Justicia penal digital: como la tecnología trae seguridad y celeridad al sistema brasileño

Contexto


La justicia penal en Brasil se enfrenta a muchos desafíos, pues la criminalidad es creciente y abarrota las cárceles. El volumen de procesos en la justicia penal hace que se retrasen por años y que, por esa razón, la mora judicial sea un factor agravante en el sistema carcelario. En el año 2017, existieron 80 millones de procesos en trámite y el número de presos llegaba a 726 000, con lo que se convertía en el tercer país con más población carcelaria.

 

Problema


El sistema genera una cantidad de trabajo mucho mayor que la que los magistrados y técnicos son capaces de procesar, principalmente en los juzgados e instituciones que no poseen el proceso digital (que aún trabajan solamente en papel), además de una burocratización y falta de control de los procesos y de la información. Todo esto resulta en una justicia lenta y no transparente.

Así, un importante reto es generar control y comunicación de información clara y rápida a la justicia penal y conseguir el intercambio de información entre las instituciones. Es importante que el magistrado sepa el historial del preso, que los servidores carcelarios controlen y ejecuten las decisiones de los tribunales y que todo eso sea intercambiado entre poder ejecutivo y judicial.

 

Solución


Softplan – una de las mayores empresas de software de Brasil, que desarrolla softwares de gestión empresarial y pública – llevó el proceso digital para gran parte de los órganos del país, incluidas soluciones para la gestión de ejecución penal, como el monitoreo de las infracciones penales, el control de la presentación de presos que están en situación de arresto domiciliario y el intercambio de información entre las instituciones judiciales.

El intercambio de información entre instituciones, la automatización de tareas repetitivas, el monitoreo de tareas y flujos de trabajo y la inteligencia artificial nos ayudan a llevar la tecnología a los sistemas judiciales y a ahorrar tiempo, mejorando la vida de todas las personas involucradas.

El proyecto Base Nacional de Monitoreo de Prisiones (BNMP), una iniciativa del Consejo Nacional de la Justicia (CNJ) tenía como objetivo determinar con precisión la cantidad de personas encarceladas en Brasil. El reto fue integrar el SAJ (Sistema de Automatización de la Justicia) en el sistema desarrollado por el CNJ, con el objetivo de garantizar que la información que entra por el SAJ sea automáticamente transmitida al BNMP, sin que el funcionario del tribunal tenga que registrar información en dos sistemas distintos, o sea, intercambiar la información de forma rápida, segura y digital.

Asimismo, el Monitoreo de las Infracciones Penales es un control informático que genera el registro de todo el historial de la vida del preso desde que entra en el sistema carcelario.

 

Resultados


El control a través de una solución tecnológica aporta información clara y de fácil acceso para los magistrados y responsables del sistema carcelario, como, por ejemplo, el número de veces que uno fue encarcelado, como es su situación actual y el tiempo que falta para su liberación. Este control lógico y optimizado, siguiendo una línea de tiempo de los acontecimientos, garantiza que disminuyan los errores en la contabilización de la condena o en la liberación de un preso que ya cumplió su pena de cárcel.

//

Jorge Cury se graduó en Ciencias de la Computación de la Fundación Minas Gerais para la Educación y la Cultura y en Ingeniería Civil de la Universidad Federal de Minas Gerais. También tiene un posgrado en Gestión de Proyectos de la Fundación Mineira para la Educación y la Cultura. Tiene una sólida experiencia en la industria del software con énfasis en ERP y proyectos especializados para el Sector Público. En Softplan, es el gerente comercial para el mercado de justicia, responsable de las áreas comercial y de nuevos negocios.

 

Gustar/ Compartir:
More stories
World Possible
Tecnología sin conexión para la educación carcelaria