El cambio a los procesos de trabajo digitales incrementa la eficiencia y los resultados de la seguridad pública

Artículo

Mike Sparling

La pandemia de COVID-19 ha traído consigo años de cambio en la forma en que empresas de todos los sectores hacen negocios.  

Según una encuesta global a ejecutivos llevada a cabo por McKinsey, las empresas han avanzado en tres o cuatro años la digitalización de las interacciones con clientes y suministradores, así como las operaciones internas. 

La rápida y constante transformación del trabajo a la que asistimos ha generado un nuevo problema, el de la “expansión digital”, o sea, la adopción constante de nuevos sistemas que descargan integración y unificación de resultados en los creadores y profesionales en las organizaciones.  La “expansión digital” (del inglés “digital sprawl”) incide directamente en los empleados y su productividad. 

En el “Informe de productividad en el lugar de trabajo digital de Gartner” para 2020, se constata que “[l]a proliferación de aplicaciones y plataformas ha conducido a una firme voluntad reduccionista de acelerar el cambio a una experiencia singular y fluida en el lugar de trabajo, en la que los empleados cuenten con cuanto necesitan hacer para producir el mejor trabajo en un único lugar”. 

Hallar una estrategia para optimizar los flujos de trabajo digitales, mejorando al mismo tiempo la productividad, es el núcleo del nuevo reto.  

En un entorno de seguridad pública, la adaptación a los flujos de trabajo digitales y la incorporación de nuevos métodos de evaluación a través de los sistemas de gestión empresarial no han sido diferentes.  

El cambio es difícil para cualquier organización, más si cabe para las grandes organizaciones del sector público, que difícilmente obtendrán una compensación financiera significativa en el esfuerzo por el cambio.  

La transformación digital acelera las tareas, pero con la consecuencia de más complejidad resultante de procesos y sistemas de trabajo poco flexibles.

La adaptación a las nuevas tecnologías que racionalizan y mejoran la seguridad es esencial 

Las etapas de la integración digital en la trayectoria de un delincuente comprenden desde el contacto inicial hasta la rehabilitación.  

Durante dicha trayectoria, existe interacción con múltiples partes interesadas, partícipes y sistemas que tienen en común un conjunto de objetivos, aunque, por lo general, comparten muy poco sobre lo que debería ser un enfoque integrado. Defensores y proveedores de apoyo desconocen las acciones respectivas.  

Al mismo tiempo, las partes interesadas encargadas del seguimiento y las medidas de corrección tienen visiones incompletas de los desencadenantes e intervenciones que deben operar juntos para abordar la rehabilitación de una persona.  

Además, esta suele tener pocas oportunidades de aportar información e introducir datos en el sistema, ya que las diversas herramientas utilizadas a lo largo de su trayectoria están al servicio del sistema y no de la persona. 

En resumen, mientras el sistema hace cuanto está en su mano para beneficiar a cada persona, el resultado suele ser un sistema incapaz de optimizar y personalizar el conjunto del programa que más ayudaría al individuo en cuestión. 

Quedó atrás el tiempo de la solución de “talla única”, también para los sectores penitenciario y de la seguridad pública. Los datos disponibles evidencian, sin dejar lugar a dudas, que la programación a medida generará resultados óptimos para cualquier resultado que se busque considerando la trayectoria de la persona.

Construcción de modelos personalizados de supervisión comunitaria para crear una solución muy moderna y de seguridad pública 

MHS trabajó en colaboración estrecha con un departamento penitenciario situado en los Estados Unidos. El objetivo era la modernización de sus sistemas, mejorar las prácticas de tratamiento y de modificación de conducta, para incidir, en último término, en el objetivo a largo plazo de reducir la reincidencia.  

Antes de acudir a una solución digital y moderna para el sector penitenciario, este departamento penitenciario utilizó una aplicación de escritorio que organizaba y mostraba las bases de datos en la estación de trabajo local del usuario. 

La solución representaba una ayuda escasa o nula a la carga de trabajo cotidiana del personal, ya que era limitada en funcionalidad y alcance. Este sistema heredado no reunía los requisitos del estándar de oro para la evaluación y el cuidado a través del Modelo Riesgo-Necesidad-Responsividad

Mediante la construcción de modelos personalizados de supervisión comunitaria para adultos y jóvenes, este departamento transformó sus sistemas en una solución empresarial muy moderna y eficiente. 

Ayudó a racionalizar el acceso y la conservación en los datos dinámicos, redujo significativamente el tiempo necesario para procesar y gestionar individuos, y utilizó analíticas para informar las mejores prácticas para llegar a la precisión y a opciones de tratamiento individualizadas. 

Esta transformación vanguardista de una organización del sector penitenciario resultó en una alineación en el conjunto de las partes interesadas, adhesión a las prácticas recomendadas del sector mediante la gestión de casos basada en la evidencia y flujos de trabajo mejorados y racionalizados para los empleados. 

Gracias a este esfuerzo, el departamento pudo avanzar en sus casos con más eficacia y abordar las ineficiencias en la selección y conservación del personal. Finalmente, la solución amplificó el impacto positivo que los funcionarios pueden ejercer en las vidas de los delincuentes. 

Cada organización puede emplear y automatizar de un modo casi inmediato nuevas políticas y procedimientos en el entorno penitenciario, aplicando tecnología nueva de apoyo a las operaciones. 

Las organizaciones necesitan comprender las opciones que tienen para integrar los sistemas ensilados heredados, para que la información y los flujos de trabajo sean coherentes y correctos a lo largo de la trayectoria del delincuente. Los datos sobre los infractores tienen que ser fiables, correctos y estar actualizados y disponibles en cada etapa de su trayectoria. 

Si pensamos en el futuro, veremos que el acceso a las analíticas proporcionará información y conocimientos accionables para las operaciones y la toma de decisiones, tanto para las políticas como las prácticas del sector penitenciario. 

El establecimiento de alianzas eficaces permitirá a las organizaciones racionalizar los sistemas y procesos para lograr los resultados deseados y resolver problemas. 

Mediante la consulta, el análisis de las partes interesadas y la redefinición de problemas, las organizaciones podrán reducir los silos, conectar los datos, aumentar la transparencia y mejorar la toma de decisiones basada en datos, en toda la trayectoria de la persona involucrada en el sistema de justicia. 

De los esfuerzos por la modernización digital resultará un programa de tratamiento individualizado que contribuirá a la rehabilitación y a la reducción de la reincidencia.

Conozca las soluciones centradas en la seguridad pública de MHS

Mike Sparling

Mike Sparling es director de Operaciones y Tecnología de Multi-Health Systems Inc. (MHS). Dirige estrategia, operaciones comerciales, adopción de tecnología e investigación en aplicaciones de neurociencia de inteligencia artificial, cadena de bloques y cifrado homomórfico. Mike ha pasado más de 30 años como académico, investigador y directivo de empresa, en un recorrido profesional que ha abarcado países, plataformas, empresas y mentes.

Advertisement

Gustar/ Compartir:
More stories
La inteligencia artificial a juicio