El servicio penitenciario eslovaco con visión de futuro

// Entrevista: General Milan Ivan

Director general del Cuerpo de Guardias de Prisiones y Tribunales, Eslovaquia

 

JT: ¿Cuáles son los principales desafíos, pero también los logros del sistema penitenciario eslovaco?

G.MI: Los principales retos del sistema penitenciario eslovaco son aprovechar las buenas y positivas prácticas y los logros que ya hemos alcanzado y, al mismo tiempo, satisfacer las expectativas de la sociedad moderna.

Este año conmemoramos el 50.º aniversario de la administración penitenciaria independiente en Eslovaquia. Estoy convencido de que el Servicio Penitenciario Eslovaco tiene una historia renovada y exitosa. No solo cumplimos con las condiciones más exigentes de esta era moderna, sino que también estamos preparados para cualquier acontecimiento futuro.

En la administración y las operaciones penitenciarias, no se trata solo de utilizar los nuevos conocimientos y las modernas tecnologías digitales. Las personas siguen siendo el factor decisivo. En nuestro caso, hemos formado, cualificado y preparado exhaustivamente al personal para crear y mantener un entorno humano y seguro, a la vez que garantizamos las condiciones legales tanto para la detención preventiva como para el encarcelamiento, a pesar de los requisitos marcadamente extendidos en nuestras instituciones correccionales.

Un reto muy actual, pero que también es una ambición para el futuro, es el trabajar con nuestro personal de una manera más compleja, para asegurar que reciben una formación, habilidades y educación adecuadas, aumentando así su profesionalidad y preparación. La selección del nuevo personal penitenciario, su preparación, formación y requisitos adicionales deben estar en consonancia con el carácter exigente de nuestro servicio.

Actualmente nos enfrentamos a cuestiones de contratación de personal, pero también de mantenimiento del personal penitenciario, por lo que tratamos de aumentar su compensación financiera y crear mejores condiciones para el desempeño del servicio. Con el fin de optimizar y estabilizar nuestro personal, nos dedicamos cada vez más al área de recursos humanos, y estamos tratando de hacer que el servicio penitenciario sea más abierto a la sociedad.

Esto también se lleva a cabo a través de la cooperación con los medios de comunicación modernos y las herramientas de comunicación. Nuestras campañas de reclutamiento tienen como objetivo no solo sensibilizar al público sobre el valor social de nuestro servicio y lograr proyectar una imagen más subjetiva del sistema penitenciario, sino también conseguir personas jóvenes, educadas, preparadas física y mentalmente para el trabajo.

Al mismo tiempo, queremos aumentar el reconocimiento, y el respeto del personal penitenciario por sí mismo y su autoestima.

Nuestro objetivo es seguir consolidando y modernizando el sistema penitenciario (…) mitigando gradualmente las consecuencias de la insuficiencia de fondos del pasado.

Uno de los principales objetivos del sistema penitenciario eslovaco es proteger a la sociedad de los delincuentes y garantizar las condiciones legales de la detención preventiva y el encarcelamiento. Al mismo tiempo, desarrollamos programas que contribuyen a la reintegración exitosa de las personas encarceladas, de acuerdo con las necesidades de la comunidad y las recomendaciones de las Reglas Penitenciarias Europeas. Al mismo tiempo, el tratamiento de los reclusos debe estar en consonancia con el aumento de la seguridad estática y dinámica en nuestras prisiones.

Por supuesto, nuestro objetivo es seguir consolidando y modernizando el sistema penitenciario a nivel técnico, de infraestructura y de seguridad mediante el aprovechamiento de las tecnologías modernas disponibles, mitigando gradualmente las consecuencias de la insuficiencia de fondos del pasado.

Al mismo tiempo, es necesario seguir mejorando la gestión y la organización del servicio penitenciario, y de todos los procesos relacionados con su actividad, mediante la aplicación de métodos de trabajo progresivos, la gestión de las operaciones y la cooperación con el entorno externo.

 

Prisión de Bratislava, Eslovaquia

 

Junto con la modernización del sistema penitenciario, para alcanzar nuestros objetivos debemos crear las condiciones necesarias que, entre otras cosas, también están relacionadas con las finanzas. Además de los recursos presupuestarios estatales, estamos intentando, de forma eficaz y selectiva, utilizar también la financiación de nuestros proyectos con cargo a los fondos estructurales y de inversión europeos o a otros recursos no públicos.

Como buen ejemplo, me gustaría mencionar el proyecto “Chance for Return”, implementado dentro del programa operativo de recursos humanos de la UE. Este proyecto conectó nuestro servicio penitenciario con la Oficina Central de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, la tutela social, la academia y las regiones autónomas para obtener conocimientos científicos y utilizarlos en los cambios legislativos que se habían iniciado, con el fin de aumentar la eficacia de la resocialización de los reclusos. Me complace que este proyecto se esté ampliando gradualmente, no solo en extensión, sino también en un alto valor añadido.

 

JT: ¿Cómo está afrontando el problema del hacinamiento?

G.MI: Uno de nuestros principales objetivos es también reducir gradualmente el hacinamiento en las cárceles. De 2015 a 2019, logramos añadir 197 plazas a la capacidad de alojamiento.

De hecho, a partir de 2014 hemos estado preparando un amplio proyecto de construcción de una nueva prisión en el sudeste de Eslovaquia, en Rimavská Sobota, donde actualmente no hay ninguna. Y, basándonos en una decisión del gobierno, lo estamos preparando como un nuevo proyecto de construcción de prisiones de asociación público-privada.

La capacidad total prevista de esta prisión es de 832 plazas, lo que responde a las recomendaciones de las Reglas Penitenciarias Europeas sobre el espacio de alojamiento de 4 m2 por recluso. En la actualidad se están seleccionando los posibles candidatos y se está llevando a cabo la contratación pública para el concesionario; el proyecto se ejecutará en tres años y el plazo estimado de la concesión es de 20 años.

Además, junto con el Ministerio de Justicia, estamos trabajando para aumentar la eficacia del monitoreo electrónico. En este sentido, somos los principales responsables de preparar y procesar las propuestas, en los casos adecuados, para el uso del monitoreo electrónico; la decisión sobre la conversión del resto de la pena de prisión en arresto domiciliario es responsabilidad de los tribunales.

Por último, está en curso la preparación del primer centro de detención psiquiátrica de Eslovaquia, en cooperación con el Ministerio de Salud. Esta instalación estará en el sur de Eslovaquia, junto al hospital psiquiátrico de Hronovce. El personal penitenciario de la prisión cercana será responsable de la protección, de algunas actividades de seguridad interna y del régimen carcelario. El personal médico supervisará la atención de los detenidos.

En este sentido, junto con el Ministerio de Justicia, también participamos en la preparación de la legislación, a saber, un proyecto de propuesta que actualmente está siendo aprobado por el Parlamento.

 

 

JT: Una delegación del Comité del Consejo de Europa para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT) realizó una visita periódica a la República Eslovaca en marzo de 2018. El informe de dicha visita aún no se ha publicado.
Sin embargo, el último informe publicado, en el que se hace referencia a la visita de 2013, presentó varias recomendaciones, a saber, sobre las condiciones de detención – especialmente de los reclusos condenados a cadena perpetua y los de alta seguridad – y la prestación de servicios de atención de la salud en las cárceles (Fuente: CPT/Inf (2014) 29).
¿Cuál es la situación de las deficiencias y no conformidades señaladas por el CPT en el último informe publicado, y cuáles cree que son las áreas que recibirán recomendaciones del CPT esta vez?

G.MI: En cuanto al último informe de la visita del CPT en 2013, hemos aplicado las recomendaciones, por ejemplo, al mejorar las condiciones materiales y técnicas del sistema penitenciario y observar los derechos de los acusados y condenados, así como los del grupo específico de personas que cumplen cadena perpetua y los delincuentes peligrosos. Hemos mejorado las oportunidades de colocación para este grupo específico, y también hemos ampliado el alcance de sus derechos en términos de visitas y comunicación.

Para nosotros, las visitas de los representantes del CPT son una motivación para el futuro; sin embargo, cada sociedad tiene su propia cultura, especificidades y condiciones, y la población carcelaria está inseparablemente vinculada a ellas. Debido a estas especificidades, no siempre es posible que todas las condiciones del sistema penitenciario se correspondan con la visión del CPT. Muchas buenas ideas sobre la humanización y el desarrollo del tratamiento de la población penitenciaria suelen estar vinculadas a grandes recursos financieros o a posibles cambios en la legislación o en el enfoque del personal penitenciario.

Cada modificación legislativa de las condiciones de privación de libertad respeta las recomendaciones del CPT y trata de aplicarlas sistemáticamente y en la medida de lo posible. Por lo tanto, nuestro objetivo es el de abrazar gradualmente estas ideas y luego implementarlas según nuestras condiciones, dentro de las posibilidades legales y reales.

Sin embargo, esto nunca debe hacerse a expensas de la seguridad y, por ello, de la misión básica del sistema penitenciario, que es proteger a la sociedad de los delincuentes y, al mismo tiempo, proporcionar un tratamiento eficaz destinado a su reintegración después de que hayan cumplido su condena. Actualmente se está preparando la versión preliminar de la respuesta del Gobierno eslovaco al informe de la última visita del CPT.

Hemos introducido un sistema de telefonía que utiliza nuevas tecnologías, que ha sido una inversión privada. Me complace decir que la incidencia del contrabando de teléfonos móviles en las cárceles eslovacas es mínima.

JT: ¿Cuál es el estado de desarrollo de las medidas penales alternativas y las sentencias comunitarias en la República Eslovaca, y cuál es su impacto en el sistema de justicia y, en particular, en el sistema penitenciario?

G.MI: Eslovaquia ha buscado activamente, y a largo plazo, el desarrollo gradual de las penas alternativas; sin embargo, su aplicación no es competencia del sistema penitenciario. En Eslovaquia, la autoridad competente encargada de imponer las penas sustitutivas es el tribunal, mientras que la supervisión de la ejecución de dichas penas corre a cargo de los agentes de libertad condicional y mediación que trabajan directamente bajo la competencia del Ministerio de Justicia. A pesar de ello, el Servicio Penitenciario coopera activa y estrechamente con los agentes de libertad condicional.

En los últimos años, Eslovaquia ha ampliado el alcance de las penas alternativas, las condiciones técnicas y legislativas previas para su imposición y ha extendido la sustitución de la prisión preventiva. La posibilidad de obtener la libertad condicional también se amplió para cubrir delitos más graves, cometidos por condenados que no habían sido detenidos antes (delincuentes primerizos).

A Eslovaquia le interesa eliminar los obstáculos sustantivos y procesales en la ruta hacia las penas alternativas, así como reforzar la confianza que los organismos competentes depositan en las penas alternativas, lo que debería dar lugar gradualmente a una reducción de la población penitenciaria.

 

Corredor de la prisión de Bratislava, Eslovaquia

 

JT: ¿En qué medida es una realidad el uso de la tecnología y la modernización tecnológica en el sistema penitenciario eslovaco, y cuáles son las ventajas y los desafíos?

G.MI: Nos preocupamos por utilizar las nuevas tecnologías para mejorar la seguridad y la comodidad en el ámbito del trato a los reclusos. Aunque tenemos muchos déficits en este ámbito, especialmente en los últimos cinco años hemos conseguido modernizar, gradual pero fundamentalmente, las tecnologías de algunas prisiones.

Un ejemplo muy positivo es la compleja reconstrucción de las prisiones de la capital, Bratislava, que integró todas las tecnologías modernas en un sistema de seguridad integrado y unificado. Estamos tratando de obtener e implementar estas tecnologías modernas también en otras prisiones, dependiendo de los recursos disponibles, mientras que tratamos de utilizar los fondos estructurales europeos, como en el proyecto “Chance for Return”.

En este sentido, me gustaría mencionar el extenso proyecto “Servicio público eficaz e infraestructura integrada” que está previsto para unos tres años y utiliza las últimas tecnologías disponibles. Nos gustaría introducir gradualmente este proyecto, orientado al cliente, en todas las prisiones eslovacas. Este debería mejorar la comunicación del personal penitenciario con los presos, mejorar la comodidad de la respuesta del personal penitenciario ante las vidas y necesidades de los reclusos, mejorar la seguridad tanto del personal penitenciario como de los reclusos y, al mismo tiempo, mejorar la seguridad de todas nuestras instalaciones.

Por último, el éxito de la ejecución de este proyecto eliminará los errores humanos y evitará situaciones indeseables, ya que la mayoría de los procesos estarán sujetos a una compleja optimización y digitalización.

Además, hemos introducido con éxito un sistema de telefonía que utiliza nuevas tecnologías, que ha sido una inversión privada. Me complace decir que la incidencia del contrabando de teléfonos móviles en las cárceles eslovacas es mínima.

También utilizamos aplicaciones modernas para recopilar datos con el fin de prestar servicios y gestionar la vida cotidiana y el funcionamiento de nuestras prisiones. En este contexto, nos centramos en la coordinación y unificación de diversas aplicaciones y programas de software. De esta manera, hemos mejorado la gestión de todo el sistema penitenciario.

Los parámetros y objetivos de las aplicaciones y tecnologías que se preparan, desarrollan o licitan se coordinan no solo con el Ministerio de Justicia y el Ministerio del Interior, sino también con los proyectos gubernamentales pertinentes y con las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley.

En términos de modernización tecnológica, los retos del servicio penitenciario incluyen el aumento de los riesgos de seguridad, el propio desarrollo y despliegue de las nuevas tecnologías y su financiación.

(…) el número de personas de estos grupos [delincuencia organizada] en la población carcelaria ha aumentado drásticamente.

JT: ¿Cómo se abordan en su sistema penitenciario las cuestiones de radicalización violenta y extremismo, así como la delincuencia organizada, y hasta qué punto la inteligencia penitenciaria desempeña un papel preponderante en este asunto?

G.MI: Afortunadamente, la radicalización y el extremismo no tienen un impacto directo en Eslovaquia, ni en nuestro sistema penitenciario. Eslovaquia tiene un número relativamente bajo de extranjeros, lo que también se refleja en la población carcelaria (aproximadamente un 2%). De hecho, al mismo tiempo, hacemos un registro de algunas personas que han sido condenadas por delitos relacionados con el terrorismo y la radicalización.

Por supuesto, Eslovaquia ha reaccionado a la amenaza potencial del terrorismo y la radicalización mediante diversas decisiones gubernamentales. En este sentido, supervisamos lo nuestro y también cooperamos con los organismos estatales pertinentes, centrándonos en estas amenazas.

El Servicio Penitenciario presta atención principalmente a los indicadores de riesgo relacionados con las personas encarceladas, como su comportamiento, sus visitas y sus comunicaciones, como las llamadas telefónicas, la correspondencia y los paquetes. Además, también nos preocupamos por la formación y preparación de nuestro personal, así como por la comunicación mutua; tratamos de concienciar a las secciones de servicio.

La delincuencia organizada es una cuestión completamente diferente. Gracias a la detección relativamente satisfactoria de estas cuestiones en los últimos años – por parte de los organismos estatales pertinentes, como la policía y la fiscalía, pero también gracias a la cooperación eficaz con el Servicio Penitenciario Eslovaco –, el número de personas de estos grupos en la población carcelaria ha aumentado drásticamente.

Esto exige un tratamiento profesional de la detención preventiva y la prisión diferenciada en nuestras cárceles por parte de nuestro personal, centrándose en su colocación individual, permitiendo la realización de actos procesales y garantizando una investigación penal fluida. A este respecto, existe una cooperación y un intercambio intensivo de información con otras fuerzas de seguridad de Eslovaquia

//

El general Milan Ivan se graduó con éxito en la Facultad de Economía Nacional de la Universidad de Economía de Bratislava. Ha trabajado para el Servicio Penitenciario Eslovaco (Cuerpo de Guardias de Prisiones y Tribunales) desde 2012, pero anteriormente también trabajó para el Servicio entre 1982 y 2008. Trabajó en varios puestos, principalmente de dirección, en el área de actividades económicas en la prisión de Želiezovce, en la sede del Servicio Penitenciario y en el Ministerio de Justicia de la República Eslovaca. Se desempeña como director general del Cuerpo de Guardias de Prisiones y Tribunales desde 2014. En mayo de 2018, el presidente de la República Eslovaca le nombró general.

 

 


Publicidad

 

Gustar/ Compartir:
More stories
Radicalisation prevention article JUSTICE TRENDS
Prevención multinivel de la radicalización en prisión – El enfoque y el programa de certificación R2PRIS