Anne Kelly

Un salto digital en los penales federales de Canadá provocado por la pandemia

Entrevista

Anne Kelly

Comisionada del Servicio Penitenciario de Canadá

 JT:  En noviembre de 2019 declaró: «El Servicio Penitenciario de Canadá ha comenzado una era de la transformación en los centros penitenciarios federales canadienses con la implementación de Unidades de Intervención Estructuradas (SIU) como el nuevo modelo penitenciario que guía nuestro trabajo con los reclusos que no pueden ser manejados de manera segura dentro de una población reclusa convencional».(1)

¿En qué consiste el nuevo modelo penitenciario y cuánto éxito ha tenido hasta ahora?

AK: El mandato principal del sistema penitenciario es rehabilitar y reintegrar de forma segura a los delincuentes en la comunidad. Nos centramos en hacer que nuestros centros penitenciarios sean entornos seguros que apoyen a los reclusos a la hora de trabajar en sus necesidades y factores de riesgo, para que puedan convertirse en ciudadanos que respetan la ley. 

Algunos reclusos no pueden alojarse con seguridad en la población general de reclusos en nuestras instalaciones penitenciarias debido al riesgo que representan para ellos mismos o para los demás. El Sistema Penitenciario de Canadá (CSC, por sus siglas en inglés) implementó una alternativa efectiva que realmente es parte de una transformación histórica del sistema penitenciario federal canadiense. Es importante para mí, y una obligación clave del CSC, que se trate a todos los presos con respeto y dignidad.

En noviembre de 2019, el CSC implementó Unidades de Intervención Estructurada (SIU, por sus siglas en inglés) y prohibió la segregación administrativa. El sistema SIU fue diseñado como una medida temporal para proporcionar intervenciones específicas para apoyar a los delincuentes en el tratamiento de las causas subyacentes que les impiden vivir de forma segura en la población en general. Nos ayuda a minimizar las situaciones en las que los reclusos pasan demasiado tiempo en sus celdas, fomenta el contacto humano significativo y ofrece una gran protección, como servicios de salud mejorados y toma de decisiones externas.

Mientras están en una SIU, los reclusos tienen acceso a los mismos tipos de programas, servicios y actividades que la población reclusa convencional. Son visitados diariamente por el personal, incluido su oficial de libertad condicional, agentes penitenciarios, trabajadores principales, ancianos y capellanes, así como otros reclusos y visitantes. El modelo también empodera a nuestros profesionales de la salud, que los visitan a diario, para realizar un seguimiento y hacer recomendaciones sobre las condiciones de confinamiento de un recluso.

Por ley, los reclusos en una SIU pueden pasar un mínimo de cuatro horas al día fuera de su celda, incluidas dos horas al día para un contacto humano significativo. La legislación también reconoce que hay situaciones en las que un recluso puede permanecer en su celda durante más tiempo. Esto incluye aquellas circunstancias en las que se niegan a salir, a lo que tiene derecho.

Si un recluso no cumple con las cuatro horas fuera de la celda o no establece ningún contacto humano significativo con otros durante un mínimo de dos horas durante cinco días consecutivos, o quince días de los treinta días naturales, un encargado de la toma de decisiones externo e independiente (IEDM, por sus siglas en inglés) revisa su situación.

Esto no puede subestimarse. Supervisan las condiciones de un recluso y la duración del confinamiento en una SIU. Vigilan y revisan los casos de los reclusos de forma continua y proporcionan recomendaciones y decisiones vinculantes al CSC. El investigador de asuntos penitenciarios también supervisa los centros penitenciarios federales.

Además, algunas instalaciones SIU se están beneficiando de una participación significativa de voluntarios y organizaciones comunitarias. Han introducido perros para terapia, talleres, arte, actividades sociales y un mayor acceso a visitas por vídeo y teléfonos para conectarse con su red de apoyo.

Siempre buscamos mejorar y realizar una evaluación continua del nuevo modelo, incluida una auditoría de nuestra política y operaciones de SIU que ayudará a identificar los cambios necesarios. En general, estoy segura de que estamos avanzando en la dirección correcta.

 JT:  Si bien representa el 5 % de la población canadiense en general, el número de indígenas condenados a nivel federal ha aumentado constantemente durante décadas. Más recientemente, las tasas de sentencias privativas de libertad se han acelerado entre los pueblos indígenas, a pesar de la disminución de la población reclusa general, alcanzando el 30% en 2020, un nuevo máximo histórico.

«Los resultados penitenciarios consistentemente más pobres para los delincuentes indígenas (por ejemplo, más probabilidades de que sean colocados o clasificados como de máxima seguridad, más probabilidades de que estén involucrados en el uso de la fuerza y en incidentes de autolesión, menos probabilidades de que se les conceda la libertad condicional) sugieren que los centros penitenciarios federales hacen su propia contribución al problema (…)».(2)

¿En qué medida el Servicio Penitenciario de Canadá (CSC) dedica programas y servicios específicos a la población indígena a su cargo? Y ¿Cómo puede contribuir a revertir la sobrerrepresentación que esta población tiene en el sistema penitenciario federal?

AK:  Nuestro compromiso de lograr un impacto positivo en los pueblos indígenas que cumplen una sentencia federal es extremadamente importante para mí.

La sobrerrepresentación de los pueblos indígenas en nuestro sistema de justicia penal es indiscutiblemente una cuestión sistémica que requiere intervenciones en múltiples niveles, incluidos los correccionales federales. Me propongo a realizar un cambio como podamos, y estamos explorando enfoques innovadores para abordar esta cuestión.

Trabajamos estrechamente con otros departamentos gubernamentales federales, provinciales y territoriales, y seguimos aumentando la colaboración con las comunidades y organizaciones indígenas.

Reconocemos que un esfuerzo de todo el gobierno y de las asociaciones con los pueblos indígenas es esencial para abordar las causas subyacentes y ayudar a revertir el problema de la sobrerrepresentación.

Creo firmemente que al aumentar esta colaboración horizontal, obtendremos información sobre las mejores prácticas y oportunidades para abordar los determinantes sociales de la salud, incluidos el empleo, la vivienda y la salud física y mental, que son factores que contribuyen significativamente a la libertad condicional.

Reconocemos que los delincuentes indígenas tienen necesidades culturales y espirituales específicas, así como otras consideraciones que han contribuido a ponerlos en contacto con el sistema de justicia.

He visto cambios positivos y progresivos dentro de la organización desde que comencé en 1983 como oficial de administración de casos, que ahora se llama oficial de libertad condicional. Uno de los cambios ocurrió en 2003, cuando introdujimos el modelo de Atención Indígena Continua que se centra en enfoques y programas culturalmente responsables para abordar las necesidades de los delincuentes indígenas.

Integral a eso son los ancianos y consejeros espirituales que brindan apoyo y enseñanza espiritual, ceremonial y de asesoramiento a los delincuentes de las Primeras Naciones, los Métis e Inuits.

También hemos facilitado la justicia restaurativa y apoyado el desarrollo de proyectos comunitarios y culturalmente relevantes con un enfoque en las alternativas al encarcelamiento, incluidos los métodos de pabellones de rehabilitación.

También trabajamos en estrecha colaboración con las comunidades indígenas para facilitar y apoyar la puesta en libertad condicional de los delincuentes indígenas y para fortalecer esas intervenciones, políticas penitenciarias, programas y operaciones destinadas a apoyarlos. Además, nuestros Agentes de Programas Penitenciarios Indígenas son esenciales para la ejecución de los programas.

En general, estamos avanzando en todo el espectro de servicios e intervenciones diseñados y dedicados a apoyar a la población indígena a nuestro cargo, pero reconocemos que hay más trabajo por hacer.

¿Cuáles son los demás desafíos a los que se enfrenta el Servicio Penitenciario de Canadá?

AK: En primer lugar, nos enfrentamos al desafío de mantener los niveles operativos de seguridad y protección en nuestras 43 instituciones y en nuestras instalaciones comunitarias. Nuestro perfil del delincuente es complejo y diverso, y la tarea del CSC es satisfacer sus necesidades de rehabilitación, seguridad, salud y abordar sus necesidades y riesgos individuales.

El CSC también mantiene un entorno de trabajo seguro, saludable, respetuoso y colaborativo. Para mí es muy importante que promovemos activamente una cultura institucional que sea antirracista, combata el acoso y la discriminación y fomente un ambiente de profesionalidad y respeto. 

Exterior view of Pê Sâkâstêw Centre, Alberta, Canada
Vista exterior del Centro Pé Sâkâstêw, Alberta, Canada

Las iniciativas contra el racismo y la discriminación son aún más importantes dada la creciente diversidad de delincuentes y la necesidad inherente de construir una cultura en la que las personas puedan prosperar y ser mejores.

Através de la investigación, el compromiso y la comunicación, buscamos continuamente formas para garantizar que abordamos de manera significativa los desafíos a los que se enfrentan los canadienses negros, los indígenas y otros canadienses «racializados» que están bajo nuestra custodia.

Uno de nuestros programas clave de rehabilitación es CORCAN, que proporciona a los delincuentes empleo y formación para el empleo mientras están encarcelados y, durante algunos periodos breves, después de que sean puestos en libertad en la comunidad. 

La pandemia planteó desafíos para el CORCAN, pero encontró nuevas soluciones utilizando opciones telefónicas y basadas en vídeo para proporcionar un programa de formación para el empleo y garantizar la accesibilidad de los delincuentes a los coordinadores de empleo.

El CSC también ofrece a los delincuentes programas educativos para ayudarles a desarrollar habilidades de alfabetización, académicas y de desarrollo personal para que puedan reintegrarse con éxito en la comunidad. 

La pandemia planteó desafíos para brindar una educación presencial, por lo que exploramos opciones en el aprendizaje a distancia y el uso supervisado de la tecnología de la información. Mejoramos las habilidades informáticas de los delincuentes y permitimos que los programas orientados a delincuentes continuaran durante la pandemia.

Estoy orgullosa de la respuesta innovadora de nuestros diversos sectores y voluntarios para adaptarse a los desafíos de este último año. Se utilizaron nuevos enfoques y modelos para conectarnos con los delincuentes virtualmente, y esto nos permitió seguir beneficiándonos de la participación externa en nuestras operaciones.

Con el aumento de las demandas digitales, estamos trabajando para incorporar la infraestructura tecnológica adecuada para mover al CSC hacia un modelo penitenciario más eficiente, efectivo, flexible y digital.

Exterior view of Collins Bay Institution, Kingston, Ontario, Canada
Institución Collins Bay, Kingston, Ontario, Canadá

 JT:  En los últimos cinco años, el número medio de delincuentes supervisados en la comunidad ha aumentado entre el 18,5 y más del 37%, dependiendo del tipo de sentencia.(3)

¿Qué peso tienen las medidas penales comunitarias dentro del CSC? ¿Qué inversiones se han realizado en este ámbito y hacia qué futuro se orientan los correccionales comunitarios?

AK:  La seguridad pública es primordial. La mayoría de los delincuentes volverán a la comunidad, los correccionales comunitarios son un componente crítico para garantizar la seguridad pública.

Proporcionamos servicios que incluyen opciones de alojamiento, servicios comunitarios de salud e intervención y el establecimiento de asociaciones comunitarias. 

Tratamos con delincuentes en libertad condicional, excarcelados y con órdenes de supervisión a largo plazo. Proporcionamos estrategias de supervisión, intervenciones y programas que abordan las necesidades individuales y los factores de riesgo y facilitan la transición y la reintegración de las personas en la comunidad.

Me complace informar que el CSC está viendo un número históricamente alto de delincuentes supervisados en la comunidad. En enero de 2021, la población en correccionales comunitarios era de 9,269, que representa aproximadamente el 42% de toda la población de delincuentes.

Utilizamos un Programa de Instalaciones Residenciales Basadas en la Comunidad, que contribuye a la supervisión de la comunidad proporcionando alojamiento a los delincuentes. Estas instalaciones están explotadas por agencias no gubernamentales que tienen un contrato con el CSC y promueven la reintegración satisfactoria de los delincuentes en la comunidad.

Las instalaciones residenciales comunitarias (comúnmente conocidas como hogares de transición), centros de tratamiento, albergues, acogidas en casas privadas y apartamentos supervisados/satélites están incluidos en este programa residencial.

Las adaptaciones comunitarias también apoyan las necesidades de poblaciones más complejas y vulnerables, como delincuentes de mayor edad, mujeres y personas con problemas de salud mental o abuso de sustancias.

Recientemente hemos desarrollado un Sistema de Gestión de Alojamiento de Delincuentes, que garantiza que todos los involucrados en el proceso de planificación de la puesta en libertad y de la supervisión de delincuentes dispongan de información coherente. Proporciona información para la colocación de delincuentes en opciones de alojamiento que satisfagan sus necesidades en el momento adecuado de su condena y en el lugar correcto.

Canadá: panorama del sistema correccional federal

Teniendo en cuenta las exigencias del mundo digital actual, ¿cuál es la situación del CSC en lo que respecta a la modernización tecnológica, tanto a escala operativa como en el contexto de la rehabilitación y la reinserción de los reclusos?

AK:  En 2020, la pandemia de la COVID-19 catapultó al CSC a su futuro digital. Nos obligó a evaluar los desafíos y beneficios de los servicios digitales tanto para el personal como para los delincuentes, y estoy orgullosa de la rapidez con la que nuestro equipo de gestión de la información respondió y se adaptó a la situación en constante cambio. 

Necesitábamos encontrar soluciones para los cientos de empleados que de repente se encontraron trabajando a distancia. Además de obtener y comprar nuevos equipos informáticos, tuvimos que aumentar nuestro ancho de banda para manejar la cantidad de teletrabajo requerido. 

Al adoptar un nuevo conjunto de aplicaciones de oficina y productividad, los empleados pudieron comunicarse a través de chat, audio, videollamadas o trabajar en documentos en tiempo real con sus compañeros.

Con el aumento de las demandas digitales, estamos trabajando para incorporar la infraestructura tecnológica adecuada para mover al CSC hacia un modelo penitenciario más eficiente, efectivo, flexible y digital.

También nos hemos embarcado en un viaje de varios años para reemplazar nuestro Sistema de Gestión de Delincuentes, nuestro sistema esencial, para actualizar nuestras funciones, servicios y datos.

También llevamos la innovación digital al interior de nuestras instituciones. Pasamos a aumentar las visitas por vídeo, por lo que delincuentes pudieron conectarse con sus seres queridos y redes de apoyo, cuando las visitas se suspendieron durante la COVID-19. 

Implementamos más quioscos de visitas virtuales en todo el país y se están utilizando bien. Antes de la pandemia, teníamos una media de 1,200 visitas virtuales al mes. Después de marzo de 2020, la media fue de 6,000 al mes, alcanzando un máximo en mayo de 2020 con 7,160.

La COVID-19 también planteó un desafío a nuestro trabajo con los tribunales. Expandimos nuestro equipo de Vídeo Tribunal en todo el país y trabajamos con el sistema de justicia para aumentar su uso para incluir declaración de testigos, audiencias de apelación y presentación de declaraciones de culpabilidad. 

También colaboramos con la Junta de Libertad Condicional de Canadá para permitir audiencias virtuales y la entrega de programas para delincuentes que forman parte del viaje del delincuente para poder beneficiarse de la libertad condicional.

El cambio a la «Formación introductoria para los funcionarios encargados de la libertad condicional», nos ayudó a garantizar que el CSC cuenta con personal suficiente y disponible encargado de la libertad condicional. 

Se ofreció una formación sobre el «Modelo de Programa Penitenciario Virtual Integrado» a los oficiales del programa penitenciario para minimizar la demora a la hora de abordar las necesidades de los programas penitenciarios para delincuentes.

Ahora estamos desarrollando un proyecto de entrega de programas penitenciarios virtuales para transformar nuestro enfoque tradicional, basado en el aula, en un entorno de plataforma virtual interactiva.

A raíz de la COVID-19, ampliamos el programa de telemedicina, que proporciona servicios de salud física y mental. Implementamos un quiosco de vídeo para delincuentes, en trece emplazamientos de Ontario, para dar cabida a la evaluación de la salud mental, e implantaremos cincuenta y un quioscos adicionales en todo el país.

No hay duda de que estos quioscos aseguraron la continuidad de la atención y redujeron la huella en los hospitales locales.

Interior view of a program room at Pê Sâkâstêw CentreInterior view of a program room at Pê Sâkâstêw Centre
Vista interior de una sala de programas en el Centro Pê Sâkâstêw

 JT:  La pandemia de la COVID-19 ha planteado grandes desafíos a los servicios penitenciarios en todo el mundo.

Dadas las restricciones derivadas de la crisis de la pandemia, ¿qué tipo de medidas se han aplicado en Canadá?

AK:  Desde el comienzo de esta pandemia, el CSC ha adoptado un enfoque proactivo, guiado por las autoridades de salud pública, para garantizar la salud y seguridad del personal y de los delincuentes en todas nuestras instituciones.

Al comienzo de la pandemia, suspendimos inmediatamente las visitas a nuestras instituciones y establecimos amplias medidas de prevención y control de infecciones en todas ellas. Estas incluyen el uso obligatorio de mascarillas para los presos y el personal, medidas de distanciamiento físico, exámenes médicos activos y formación de más de 250 empleados para realizar el rastreo de contactos.

Completamos revisiones independientes, dirigidas por expertos sobre prevención y control de infecciones o salud ambiental en cada una de nuestras cuarenta y tres instituciones y nos aseguramos de que se implementaran todas las recomendaciones.

También desarrollamos un Marco Integrado de Gestión de Riesgos, en colaboración con las autoridades de salud pública, nuestros grupos de interés y sindicatos, que se utiliza para tomar decisiones sobre las actividades (por ejemplo, visitas) que pueden tener lugar o deben ser suspendidas. También llevamos a cabo pruebas significativas entre los reclusos y el personal, incluidos individuos asintomáticos.

El CSC proporciona su propia atención médica a los reclusos y cuenta con profesionales sanitarios especializados en sus instituciones, incluidos enfermeras y médicos, que vigilan de cerca a cualquier persona diagnosticada con COVID-19. Además, fuimos los primeros en adoptar los testes rápidos.

En enero de 2021, comenzamos a ofrecer vacunas de la COVID-19 a reclusos mayores y médicamente vulnerables. Esperamos que pronto todos los reclusos tengan la oportunidad de vacunarse, a medida que haya más vacunas disponibles.

Proteger a los que están a nuestro cuidado y a nuestros empleados es una prioridad, dado que viven y trabajan en entornos de vida congregados. A través de pruebas masivas, nuestras medidas de prevención y control de infecciones, y la prevención y sensibilización, hemos sido capaces de mitigar el impacto de la COVID-19 en nuestras operaciones y mantener a todos lo más seguros posible. Ha sido un año difícil, y estoy increíblemente orgullosa de nuestros esfuerzos colectivos.

Anne Kelly

Comisionada del Servicio Penitenciario de Canadá

Anne Kelly tiene una larga carrera en el Servicio Correccional de Canadá (desde 1983) y ha trabajado en la sede nacional desde finales de los años noventa. Ha sido Directora de Operaciones de Reintegración Institucional, Directora General de Programas y Reintegración para Delincuentes, y se desempeñó como Comisionada Asistente de Operaciones y Programas Correccionales. También fue Comisionada Adjunta para la Mujer y Adjunta Regional. Fue nombrada Comisionada Adjunta Principal en 2011, y en julio de 2018, fue nombrada Comisionada.

Gustar/ Compartir:
More stories
geosatis EM bracelet
El monitoreo electrónico a otro nivel