New European Bauhaus

La Nueva Bauhaus Europea: una oportunidad para revisar nuestra forma de pensar sobre las prisiones

Únase a la conversación sobre la Nueva Bauhaus Europea

Panel de Expertos

Ana Maria Evans & Pedro das Neves

La Nueva Bauhaus Europea (NEB, por sus siglas en inglés) es una reciente iniciativa de la Comisión Europea, anunciada por la Presidenta Ursula von der Leyen en su discurso sobre el estado de la Unión de 2020. Forma parte de un amplio esfuerzo de las instituciones de la Unión Europea para liderar un cambio paradigmático en el estilo de vida y la actividad industrial y empresarial en respuesta a las crecientes amenazas climáticas y medioambientales.

En medio del amplio paquete de medidas políticas puestas en marcha por la Comisión Europea para aplicar el Acuerdo de París y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la NEB se materializa como un programa totalmente creado conjuntamente.

Actualmente en fase de diseño, el programa convoca a ciudadanos y científicos de diversos campos, desde la economía hasta las artes, la arquitectura, la ingeniería, el diseño, las ciencias de los materiales, los estudios urbanos, la investigación medioambiental y los estudios culturales, para que propongan soluciones innovadoras para un cambio verde sistémico.

El concepto de la NEB gira en torno a la comunidad, accesibilidad, circularidad, asequibilidad, simplicidad, creatividad, arte, experimentación cultural, conexión, unión e igualdad socioeconómica y de género. El esfuerzo de creación conjunta tiene como objetivo estimular la mentalidad, del público y de las empresas, a conceptos de vida basados en la sostenibilidad, la inclusión, la estética, la calidad de la experiencia, la protección del clima y la preservación de la biodiversidad.

El objetivo será acelerar la transición hacia modelos urbanos, profesionales, industriales y de mercado ecológicos e inclusivos. La Comisión Europea destaca el propósito de un movimiento vivo:

La Nueva Bauhaus Europea propone centrar nuestras conversaciones en los lugares que habitamos y en nuestra relación con los entornos naturales, más allá del espacio construido. Es un enfoque práctico para descubrir formas de vida hermosas, sostenibles e inclusivas y utilizarlas para inspirar nuestro camino a seguir. (1)

En consonancia con el esfuerzo de la Comisión por movilizar a todos los sectores en el camino hacia los ecosistemas verdes, hemos desafiado a renombrados expertos en asuntos penitenciarios para que discutan sus puntos de vista sobre cómo la Nueva Bauhaus Europea puede aplicarse e implementarse en el sector correccional. Cada experto invitado a este panel ha contribuido con un enfoque en su área específica de experiencia. Sus valiosas opiniones proporcionan auténticos elementos de reflexión sobre este tema que nos complace compartir con los lectores.

___

(1) European Commission. (n.d.). Co-designing the New European Bauhaus.

La Nueva Bauhaus Europea: la opinión de los expertos

Imagínese una prisión construida con materiales normativos (…) donde la energía residual y las emisiones de carbono se utilizan para cultivar alimentos que luego se comparten con la comunidad (…).

Robert Boraks, Arquitecto y director de Parkin Architects

Robert Boraks

Arquitecto y director de Parkin Architects

La Nueva Bauhaus Europea pretende capturar el espíritu de la visión social original de la Bauhaus. Todas las partes se unirían en una unidad holística, y el funcionalismo y la simplicidad ayudarían a elevar y empoderar a la humanidad. El movimiento original tuvo un efecto tremendo en el desarrollo de la arquitectura y la humanidad a escala global. Pero esta vez, el reto es generar unidad sobre el medioambiente, apoyando así el compromiso de la UE de minimizar la destrucción de nuestro mundo.

El programa de la NEB identificará proyectos que ayudarán a inspirar el desarrollo futuro, tal como pudo hacer Gropius. No puedo pensar en otra tipología de edificio más apropiada que sirva de inspiración para la futura prisión que esta.

El cambio climático está impulsado por el vertido de carbono a la atmósfera proveniente de numerosas fuentes, incluido el transporte, la producción de calor, la fabricación, la agricultura y la construcción. Las prisiones están vinculadas a todos estos contribuyentes. Además de depender de sistemas de construcción y funcionamiento con una elevada energía incorporada, las prisiones no han servido a menudo como ejemplos de empoderamiento y dignidad. Sin embargo, las prisiones son únicas en el sentido de que son o deberían ser placas de Petri autónomas.

Imagine una prisión construida a partir de materiales normativos, principalmente madera, donde la energía residual y las emisiones de carbono a partir de la producción de calor y energía se utilizan para cultivar alimentos que luego se comparten con la comunidad, un círculo completo donde el hombre es una parte constituyente e igualitaria del medioambiente. Esto es posible.

El ochenta por ciento de las prisiones de la UE siguen reflejando conceptos psicológicos y criminológicos obsoletos. Debemos buscar prisiones orientadas al cuidado en un ecosistema digital.

Hans Meurisse, Vicepresidente de la Asociación Internacional de Correccionales y Prisiones (ICPA, por sus siglas en inglés) y Presidente del Capítulo Europeo de la ICPA

Hans Meurisse

Vicepresidente de la Asociación Internacional de Correccionales y Prisiones (ICPA, por sus siglas en inglés) y Presidente del Capítulo Europeo de la ICPA

El ochenta por ciento de las prisiones de la Unión Europea siguen reflejando conceptos psicológicos y criminológicos obsoletos. Debemos buscar prisiones orientadas al cuidado en un ecosistema digital.

Durante mucho tiempo, se ha dado poca importancia a la conceptualización, planificación, diseño y las inversiones sostenibles y preparadas para el futuro para los centros penitenciarios. Sin embargo, el cambio comenzó poco a poco. Con un conocimiento basado en la evidencia más accesible, el alojamiento en prisiones comenzó a relacionarse con aspectos estéticos.

Las nuevas instalaciones o las antiguas renovadas pueden ser «hermosas», más sostenibles y mejores para el personal y los reclusos. Las instalaciones estéticas contribuyen a una mejor salud mental para todos y crean espacios y entornos de vida «normales» que son clave para la futura reinserción social de los reclusos. Los materiales modernos y las unidades inteligentes mejorarán la calidad de vida de todas las personas.

La instalación correccional de la Nueva Bauhaus será neutra energéticamente, tendrá mucha luz, buena circulación de aire y espacios verdes. La gestión del proyecto estará dirigida por personal técnico penitenciario interno, especializado y con conocimiento de métodos de construcción modernos y competencias de ingeniería, y tendrá un enfoque ecológico. Además, hay que preocuparse de adoptar el nivel adecuado de seguridad, equilibrando tecnología y soluciones asistenciales avanzadas. La reinserción debe pensarse y planificarse desde el primer día.

En el camino hacia la reinserción social, la tecnología debe estimular la «autonomía de vida» de los reclusos y mejorar su preparación para el acceso a las aplicaciones digitales, similar a la vida fuera de la prisión. Los espacios de detención, incluidas las áreas de alojamiento, trabajo, educación, tratamiento y ocio, deben estar alineados con los ciclos de evaluación de riesgos y facilitar el camino hacia la reinserción en la comunidad. Las intervenciones sociales en la comunidad y la vigilancia electrónica pueden apoyar la reincorporación del delincuente a la sociedad. Por último, para aplicar con éxito los preceptos de la Nueva Bauhaus Europea en el sector correccional, necesitamos sistemas de gestión de delincuentes (software). Estos deben integrar aplicaciones que todas las partes interesadas puedan usar fácilmente, incluida la policía, los tribunales, los fiscales, los servicios de libertad condicional y las ONG.

Las organizaciones como la ICPA, EuroPris y la Confederación Europea de Libertad Condicional son cruciales para difundir el nuevo paradigma, fomentar el intercambio mutuo de conocimientos entre los profesionales del sector y proporcionar las plataformas digitales y depósitos de conocimiento necesarios que puedan facilitarlo. La «mutualización» de los costes mejorará el acceso a la inversión durante la transición al nuevo paradigma.

(...) Deberíamos estar hablando de crear centros terapéuticos comunitarios enfocados en la prevención, recuperación, restablecimiento y desistimiento delictivo.

Marayca Lopez, Líder de Justicia y Planificación Cívica, Grupo DLR

Marayca Lopez

Líder de Justicia y Planificación Cívica, Grupo DLR 

La exploración del impacto que la estética, el diseño físico, el mobiliario, los materiales, la iluminación y los colores pueden tener en la experiencia general del usuario de una instalación correccional (es decir, la salud física y mental, la seguridad y el bienestar) no es nueva.

Los principios de «normalidad» y «normalización»2 ya se han importado a las rutinas diarias y al diseño de interiores de la última generación de edificios correccionales, precisamente para cambiar la forma en que un centro penitenciario moderno debe verse y sentirse: acogedor, agradable, digno, humano y seguro. Asimismo, se ha escrito mucho sobre la ecologización de los correccionales3. Sin embargo, todavía estamos hablando de un edificio «penitenciario» y, con pocas excepciones aquí y allá, la estructura física de estos edificios institucionales apenas ha cambiado con el tiempo.

La innovación y creatividad solicitadas por la Nueva Bauhaus Europea deberían llevarnos a replantear tanto el cambio de paradigma como las mejoras en la forma arquitectónica necesarias para crear un nuevo tipo de edificio «ideal» (penitenciario). Teniendo en cuenta los movimientos sociales actuales y las demandas y visiones de los activistas contemporáneos, para abordar de manera significativa los problemas centrales de la pobreza y otras desigualdades sociales vinculadas al comportamiento delictivo, deberíamos estar hablando de crear centros terapéuticos comunitarios enfocados en prevención, recuperación, restablecimiento y desistimiento delictivo.

¿Cómo deberían funcionar estas nuevas estructuras? Estos centros terapéuticos comunitarios funcionarían como centros de ventanilla única anclados en la comunidad. Las personas implicadas en el sistema de justicia, las personas vulnerables y las que corren el riesgo de verse implicadas accederían, por tanto, a una red de proveedores y organismos multidisciplinares de atención humana, sanitaria y social, que trabajarían juntos y con cada cliente, para desarrollar planes individualizados, creando caminos hacia el éxito y vidas respetuosas con la ley.

¿Cuáles serían nuestros nuevos hábitos? Trabajar en colaboración y de forma inclusiva con otros, en lugar de hacerlo en silos, sería el nuevo hábito. Esto abordaría las causas subyacentes de la delincuencia de manera más holística y exhaustiva, y ayudaría a las personas a navegar por los sistemas clínico, social y de justicia penal de manera efectiva y eficiente. A su vez, un enfoque integrado y coordinado de la prestación de servicios y la atención reduciría la actual fragmentación, superposición y duplicación de servicios.

Si los organismos correccionales van a ser parte de la solución para poner f in a crisis de la sociedad contemporánea como las de las personas sin hogar, opioides y crisis de comportamiento, se necesitan prácticas de trabajo y estructuras radicalmente nuevas, para alinear la forma, los espacios y la misión arquitectónicos. Por lo tanto, vamos a atrevernos a reinventar el camino más significativo y transformador hacia adelante.

___

(2)  Esto se corresponde bien con las normas penitenciarias europeas publicadas por el Consejo de Europa según las cuales: «La vida en prisión deberá aproximarse lo más posible a los aspectos positivos de la vida en la comunidad», y la Norma 5 subraya además que: «deben tomarse medidas activas para que las condiciones en la prisión se aproximen lo más posible a la vida normal y para garantizar que esta normalización no conduzca a condiciones penitenciarias inhumanas» (Recomendación Rec(2006)2 del Comité de Ministros a los Estados miembros sobre las normas penitenciarias europeas).

(3) Departamento de Justicia de EE. UU., Instituto Nacional Penitenciario y Departamento de Justicia de EE. UU. Instituto Nacional Penitenciario (Eds.). (2011). The Greening of Corrections: Creating a Sustainable System. [El enverdecimiento de las correcciones: crear un sistema sostenible]. 75. Academia de Arquitectura para la Justicia (AIA). (2015). Directrices de Justicia Sostenible [PDF]. Obtenido de https://content.aia.org/sites/default/files/2016-04/AAJ-sustainable-justice-guidelines.pdf

Los entornos de alta calidad vinculados a la naturaleza pueden ayudar a construir y alimentar la autoestima y el respeto (entre los reclusos y el personal penitenciario). La prisión de Halden es la encarnación de la prisión verde.

Are Høidal, Director, Prisión de Halden, Servicio Penitenciario de Noruega

Are Høidal

Director, Prisión de Halden, Servicio Penitenciario de Noruega

Los servicios penitenciarios de todo el mundo deben involucrarse activamente con el «cambio verde» y el Acuerdo de París. Hay muchas posibilidades para eso, tanto entre rejas como en el campo de la libertad condicional.

La iniciativa de la Nueva Bauhaus Europea presenta numerosas buenas ideas que nos inspiran a pensar de manera innovadora sobre el futuro desarrollo de los servicios correccionales en la UE y en otros lugares. Es importante motivar a nuestras partes interesadas – incluida la población penitenciaria – a unirse al cambio verde, ya que existen muchos elementos verdes en los que podemos centrarnos en una prisión. La prisión de Halden es un buen ejemplo.

Arquitectónicamente, la prisión de Halden, ya sea en su diseño de interiores o en el paisaje exterior, se centra en elementos verdes y ambientales. Estos elementos han contribuido a atraer la atención mundial hacia el modelo Halden.

Las instalaciones de la prisión de Halden se componen de módulos de construcción simples colocados dentro de un hermoso paisaje forestal. La construcción hace hincapié en las dimensiones generosas, la apertura, la luz y los materiales de alta calidad, para crear un ambiente que va en contra del diseño y la arquitectura tradicionales de la prisión, brindando una nueva perspectiva. Se pueden saber las funciones de cada edificio por la selección de materiales y la conexión con el paisaje circundante. Además, los módulos separados crean un flujo de personas, lo que refleja nuestros viajes diarios entre el hogar, la escuela, el lugar de trabajo, etc., integrando así el principio de normalidad.

El espacio se define por la idea de que los entornos de alta calidad vinculados a la naturaleza pueden ayudar a construir y fomentar la autoestima y el respeto. Las instalaciones están diseñadas «para satisfacer las necesidades tanto de reclusos como del personal penitenciario de una manera amistosa y no autoritaria. Por lo tanto, se hace hincapié en las buenas relaciones, las buenas dimensiones, la calidad de los materiales y la robustez de las formas» (según el “Informe Final sobre la Prisión de Halden”), siguiendo, de nuevo, el principio de normalidad y suponiendo que la pena de prisión debe apuntar hacia la reinserción social. Cuanto más cerrado sea un sistema, más difícil será volver a la libertad.

Creemos que la cantidad y calidad de nuestras actividades y nuestros esfuerzos de reintegración con los reclusos son las principales razones del bajo nivel de agresión y violencia y el buen cumplimiento general de las normas penitenciarias en la prisión de Halden. Los reclusos aprecian las instalaciones, el entorno y la reducción de la sensación de estar en una prisión de alta seguridad. Además, la prisión de Halden es la primera prisión de Noruega que funciona con energía solar y un proyecto piloto en el Servicio Penitenciario de Noruega.

El gobierno noruego ha asignado millones en un paquete de medidas para fomentar el cambio verde, y hemos aprovechado la oportunidad. Las soluciones respetuosas con el clima, como la energía solar, están en el centro de atención, ya que benefician tanto al medioambiente como a los usuarios. En el caso de la prisión de Halden, se instalaron paneles solares en superficies de techo accesibles, lo que supone muchos metros cuadrados de paneles solares en todo el complejo.

Otros elementos del «cambio verde» en la prisión de Halden son la reutilización de textiles, muebles y otros artículos (los reclusos aprenden a gestionar, reutilizar y a reducir la cantidad de residuos, algo que tiene sentido tanto desde el punto de vista económico como medioambiental); la clasificación de residuos, que contribuye a mejorar el medioambiente así como la ocupación laboral de los delincuentes, teniendo en cuenta el creciente número de empresas, en la comunidad, dedicadas a la clasificación y el reciclaje de residuos; y, un mayor uso de «productos verdes», como los productos de comercio justo y los alimentos ecológicos.

Las soluciones digitales, como los dispositivos móviles para los presos, también pueden apoyar los valores medioambientales al reducir los residuos de papel.

Pia Puolakka, Project manager, Criminal Sanctions Agency of Finland

Pia Puolakka

Directora de proyecto, Organismo de Sanciones Penales de Finlandia

La Nueva Bauhaus Europea y el nuevo paradigma verde también beneficiarían al sector correccional. Este tipo de conceptos, en las prisiones, motivarían a los presos a comprometerse con el cuidado del medioambiente, su propio bienestar y el de los demás. Los espacios y estructuras existentes también podrían reformarse, pero lo ideal sería diseñar nuevas unidades siguiendo este concepto desde el principio.

Partiría de opciones sostenibles en la vida cotidiana de la prisión, más espacios verdes y abiertos y más opciones estéticas en lugar de opciones de diseño interior «institucional».

Las soluciones digitales, como los dispositivos en las celdas de los presos, también pueden apoyar los valores medioambientales al reducir el desperdicio de papel.

Aumentar la conciencia ambiental de los reclusos les ayuda a tomar decisiones más sostenibles en la vida cotidiana de la prisión y la vida al aire libre, incluido el reciclaje, el cuidado ecológico y las decisiones sostenibles en sus compras.

Para ayudar a la reintegración, los presos deben sentir que sus decisiones pueden tener un efecto y un significado a mayor escala, como para el bienestar de la sociedad y el medioambiente en general. Mantener y promover el bienestar es lo opuesto al comportamiento delictivo y a los estilos de vida que destruyen el medioambiente y a las personas. Entonces, el nuevo paradigma podría ayudar a cambiar la mentalidad de los presos y apoyar el objetivo de reducir la reincidencia y ayudar a reintegrarlos a la sociedad.

Aprender una nueva forma de vivir juntos y asumir una responsabilidad conjunta de nuestro entorno social y ambiental es algo que los presos necesitan, no un estilo de vida antisocial.

Sin embargo, medir tal cambio requeriría una investigación adecuada. En cualquier caso, el personal penitenciario y el diseño y el concepto correccionales deberían servir de ejemplo para que los presos adopten este nuevo estilo de vida.

La tecnología y la inteligencia artificial cambiarán los métodos de control y darán al personal y a los residentes un mayor control de su entorno laboral y personal. Se espera un mayor énfasis en el uso de la luz natural, especialmente en las unidades de alojamiento, y muebles más normalizados que cumplen con estándares cada vez más rigurosos.

Steve Carter, Fundador y vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Estratégico Global, CGL Companies

Steve Carter

Fundador y vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Estratégico Global, CGL Companies

Si se implementa por completo, la Nueva Bauhaus Europea (NEB) puede tener un impacto aún más significativo en la arquitectura que el movimiento Bauhaus original acortado por la guerra. Desde una perspectiva de diseño, la Bauhaus original fue un intento de integrar las artes y la artesanía en el proceso de creación e ingeniería de edificios.

Si bien ya se practica en jurisdicciones con visión de futuro, la consecución de los objetivos de diseño de la NED en el entorno carcelario seguirá requiriendo investigación adicional y ejemplos constructivos que demuestren la seguridad y la economía de aplicaciones más amplias de la ciencia, la tecnología y el medioambiente en estos tipos de edificios.

Con respecto a la materialización específica de los conceptos de la NEB en el sector del diseño penitenciario, se espera ver menos planteamientos de «tierra quemada» para la ubicación de futuros establecimientos y la reforestación de sitios rurales y urbanos nuevos y existentes. Los huertos de producción de alimentos que utilizan nuevos métodos hidropónicos de producción volverán al entorno carcelario.

La tecnología y las pruebas de materiales mejoradas producirán una gama más amplia de productos de construcción sostenibles. Se espera ver un restablecimiento de las estructuras de madera. La tecnología y la inteligencia artificial cambiarán los métodos de control y darán al personal y a los residentes un mayor control de su entorno laboral y personal. Se espera un mayor énfasis en el uso de la luz natural, especialmente en las unidades de alojamiento, y muebles más normalizados que cumplen con estándares cada vez más rigurosos recomendados por el Pacto Verde Europeo.

Quizás el cambio más importante será, a través de oportunidades de educación continua, una mayor participación del personal y la administración en la promoción de los conceptos de la NEB, lo que implica cambios a gran escala en los programas de contratación y formación del personal.

La Nueva Bauhaus Europea podría respaldar el desarrollo de conceptos innovadores que mantengan a los delincuentes dentro de la comunidad tanto como sea posible, se centren en el restablecimiento y la responsabilidad, transformar las áreas de alojamiento en lugares de apoyo y participación, y adoptar nuevas tecnologías para generar tiempo y espacio para que las personas trabajen con personas, en un entorno seguro y sostenible.

Steven van de Steene, Arquitecto empresarial y asesor tecnológico de servicios correccionales

Steven van de Steene

Arquitecto empresarial y asesor tecnológico de servicios correccionales

Hablar de la Nueva Bauhaus Europea (NEB) como un programa ambicioso nos parece un eufemismo. Promover un cambio de paradigma en el estilo de vida y la actividad industrial y empresarial es una cosa, pero materializar un cambio fundamental en nuestra sociedad, en cómo trabajamos y vivimos, no es nada fácil de lograr.

Parece casi irreal cambiar conceptos de vida y trabajo basados en la sostenibilidad, la inclusión, la estética, la calidad de la experiencia, la protección del clima y la preservación de la biodiversidad si al mismo tiempo no creamos un entorno donde conceptos sociales y económicos fundamentales como la rentabilidad, el consumo, el libre mercado, el crecimiento económico continuo y la globalización pueden cuestionarse e incluso rediseñarse. Muchos de los mecanismos subyacentes a estos elementos han sido una amenaza para nuestro clima, biodiversidad, salud y bienestar global durante más de un siglo.

Al pensar en lo que esto significaría para el sector penitenciario, creemos firmemente que la materialización de un cambio de paradigma en la forma en que reaccionamos a la delincuencia de una manera más sostenible, inclusiva y humana también necesitará mucha valentía para desafiar los modelos tradicionales de penalización, encarcelamiento y castigo. 

Como arquitecto empresarial y asesor tecnológico en el sector correccional, a menudo me enfrento a un conservadurismo que tiene su origen en los muros y el alambrado, centrado en los dogmas de seguridad y la aversión al riesgo, que es extremadamente difícil de revertir.

Creemos que programas como la Nueva Bauhaus Europea probablemente podrían respaldar aún más las muchas ideas e iniciativas existentes para cambiar nuestros enfoques de la gestión de delincuentes.

Además, podría respaldar el desarrollo de conceptos innovadores que mantengan a los delincuentes dentro de la comunidad tanto como sea posible, se centren en el restablecimiento y la responsabilidad, transformar las áreas de alojamiento en lugares de apoyo y participación, y adoptar nuevas tecnologías para generar tiempo y espacio para que las personas trabajen con personas, en un entorno seguro y sostenible.

Sin embargo, solo podemos alcanzar la realización de un cambio de paradigma sostenible si este programa también se dirige a la opinión pública y a los responsables de la formulación de políticas, promueve cambios legislativos que desafían el derecho penal existente, y apoya la colaboración multidisciplinar entre todas las partes interesadas en el amplio ecosistema correccional.

¿Y usted?

Aprovechemos la oportunidad creada por el lanzamiento de la Nueva Bauhaus Europea para revisar el concepto que tenemos sobre las prisiones. Esperamos recibir y publicar su contribución.

¿Cómo visualiza la Nueva Bauhaus Europea y el nuevo paradigma verde, de inclusión estética y sostenible, en el sector correccional?

• ¿Cómo diseñaría la instalación penitenciaria de la Nueva Bauhaus Europea, el modus operandi y el propósito social?

• ¿Propondría un concepto completamente nuevo, una nueva forma transformadora de convivir en el camino hacia la reinserción social?

• ¿Cómo le gustaría ver transformados los lugares donde trabaja como profesional de la justicia?

• ¿Qué ejemplos y prácticas emblemáticas sugeriría?

• ¿Cuál sería el camino más eficaz para llegar y difundir este nuevo paradigma?

• ¿Tiene alguna sugerencia sobre cómo resolver los desafíos de inversión y accesibilidad asociados con la transición?

• ¿Pueden la belleza y la estética formar parte de la narrativa institucional en el sector correccional?

 • ¿Debería formar parte del nuevo marco la sostenibilidad mental?

 • ¿Cómo mediría el cambio?

Únase a la conversación sobre la Nueva Bauhaus Europea

Ana Maria Evans

Ana Maria Evans​

Ana Maria Evans es Directora de Innovación de IPS_Innovative Prison Systems y profesora invitada en el programa “Filosofía, Política y Economía” (PPE) de la Universidad Católica Portuguesa, en Lisboa. Ana es licenciada en Derecho por la Universidad Católica de Lisboa, tiene una maestría en Relaciones Internacionales por la Universidad de San Diego y un doctorado en Gobierno, por la Universidad de Georgetown.

Pedro das Neves

Pedro das Neves

Pedro das Neves es el Director Ejecutivo de IPS_Innovative Prison Systems y de ICJS_Innovative Criminal Justice Systems Inc. Además, es miembro de la Junta Directiva de ICPA – Asociación Internacional de Correcciones y Prisiones, y del BSAFE LAB – Laboratorio de Investigación y de Transferencia de Tecnología en Orden Público, Justicia y Protección Pública de la Universidad Beira Interior. Pedro tiene una maestría por el Colegio de Europa, en Brujas.

Gustar/ Compartir:
More stories
EIGEP Directrices europeas de interacción para profesionales de la educación cuando trabajan con jóvenes en contextos de justicia juvenil