Deborah Richardson

Una inversión estratégica para dar un gran paso adelante en la modernización

Entrevista

Deborah Richardson

Viceministra (Servicios Correccionales), Ontario, Canadá

Durante estos casi dos años como viceministra, ¿cuáles han sido sus principales prioridades?

DR: Desde un punto de vista general, las prioridades de mi Ministerio se dividen en tres categorías: en primer lugar, apoyar a los trabajadores de primera línea; en segundo lugar, responder a las decisiones de los tribunales y a las obligaciones legales (en concreto, en relación con las condiciones de reclusión y también con los servicios de salud mental y el apoyo a los reclusos); y, en tercer lugar, trabajar de forma más inteligente.

Durante el último año también nos hemos centrado en gestionar la pandemia de la COVID-19. Estas categorías pueden parecer bastante amplias, pero queremos lograr muchas cosas en todo el sistema. 

El centro de todo lo que hacemos es nuestro personal de primera línea: son la columna vertebral de nuestro sistema. Contamos con miles de empleados en una provincia geográfica y demográficamente diversa, que trabaja en una amplia gama de instalaciones.

Como Ministerio, creemos que para comprender los mejores pasos que hay que seguir en la evolución de nuestro sistema, es importante entender las realidades y necesidades de nuestro personal.

Personalmente, visité casi todas las 25 instituciones de la provincia, visité oficinas de libertad condicional y vigilada y también hice tres sesiones de trabajo de doce horas con funcionarios de prisiones para profundizar mi comprensión de la experiencia diaria de nuestro personal.

Nuestra Ministra, Sylvia Jones, y altos dirigentes han realizado visitas similares. Ha centrado nuestro pensamiento y nos ha ayudado a empoderarnos para convertirnos en grandes defensores de nuevos recursos significativos para los servicios correccionales. Muchas de las iniciativas que estamos debatiendo hoy aquí surgieron gracias a esas visitas.

Dentro de los apoyos de primera línea, una categoría en la que nos hemos centrado es el reconocimiento y la promoción del bienestar mental del personal. El personal de servicios penitenciarios tiene un trabajo desafiante que los hace más susceptibles a sufrir traumatismos por estrés ocupacional.

Hemos implementado diferentes soportes, tanto clínicos como no clínicos, para abordar una serie de necesidades. Estos incluyen un proyecto piloto de terapia cognitivo-conductual basado en Internet y un próximo programa de apoyo entre homólogos para todo el personal, que también se ampliará a los jubilados y a los que están de baja y que pueden estar experimentando algún tipo de angustia. 

Muchas de estas iniciativas las hemos podido desarrollar juntamente con el sindicato, lo que ha sido muy productivo.

El bienestar se extiende al trabajo en un entorno seguro y antirracista, y hemos estado apoyando a nuestra primera línea con eso también. Recientemente hemos desarrollado un plan de acción contra el racismo, con personal, grupos de afinidad y el agente negociador. 

Nuestras metas dentro del plan abordan los problemas que afectan a nuestra plantilla, así como los que afectan a las personas bajo custodia.

Correctional officers of the Province of Ontario, Canada
Funcionarios de los Servicios Correccionales de la provincia de Ontario, Canadá

Todos nuestros empleados deben sentirse cómodos y seguros a la hora de aportar todo su ser al trabajo. Como empleador, creemos que nuestro personal debe ser un reflejo del mercado laboral general y de aquellos a los que supervisamos. 

Estamos fomentando la equidad y las oportunidades y, como líder, he trabajado para asegurar que nuestro equipo directivo superior sea diverso y refleje la sociedad a la que servimos.

Dentro del sistema de justicia, lamentablemente, hay una significativa sobrerrepresentación de los pueblos indígenas y negros. Es muy importante examinar todas nuestras operaciones, desde lo básico en adelante, desde una perspectiva antirracista. 

Por ejemplo, ¿nuestros servicios de comedor tienen productos adecuados para el cuidado del cabello y de la piel de los reclusos negros? Con los comentarios de nuestro personal de primera línea, estamos trabajando en proveer productos apropiados.

También estamos analizando la programación y la asistencia. Para los reclusos indígenas tenemos que asegurarnos de que tenemos apoyos apropiados y culturalmente sensibles disponibles, no solo dentro de la institución, sino también cuando salen de prisión. Para eso, estamos estableciendo mejores vínculos con las organizaciones indígenas.

Y, especialmente en las áreas donde hay una gran población de reclusos indígenas, estamos trabajando con nuestro personal para asegurar que entiendan la historia de las escuelas residenciales, la colonización y el trauma intergeneracional asociado a lo que sufrió la comunidad indígena en Canadá. 

Garantizar que nuestro personal comprende esto apoyará aún más la prestación de servicios penitenciarios de una manera culturalmente sensible.

Para apoyar esfuerzos como estos con la toma de decisiones basada en evidencia, Ontario ha comenzado a recopilar más datos basados en la raza en varios sectores, incluidos los Servicios Penitenciarios, a través de su Ley Antirracismo de 2017. Esto ayudará enormemente en términos de desarrollo de políticas y programas.

La modernización también es un tema general: nos estamos alejando de un sistema basado en papel tanto en las instituciones como en las oficinas de libertad condicional y libertad vigilada para brindar un mejor apoyo al personal y a las operaciones. 

Este es un desafío importante en un sector predominantemente basado en papel. Por ejemplo, estamos implementando herramientas de programación basadas en la web que permiten a nuestro personal indicar su elegibilidad para los turnos de horas extra desde sus teléfonos móviles.

También estamos implementando el seguimiento móvil de reclusos: dispositivos de mano portátiles que nos permiten hacer un seguimiento de las personas que entran y salen de la celda.

Además, contamos con un mecanismo de informe de incidentes electrónicos, una plataforma en la que podemos realizar un seguimiento de los datos y las tendencias para obtener información adicional sobre los incidentes. Esto desempeñará un papel vital en el desarrollo futuro de las políticas.

Para los oficiales de libertad condicional y libertad vigilada, trabajamos junto con el agente negociador para proporcionar a los oficiales en el norte nuevos dispositivos de seguridad para cuando viajan a través de regiones remotas.

Los nuevos dispositivos ayudarán a garantizar la salud, la seguridad y el bienestar del personal de primera línea al proporcionar comunicación bidireccional de voz y texto, así como un monitoreo directo mejorado.

También hemos eliminado las líneas de teléfono fijas para oficiales de libertad condicional y libertad vigilada y les hemos proporcionado teléfonos móviles. La tecnología nos permite trabajar de forma más inteligente, en beneficio de todos.

 JT:  Ontario ha aportado quinientos millones de dólares en el sistema penitenciario para los próximos cinco años. (1)

¿Cómo se asignará este presupuesto y qué problemas solucionará?

DR: Estas inversiones representan un gran paso adelante en la modernización de las correcciones y ya hemos comenzado a realizar inversiones estratégicas para hacer frente a una serie de desafíos.

En primer lugar, estamos contratando más personal y realizando importantes mejoras de capital. Mejorar nuestra infraestructura anticuada y hacer crecer nuestro personal nos permite brindar mejores servicios, expandir el espacio de programación y mejorar la salud y la seguridad, todo mientras apoyamos al personal de primera línea.

Contar con más personal también nos brinda más oportunidades de innovar. Y, con estas nuevas contrataciones, estamos explorando cambiar nuestro modelo sanitario para que más enfermeras especializadas y profesionales de la salud mental dirijan e informen la atención.

Nuestro plan de mejora de capital también es multifacético. Por ejemplo, en la parte norte de la provincia, estamos construyendo un nuevo establecimiento penitenciario. Sin embargo, no queríamos mantener el statu quo durante los años que llevará construir la nueva instalación.

Por lo tanto, estamos llevando a cabo proyectos de expansión de la infraestructura en nuestras instalaciones de Kenora y Thunder Bay utilizando la construcción rápida. 

Estamos creando un espacio mejor y más apropiado culturalmente, mejores condiciones de trabajo para nuestro personal y mejores condiciones de vida para quienes están bajo nuestra custodia. Nos estamos centrando en la sanación que debe ocurrir dentro de nuestras instalaciones.

Otra gran parte de nuestras inversiones es ampliar los apoyos para la salud mental y las adicciones. He mencionado esto para el personal, pero también hemos estado trabajando en programas para nuestra población reclusa. 

Por ejemplo, nos hemos asociado con el Centro de Ciencias de la Salud Mental de Ontario Shores para crear la primera unidad dedicada de salud mental para ayudar a las mujeres reclusas con problemas graves de salud mental en nuestro Centro para Mujeres de Vanier.

En general, los quinientos millones de dólares son emocionantes: esta inversión histórica permitirá proyectos clave que respalden tanto a nuestro personal como a los que están bajo custodia o supervisión.

Los desafíos COVID nos han permitido centrarnos en el avance de nuevas soluciones tecnológicas y en iniciativas innovadoras de reinserción en la comunidad. Seguiremos avanzando, paso a paso.

Province of Ontario, Canada: overview of the prison system
Provincia de Ontario, Canadá: panorama del sistema penitenciario

 JT:  En cuanto a la formación, hemos sabido que en enero de 20202 ha puesto en marcha un nuevo programa de formación para funcionarios
penitenciarios.

¿Cuáles son los objetivos de este nuevo programa y
qué cambios busca lograr con él?

DR:  Los funcionarios de prisiones experimentados que habían estado allídurante varios años sintieron firmemente que era necesario que hubiera más formación inicial para los nuevos funcionarios dentro de las paredes onde la institución y no solo en un aula. Para entender las realidades del trabajo del Servicio Penitenciario realmente tienes que vivirlo. También ayuda con la retención de empleados. Los nuevos funcionarios sabrían qué esperar, ya que su incorporación sería una combinación de formación en el aula y laboral. Estas valiosas opiniones nos indicaron que era importante cambiar el modelo de formación.

También queríamos asegurarnos de que cualquier programa de formación
rediseñado abordara mejor las necesidades de un establecimiento penitenciario moderno. Esto incluyó una formación actualizada en salud mental, adicciones, derechos humanos y antirracismo, así como en competencias básicas como pensamiento crítico y estratégico, inteligencia emocional, comunicación, liderazgo y profesionalismo.

Involucramos activamente al personal en la configuración del nuevo programa que ha sido denominado «Formación Básica Penitenciaria» e incorpora estos objetivos. Debido a la pandemia, tuvimos que adaptar y trasladar la mitad de nuestro programa de formación en línea, pero hasta la fecha hemos tenido un gran éxito.

También estamos haciendo un rediseño similar con nuestro plan de estudios de libertad condicional y libertad vigilada. Nuestro plan de estudios actualizado abordará mejor las habilidades necesarias para apoyar a las personas con problemas de salud mental y adicciones y la forma de supervisar mejor a las personas que pueden tener un mayor riesgo de reincidencia.

Además de los cambios en la formación básica, también estamos invirtiendo en formación continua, en especial sobre la gestión de los reclusos con problemas de salud mental y adicción. Desde octubre de 2020, 1,400 miembros de nuestro personal han completado la formación en salud mental y adicciones impartida a través del Centro de Adicciones y Salud Mental. Además, la formación en competencias culturales indígenas, la formación contra el racismo y específicamente contra el racismo negro se encuentran en proceso de desarrollo e implementación.

Todas estas iniciativas de formación se imparten o se impartirán a través de plataformas de aprendizaje en línea.

Province of Ontario, Canada: overview of the probation system
Provincia de Ontario, Canadá: panorama del sistema de penas y medidas en la comunidad

¿Qué otros esfuerzos de modernización e inversiones tecnológicas están en marcha en los servicios penitenciarios y qué impacto se espera que tengan?

DR: Estoy trabajando muy de cerca con mis colegas Viceministros del sector de la justicia para estudiar formas de modernizar el sector de la justicia de Ontario, incluida una combinación de iniciativas transformadoras que llamamos diseño digital de justicia pena.

Este proyecto tiene como objetivo transformar el sistema de justicia mediante la digitalización y la racionalización del ciclo de vida de un caso penal de principio a fin. Esta transformación permitirá acceder a la información, documentación y pruebas a cualquiera que lo pida, y compartirse digitalmente entre policías, la fiscalía, el abogado defensor, los acusados que se representan a sí mismos, así como el personal del poder judicial y de prisiones.

Además de las implementaciones tecnológicas que he mencionado anteriormente, la expansión de las vistas judiciales por vídeo se ha visto acelerada por la pandemia. Desde el comienzo de la COVID-19, hemos tenido 2,400 comparecencias judiciales virtuales – más de mil videocomparecencias al día – a través de aproximadamente ciento sesenta unidades de vídeo. Eso es un aumento de casi un 40% con respecto a nuestros números anteriores a la COVID-19.

En el trabajo de modernización, no se puede subestimar la colaboración que se requiere para generar cambios. Tener a todos los asociados del poder judicial sentados a la mesa para caminar juntos en este viaje nos ha ayudado enormemente. Los jueces, la Asociación de Abogados Penalistas, la Fiscalía, la asistencia legal, la Policía y el sistema penitenciario han estado trabajando juntos en estos temas complejos.

Por supuesto, la pandemia ha presentado nuevos desafíos, incluida la acumulación de casos penales, en especial para los detenidos. Ahora podemos celebrar juicios completos a través de videoconferencia y ofrecer acceso a la defensa a distancia, donde la gente puede usar el vídeo para conectarse con sus abogados.

La pandemia también nos desafió a encontrar soluciones relacionadas con las visitas de los presos y, en respuesta, creamos un sistema para permitir visitas familiares virtuales. Todavía no tenemos este servicio en todas nuestras instituciones, pero estamos explorando opciones para expandirnos. También estamos avanzando con un nuevo sistema telefónico para que los presos puedan tener más opciones de comunicación, incluida la capacidad de llamar a teléfonos móviles y mejores tarifas de llamadas.

Greenhouse at an Ontario Correctional Services facility, Canada
Programa de invernaderos y jardines en el Centro Correccional de Thunder Bay

 JT: La pandemia de la COVID-19 ha traído grandes desafíos a los servicios penitenciarios en todo el mundo.

Dadas las restricciones derivadas de la crisis de la pandemia, ¿qué tipo de medidas se han aplicado en Ontario?

DR:  La COVID-19 fue y sigue siendo una emergencia de salud pública en evolución. Por la seguridad de nuestro personal y de los que están bajo nuestra custodia, tenemos que ser capaces de actuar rápidamente ante los problemas emergentes. 

Establecer buenas líneas de comunicación – con el personal y su agente negociador, nuestros socios de justicia, superintendentes locales y unidades de salud pública – ha demostrado ser esencial. Los beneficios han sido muchos.

Al principio de la pandemia mantuvimos llamadas telefónicas diarias con todos los presidentes de los sindicatos que representaban a nuestras veinticinco instituciones (y también hicimos lo mismo con los de libertad condicional y libertad vigilada), lo que nos ayudó a mantener la moral y la transparencia con nuestro personal.

La comunicación clara y frecuente con nuestros asociados del sector judicial nos permitió reducir de manera segura y significativa el número de reclusos y aliviar las presiones de capacidad en el sistema. 

Me siento muy orgullosa de las colaboraciones que hemos tenido como equipo. Los miembros del personal de primera línea son realmente los verdaderos héroes de toda esta pandemia.

El recuento de reclusos es algo que hemos abordado de varias maneras. Reconocimos que reducir de forma segura y responsable el número de personas bajo custodia provincial podría apoyar la prestación de servicios de la era de la COVID-19, al tiempo que disminuiría el riesgo para la salud pública.

Como parte de nuestros esfuerzos para reducir nuestra población reclusa, reduciendo así la posible propagación de la COVID-19 dentro de nuestros establecimientos penitenciarios, emitimos permisos de ausencia temporal a reclusos, no violentos y de bajo riesgo, que estaban llegando al final de su pena.

Exterior view of the South West Detention Centre
Centro de Detención "South West", Ontario, Canadá

También hicimos lo mismo con todos aquellos que cumplían penas discontinuas, permitiendo que los delincuentes cumplieran su condena dentro de sus comunidades.

Aumentamos las opciones no privativas de libertad introduciendo la vigilancia electrónica con tecnología GPS. Ahora estamos haciendo que la vigilancia GPS también esté disponible para la fianza. 

Nuestros asociados del sector judicial, los miembros del poder judicial, la fiscalía y la policía también han ayudado enormemente a disminuir nuestra población de reclusos.

También se realizaron cambios a nivel de primera línea e institucional. Priorizamos la comunicación y formación con el personal y con nuestra población reclusa en torno a protocolos de salud y seguridad. 

Hemos distribuido más suministros de higiene personal y también hemos contratado limpiadores externos para muchas de nuestras instituciones y oficinas. También se aumentaron los límites de las cantinas para los reclusos.

Además, respecto a la libertad condicional y libertad vigilada, ajustamos el modelo de plantilla con una rotación para que alrededor del 40% del personal esté en las oficinas de libertad condicional, para atender a los delincuentes de alto riesgo y/o muy vulnerables, mientras que el resto trabaja desde casa y presta servicios a distancia. 

En los días en que el personal está en la oficina, todo el personal, visitantes y delincuentes siguen los protocolos de salud y seguridad, incluido el uso de mascarillas y el distanciamiento físico. Además, el personal solo atiende a los delincuentes a través de separadores protectores de plexiglás. También se mantienen los protocolos de limpieza mejorados.

Una de nuestras últimas prioridades en nuestra respuesta a la COVID-19 es la planificación del alta.

Es un tema particularmente relevante en las comunidades remotas y del norte de Ontario. Los brotes de coronavirus pueden tener un impacto desproporcionado en las comunidades que no tienen fácil acceso a un médico o un hospital. 

Las comunidades querían asegurarse de que existían protocolos de seguridad para ayudar a garantizar que las personas que regresaran a sus comunidades no trajeran la COVID-19 involuntariamente.

Así que nos asociamos con organizaciones indígenas locales para trabajar en protocolos y apoyos de planificación de altas. También trabajamos en estrecha colaboración con las Unidades de Salud Pública de la zona.

En todo nuestro sistema, hemos hecho más de 25,000 pruebas de COVID-19 hasta la fecha. Ningún sistema en ningún lugar del mundo se ha librado de la COVID-19. Nosotros también hemos sufrido brotes. Afortunadamente, nuestro enfoque colaborativo nos ha permitido identificar y gestionar los brotes a medida que ocurren.

Nuestro equipo ha trabajado muy duro para priorizar la salud y la seguridad del personal y los presos, y estoy orgullosa del trabajo que hemos realizado hasta la fecha.

Dentro de los servicios penitenciarios, nuestro trabajo siempre se ha centrado en ayudar a las personas a encontrar una manera positiva de avanzar desde un lugar difícil.

La COVID-19 ha supuesto un desafío personal y profesional para todos, pero siempre nos centramos en cómo podemos mejorar. 

Hemos descubierto que estos desafíos también nos han permitido centrarnos en el avance de nuevas soluciones tecnológicas y en iniciativas innovadoras de reinserción en la comunidad. Seguiremos avanzando, paso a paso.

(1) Ontario government – Solicitor General. (2020). Ontario Investing in Frontline Corrections Workers. 

(2) Ontario government – Solicitor General. (2020). Ontario Launches Redesigned Training Program for Corrections Officers.

Deborah Richardson

Viceministra (Servicios Correccionales), Ontario, Canadá

Deborah Richardson, licenciada en Derecho, ha ejercido anteriormente como Viceministra de Asuntos Indígenas. Es una experimentada ejecutiva de asuntos intergubernamentales y líder indígena que comenzó su carrera en un bufete de derecho penal en Ottawa y ha trabajado en el sector privado, público y sin fines de lucro. Desde 2004, Deborah ha ocupado progresivamente puestos más altos en el servicio público federal y provincial. Es una orgullosa micmac y tiene fuertes vínculos con su comunidad natal de Pabineau First Nation en la costa norte de New Brunswick.

Gustar/ Compartir:
More stories
prison officer
Inteligencia penitenciaria: contribuciones de los tomadores de decisiones de Bélgica, Canadá y Argentina