Nadie se queda atrás Pensamientos personales sobre cómo manejar la crisis COVID19 desde la cárcel.

Cuando te golpea, te golpea fuerte y te quita todo el aliento.

Te dices a ti mismo que no sucederá en tu cárcel, la que te toca gestionar, porque hiciste todo lo que estaba en tu poder para evitarlo y siempre estuviste entre ellos.

Crees que tienes todo lo que necesitas para luchar contra ello. Sin embargo, te golpea.

Es posible que tengas que enviar a casa el 40% del personal activo en pocas horas. Tienes que aprender rápido lo que «contacto», una palabra bastante genérica hasta ese momento técnicamente significa en la terminología del Servicio Médico: «la persona que estuvo en presencia de la persona infectada durante más de 15 minutos a menos de 1,5 m, y sin medios de protección».

De repente te vuelves conocedor de asuntos que no se enseñaron en la Academia Penitenciaria, como la gestión de una cárcel en tiempos de pandemia. Te das cuenta de que, en esta crisis, las personas que pensabas que eran tu roca tienen miedos y ataques de pánico, que son normales tener en esta situación. Debes decirles que sigues confiando en ellos.

Lo más importante es decirles que vivimos (más de la mitad en nuestra vida activa), trabajamos (al menos dos décadas), y sufrimos (lo menos posible), ¡JUNTOS!

Principalmente, hay que pensar en los otros actores en la obra – los usuarios de nuestros servicios. Es difícil prevenir el pánico. Hay que tener cuidado acerca de cómo abordar lo que has visto en otras cárceles. Que la propagación de la infección dentro puede dejar que el infierno se desate.

Había experimentado algo similar hace 23 años en otra cárcel: una intoxicación de presos por alcohol metílico. Las consecuencias fueron la muerte, la intoxicación severa, las ambulancias que entran en medio de la noche hasta la planta baja de la prisión. Sigues repitiendo a ti mismo: esto no puede suceder aquí.

ESPACIAMIENTO – AISLAMIENTO – PRUEBAS

Esta ha sido la matriz que usé y trabajé.

Al no ser epidemiólogo, era escéptico con respecto a los mensajes generalistas sobre medidas de protección. Sin embargo, cuando sucede bajo tu supervisión, te aferras desesperadamente a cada mensaje y recomendación, con la esperanza de que ayude. Positivamente sorprendido, me enteré de que si sigues estas reglas, ayuda.

La distancia ayuda: limitar la asamblea en grupos en la mesa, en el espacio de trabajo, incluso en la presentación en el trabajo es una medida de ayuda. Cuando conviertes el club en un espacio de oficina para tus colegas o planteas servir las comidas en una serie de un máximo de 5 personas, ayuda.

El aislamiento ayuda: Enviar a 59 colegas directamente al aislamiento (45% del personal total) puede romperte. Tienes la misma misión, pero tienes un 45% menos de personal. Por eso te quedas contento cuando el servicio medico municipal te llama y dice que tiene aislamiento solo para diez de tus colegas. Puedes respirar y hay esperanza.

Las pruebas ayudan – Tomé la decisión inmediatamente. Fue difícil pedirle a un hombre que funcionara durante 14 días en los que se le evaluaría en cada resfriado o tos, o nariz congestionada. Fue difícil justificar por qué probar sólo a diez colegas (aquellos aislados) de los 150.

La decisión que tomamos de hacer las pruebas a todos y ver los resultados mostró como la presión sobre la gente cambia. Todos se quedan satisfechos y en paz. Te sientes seguro de trabajar en un ambiente limpio y tranquilo del hecho de que si sigues la regla las cosas funcionan. Es decir, decidimos comprar más de 150 pruebas de PCR. Vale la pena; ayuda a la moral de la banda a saber que, si tienen un problema, hay esperanza.

___

En la Academia tenía un comandante que tenía una expresión: – “casco – máscara “!
Después de un cuarto de siglo de haber comenzado aquí, me ponen en una situación similar: “máscara, guante y bata”. Póntelos al 100% de las 12 horas de tu turno, y será el mejor para todos.

Al final, estamos tratando con un virus, pero somos un EQUIPO.

 

//

Dorin Muresan es actualmente director del Hospital Penitenciario de Dej en Rumania y ex Director General Adjunto del Servicio de Prisiones de Rumania. Miembro de la Junta directiva de ICPA la Asociación Internacional de Correccionales y Prisiones y Copresidente de la Red de Capacitación y Desarrollo del Personal Penitenciario dentro de ICPA, Dorin fue el coordinador del «e-learning” para el personal penitenciario rumano y coordinó el proyecto de telemedicina en el servicio penitenciario rumano. Con 24 años de experiencia profesional – de los cuales 23 años de experiencia en cárceles, e incluyendo 7 años como experto en proyectos y 8 años de experiencia en alta gerencia – brinda consultoría para servicios penitenciarios em situación de pos-conflictos como em Libia, Iraq y Moldavia.

Gustar/ Compartir:
More stories
Lady Edwina Prison Reform
Hacia la reforma penitenciaria en el Reino Unido