Switzerland prison and probation services

El sistema correccional suizo: el complejo desafío de la armonización

// Entrevista: Ronald Gramigna

Jefe de la Unidad de Ejecución de Sentencias y Medidas, Oficina Federal de Justicia, Suiza

JT: ¿Cuáles son los principios fundamentales que enmarcan la ejecución de sentencias y medidas en Suiza?

RG: El principio de individualización es uno de ellos, pero también existen los principios de comunicación, coordinación y armonización. Creo que el objetivo, y el desafío en Suiza, es cómo podemos unir esos principios sin caer en un desequilibrio o llegar a ser demasiado extremos con relación a uno de ellos. Ahora nos enfrentamos a un desafío relacionado con la armonización y la coordinación entre los cantones, entre ellos mismos y la confederación.

Nos guiamos por importantes valores éticos que son muy significativos en el campo de los servicios penitenciarios y libertad condicional. Es un tema muy delicado porque estamos hablando de quitarle la libertad a las personas; los colocamos en celdas y luego tenemos la responsabilidad de tratarlos lo mejor que podamos. En Suiza, una sentencia de prisión habla por sí sola y no tenemos la idea de castigo dentro de nuestras cárceles. Y luego tenemos el principio de equivalencia, que significa que las condiciones en la prisión, especialmente con respecto al tratamiento médico, pero también a otros servicios, deben ser similares o equivalentes a las que se brindan en la comunidad.

Una estandarización total probablemente obstaculizaría y limitaría el desarrollo de la creatividad y otros valores en el sistema y también limitaría la relación entre los presos y el personal.

JT: El primer Foro Suizo sobre Prisiones y Libertad Condicional se celebró en noviembre de 2018. El evento se desarrolló alrededor de la cuestión «Estándares: ¿Que propósito?». Además, su programa declaró que existen estándares para garantizar y mejorar la calidad, especialmente en lo que respecta a la planificación, la acción y el control de procesos, mientras que, al mismo tiempo, en la ejecución de sanciones penales, también sirven como guía para garantizar que las personas bajo custodia o que cumplen sanciones comunitarias reciben el mismo trato. Sin embargo, a menudo, los estándares tienden a formularse en términos abstractos o no están lo suficientemente orientados a la práctica. En Suiza, si bien ya existen estándares en muchas áreas de la ejecución de sanciones penales, en otras áreas se deben desarrollar o fortalecer. Por lo tanto, el Foro ha instado a la reflexión sobre este tema. En su opinión, ¿qué es la estandarización en el campo de la ejecución de sanciones penales y qué beneficios y desafíos conlleva?

RG: La estandarización es lo que da un tipo de marco en el que podemos desarrollar y definir los valores fundamentales sobre el tratamiento de los reclusos y la formación del personal penitenciario de manera más concreta. La estandarización también proporciona un marco para definir las características que debe tener el personal penitenciario, incluido su nivel académico y su formación.

Debido a nuestro sistema federal, tenemos una cierta limitación en cuanto al grado de estandarización que podemos lograr porque no podemos prescribir a los cantones formas estrictas de actuar. Además, una estandarización total probablemente obstaculizaría y limitaría el desarrollo de la creatividad y otros valores en el sistema; también limitaría la relación entre los presos y el personal que surge de las especificidades y diferencias de las instituciones correccionales del país. Cuando tienes instituciones pequeñas con un buen ambiente, tienes la posibilidad de desarrollar proyectos creativos con los internos y encontrar soluciones a medida.

Otro de los problemas concierne al alcance de la colaboración entre los cantones, dada su autonomía presupuestaria.

En cuanto a los beneficios de la estandarización, el principal es la posibilidad de hacer comparaciones entre las instituciones, sus valores y promover la mejora de calidad. Ahora, todos los cantones están trabajando en la implementación de normas en el campo de la prisión preventiva antes del juicio, siguiendo una recomendación del comité nacional para la prevención de la tortura. Hay ciertas áreas donde definitivamente no se recomienda que las diferencias entre cantones o instituciones sean demasiado grandes.

 

JT: Dada la soberanía de los cantones en el campo de la justicia penal, la prisión y los servicios de libertad condicional, ¿cuál es el papel del estado federal? Y ¿cuál es la misión de la Unidad de Ejecución de Sentencias y Medidas?

RG: Si tenemos en consideración la historia de Suiza, la Confederación se creó después de los cantones, por lo que la mayoría de las instituciones y asuntos se organizan a nivel cantonal.

A nivel federal, somos un socio que ayuda a los cantones a construir y cumplir su misión, incluso con atribuciones financieras. Por lo tanto, en asuntos penitenciarios y de reinserción social, la tarea de mi Unidad es ayudar a los cantones a desarrollar y mejorar sus sistemas correccionales y construir algunos marcadores de calidad. Tenemos una función de supervisión que no está debidamente investida con el poder político.

Conozco muy bien el sistema, de hecho, yo también fui director de una prisión. Tengo experiencia operativa y de primera línea y esa es una de las razones por las que creo que tenemos una gran aceptación. Creo que los cantones nos aprecian y tenemos cierta autoridad natural como agencia colaborativa. Somos una institución de expertos abierta y cuya perspectiva del sistema correccional es amplia. Como agencia federal, podemos ver las cosas desde otra perspectiva y ayudar a los cantones a lidiar con cualquier crisis. La responsabilidad se extiende sobre más hombros, lo que hace que nuestro sistema sea muy estable.

Nuestra misión es tanto a nivel operativo como estratégico. Además, represento a la Confederación en la junta de fundación del Centro Suizo de Expertos en Prisión y Libertad Condicional, a la que nuestra oficina contribuye financieramente, como lo hacen los cantones.

 

JT: ¿A qué retos se enfrentan los correctivos suizos?

RG: El principal desafío es seguramente el hacinamiento, que se presenta principalmente en la parte francófona. Esto también nos lleva al tema de la colaboración y la transferencia entre los cantones. El segundo reto es el de las personas con enfermedades mentales y su tratamiento en el sistema penitenciario, es decir, aquellas con patologías más graves que requieren una intervención médica fuerte: ahí tenemos una limitación porque no tenemos los lugares suficientes. Somos muy creativos, así que creo que lo estamos haciendo bien, pero a corto plazo realmente será un problema. Sé que para muchos países la contratación de personal penitenciario es todo un desafío, pero afortunadamente no es un problema en Suiza porque pagamos a nuestros profesionales bastante bien. Ese es uno de los valores fundamentales, creemos que necesitamos a las mejores personas trabajando allí.

//

Ronald Gramigna se graduó en Psicología Clínica, Psicopatología y Neuropsicología en la Universidad de Zúrich. Trabajó durante varios años como psicólogo clínico responsable del tratamiento de pacientes drogodependientes y enfermos mentales. Desarrolló su tesis sobre programas de tratamiento con metadona y obtuvo su doctorado en 1996. Más tarde, trabajó como psicólogo forense, tratando a delincuentes peligrosos. Se hizo con el cargo de director de una prisión en 2007. Hasta 2015, también fue miembro de una junta para la evaluación de riesgos de delincuentes peligrosos. Es jefe de la Unidad de Ejecución de Sentencias y Medidas de la Oficina Federal de Justicia de Suiza desde 2015.


Todos los cantones se han comprometido con los principios comunes sobre cómo debería configurarse el sistema penal. Este es un buen punto de partida.

JT: ¿Cuál ha sido el trabajo del Centro suizo de especialización en prisiones y libertad condicional en relación con asuntos urgentes como el extremismo violento, la salud y la supervisión de la capacidad?

FF: El Centro reúne diversas tareas que se han armonizado en estructuras independientes en toda Suiza. Estas incluyen tareas relacionadas con la atención médica, así como la recopilación y evaluación de datos para la planificación de la cantidad y los tipos de lugares de arresto requeridos.

El Centro ha asumido estas tareas con el objetivo de alinearlas mejor con las necesidades de los responsables del cumplimiento de la ley en los cantones y explotar las sinergias con las otras áreas de responsabilidad. En el caso del extremismo violento, el Centro elaboró un documento de políticas con varias recomendaciones en colaboración con los profesionales de los cantones.

Estas han sido aprobadas por la KKJPD. Algunas de las recomendaciones, a su vez, se refieren al propio Centro: se requiere que elabore un informe sobre instrumentos de estudio y evaluación de riesgos para el sistema penitenciario que pueda usarse para identificar tendencias de radicalización.

Se trata de producir un manual sobre medidas para la promoción de la seguridad dinámica, así como un catálogo de medidas que ofrezca una visión general de las intervenciones comprobadas para tratar con presos radicalizados. Finalmente, la provisión de oportunidades de formación adicional para el personal penitenciario, incluidos los pastores de las instituciones penitenciarias, se ha identificado como un área de actividad futura.

 

 

JT: En la era digital en la que vivimos, ¿en qué medida el Centro suizo de especialización en prisiones y libertad condicional promueve y usa tecnologías para llevar a cabo su misión?

FF: El Centro utiliza nuevas tecnologías, por ejemplo, en el campo de la educación. Se están buscando nuevos métodos para la recopilación, evaluación y procesamiento actualizado de los datos necesarios para la supervisión de la capacidad.

Aquí, las nuevas tecnologías ofrecen nuevas posibilidades para la generación de visiones generales actuales y la simulación de desarrollos potenciales. Finalmente, también es seguro que el Centro se ocupará de cuestiones relacionadas con los registros electrónicos de presos y médicos. Las nuevas tecnologías también desempeñan un papel importante para garantizar la seguridad de la institución.

Este campo será establecido nuevamente por el Centro. Me parece importante que los especialistas puedan intercambiar ideas y aprender unos de otros más allá de las fronteras cantonales aquí.

 

JT: Como Ministro de Seguridad y Justicia del Cantón Saint-Gallen, uno de los 26 cantones, ¿cuáles son los principales progresos que ha presenciado durante su mandato en el cargo?

FF: Además de varios proyectos de construcción destinados a mejorar y modernizar la infraestructura de la prisión, la introducción del modelo de trabajo de «aplicación de sanciones orientadas al riesgo (ROS)» sin duda destaca. Según el entendimiento suizo, el principal objetivo del trabajo en las cárceles es prevenir nuevos delitos, evitando así más víctimas y protegiendo a la sociedad.

Esto se logrará mediante la promoción de las habilidades sociales, educativas y profesionales de las personas condenadas haciendo que enfrenten sus delitos, proporcionando una gestión óptima de los riesgos y, en la mayoría de los casos, facilitando la reintegración sostenible. ROS proporciona una aplicación estructurada de sanciones en cuatro pasos. En pocas palabras, el primer paso es identificar aquellos casos en los que es necesaria una aclaración profunda porque hay indicios de un mayor riesgo.

En el segundo paso, se desarrolla un concepto de caso que identifica áreas problemáticas relevantes para el riesgo.

En el tercer paso, se realizan intervenciones preventivas basadas en este concepto y se registra el procedimiento de cómo reaccionar ante ciertas señales de advertencia (supervisión del riesgo).

En el cuarto paso, el transcurso del tiempo de la persona detenida y los resultados del trabajo realizado allí se revisan y evalúan por medio de informes de estado regulares e informes de aplicación estandarizados.

Con ROS, el riesgo de reincidencia y la necesidad de intervención del delincuente se registran mejor y se abordan de manera más específica utilizando procesos de trabajo de múltiples niveles, asistidos por instrumentos. Se promueven habilidades que pueden usarse para compensar los déficits existentes.

Los resultados del trabajo de aplicación son evaluados sistemáticamente. ROS apoya la planificación de la aplicación y promueve la cooperación interdisciplinar.

//

Fredy Fässler es el Jefe del Departamento de Seguridad y Justicia del Canton Suizo Saint Gallen desde 2012 y es Presidente de la Junta del Centro Suizo de Especialización en Prisiones y Libertad Condicional desde el 2018. Es abogado y mediador y ha sido miembro del Gran Consejo Suizo entre 1992 y 2012.

 

Entrevista: Sylvie Bula

Directora del Servicio Penitenciario del cantón de Vaud y presidenta de la Conferencia de Jefes de Servicios Penitenciarios Cantonales, Suiza



JT: ¿Podría ofrecernos una visión general del sistema correccional de Vaud?

SB: El Servicio Penitenciario (SPEN), bajo la autoridad del Grand Conseil (legislatura cantonal) y el Conseil d’État (Consejo de Estado), garantiza el bienestar de las personas sujetas a la ley penal, ya sea antes de un proceso judicial si un preso debe ser detenido o, si se impone una sentencia de prisión, tras el juicio hasta su liberación definitiva. En cada uno de estos pasos, el SPEN es el garante de la doble misión establecida en el Código Penal: la protección de la comunidad y la reinserción de los condenados mediante el desarrollo de la capacidad para vivir sin cometer más delitos.

Hoy en día, el cantón de Vaud tiene cinco centros penitenciarios para la detención de adultos y una institución para menores y adultos jóvenes. En total, esto aglutina una capacidad de retención oficial de 795 plazas (para casi 1000 prisioneros, debido a la sobrepoblación en las cárceles del cantón). El cantón de Vaud, como tercer cantón de Suiza a nivel penitenciario, tiene la característica particular de ofrecer plazas para todos los sujetos de detención: mujeres, hombres y menores.

A principios de 2016, el Servicio Penitenciario de Vaud presentó su informe sobre políticas penitenciarias al Consejo de Estado. Este último lo presentó al Parlamento, que lo aceptó en diciembre del mismo año. El Servicio Penitenciario se ha dotado de una herramienta de pilotaje estratégico innovadora y precursora en la Suiza francófona.

El informe sobre políticas penitenciarias destacaba los principales desafíos a los que nos enfrentaremos en los próximos 10 a 15 años, así como las prioridades estratégicas que debemos adoptar para abordarlos. En este caso, nos centraremos principalmente en desarrollar nuestra gestión de recursos humanos en el contexto del importante crecimiento de nuestro servicio. La otra prioridad absoluta es el desarrollo y modernización de nuestras infraestructuras. La implementación de conceptos de seguridad modernos y el desarrollo de la evaluación del nivel de peligro y la gestión del riesgo también forman parte de nuestras prioridades.

Estos objetivos son parte del esfuerzo continuado realizado desde 2012 que ha supuesto la creación o transformación de 250 plazas en prisiones, al tiempo que han aumentado significativamente los recursos de personal.

 

JT: A la luz de los objetivos que persigue, ¿cuáles son los principales desafíos y oportunidades en su cantón y en qué medida difieren de los de otros cantones?

SB: Nuestro mayor reto es doble. Por un lado, debemos tener suficientes plazas en prisiones para satisfacer las necesidades del sistema penal y, por otro lado, debemos contar con la cantidad adecuada de personal con la calificación y la capacitación necesarias para garantizar una atención adecuada y segura. Por lo tanto, estamos explorando la posibilidad de construir una nueva prisión que pueda albergar 410 plazas de detención. Esta necesidad es más aguda en los cantones francófonos de Suiza que en los cantones de habla germana, en los que no existen los mismos problemas de sobrepoblación en prisiones.

Además, nuestras preocupaciones se centran en la tecnología y la metodología anticuadas relacionadas con la evaluación de riesgos de todo tipo y peligrosidad. También debemos modernizar nuestros procedimientos de atención para favorecer la reinserción, ya sea en Suiza o en el país de origen, para una población penal que ha crecido significativamente en los últimos quince años. Finalmente, también estamos estudiando la atención que se brindará a los presos con problemas psicológicos, un grupo que, por desgracia, va en aumento.

 

JT: Sabemos que, hasta el momento, no fue posible acordar una única solución técnica de monitoreo electrónico para toda Suiza. (Fuente: 24Heures.ch, “Le choix ardu des bracelets électroniques”, 30-03-2017). ¿Por qué es así? ¿Podría describir los obstáculos en este proceso y cuál es el estado actual del uso de brazaletes electrónicos?

SB: El cantón de Vaud ha sido un cantón piloto en el uso del monitoreo electrónico desde 1999. Siempre ha estado a favor de una solución latina, seguida de una solución nacional. En este sentido, estamos de acuerdo con la solución de transición, propuesta por el cantón de Zúrich, hasta que se pueda implementar una solución nacional en 2023. Existen múltiples dificultades en torno a este proyecto. Estas tienen que ver tanto con las deficiencias tecnológicas que limitan los usos de los brazaletes, como con las realidades en los cantones, con necesidades muy diferentes. El cantón de Vaud cuenta actualmente con unos cuarenta brazaletes operativos, principalmente para la ejecución de penas cortas. Nos mantenemos muy atentos a los desarrollos tecnológicos ofrecidos por los diversos proveedores de monitoreo electrónico.

 

JT:  Se puede decir que la última pregunta se relaciona con el grado de estandarización en la ejecución de sanciones penales en toda Suiza… ¿Cuál es su perspectiva sobre el establecimiento de normas sobre cómo los cantones llevan a cabo la ejecución de sentencias penales?

SB: Debemos explorar las posibilidades de armonización entre los cantones, sobre la base de las mejores prácticas existentes. La estandarización completa entraría en conflicto con las realidades cantonales divergentes (tamaño, población carcelaria, diferentes bases legales, medios, etc.) que a veces justifican un enfoque diferenciado. Por otro lado, debemos incitar al diálogo permanente y al intercambio eficiente de información, de modo que podamos capitalizar las experiencias de los demás y explotar más las sinergias, en especial para evitar el desarrollo de proyectos similares.

La clave en los próximos años será seguir desarrollando sinergias a nivel nacional, más allá de las fronteras lingüísticas o concordato (...)

JT:  Usted es la presidenta de la Conferencia de Jefes de Servicios Penitenciarios Cantonales. Con base en esta experiencia y con respecto al futuro, ¿cuáles diría que son las principales preocupaciones con respecto a los servicios penitenciarios del país?

SB: La clave en los próximos años será seguir desarrollando sinergias a nivel nacional, más allá de las fronteras lingüísticas o concordadas, teniendo en cuenta las particularidades de cada cantón y las riquezas del sistema federalista. En un contexto donde los medios son limitados y desiguales, debemos favorecer el compartir nuestras fortalezas para continuar desarrollando nuestros servicios y adaptar nuestra atención al crecimiento de la población que está bajo nuestra responsabilidad.

//

Sylvie Bula es la directora del Servicio Penitenciario (SPEN) del cantón de Vaud (Suiza) desde noviembre de 2011.  Previamente había estado muy involucrada en el Comité de Gestión del SPEN desde 2005. Cuenta con un máster en la Escuela de Administración HEC y anteriormente trabajó en varias empresas de auditoría.

 

Gustar/ Compartir:
More stories
La familia del recluso y los contactos comunitarios: Más allá del discurso de la rehabilitación hay una necesidad real de acción