Transformar el encarcelamiento a través de la educación y la rehabilitación

Artículo

Craig Storer

En el ámbito de la gestión de los centros penitenciarios, cada vez se comprende mejor la importancia primordial de la rehabilitación. Aunque garantizar la seguridad pública sigue siendo el principal objetivo de las prisiones y los centros de detención, ha surgido un profundo reconocimiento del potencial de la educación, el desarrollo de habilidades y la reintegración social.

La educación y la adquisición de habilidades profesionales no son sólo herramientas para el crecimiento personal; son instrumentos vitales para capacitar a las personas encarceladas para construir un futuro mejor. 

Los reclusos que reciben una educación y adquieren aptitudes profesionales durante su estancia en prisión están mejor preparados para reintegrarse en la sociedad tras su puesta en libertad. Es más probable que consigan un empleo estable, contribuyan a sus comunidades y rompan el ciclo de la reincidencia.

Reconociendo el poder transformador de la educación, el Método RISE (por sus siglas en inglés) de NCIC – Restauración a través de Incentivos, Capacitación y Educación – se encuentra en la vanguardia de una filosofía de rehabilitación dirigida a equipar a los reclusos con las herramientas que necesitan para reconstruir sus vidas y generar un impacto positivo. Este método es la base de la Plataforma de Aprendizaje Schoolhouse.

Incentivar el cambio positivo

Schoolhouse es una plataforma integral, basada en incentivos, diseñada para proporcionar a las personas encarceladas acceso a una amplia gama de programas educativos, vocacionales y de rehabilitación.

Lo que distingue a Schoolhouse es su énfasis en los incentivos. Se anima a los reclusos a participar en los contenidos educativos y sus esfuerzos son recompensan. La finalización exitosa de los cursos les otorga valiosos “puntos” que pueden gastar en contenidos de entretenimiento y actividades de ocio.
 
Este enfoque no solo motiva la participación activa en su propia rehabilitación, sino que también hace que las oportunidades educativas y las opciones de entretenimiento estén al alcance de todos, independientemente de sus recursos económicos.
 
Otra de las características destacadas de Schoolhouse es su adaptabilidad. Los centros penitenciarios pueden adaptar el sistema para satisfacer las necesidades específicas de la población carcelaria. Esta personalización garantiza que los programas ofrecidos no sólo sean relevantes, sino también atractivos, haciendo que el aprendizaje sea una experiencia más eficaz y gratificante.

 

Mejorar la comunicación y la conectividad

Además de la educación, otra necesidad crucial para la rehabilitación es mantener los vínculos con el mundo exterior.
 
Las tabletas seguras de NCIC, integradas con la plataforma Schoolhouse, permiten a las personas encarceladas conectarse con amigos y familiares a través de llamadas telefónicas, visitas por vídeo y mensajes.
 
Esta conectividad no sólo proporciona apoyo emocional, sino que también desempeña un papel crucial en el éxito de la reintegración tras la puesta en libertad.
 

Las visitas por video a través de las tabletas pueden hacerse desde el interior de las celdas u otras zonas de las unidades de alojamiento, garantizando la privacidad del usuario.

Además, reforzada por unas funciones muy avanzadas de detección facial, monitora y controla comportamientos inapropiados por parte de usuarios externos.
 
Esta innovación no sólo mejora la experiencia de visita, sino que también contribuye a la seguridad y el orden generales en los centros penitenciarios.
 
El sistema de gestión del aprendizaje Schoolhouse, cuyo núcleo es el método RISE, contribuye a mejorar el panorama de la educación y la rehabilitación de los reclusos.
 
Al incentivar el cambio positivo, ofrecer oportunidades educativas personalizadas y facilitar una comunicación significativa, este enfoque innovador está capacitando a las personas encarceladas para aprovechar al máximo su tiempo entre rejas.
 

Es un faro de esperanza para quienes creen en las segundas oportunidades y en el poder de la educación para romper el ciclo de la reincidencia.

Craig Storer es el Director de Marketing de NCIC Inmate Communications. Craig tiene un gran interés en la economía asociada a los programas de comunicaciones con reclusos y le gusta trabajar con las agencias penitenciarias para ayudar a fomentar la comprensión de sus entornos de comunicaciones con reclusos, incluidas las tarifas, los ingresos y la participación en los ingresos de vuelta a la agencia. Ha ayudado a los organismos penitenciarios a identificar comisiones devengadas pero no pagadas asociadas a sus acuerdos de comunicaciones con reclusos por valor de varios millones de dólares, al tiempo que ha mejorado los entornos de comunicaciones en muchas comunidades, haciendo que las llamadas sean más asequibles.

Publicidad

Gustar/ Compartir:
More stories
Una nueva filosofía en los programas penitenciarios que abarcan tablets