ha hecho más evidente. Indudablemente, es una situación que obliga a actuar de acuerdo con numerosas declaraciones de respeto a los derechos humanos respaldadas por la mayoría de las naciones del mundo. Los ancianos en prisión, como todos los prisioneros, tienen derecho a ser tratados con respeto por su humanidad y dignidad humana inherente; a no ser sometidos a tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; a recibir atención médica y mental apropiada; a tener un alojamiento razonable para sus discapacidades y a que se le proporcionen actividades y programas para apoyar su rehabilitación (1).

El alcance del problema es significativo. El número de presos mayores de 55 años en las prisiones estatales de los Estados Unidos ha aumentado en un 400% entre 1993 y 2013 (Carson & Sabol, 2016). Los ancianos constituyen el sector de más rápido crecimiento de la población de prisioneros en los Estados Unidos, que ahora es 5 a 8 veces mayor que en 1990 (Human Rights Watch, 2012). Para el año 2030, se ha pronosticado que los presos mayores representarán más de un tercio de la población de prisioneros de los Estados Unidos (Durham, 1994). Las cifras son similares en otros países. El Informe Anual al Parlamento de 2014-15 de la Oficina del Investigador Correccional en Canadá puso de relieve la cuestión del envejecimiento de la población carcelaria, señalando que uno de cada cuatro reclusos federales tiene 50 años o más, una proporción que aumentó casi un tercio en los cinco últimos años antes de que se publicara el informe. En Inglaterra y Gales, se informó recientemente a la Cámara de los Comunes que el 12% de los presos son mayores de 50 años y la proporción en este grupo de edad se ha más que duplicado desde 2002, superando significativamente a todas las demás categorías de edad (Berman & Dar, 2013). En Australia, la proporción de prisioneros mayores de 50 años se ha más que duplicado en las últimas décadas (Dawes, 2005).

El poder del número a menudo influye en las prioridades. Desafortunadamente, en el caso del delincuente mayor, la influencia hasta ahora parece haber sido limitada. La escasez de recursos, la resistencia a cambiar políticas y procedimientos de larga data, la falta de apoyo gubernamental, así como la insuficiente «urgencia» en relación con la necesidad de abordar las vulnerabilidades particulares de los presos mayores, han llevado a un cierto estancamiento de los esfuerzos en el desarrollo de un conjunto de prácticas geriátricas en los correccionales. Pero a medida que la proporción de delincuentes mayores y ancianos sigue creciendo de manera constante, los servicios correccionales no pueden escapar de este difícil dilema.

Incluso se ha calculado que el costo básico y mínimo de atención de la salud para los presos mayores es de dos a tres veces mayor que el de un prisionero más joven (ACLU, 2012). Sin embargo, los presupuestos sanitarios correccionales normalmente no se ajustan en consecuencia. Varios «gastos de atención externa» especializados pueden constituir hasta el 70% de estos costos de atención de la salud. La creciente necesidad de cuidados de hospicio para los moribundos se está llenando principalmente con voluntarios y compañeros prisioneros como trabajadores de cuidado. Los ancianos en prisión sufren de «envejecimiento acelerado» (Williams et al., 2012), exacerbados por la realidad de que los profesionales de la salud de los correccionales, a menudo carecen de la experiencia para la intervención temprana de diversas enfermedades relacionadas con la edad. Muchos enfermos crónicos, sin duda, mueren prematuramente en la cárcel.

El diseño de la prisión en su mayor parte todavía se centra en el uso de las instalaciones por parte de los jóvenes y sanos, no de los frágiles, discapacitados o enfermos crónicos. Pero aunque el ambiente físico de la mayoría de las cárceles puede ser opresivo para muchos presos mayores, especialmente si son también frágiles o discapacitados (por ejemplo, iluminación y ventilación deficientes, estar demasiado lejos de comedores, zonas al aire libre e instalaciones sanitarias, dormir en literas, oportunidades recreativas o laborales limitadas), tal vez las necesidades de adaptación emocional y psicológica de los ancianos prisioneros hayan sido ignoradas aún más. Los ancianos de las cárceles, en particular si son relativamente pocos, tienden a ser olvidados y descuidados tanto por los agentes penitenciarios en sus interacciones cotidianas como por el régimen institucional vigente (es decir, las rutinas, los reglamentos, los horarios, etc.). Algunas investigaciones etnográficas innovadoras sobre la experiencia carcelaria de los ancianos en el Reino Unido han acuñado la frase «falta de reflexión institucional» para referirse a esta realidad (Crawley & Sparks, 2005).

El trabajo social y la práctica de la psicología en los correccionales necesita ser más geriátrica-especializada y más valientemente orientada a la defensa de las necesidades particulares del anciano delincuente (Maschi et al., 2014). Puede haber períodos críticos en la vida de los presos mayores, cuando el desaliento y la depresión pueden ser aún más agudos (p. Ej., la transición temprana a la subcultura de la prisión para el delincuente en la etapa tardía, pánico antes de la liberación a largo plazo, la muerte de un compañero de prisión… etc.). El monitoreo de los estados de ánimo y los patrones de adaptación de los ancianos pueden permitir una intervención temprana de apoyo, tal vez explorando los beneficios de modelos terapéuticos menos orientados al cambio y más orientados a la aceptación, por ejemplo, centrados en aliviar la lucha interna de pensamientos y sentimientos relacionados con la inevitabilidad de la vida en prisión.

Para los ancianos a largo plazo, una carrera en la cárcel (un trabajo de toda la vida en la cárcel) puede ser la única opción verdaderamente significativa. Muchos de estos delincuentes pueden encontrar significado e identidad en su trabajo en la prisión – en talleres de formación profesional o clases de artes y oficios como instructores, como promotores de alfabetización o maestros, en trabajos de mantenimiento de la prisión, como bibliotecarios, contadores, secretarios y una variedad de otros trabajos penitenciarios. Otros ancianos delincuentes pueden llevar a cabo carreras profesionales en la comunidad (por ejemplo, realizarse tal vez como maestros, abogados, contadores, sacerdotes, empresarios, etc.) y pueden traer consigo diversos talentos (por ejemplo, como músicos, artistas, jardineros, educadores). No capitalizar estas capacidades y talentos de alguna manera dentro del ambiente correccional es un increíble desperdicio de recursos.

El informe de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos «Encarcelamiento masivo de los ancianos» (2012) ha puesto de relieve la necesidad de una amplia revisión de las duras prácticas de sentencia que han causado el problema en primera instancia, incluida la recomendación de la concesión presuntiva de libertad condicional a los delincuentes de edad avanzada que representan poco riesgo para la seguridad pública. El informe de Human Rights Watch,  «Ancianos Detrás de las Barras» implora a los funcionarios de los correccionales que persigan una serie de estrategias, incluyendo el análisis exhaustivo de las poblaciones carcelarias más ancianas para determinar si, y en qué medida, se les proporciona una vivienda adecuada, atención médica y programas que respondan a sus necesidades y vulnerabilidades únicas. Por último, un informe completo de la ONUDD, el «Manual sobre los reclusos con necesidades especiales», ofrece un conjunto exhaustivo de recomendaciones para la gestión de los presos mayores en el ámbito correccional (Atabay, 2009). El informe debe ser de lectura obligatoria para todos los funcionarios de los correccionales.

El delincuente de edad avanzada sigue siendo tratado como claramente marginal y sigue siendo más o menos periférico a la política y la abogacía dentro de la mayoría de las jurisdicciones correccionales. En los casos en que han surgido prácticas innovadoras, ha sido típicamente debido a los esfuerzos locales de determinados profesionales de los correccionales, a menudo en asociación con el sector voluntario. A pesar de su creciente número, los delincuentes de edad avanzada aún no han alcanzado la visibilidad como una cuestión de política nacional o internacional en los correccionales. Sin embargo, la evidencia ya está disponible y los problemas han sido bien formulados y presentados por numerosos investigadores (Aday, 2003, Crawley & Sparks, 2005, 2005a, Lemieux et al., 2002, Maschi et al., 2014), la página web (http://www.prisonterminal.com/index.html=), grupos de derechos humanos de alto perfil (HRW, 2012, ACLU, 2013), e incluso informes gubernamentales (Atabay, 2009; Kennedy, 2008).

Sin embargo, al igual que con otros problemas complicados que enfrentan los servicios correccionales, la innovación esporádica o irregular que ocurre aquí y allá no será capaz de abordar completamente el reto de administrar a los ancianos en las prisiones. Se necesita un marco general e integrado, apoyado por políticos, formuladores de políticas, profesionales, investigadores, por el sector no gubernamental y el público en general. Las reformas son necesarias por razones de humanidad y costo-efectividad en el apoyo a la seguridad pública. Deben abarcar los cambios legislativos necesarios en las prácticas de imposición de penas, la formulación de nuevas políticas, el desarrollo de programas y servicios de sensibilidad geriátrica, el diseño de centros penitenciarios, las iniciativas de capacitación del personal y las asociaciones comunitarias a fin apoyar el desafío real de la gestión del delincuente mayor. La evidencia sobre la cual basar todo esto está ahora ahí. Todo lo que se necesita es que el sentido de «urgencia» se ocupe de que el tema comience a extenderse.


(1) Véanse, por ejemplo, las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos, aprobadas por el Primer Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente, celebrado en Ginebra en 1955 y aprobado por el Consejo Económico y Social en su resolución 663 C (XXIV) del 31 de julio de 1957 y 2076 (LXII) del 13 de mayo de 1977; Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes, “Normas CPT, Secciones ‘Substantivas’ de los Informes Generales del CPT,» CPT / Inf / E (2002) 1, Estrasburgo, Octubre de 2006; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), adoptado el 16 de diciembre de 1966, G.A. Res. 2200A (XXI), 21 U.N. GAOR Supp. (Nº 16) a los 52, Doc. U.N. A / 6316 (1966), 999 U.N.T.S. 171, que entró en vigor el 23 de marzo de 1976, arts. 7 y 10; Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD), adoptada el 13 de diciembre de 2006, G.A. Res. 61/106, Anexo I, U.N. GAOR, 61ª Sess., Supp. (Núm. 49) a los 65, Doc. U.N. A / 61/49 (2006), que entró en vigor el 3 de mayo de 2008.

Referencias:

Aday, R.H. (2003). Envejecimiento de los presos: Crisis en las correccionales americanas. Westport, CT: Praeger.
Unión Americana de Libertades Civiles. (2012). A expensas de América: El encarcelamiento masivo de los ancianos. Nueva York: ACLU
Atabay, T. (2009). Manual sobre prisioneros con necesidades especiales. Nueva York: Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.
Berman, G. y Dar, A. (2013). Estadísticas de la población carcelaria. Londres: Biblioteca de la Cámara de los Comunes.
Carson, E.A., y Sabol, W.J. (2016). Envejecimiento de la población carcelaria estatal, 1993-2013. Oficina de Estadísticas de Justicia
Crawley, E. (2005). Inconsideración institucional en las cárceles y sus repercusiones en la vida cotidiana de los ancianos en prisión. Revista de Justicia Penal Contemporánea, 21: 350-363.
Crawley, E. y Sparks, R. (2005). ¿Lesiones ocultas? Investigación de las experiencias de hombres mayores en prisiones inglesas. El Howard Journal of Criminal Justice, vol. 44 nº 4, páginas 345-56.
Crawley, E., y Sparks, R. (2005a). Hombres mayores en la cárcel: Supervivencia, afrontamiento e identidad. En A. Liebling y S. Maruna (Eds.), Los efectos del encarcelamiento (pp. 343-365). Cullompton, Reino Unido: Willan.
Durham, A. M. (1994). Crisis y reforma: Problemas actuales en el castigo americano. Nueva York: Little Brown.
Dawes, J. (2005). Gestionar una población carcelaria envejecida. En S. E. O’Toole, S. (Ed.), Criminología Correccional. Annandale: Prensa de Hawkins.
Human Rights Watch. (2012). Viejos Detrás de las Barras. Obtenido de http://www.hrw.org/reports/2012/01/27/old- behind-bars
Kennedy, T. (2008). El envejecimiento de la población delincuente: Las implicaciones para las Correccionales de Nueva Gales del Sur en 2021. Sydney: Departamento de Servicios Correctivos de Nueva Gales del Sur
Lemieux, C.M., Dyeson, T.B., y Castiglione, B. (2002). Revisitando la literatura sobre los prisioneros que son mayores: ¿somos más sabios? The Prison Journal, 82: 4, 440-458.
Maschi, T., Viola, D., Harrison, M.T., Harrison, W., Koskinen, L. y Bellusa, S. (2014). Uniendo la comunidad y la prisión para adultos mayores: Invocando los derechos humanos y la justicia familiar de ancianos e intergeneracionales. Revista Internacional de Salud de Prisioneros, Vol. 10, N ° 1, págs. 55-73.
Porporino, F.J. (2014). Gestión de los ancianos en los correccionales. Dirigida a los participantes del 157º Curso Internacional de Formación del Instituto de las Naciones Unidas para Asia y el Lejano Oriente (UNAFEI), Serie de materiales de recursos Nº 94, UNAFEI: Fuchu, Tokio, Japón, diciembre de 2014.
Williams, B.A., Stern, M.F., Mellow, J., Safer, M., y Greifinger, R.B. (2012). Envejecimiento en la custodia correccional: establecimiento de una agenda de políticas para la atención de los presos mayores. American Journal of Public Health, 102 (8), 1475 – 1481.

//

Frank Porporino tiene un Ph.D. en psicología clínica y una carrera de más de 40 años en correccionales, como profesional de primera línea, alto directivo, investigador, educador, entrenador y consultor. Frank ha promovido la práctica basada en la evidencia a lo largo de su carrera y sus contribuciones han sido reconocidas con premios de varias asociaciones incluyendo ACA, ICCA, Voluntarios de América e ICPA. Actualmente es redactor del nuevo diario orientado al profesional de ICPA, Advancing Corrections. 

Gustar/ Compartir:
More stories
Reflexiones éticas y morales sobre la prisión digital