¿Pueden las visitas por vídeo reducir la reincidencia? La experiencia de Minnesota, Estados Unidos

Caso de implantación tecnológica

Minnesota, EE.UU.

Contexto

Las investigaciones existentes sugieren que las visitas a internos en centros penitenciarios son un recurso subutilizado que produce resultados beneficiosos para los reclusos. De hecho, las visitas mejoran el estado de salud mental como la depresión y la ansiedad y reducen el mal comportamiento durante el tiempo de condena. Muchos estudios han demostrado que la tasa de reincidencia se reduce en un 26% entre las personas encarceladas que reciben visitas mientras están detenidas.

Las visitas pueden mejorar los resultados de la reinserción social porque pueden ayudar a las personas que salen de prisión a superar los retos que presentan al volver a la comunidad. Además, dado que la transformación personal es importante para dejar de cometer delitos, las visitas pueden facilitar este proceso, fortaleciendo las relaciones con referencias prosociales que modelan conductas y actitudes convencionales y no delictivas.

Problema

A pesar de los beneficios conocidos de las visitas, la investigación también demuestra que muchas personas encarceladas no reciben visitas durante su tiempo en prisión. Los estudios revelan que el porcentaje de personas que no reciben visitas oscila entre un mínimo del 39% y un máximo del 74%. La literatura identifica varias barreras a las visitas.

Las políticas que regulan las visitas pueden ser restrictivas, reduciendo la capacidad de visitar y haciendo que los visitantes se sientan humillados y degradados. El entorno de la zona de visitas a menudo es inhóspito y estresante, lo que desalienta a los amigos y familiares de realizar visitas frecuentes. Dado que la mayoría de las prisiones se encuentran en zonas rurales, alejadas de las zonas urbanas donde vivían los delincuentes, los familiares y amigos suelen tener que recorrer largas distancias, lo que dificulta las visitas y, por lo tanto, las hace poco frecuentes.

Los estudios cuantitativos confirman que la distancia entre el centro penitenciario y la ubicación probable de los visitantes reduce la frecuencia de las visitas.

En relación con esto, generalmente hay una carga financiera asociada con las visitas, ya que los visitantes suelen incurrir en gastos debido a los requisitos de desplazamiento, incluido el transporte y, en algunos casos, el alojamiento.

Solución

Para aumentar las visitas a internos en prisión, en noviembre de 2015 el Departamento Penitenciario de Minnesota (MnDOC) comenzó a ofrecer visitas remotas por vídeo, en las que los visitantes pueden programar y realizar llamadas de 30 minutos con los presos desde una ubicación remota. Al igual que las visitas en persona, las videoconferencias pueden permitir a las personas encarceladas mantener vínculos sociales en la comunidad, mientras evitan muchas de las barreras mencionadas anteriormente.

También se cree que las videovisitas mejoran el funcionamiento de los centros penitenciarios porque reducen el tiempo y los costes asociados con el procesamiento de visitantes, el monitoreo de visitas y el traslado de las personas encarceladas de un lugar a otro. También evitan la introducción de contrabando en el centro y aumentan la seguridad del personal y de los reclusos. También, al igual que las visitas en persona, los visitantes por video deben figurar en la lista de visitas de la persona encarcelada.

Para ser incluidas en una lista de visitas, las personas deben presentar una solicitud y someterse a una comprobación de antecedentes. Los visitantes pueden participar en una videoconferencia desde cualquier lugar que disponga de un ordenador con cámara y micrófono y una conexión a Internet de alta velocidad. Las personas encarceladas participan en la visita en un quiosco situado en su unidad residencial y deben tener una cuenta con el proveedor para poder recibir visitas.

Las videovisitas deben programarse con antelación, y el horario y la disponibilidad del quiosco varían según el centro y la unidad. El coste de cada visita por vídeo, que puede durar hasta 30 minutos, es de 9,95 dólares estadounidenses.

Según la política del MnDOC, hay un número máximo de horas de visita en persona permitidas, que varía según el nivel de seguridad, y oscila entre 16 y 36 horas al mes. Sin embargo, la política del MnDOC no restringe el número de videollamadas que puede recibir una persona en prisión, y las visitas por vídeo no cuentan para el máximo de horas de visita en persona al mes.

Resultados

A pesar de los beneficios potenciales de las visitas por vídeo, las investigaciones anteriores no han examinado si tiene un impacto en la reincidencia. Llenamos este vacío en la literatura al probar si las personas que recibieron visitas por vídeo tenían menos probabilidades de reincidir que las que no las recibieron, mientras se contabilizaban las visitas tradicionales en persona.

Examinando a las personas liberadas de las prisiones de Minnesota entre 2016 y 2018, comparamos los resultados de reincidencia entre 885 que tuvieron al menos una visita de vídeo con un grupo de comparación coincidente de 885 que no recibieron ninguna videollamada. Al hacerlo, probamos la suposición de que las visitas por vídeo brindan beneficios similares a las visitas en persona, evitando al mismo tiempo algunas de las barreras que reducen las visitas.

Los resultados de nuestros análisis estadísticos mostraron que recibir al menos una visita por vídeo redujo significativamente dos indicadores de reincidencia (reincidencia general y reincidencia por delito grave). En particular, las visitas por vídeo redujeron las reincidencias generales en un 22%, y las reincidencias por delitos graves en un 21%. Las visitas por vídeo no tuvieron un efecto significativo ni en las nuevas condenas por delitos con violencia ni en las revocaciones por infracciones técnicas.

También se observó que a medida que aumentaba el número de visitas por vídeo, también lo hacía la magnitud de la reducción de la reincidencia, al menos en el caso de las nuevas condenas por delitos generales y graves. Por cada visita de vídeo adicional, el riesgo de reincidencia disminuía en un 3,1% en el caso de la reincidencia general y en un 3,6% en el caso de la reincidencia por delito grave.

Para aislar aún más el impacto de las videovisitas en la reincidencia, también realizamos análisis sobre las 364 personas de nuestra muestra de 1.770 que no recibieron una visita en persona mientras estaban en prisión. De las 364, 184 recibieron una visita por vídeo, mientras que las 180 restantes no la recibieron. Debido en parte al menor tamaño de la muestra, sólo un resultado fue estadísticamente significativo. De los que no recibieron una visita en persona, recibir una visita por vídeo redujo significativamente la reincidencia general en un 31%.

Conclusión

Cuando el MnDOC introdujo las visitas por vídeo a finales de 2015, uno de los objetivos de la iniciativa era ampliar la accesibilidad de las visitas. Después de todo, las investigaciones no solo han demostrado que las visitas se asocian a una menor reincidencia (Mitchell et al., 2016), sino también que es menos probable que ocurran visitas cuando los visitantes potenciales tienen que recorrer distancias físicas mayores (Clark & Duwe, 2017).

Por lo tanto, se creía que la visita por vídeo podría ser un recurso clave, especialmente para las personas que no recibían visitas que estaban separadas por distancias más largas de sus visitantes potenciales.
Sin embargo, tal y como mostraron claramente los hallazgos, la población reclusa de Minnesota no utilizaba mucho la visita por vídeo. Y, cuando se utilizaban, era sobre todo por quienes ya recibían visitas en persona. Solo 184 individuos encarcelados (menos del 1% de todas las liberaciones de 2016-2018) recibieron una videollamada sin haber recibido también una visita en persona.

¿Por qué se utilizaba tan poco la visita por vídeo? Realizar una investigación cualitativa con los reclusos y los visitantes, que estaba fuera del alcance de este estudio, ayudaría a determinar por qué se infrautilizaba la visita por vídeo. No obstante, los datos anecdóticos aportados por el personal del MnDOC sugieren una serie de problemas que podrían haber sido responsables de su escaso uso.

En primer lugar, las dificultades tecnológicas eran relativamente frecuentes, lo que podría haber dado lugar a una experiencia de usuario deficiente. En segundo lugar, el software del proveedor, que no era compatible con la mayoría de los teléfonos inteligentes y tabletas, obligaba a los visitantes a utilizar ordenadores portátiles, lo que podría haber supuesto un obstáculo para algunos visitantes potenciales. En tercer lugar, aunque una visita por vídeo suele ser menos costosa que una visita en persona para muchos, el coste (unos 10 dólares por una visita de 30 minutos) puede seguir siendo demasiado elevado para algunos visitantes potenciales.

Del mismo modo que investigaciones anteriores han demostrado que las barreras a las visitas en persona tienden a sentirse de forma más aguda cuando los visitantes potenciales viven en zonas afectadas por una concentración de desventajas, lo mismo puede ocurrir con las visitas por vídeo.

Los resultados demuestran que el apoyo social, aunque sea virtual, puede ayudar a las personas a pasar con éxito de la cárcel a la comunidad. En una línea similar, los resultados pueden ser un buen augurio para el uso de tecnologías, como las tabletas, para ofrecer programas virtuales a la población reclusa. La investigación ha demostrado que muchas personas en prisión no participan en programas mientras están recluidas, y la escasez de programas suele estar vinculada a la falta de recursos, personal e infraestructura.

Dado que los requisitos de personal y espacio físico para las tabletas son relativamente mínimos en comparación, puede merecer la pena que los sistemas penitenciarios que luchan por ofrecer suficiente programación a las personas bajo su custodia tengan en cuenta este modo de impartir programas.

Dr. Grant Duwe es director de Investigación y Evaluación del Departamento Penitenciario de Minnesota, donde evalúa programas penitenciarios, desarrolla instrumentos de evaluación y realiza proyecciones sobre la población reclusa del estado. Es autor de dos libros y ha publicado más de 80 artículos en revistas académicas revisadas por pares sobre una amplia variedad de temas relacionados con las prisiones.

Dr. Susan McNeeley es analista superior de investigación del Departamento Penitenciario de Minnesota. Su trabajo se centra en el examen de la violencia en las prisiones, la identificación de los aspectos de una reinserción social satisfactoria y la evaluación de la programación. Susan es doctora en Justicia Penal por la Universidad de Cincinnati (EE.UU.).

Gustar/ Compartir:
More stories
Rompiendo barreras: La justicia restaurativa y el apoyo a las familias en el sistema judicial de Sajonia