Susan Kigula death row Uganda

Del corredor de la muerte de Uganda al activismo de los derechos humanos

// Entrevista: Susan Kigula

Activista de derechos humanos, Uganda

Contexto:

En septiembre de 2002, Susan Kigula había sido condenada a muerte por ahorcamiento, que es el método estándar de ejecución en su país, Uganda. En ese momento, la sentencia de muerte era obligatoria, lo que significa que, tras la condena por el delito de asesinato, la única pena posible era la muerte.

Después de esta condena, Susan Kigula se convirtió en la figura principal en el caso Susan Kigula y Otros 417 vs. Fiscal General. Todos los peticionarios estaban en el corredor de la muerte y su caso era un intento de que la pena capital fuera declarada inconstitucional y abolida.
Después de este caso, la pena de muerte obligatoria fue declarada inconstitucional en el caso de Susan Kigula & Otros 417 vs. Fiscal General, cuya sentencia es una de las más citadas en todo el mundo en la jurisprudencia sobre la pena de muerte.

Después de este caso, la pena de muerte obligatoria fue declarada inconstitucional en el caso de Susan Kigula & Otros 417 vs. Fiscal General, cuya sentencia es una de las más citadas en todo el mundo en la jurisprudencia sobre la pena de muerte.
En el caso de Kigula, tanto el Tribunal de Apelación como el Tribunal Supremo, en 2005 y 2009, respectivamente, declararon inconstitucional la sentencia de pena de muerte obligatoria porque, entre otras cosas, impedía considerar las circunstancias del acusado en la sentencia e interfería en el principio de separación de poderes, quitando la discrecionalidad de los jueces a elegir una sentencia alternativa distinta de la muerte para algunos delitos.

Además, los tribunales sostuvieron que era inconstitucional un retraso de 3 o más años sin ejecución, tras la confirmación de la sentencia de muerte por parte del tribunal superior de apelación. Los resultados del caso condujeron a una disminución en la población de los condenados a muerte, ya que todos los presos condenados a pena de muerte que no habían sido ejecutados por más de 3 años después de la condena fueron condenados a prisión perpetua; mientras que los condenados a penas de muerte obligatorias que no habían agotado el proceso de apelación, fueron remitidos al tribunal superior para audiencias de mitigación.

Fuera de esto, muchas sentencias de muerte fueron sustituidas por sentencias determinadas (5 – 50 años) y algunos han cumplido desde entonces sus sentencias y han sido liberados, incluyendo a Susan Kigula. Uganda también se clasifica en los países abolicionistas de facto; no ha ejecutado a nadie durante más de una década.

Además, en noviembre de 2014, Uganda se abstuvo de votar en la moratoria de resolución de la ONU sobre el uso de la pena de muerte. Esto fue un cambio positivo, porque el país había votado en contra de la resolución en cuatro ocasiones anteriores.

//

JT:¿Podría describir las circunstancias que le llevaron a participar y estar en la vanguardia del caso Susan Kigula y Otros 417 vs Fiscal General?

SK: Lo principal es que estaba en el corredor de la muerte! Siempre me he preocupado por mis compañeros también, y luego participé en una campaña contra la pena de muerte cuando todavía estaba en prisión. Hice la mayor parte de mi defensa a través de canciones, a través del cabildeo de los medios de comunicación – di entrevistas a una estación de televisión y una estación de radio local. Escribí memorandos de apelación a los dirigentes políticos, a los líderes religiosos y a otras «personas de primer nivel» del Gobierno, pidiéndoles que oyeran nuestra voz e intentaran pedir al presidente de Uganda que aboliera la pena de muerte.

Fue una campaña extensa, y quería exponerme a los medios de comunicación. Usaría esas oportunidades, como líder, para asegurarme de que nuestras voces fueran escuchadas.

Por lo tanto, esas son algunas de las circunstancias que me llevaron a ser parte en ese caso, pero, bueno, en cuanto al hecho de que mi nombre se destacó, no diría que era algo tan especial, por supuesto, creo que realmente dependía de todas las actividades en las que estaba involucrada. Otros reclusos también estaban conmigo y me apoyaron, también hubo cabildeo en diferentes áreas. Pero debido a que estaba activamente más involucrada que los demás, definitivamente capturé la audiencia externa. Yo no era un cobarde, ¿sabes?

Las prisiones en África deberían convertirse en lugares de transformación positiva, que es lo primero en derechos humanos y rehabilitación (...) La privación de libertad no significa privación de humanidad.

JT: Fue la primera vez en la historia del mundo que la población entera del corredor de la muerte de un país presentó una petición conjunta contra la pena capital.
¿Cómo fue esto posible? ¿Y cómo comenta usted el papel que la Foundation for Human Rights Initiative y que la firma de abogados han tenido en este caso?

SK: La Foundation for Human Rights Initiative desempeñó un papel muy importante y fundamental en la presentación de esta petición y en la participación de la comunidad internacional para presentar y apoyar esta petición. ¡Y lo encabezaron porque estábamos tras las rejas! Estaban allí para todos nosotros, los reclusos que habían sido sentenciados a muerte.

Y Katende Ssempebwa & Company Advocates fue la firma de abogados que nos representó legalmente en los tribunales e hicieron mucha investigación, la cual fue esencial y realmente ayudó al éxito del caso, porque era el primero de su clase, así que necesitábamos todo eso.

JT: Estar privado de libertad y esperar a ser ejecutado es algo que difícilmente se puede describir con palabras, pero ¿podría por favor tratar de volver sobre sus pensamientos y sentimientos cuando estaba en esa situación y nos cuenta sobre su vida en ese entonces?

SK: Ser condenado a muerte es peor que vivir como ciego, porque todo tu ser está nublado en la oscuridad. Perdí la esperanza y, siendo todavía joven, pensé que mi vida había desaparecido. Siempre me he preguntado: «¿Por qué yo?»

La desesperanza me paralizaba y en todas partes me parecía que no había salida, que no había esperanza. Pensé en cómo moriría… A veces, contenía mi aliento para imaginar cómo mi vida sería exprimida fuera de mí. Y cada vez que capturaba esos momentos me sentía tan asustada. Es una sensación horrible e indescriptible, como se puede imaginar. Te dicen que vas a morir cuando no estás enferma… ¡Fue horrible!

JT: Usted se hizo conocida mundialmente: es su nombre el que destaca de la lista de todo el corredor de la muerte de las prisiones de Uganda.
¿Cómo se siente usted sobre eso y cómo ve el hecho de que es el rostro de tal evolución en la jurisprudencia de su país?

SK: Lo más importante, que me hace sentir feliz, es que, a través del caso, la vida de tantas personas ha cambiado y, honestamente, no me complace el hecho de que soy ampliamente conocida y tan popular.

Me complace el hecho de que, incluso ahora que estoy fuera de la cárcel, todavía estoy activamente involucrada en la defensa de la abolición de la pena de muerte en Uganda, África y el mundo entero. Esto es lo que me da orgullo y eso es lo que estoy buscando ver en el futuro.

JT: Usted ha hecho sus estudios de licenciatura en Derecho con una universidad extranjera mientras estaba encarcelada.
¿Por qué ha decidido estudiar Derecho y cuáles fueron las circunstancias que le permitieron perseguir este objetivo?

SK: No estaba en mi agenda, al principio, para ser honesta, porque en primer lugar fui víctima de la Ley… Realmente odié la Ley, en un principio. Yo estaba como: «No, esto no es algo que quiero hacer, no puedo ir a ningún lado, nunca puedo conseguir justicia». Pero fue Alexander McLean, director general de African Prisons Project, una organización que opera en las cárceles de Uganda y de Kenia – a quien se le ocurrió la idea, porque después de estudiar en la escuela secundaria no teníamos una universidad, así que yo estaba atascada.

Él vino y me dijo: «Susan, sabes que puedes hacer una diferencia en la vida». Y yo estaba como: «No, ¿por qué yo?» Me preguntó por qué no estudiaba Derecho. Me dijo que creía que podía hacerlo mejor…

Lo conocía desde hacía tantos años, desde que él venía a la cárcel [como voluntario] antes incluso de que empezara a African Prisons Project. Luego me presentó a Estudios Jurídicos y me auspició para estudiar Derecho en la Universidad de Londres. 

 

Ceremonia de graduación de Susan Kigula

Así que siguió alentándome, porque él también es abogado, y cuando empecé a estudiar, me di cuenta de que podía hacer algo, y entonces mis ojos se abrieron. Y debido a las injusticias y al fracaso de la Justicia que yo estaba viendo y que estaban teniendo lugar en la cárcel, me di cuenta de que si perseguía este sueño, podría ser capaz de ayudar a los marginados de la sociedad, esa era mi pasión: asegurarme de que la gente pobre tendría acceso a la justicia.

Así que, lo tomé con pasión y luego me gradué con un título de abogado. Utilicé mi conocimiento legal para ayudar a mis compañeros presos en la prisión a través de la clínica de ayuda legal que establecí en la cárcel. Por lo tanto, muchos de ellos acceden a la Justicia a través de esa clínica de asistencia legal que es gratuita, por supuesto. Esa era la condición en la prisión y yo estaba realmente ayudándoles en su rehabilitación así que me di cuenta que, honestamente, valió la pena tomar mi título en Derecho Común.

JT: ¿Qué ha permitido su liberación antes del final de su condena y cuál es su situación ante el sistema judicial de Uganda?

SK: Estoy liberada, totalmente. Soy libre. No estoy en libertad condicional o algo así… soy libre.

Fui liberada por mi buena conducta en la cárcel y por la forma en que me he reformado, porque estaba ayudando a las autoridades penitenciarias a rehabilitar a otros presos y por la forma en que estaba involucrada en diferentes actividades en la cárcel.
Incluso la sociedad exterior veía realmente que Susan Kigula, aunque todavía estaba en la cárcel, estaba haciendo un gran trabajo en la reducción del crimen.

En el Servicio Penitenciario de Uganda, si uno se comporta bien y tiene un informe de buena conducta y ellos están realmente convencidos de que uno está listo para unirse a la sociedad, que no es una amenaza sino un beneficio para la sociedad – te reducen el tiempo que se supone que debes estar en la cárcel, porque se dan cuenta de que la sociedad necesita que la persona salga y ayude a transformar la vida de otras personas. Así es como me liberaron.
.

JT: ¿Qué ha estado haciendo desde su liberación y en qué ha estado involucrada, en lo que respecta a los derechos humanos y a la abolición de la pena de muerte?

SK: Fui puesta en libertad hace un año, y he asistido a varios eventos: Asistí al 6º Congreso Mundial contra la Pena de Muerte, en Noruega, y he sido invitada como oradora en esa conferencia que tuvo lugar en junio del año pasado. Y luego fui invitada a Suecia, para hablar en nombre de los hijos de los prisioneros. También fui invitada a ir a Francia para conmemorar el 50 aniversario de la abolición de la pena de muerte en ese país y celebrar el Día Mundial contra la Pena de Muerte, que fue en octubre del año pasado. Luego estuve en Rumania como ponente – fui invitada por ICPA -, estuve allí para representar el African Prisons Project, y luego fui invitada a Italia, por la Comunidad de Sant’Egidio, para asistir y participar en las actividades de la Conferencia Internacional «No Hay Justicia Sin Vida – La Pena De Muerte En Un Mundo Globalizado» – que es una campaña contra la pena de muerte.

Y he visitado varias universidades – en Francia, hablé con los estudiantes en las universidades sobre cómo tomar mejores decisiones en la vida, les ayudé a abrazar y a apreciar lo que tienen, y también traté de ayudarles a darse cuenta de que incluso si sus países no tienen la pena de muerte, no deberían pensar que está bien, porque en cualquier momento cualquiera puede llegar y tratar de convencer a la nación de que la reinstituya.

Recientemente fui invitada a un panel de alto nivel sobre la pena de muerte en Ginebra, Suiza: estuve hablando ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que fue en febrero pasado. He asistido a muchas conferencias diferentes: estuve en Gambia para hablar en la conferencia de derechos humanos y siempre estoy involucrada en actividades de derechos humanos y en contra de la pena de muerte.

Actualmente, estoy trabajando con el African Prisons Project y trabajando en prisiones en Uganda y en Kenia, ayudando a crear clínicas de ayuda legal, a través de las cuales los presos pobres pueden tener acceso a la Justicia. Ayudamos a capacitar a los presos en conocimientos jurídicos básicos, para que puedan ayudar a otros también …

Nuestra visión en el African Prisons Project es que las cárceles en África deben convertirse en lugares de transformación positiva, lo cual es lo primero en derechos humanos y rehabilitación. Por lo tanto, creemos que la privación de libertad no significa privación de la humanidad. Tenemos la intención de traer dignidad y esperanza a los hombres, mujeres y niños que viven y trabajan en prisiones en África.

En African Prisons Project han sido como parientes para mí porque han estado allí conmigo durante mi prisión y, cuando salí de la cárcel, me ayudaron en mi reintegración y me han dado un trabajo también, así que estoy empleada como su embajadora.

 

Prisión de Uganda

JT: ¿Cómo ve el cuadro general de la Justicia Penal en Uganda, en particular, y en África, en general?

SK: África, como un continente entero, casi posee la misma alineación en cada una de sus jurisdicciones en cualquier asunto de justicia penal. Los sistemas de justicia penal en África funcionan de esta manera: los que no pueden pagar por la justicia no pueden encontrarla. Es tan complejo, tan burocrático, y no de fácil acceso. Así que los pobres que están encarcelados realmente no tienen acceso a la justicia, por eso he elegido esta lucha, para obtener justicia. African Prisons Project está trabajando 24 horas al día para que las personas que están en prisión tengan la posibilidad de defenderse de los ambientes intimidantes de los tribunales.

Ellos [los países africanos] son casi todos iguales… Sólo tenemos que trabajar y seguir trabajando duro y más duro para hacerlos un lugar mejor. Tenemos que hacer una diferencia, no nos cansaremos.

JT: ¿Qué retos ha enfrentado para reintegrarse a la sociedad, siendo ex convicta?

SK: Mi familia me dio la bienvenida a casa, aunque mis padres murieron cuando yo estaba en prisión y ellos eran los que cuidaban de mi hija, porque dejé a mi hija cuando ella tenía apenas un año de edad. Fue un reto para mí tratar de construir una casa con mi hija, después de tantos años, cuando no tenía medios ni un trabajo. Tenía que encontrar un hogar para ella. Fue muy difícil y muy difícil para mí, pero afortunadamente algunos amigos vinieron a apoyarme, porque eso fue antes de que yo terminara mi educación y también antes de que yo fuera empleada de African Prisons Project.

Otro desafío fue la tecnología. ¡Eso superó mi entendimiento! Necesitaba aprender a usar un teléfono de pantalla táctil – por tantos años no supe cómo usar un teléfono! Por lo tanto, tuve que aprender a usar un teléfono, cómo utilizar una computadora. Y me di cuenta de que la gente está mucho más apegada a sus “gadgets” que a la gente. Fue todo un reto.

Me enfrenté al rechazo de algunas personas que sentían que no valía la pena porque soy una ex prisionera. Y, sabes, uno se siente tan mal cuando es rechazado… porque estás totalmente transformado y rehabilitado, y estás listo para vivir en la sociedad. Esa fue una de las razones por las que fui liberada antes de mi tiempo; fue por mi buen carácter.

También el hecho de que un país me ha rechazado, cuando estaba tratando de asistir a una conferencia, sólo porque tenía un pasado criminal. Fue el Reino Unido. Una de sus reglas de migración no permite a las personas con antecedentes penales entrar en el Reino Unido (si ha estado en la cárcel por más de cuatro años). Yo no quería quedarme en el Reino Unido y no estaba pidiendo ser un residente… Era sólo para una conferencia a la que se suponía que iba a asistir, pero se me negó. Ni siquiera les importa si estás rehabilitado, si estás reformado, si estás ayudando a la nación, ¡no les importa a ellos! Por lo tanto, es un reto para mí y estoy preocupada por mis otros compañeros, que están siendo reformados y rehabilitados, y siento que realmente alguna excepción debe ser comprometida.

Pero he viajado a otros países europeos y quiero felicitarlos por no ser vengativos y críticos, y por haber visto un cambio positivo en mí y por verme como una activista de derechos humanos. Les doy las gracias por no arrastrar el pasado a mi futuro: he estado en Francia, en Noruega, en Suecia, en Rumania, en Suiza y en otros países africanos, y espero viajar a otros países europeos. Pero es un gran desafío, porque cuando piensas que estás listo para unirte a la sociedad otra vez, y que estás listo para vivir con la gente, todavía eres juzgado por lo que pasó. Eso no puede impedirnos seguir adelante y luchar por los derechos de las personas.

JT: ¿Qué planea para el futuro?

SK: Bueno, junto con African Prisons Project, porque yo trabajo con ellos… De verdad me están entrenando, porque tengo una visión y metas que perseguir en el futuro.

Inicialmente, existe un plan de African Prisons Project para establecer un estudio de Abogados donde ex-reclusos – que han estudiado Derecho en prisión – puedan trabajar junto a otros expertos legales y tratar de ayudar a rendir justicia a un costo menor para los marginados.

Pero, personalmente, tengo la intención de abrir una firma de abogados para ayudar a los pobres a obtener justicia y espero continuar con las campañas de abolición hasta que vivamos en un mundo sin la pena de muerte.

También me apasiona ayudar a los niños de prisioneros; ellos son las víctimas inocentes de la Justicia… Tengo la intención de llegar a estos ángeles olvidados porque necesitan ser protegidos. Cuando sus padres van a la cárcel, algunos de ellos terminan en la prostitución, algunos de ellos son víctimas del sacrificio de niños en África, otros están sometidos al trabajo infantil y otros están expuestos a la trata de personas porque no hay nadie que los proteja. Otros terminan en las calles, convirtiéndose en niños sin hogar – no tienen refugio, no tienen comida, no van a la escuela… Otros son abusados sexualmente por las personas que pretenden cuidar de ellos cuando sus padres están encarcelados. Otros terminan cometiendo delitos y encontrando a sus padres en la cárcel, lo cual no rompe el ciclo de la delincuencia. Por lo tanto, quiero ayudar a los niños, y quiero abordar esa situación porque las agencias de procesamiento no se preocupan una vez que los padres son llevados a la cárcel.

También planeo ayudar a las mujeres que están siendo liberadas después de tantos años de prisión, ayudándoles a reintegrarse mejor a la sociedad como madres y ciudadanas responsables, y también a seguir luchando por los derechos de las mujeres, los niños y los prisioneros.

En el futuro, espero poner en marcha una empresa de Fideicomiso: Quiero ayudar a las personas que no saben invertir sus pequeñas ganancias, porque, por lo general, tenemos una cultura en la que cuando el marido muere, los familiares asumen la propiedad y la viuda y los hijos quedan sin nada. Estas son cosas que realmente tocan mi corazón. En lo que respecta a mis estudios, voy a hacer un curso que durará un año, y luego quiero también obtener un título de maestría.

Gustar/ Compartir:
More stories
Virtual reality for drug rehabilitation in probation project
Realidad Virtual para la rehabilitación de la drogodependencia