Ofra Klinger Prisons Israel

Correccionales israelíes en transición: más cárceles, pero también más penas y medidas alternativas

// Entrevista: Ofra Klinger

Teniente General, Comisionada del Servicio Penitenciario de Israel

JT: Cuando asumió el cargo de jefa del servicio, la prensa informó que tenía la misión de restablecer la credibilidad dentro del sistema penitenciario: “(…) una agencia de seguridad que ha sufrido una serie de controversias en los últimos años”. Dichas controversias incluyeron la fuga de un prisionero condenado a cadena perpetua, el contrabando de un arma de fuego en una prisión y los ataques al personal de la prisión perpetrados por los presos (Fuente: The Jerusalem Post 23/11/2015, “Ofra Klinger toma posesión como nueva jefa del Servicio Penitenciario de Israel.”)
¿Qué ha hecho durante estos dos años y medio de liderazgo para superar esos problemas que han empañado la imagen del servicio penitenciario?

OK: En mi opinión, la principal obligación del Servicio Penitenciario de Israel (IPS, por sus siglas en inglés) es mantener a los reclusos en custodia segura y en condiciones de vida satisfactorias. Las fugas de reclusos son relativamente raras en Israel, no se han producido durante los últimos años, y ciertamente no durante mi mandato.

Sin embargo, los problemas de seguridad son importantes y los enfrentamos a diario. El IPS tiene una red de inteligencia profesional que utiliza métodos únicos desarrollados a lo largo de los años y trabaja en cooperación constante con otros servicios de seguridad e inteligencia.

Como una organización que busca un progreso continuo, el IPS está constantemente aprendiendo y recibiendo actualizaciones sobre eventos en todo el mundo con respecto a las diversas formas de tráfico de contrabando dentro de prisión, como la amenaza de los drones.

Uno de los recursos más importantes para manejar tales incidentes es el recurso humano: proporcionamos formación continua para el personal, simulacros constantes y práctica durante la rutina diaria (un programa de búsqueda proactiva, la práctica de una amplia gama de escenarios de emergencia, etc.) y unidades especiales altamente capacitadas para proporcionar una respuesta inmediata a incidentes de fugas, contrabando, disturbios, etc. Además, el IPS tiene una unidad de escolta para transportar reclusos hacia y desde los tribunales.

Abogo por un enfoque integral y multidimensional en materia de cuestiones de seguridad, y esa seguridad no es un asunto aislado. Las cárceles son, en gran medida, el resultado de los fracasos de la sociedad donde se brinda una solución a problemas que no se abordaron previamente, incluidos los problemas de los reclusos mismos, que crean problemas de seguridad.

La seguridad penitenciaria se mejora manteniendo una rutina diaria bien organizada y supervisada, en la que las instalaciones están en buenas condiciones; el personal está satisfecho, alerta y atento a los internos; y la mayoría de los reclusos aprenden y participan en programas de rehabilitación o están empleados.

Los programas educativos y de tratamiento crean una rutina diaria y motivan a los reclusos a realizar actos positivos; tienen todo que perder si no se comportan como deben. Por supuesto, esto no evita por completo los problemas de seguridad y se deben mantener los ojos abiertos en todo momento.

El Servicio Penitenciario de Israel tiene una red de inteligencia profesional que utiliza métodos únicos y trabaja en cooperación constante con otros servicios de seguridad e inteligencia.

JT: El IPS también es responsable de los delincuentes que están prestando servicio a la comunidad y en arresto domiciliario. ¿En qué medida se utilizan estas alternativas al encarcelamiento en Israel y cómo funciona la intervención del servicio penitenciario en esos casos?

OK: En la actualidad, hay 2300 personas que cumplen condenas de servicio comunitario y 500 personas supervisadas por monitoreo electrónico. La reforma ampliará las alternativas al encarcelamiento. En la actualidad, las alternativas al encarcelamiento aplicadas por el IPS incluyen el servicio comunitario para los delincuentes (una alternativa que el tribunal determina para los delincuentes que han sido condenados hasta a seis meses de prisión.

En un futuro próximo, el uso de las sentencias de servicio comunitario se ampliará para incluir a los delincuentes condenados hasta a nueve meses); el monitoreo electrónico de internos en prisión preventiva; y la supervisión de delincuentes sexuales después de su puesta en libertad.

Mi opinión es que, en los casos en que se requiera una condena a prisión, el delincuente cumplirá la condena en prisión; en cualquier otro caso, la condena debe ser cumplida en la comunidad. Este enfoque ha sido validado por el Tribunal Supremo y por diferentes comités que se ocupan del tema de las alternativas al encarcelamiento.

JT: En su informe anual del año pasado, la Defensoría Pública israelí señaló que las condiciones proporcionadas por el servicio penitenciario no siempre cumplen con los estándares internacionales, especialmente cuando se trata del espacio vital asignado a cada prisionero, las disposiciones de atención médica, la falta de trabajadores sociales y los escasos programas de rehabilitación para personas no hablantes de hebreo (Fuente: Jerusalem Post 09/07/2017, “Defensor público: las condiciones de las prisiones israelíes siguen siendo insuficientes”).
¿Qué se está haciendo para cumplir con las recomendaciones del Departamento de Defensa Pública emitidas en ese informe?

OK: El IPS es la entidad más ampliamente auditada en Israel. Como organización profesional, el IPS se toma en serio la auditoría y los informes resultantes, y hace las correcciones, a ser posible, de acuerdo con los hallazgos de la auditoría. La cantidad promedio de espacio para un recluso en Israel es de 3,16 metros cuadrados. La mayoría de las instalaciones penitenciarias son edificios antiguos y algunos de ellos datan del establecimiento del Estado de Israel (1948).

Tengo el privilegio de servir como comisionada en un período significativo para el IPS. Tras una decisión del Tribunal Superior de Justicia que ha sido aclamada como revolucionaria, el IPS ha recibido un presupuesto para la construcción de nuevas prisiones y la renovación de las instalaciones existentes, de modo que el espacio vital de cada recluso será de al menos 4,5 metros cuadrados. Este tamaño del espacio de vida mejorará la situación de las instalaciones penitenciarias de IPS en relación con otros países del mundo.

Sin embargo, es importante enfatizar que, cuando tratamos con el tema del espacio vital para los reclusos, no solo estamos mirando el tamaño real del espacio, sino también cómo cumple los objetivos de rehabilitación. Durante mi publicación anterior, tuve el privilegio de implementar un enfoque revolucionario con respecto al tratamiento y la rehabilitación en las instalaciones del IPS gracias a un cambio en la legislación, y desarrollamos herramientas avanzadas e innovadoras en esta área.

En el área de atención médica, estamos presenciando un cambio en la tendencia de los perfiles de los reclusos. Actualmente, hay un número cada vez mayor de reclusos mayores (ya que las personas mayores también representan una parte cada vez más grande de la población general): esta población es básicamente menos saludable y, en muchos casos, sufre de multimorbilidad.

En los últimos años se han establecido varios centros de atención médica, incluido el Centro Médico Central del IPS y las clínicas especializadas por distritos, que han reducido el transporte de reclusos a centros médicos externos y mejoran la calidad del tratamiento. Se han creado pabellones especiales para enfermos de tuberculosis dentro de las instalaciones penitenciarias del IPS. Además, se proporcionan servicios de atención médica preventiva, como tratamiento dental, etc.

En cuanto a la escasez de trabajadores sociales: en general, al IPS no le faltan trabajadores sociales y nuestro centro de reclutamiento recibe numerosas solicitudes para unirse a la organización. El mayor problema, el que más nos preocupa, es el de los hablantes de lenguas extranjeras y la inexperiencia de los nuevos reclutas. Invertimos grandes esfuerzos en estas áreas, especialmente en el ámbito de la formación.

En cuanto a la rehabilitación de los reclusos que no hablan hebreo, creemos que la reintegración social exitosa de los reclusos se basa en la obtención de una educación con énfasis en la adquisición del lenguaje. Un recluso que no habla hebreo o que no sabe leer ni escribir en hebreo recibe, ante todo, un programa para adquirir estas herramientas. A partir de ahí, el recluso puede continuar con más programas.

JT: Ustedes tienen una unidad especial (llamada Tzur) a cargo de monitorear a los delincuentes sexuales después de salir de prisión. ¿En qué consiste esta unidad y cómo funciona?

OK: Tzur es la unidad operacional más exclusiva del mundo y su tarea es monitorear a los delincuentes sexuales en la comunidad. La unidad se estableció en 2006, después de la entrada en vigencia de una ley que protegía al público de los delincuentes sexuales.

Esta unidad tiene como objetivo prevenir, en la medida de lo posible, la reincidencia, con equipos que llevan a cabo actividades encubiertas diarias con el fin de observar, controlar y garantizar que los exconvictos no cometan más delitos sexuales. Cada miembro del equipo se disfraza para mezclarse con el entorno, monitorear a las personas bajo supervisión y evitar la exposición ante el delincuente.

La unidad fue construida siguiendo el concepto único de que el IPS debía operar y trabajar fuera de los muros de la prisión. Sin embargo, a diferencia de la policía, el papel del equipo de monitoreo no es “atrapar al delincuente in fraganti” y llevarlo a juicio (aunque en algunos casos esto también sucede), sino evitar que cometa nuevamente el delito.

Esto es posible debido a que el delincuente supervisado y los funcionarios de la prisión se han conocido previamente, y gracias a que entienden que operan en beneficio del delincuente supervisado, al tiempo que utilizan métodos de control y prevención. En Israel, hay 1150 delincuentes sexuales que son monitoreados por esta unidad especial, que ha demostrado ser un gran éxito en la prevención de la reincidencia de delitos sexuales.

Tras una decisión revolucionaria del Tribunal Superior de Justicia, el IPS ha recibido un presupuesto para la construcción de nuevas prisiones y la renovación de las existentes.

JT: Somos conscientes de que el Servicio Penitenciario de Israel está organizando una conferencia internacional sobre el tema del terrorismo y la radicalización.
¿Cómo y por qué surge esta conferencia, y en qué consistirá?

OK: Estamos hablando de una Conferencia Internacional de Comisionados Penitenciarios y Personal Directivo que se realizará en septiembre de 2018. La Conferencia se organiza en cooperación con el Instituto Internacional de Lucha contra el Terrorismo (ICT, por sus siglas en inglés) en el Centro Interdisciplinario (IDC, por sus siglas en inglés) de Herzliya.

En los últimos años, la yihad global se ha extendido y arraigado en muchos países del mundo, y conduce a nuevos problemas con los que todos tenemos que lidiar, como los actos terroristas cometidos por ciudadanos. El regreso de los combatientes terroristas extranjeros de Iraq y Siria y la radicalización dentro de las cárceles son un nuevo desafío que todos tenemos que afrontar.

El IPS tiene 6000 presos de seguridad de diferentes organizaciones (Hamás, el Estado Islámico y otros). La conferencia presenta una oportunidad para profundizar el conocimiento en el campo, para establecer contactos y compartir las mejores prácticas. En la conferencia, el Instituto Internacional de Lucha contra el Terrorismo (ICT) presentará nuevas investigaciones sobre el terrorismo de lobo solitario, se visitarán cárceles de seguridad y expertos en la materia impartirán conferencias.

La naturaleza, la estructura y la amenaza del terrorismo cambian constantemente y cada vez más países se ven afectados por esta amenaza. Como tal, el número de reclusos condenados por terrorismo está en aumento en todo el mundo. De esta situación surgen algunos desafíos y dilemas muy importantes a nivel mundial.

Por lo tanto, la conferencia tiene como objetivo discutir las siguientes preguntas: ¿Deben separarse los presos condenados por cargos relacionados con el terrorismo de la población carcelaria general? ¿Cuáles son las mejores prácticas para recoger inteligencia dentro de las prisiones? ¿Cuáles son los mejores medios y los métodos posibles para evitar la propagación de la radicalización y para lograr la desradicalización en las cárceles? ¿Cómo acompañar a los prisioneros radicales, tras su puesta en libertad, a su regreso al entorno familiar (que quizás era un entorno radicalizado)? ¿Cómo equilibrar una cultura, un idioma y una religión en los que no eres necesariamente un experto?

¿Cómo garantizar que no se entregue material prohibido a los reclusos condenados por terrorismo? ¿Cómo manejar de manera diferente, dentro de las cárceles, a las organizaciones terroristas que son hostiles entre sí? ¿Cómo puede la administración penitenciaria utilizar la conexión con el liderazgo de los reclusos para promover la desradicalización? ¿Cómo se puede usar el sistema de privilegios y sanciones de manera rutinaria y durante un período de escalada? ¿Cómo manejar las manifestaciones y las huelgas de hambre? ¿Cómo gestionar el encarcelamiento de los presos terroristas en un entorno político y público complejo? ¿Cómo gestiona el Servicio Penitenciario de Israel la inteligencia entre organizaciones con otras agencias de seguridad, como las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés), la Agencia de Seguridad de Israel (ISA), el Servicio Secreto de Inteligencia de Israel (MOSSAD), el Ministerio de Asuntos Exteriores, etc.? La conferencia abordará estas cuestiones a través de discursos, paneles de expertos y una experiencia de primera mano que consiste en la visita a una prisión de seguridad.

JT: Usted es miembro de la junta de la ICPA. ¿En qué medida contribuye esta función a su trabajo como Comisionada del Servicio Penitenciario de Israel?

OK: Le presento a la ICPA las innovaciones e iniciativas del Servicio Penitenciario de Israel. Nuestras habilidades y estrategias de afrontamiento son únicas y los miembros de la ICPA pueden aprender de nuestras experiencias en la gestión de prisioneros de seguridad. Mi conversación continua con miembros de la ICPA y asociaciones profesionales también presenta al IPS la oportunidad de estar actualizado sobre las últimas innovaciones en el mundo de las correccionales, en áreas de encarcelamiento, rehabilitación de reclusos, desarrollo de personal y más. Tengo el honor de decir que el IPS ha ganado varios premios de la ICPA, gracias al pensamiento creativo y al deseo de innovación y originalidad que caracterizan al IPS y a Israel en general.

//

La teniente general Ofra Klinger es egresada de la Facultad de Derecho de la Universidad de Tel Aviv (LLB). Tiene un Máster en Ciencias Políticas de la Universidad de Haifa y es egresada del Colegio de Defensa Nacional de Israel. Antes de unirse al Servicio Penitenciario de Israel, la teniente general Klinger trabajó como fiscal de la Fiscalía del Estado (Distrito Central). Antes de haber sido nombrada comisionada en noviembre de 2015, ocupó diversos cargos en el Servicio Penitenciario de Israel, incluido el de jefe de la Sección de Administración de Reclusos, jefe de Personal, asesor jurídico adjunto y miembro del Comité que examina la política de castigo y tratamiento para los delincuentes. Es miembro de la junta ejecutiva de la ICPA.

Gustar/ Compartir:
More stories
Unilink Email a prisoner
El poder de la comunicación entre rejas