Peter Severin

ICPA Apoyando el avance de los sistemas correccionales en todo el mundo

// Entrevista: Peter Severin

Presidente de la Asociación Internacional de Correccionales y Prisiones (ICPA, International Corrections and Prisons Association)

 

JT: La ICPA es una asociación con más de veinte años de existencia, y podemos decir que es la única comunidad global de agencias y profesionales del sector penitenciario. Usted ha sido elegido recientemente como presidente. ¿Cómo ve su nuevo papel como presidente de la ICPA? ¿Qué legado quiere construir dentro de la Asociación?

PS: En primer lugar, creo que es un papel muy emocionante y un gran honor haber sido elegido como presidente de una organización tan sobresaliente como la ICPA. He estado involucrado con la ICPA desde el 2001, cuando tuvo su primera conferencia aquí, en Australia.

Mi legado, que espero ser capaz de construir, se basa en lo que la organización ya ha hecho: fomentar las mejores prácticas en los correccionales de todo el mundo, ya sea en el contexto de los países desarrollados o de los países en vías de desarrollo. Haciéndolo de una manera que esté basada en las evidencias y maximizando predominantemente el uso de las correcciones de la comunidad. Además de continuar mejorando lo que hacemos en nuestras prisiones, al recurrir notablemente a la tecnología como un facilitador de buenas prácticas en los correccionales, dondequiera que estemos.

 

JT: Y en cuanto a la huella que desea dejar en los próximos años que estará al frente de la asociación… ¿En qué le gustaría trabajar realmente?

PS: Creo que lo que realmente necesitamos hacer es fomentar la extensión y el uso extendido de las correcciones, la libertad condicional y la libertad vigilada, y en particular mirar a las cohortes de delincuentes que realmente no deberían estar en prisión. El trabajo que estamos haciendo actualmente en relación con el encarcelamiento de mujeres es importante en este contexto.

También tenemos que trabajar con los países que ni siquiera tienen sanciones basadas en la comunidad y crear la oportunidad de que esos países consideren esas alternativas. La ICPA ya ha hecho un gran trabajo en ese sentido, pero es hora de que pensemos más allá de las prisiones en todo el sistema de justicia penal y veamos qué más funciona.

 

También tenemos que trabajar con los países que ni siquiera tienen sanciones basadas en la comunidad y crear la oportunidad de que esos países consideren esas alternativas. La ICPA ya ha hecho un gran trabajo en ese sentido, pero es hora de que pensemos más allá de las prisiones en todo el sistema de justicia penal y veamos qué más funciona.

 

JT: ¿Qué prioridades quiere abordar?

PS: La mayoría de las prioridades se relacionan con las estrategias de capacitación. La tecnología, por ejemplo. Necesitamos aprovechar y maximizar el uso de la tecnología para poder hacer mejor nuestro trabajo. A continuación, tenemos que centrarnos en el personal de los correccionales. Ya hemos hecho una inversión significativa en la capacitación del personal y en la asistencia a sus programas de capacitación, particularmente en los países en desarrollo. Tenemos que seguir haciéndolo, porque son las personas las que lo hacen posible. Y, en ese contexto, también debe abordarse el bienestar y la capacidad de recuperación para que el personal haga bien su trabajo.

También quiero centrarme en las alternativas a las prisiones. Veo un largo camino por delante, y esta es un área que es importante para las sociedades, para continuar mejorando y seguir aprovechando e implementando las mejores prácticas.

 

 

La ICPA se encuentra en una posición única: contamos con expertos de todo el mundo, provenientes del sector público, del sector privado, del ámbito académico, del ámbito no gubernamental. El simple hecho de reunir esa experiencia y ponerla a disposición puede beneficiar a todos de muchas maneras. El análisis de resultados, la elaboración de programas para la formación del personal y la mejora de las opciones que tienen los sistemas de justicia penal, aparte de la prisión, representan grandes oportunidades para que la ICPA apoye a los establecimientos penitenciarios de todo el mundo.

JT: ¿Cuáles cree usted que son los principales desafíos a los que se enfrenta el sector penitenciario y en qué medida puede la ICPA ayudar a los servicios penitenciarios de todo el mundo a hacerlo?

PS: La ICPA se encuentra en una posición única: contamos con expertos de todo el mundo, provenientes del sector público, del sector privado, del ámbito académico, del ámbito no gubernamental. El simple hecho de reunir esa experiencia y ponerla a disposición puede beneficiar a todos de muchas maneras. El análisis de resultados, la elaboración de programas  para la formación  del personal y la mejora de las opciones que tienen los sistemas de justicia penal, aparte de la prisión, representan grandes oportunidades  para que la ICPA apoye a los establecimientos penitenciarios de todo el mundo. Tenemos la intención de desarrollar nuestros secciones en varias partes del mundo. Ya tenemos una que funciona muy bien en América del Norte. Estamos muy interesados en revitalizar las secciones en América Latina y en África. Vamos a crear   una nueva en Europa, lo que será bastante diferente, porque ya hay varias otras organizaciones en esa región. Realmente queremos ser líderes, pero, al mismo tiempo, queremos ser un buen socio para las jurisdicciones que pueden beneficiarse de la experiencia que reunimos. Aquellos interesados en hacer cosas nuevas y desarrollar nuevas iniciativas, políticas e incluso leyes. La ICPA está bien posicionada para apoyar a los países, jurisdicciones y a los responsables en la toma de decisiones relevantes a mejorar lo que están haciendo actualmente.

 

JT: ¿Solo los miembros afiliados de la ICPA pueden aprovechar el apoyo de la asociación?

PS: En general, sí, somos una organización basada en afiliación y trabajamos para nuestros miembros. Sin embargo, también proporcionamos mucho apoyo a las jurisdicciones que puedan no ser miembros. Por ejemplo, hemos estado llevando a cabo programas de desarrollo de liderazgo en África. Aunque el país que nos ha acogido, Namibia, es miembro, otros países participantes pueden no serlo. Cuando implementamos nuestros programas y participamos, no lo limitamos a los miembros. Sin embargo, como organización basada en la afiliación, ponemos algunos servicios exclusivamente a su disposición. Es una calle de doble sentido. Sí, ¡la afiliación va primero! Pero tampoco tenemos problemas para apoyar a los países no afiliados, cuando eso sea pertinente.

 

JT: ¿Cuál es, para usted, el valor de las relaciones asociativas con otros organismos del sector penitenciario, como la Confederación Europea de la Libertad CondicionalEuroPris?

PS: No hay nada que sustituya las asociaciones fuertes y sólidas, y eso es muy evidente, particularmente en Europa. También estamos afiliados a las Naciones Unidas. Estamos trabajando con Japón; estamos trabajando con las diversas jurisdicciones de la región del Pacífico. Las asociaciones son la quintaesencia de lo que esperamos poder hacer mejor, y siempre para mejorar la práctica correccional. Estamos buscando activamente formar asociaciones, pero va un poco más allá de esto. También tenemos alianzas en el sector privado donde contamos con un fantástico apoyo de los patrocinadores, en particular en el espacio tecnológico. Esperamos aprovechar a los que tienen experiencia y ponerla a disposición de nuestros miembros.

 

 No hay nada que sustituya las asociaciones fuertes y sólidas, y eso es muy evidente, particularmente en Europa. También estamos afiliados a las Naciones Unidas. Estamos trabajando con Japón; estamos trabajando con las diversas jurisdicciones de la región del Pacífico. Las asociaciones son la quintaesencia de lo que esperamos poder hacer mejor, y siempre para mejorar la práctica correccional.

 

JT: ¿Cómo combinará el papel de presidente de la ICPA con el de comisionado de los servicios correccionales de Nueva Gales del Sur?

PS: Se trata realmente de las sinergias entre estas dos organizaciones, esto es lo que me permitirá desempeñar ambos papeles. No es algo nuevo. Tuvimos dos presidentes de la ICPA que eran, al mismo tiempo, comisionados o directores generales de su servicio. Por supuesto, tengo algo de apoyo aquí en Sídney, en mi propia organización. Asimismo, la ICPA, a través de su equipo ejecutivo, se ocupa del día a día de los negocios.  La mayor parte del trabajo realmente desafiante  pasa por el equipo ejecutivo. Además, tengo una fantástica junta directiva. Otros directores, el vicepresidente, el tesorero y 13 miembros de la junta directiva hacen una gran contribución a nuestra organización. Es un esfuerzo conjunto. Se trata de la colaboración, lo que me permitirá, ojalá, el seguir haciendo ambos trabajos de manera efectiva.

 

JT: ¿Su estilo de liderazgo en la ICPA será el mismo que el del comisionado? ¿Cómo ayudará su experiencia con este nuevo papel en la ICPA?

PS: Sí, en general mi estilo de liderazgo es el mismo. Sin embargo, mis responsabilidades son bastante diferentes. Como comisionado, soy responsable de un sistema correccional muy grande, donde tomo muchas decisiones que se relacionan directamente con la administración de las prisiones, la libertad condicional y la libertad vigilada, aquí en Nueva Gales del Sur. En la ICPA el liderazgo se trata más bien de tener una visión muy clara y, obviamente, unos principios muy fuertes. En su mayor parte, esto significa la conducción de la ICPA, representando a la organización junto con la junta directiva en varias formas. Aunque no creo que tenga un liderazgo completamente diferente, las responsabilidades son ligeramente diferentes entre el papel de un comisionado y el papel de presidente de la ICPA. En mi opinión, quienquiera que sea el presidente de la ICPA debería tener una comprensión y un conocimiento muy sólidos de las instituciones correcciones.  Es solo esa pericia y responsabilidad lo que permite tener una visión clara de la organización, basada en una práctica y una experiencia sólidas. Espero poder hacer una contribución concreta como presidente de la ICPA, así como seguir siendo tan eficaz como pueda como comisionado.

//

Peter Severin es el comisionado de los Servicios Correccionales de Nueva Gales del Sur, Australia, desde septiembre de 2012. Antes de este nombramiento, Peter fue jefe ejecutivo del Departamento de Servicios Correccionales de Australia del Sur desde julio de 2003. Trabajó con el Departamento de Servicios Correccionales de Queensland (Australia) durante casi 15 años y su último cargo fue el de director general adjunto. Peter comenzó su carrera penitenciaria en Alemania, en 1980. Peter tiene una sólida experiencia en la operación de correccionales, gestión de delincuentes e intervención. Tiene una amplia experiencia en la gestión de prisiones y en la formulación de políticas. Presidió el diseño, la construcción y la puesta en marcha de importantes infraestructuras penitenciarias, y tiene especial experiencia en el desarrollo de normas de servicio para la prestación de servicios correccionales por parte del sector privado y la gestión de contratos. En Nueva Gales del Sur, actualmente participa y es responsable de un programa de infraestructura carcelaria de 2400 millones de dólares. Peter tiene un Máster en Administración Pública y una Licenciatura en Trabajo Social. Ha sido miembro de la Junta de la Asociación Internacional de Correccionales y Prisiones (ICPA) desde el 2010, vicepresidente de la ICPA desde el 2014 y presidente desde el 2019.


Gustar/ Compartir:
More stories
Nicole Belloubet Minister France
La ambiciosa reforma de la justicia en Francia