La División CPDL del Consejo de Europa apoya a los Estados miembros en abordar la radicalización en las prisiones

Entrevista

Tanja Rakušić-Hadžić

Jefa de División, Departamento de Cooperación Policial y Privación de Libertad, Dirección General de Derechos Humanos y Estado de Derecho, Consejo de Europa

La División de Cooperación Policial y Privación de Libertad (CPDL) del Consejo de Europa, junto con el Grupo Pompidou, forma parte del Departamento de Policía, Detención, Drogas y Toxicomanías de la Dirección General de Derechos Humanos y Estado de Derecho. En colaboración con las autoridades nacionales y organizaciones internacionales, la CPDL lleva a cabo proyectos que atiendan las demandas específicas de los Estados miembros en los ámbitos penitenciario, de la libertad condicional y policial. El trabajo de la CPDL se centra en los derechos humanos y en cuestiones de gestión y rehabilitación en entornos penitenciarios, así como en la lucha contra los malos tratos y la impunidad en las estructuras policiales. El apoyo a los sistemas penitenciarios para abordar la radicalización y reintegrar a los presos extremistas violentos (PEV) ha sido el objetivo primordial de varias de las intervenciones de la CPDL en los Estados miembros, especialmente en la región de los Balcanes Occidentales.

¿Cuáles son los pilares fundamentales de la labor del Consejo de Europa para ayudar a los Estados miembros a ajustarse a las normas europeas establecidas en el ámbito penitenciario?

TRH: Toda la noción de asistencia a los Estados miembros se fundamenta en tres pilares del Consejo de Europa: establecimiento de normas, supervisión y cooperación.

El Consejo de Europa tiene la mayoría de las normas europeas que se aplican en el ámbito penitenciario. Es suficiente mencionar las dos más importantes, a saber, el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) y el Convenio Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes, que previó la creación del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura (CPT).

Se requiere que se supervise su aplicación en la práctica, por lo que contamos, entre otros, con el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que supervisa directamente la aplicación del CEDH, y el CPT, que supervisa las condiciones y el trato de las personas privadas de libertad en toda Europa. A continuación se presenta una serie de recomendaciones del Comité de Ministros, como las Reglas Penitenciarias Europeas, las Reglas Europeas de Libertad Condicional o las Reglas Europeas para menores infractores, por citar algunas.

En su número 10, esta Revista presentaba la labor del PC-CP, el Subcomité de Cooperación Penológica del Consejo de Europa, cuyos trabajos normativos sirven de base para entender los proyectos del CPDL. Y aquí llegamos al tercer pilar, que es la cooperación o asistencia técnica que brindamos a nuestros Estados miembros para integrar las normas del Consejo de Europa en su sistema y práctica jurídicos. En la práctica, esto implica que discutimos con las autoridades nacionales sus demandas reales, ya sea como consecuencia de la adopción de nuevas normas, de las conclusiones del TEDH o de los informes del CPT. 

Somos un servicio impulsado por la demanda, que ayuda a los Estados miembros a abordar las deficiencias de sus sistemas, concretamente en el ámbito de la libertad condicional, la policía, las prisiones y otros lugares en los que las personas se encuentran privadas de libertad de facto, como las instituciones psiquiátricas y las residencias de asistencia social. Inicialmente, comenzamos como unidad de reforma penitenciaria y policial, y nuestro compromiso en el ámbito de la libertad condicional se originó como resultado de la necesidad emergente de minimizar la presión de las cárceles superpobladas de toda Europa.

En la actualidad, el CPDL ejecuta 17 proyectos por un valor global de más de 16 millones de euros. También colaboramos como Organización Internacional Asociada en cinco Estados miembros dentro de los EEA Norway Grants y su área programática que se ocupa de los servicios penitenciarios. La División dispone actualmente de 46 funcionarios en Estrasburgo y 11 oficinas locales del Consejo de Europa.

Los temas que tratamos en estos proyectos varían entre el concepto de seguridad dinámica y la formación profesional de los reclusos, desde apoyar la mejora de los servicios de libertad condicional hasta establecer mecanismos nacionales de supervisión de las prisiones y la policía. Cada vez nos enfocamos más en mejorar la asistencia sanitaria en las prisiones, incluyendo la salud mental.

A veces, eso incluye el suministro de equipos médicos o, como ocurrió durante la pandemia del virus COVID-19, la ayuda a los servicios penitenciarios para que obtengan equipos de protección individual (EPI) adecuados.

Ayudamos a los Estados miembros a mejorar los marcos legislativos e institucionales para incorporar las normas del Consejo de Europa, el desarrollo de instrucciones y herramientas prácticas y, por último, actividades de capacitación, reforzando las capacidades de los funcionarios
de prisiones/condicional/policía para aplicar estas normas en su trabajo diario.

Conferencia regional en Montenegro, mayo de 2022, sobre la mejora de las capacidades penitenciarias para hacer frente a la radicalización en los Balcanes Occidentales.

¿Qué barreras son las más difíciles de superar en el proceso de colaboración?

TRH: Creo que si el proceso de colaboración se iniciara con éxito, desde el principio, no debería haber dificultades, y ese es el caso de la mayoría de nuestros proyectos de colaboración.

Sin embargo, la reforma penitenciaria es un proceso prolongado y difícil que requiere un compromiso constante de las autoridades nacionales, tanto a nivel político como financiero, así como un fuerte apoyo de los socios internacionales.

Por supuesto, soy plenamente consciente de las limitaciones de los proyectos de cooperación y, por lo tanto, lo más importante es la discusión con las autoridades, que garantizará el uso del valor añadido del Consejo de Europa de la manera más eficaz posible.

Trabajamos con múltiplos donantes que contribuyen a nuestras actividades; no obstante, más destacado es la Unión Europea, nuestro principal socio político y financiero.

Algunos de nuestros proyectos se financian mediante contribuciones voluntarias de Estados miembros, Estados observadores, Estados no miembros, organizaciones internacionales, fundaciones, etc.

Los obstáculos más difíciles son aquellos que se encuentran bajo control de nuestros proyectos, tales como la agresión militar de la Federación Rusa contra Ucrania, la cual hizo que Rusia se expulsara del Consejo de Europa, o la pandemia de COVID-19.

En algunos casos, es posible elaborar planes de mitigación, al igual que hicimos todos debido a la pandemia y trasladamos la mayoría de nuestras actividades al entorno en línea. En un escenario similar, en el cual se evidenció la transferencia de la jurisdicción sobre las prisiones de un ministerio a otro como consecuencia del cambio de Gobierno (Grecia 2019), el proceso de colaboración requirió una nueva serie de debates y negociaciones.  

Tanja Rakušić-Hadžić con los Jefes de Unidad Donche Boskovski y Raluca Ivan, responsables de coordinación de proyectos dentro de sus respectivas unidades.

 JT: Entre los proyectos que se están llevando a cabo en el ámbito penitenciario, la CPDL se centra en mejorar la gestión y la rehabilitación de los reclusos extremistas violentos (VEP, por su sigla en inglés), especialmente en la región de los Balcanes Occidentales.

¿Cuáles son los retos específicos relacionados con los individuos extremistas violentos en centros penitenciarios que más preocupan a los Estados miembros?

TRH: La CPDL presta un importante apoyo a las autoridades de la región de los Balcanes Occidentales a combatir la radicalización en las prisiones. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados, todavía existen algunos retos por abordar. La repatriación de los combatientes terroristas extranjeros y sus familias desde Siria sigue siendo un proceso en curso en los Balcanes Occidentales. Además, los últimos años han estado marcados por diversos acontecimientos que requieren de todas las jurisdicciones de la región, y de otras más amplias, prudencia y un estrecho seguimiento de las tendencias de radicalización en curso.

En cuanto a los retos pendientes, garantizar una gestión sostenible de los VEP y otros reclusos radicalizados y prepararlos para su puesta en libertad sigue siendo el mayor desafío.

Algunos beneficiarios informan que las herramientas específicas de evaluación de riesgos y necesidades  y los programas de rehabilitación no se aplican de manera plena en la práctica debido principalmente a deficiencias sistemáticas y carencias institucionales, así como la alta rotación del personal, lo que genera una falta de confianza en el personal y demanda una inversión adicional en formación.

Como solución, con algunos de los beneficiarios hemos desarrollado planes de gestión del personal, que les proporcionan estrategias y directrices claras en cuanto a la asignación de personal, con el fin de asegurar la sostenibilidad en el tratamiento de la radicalización en los entornos penitenciarios.

Asimismo, resulta imperativo realizar esfuerzos adicionales para mejorar significativamente el respaldo después de la pena a los VEP y a los reclusos radicalizados, contribuyendo a su plena reintegración en sus comunidades, asegurando la coherencia del proceso continuo desde la cárcel hasta la comunidad, con la inclusión de todas las partes interesadas.

Es sumamente importante que todos los actores implicados, incluidos los socios de las comunidades locales, tengan acceso a programas de formación específicos para profesionales de primera línea y se beneficien de ellos en conjunto con los trabajadores penitenciarios. Por último, el fortalecimiento del papel de los servicios de reinserción social (libertad condicional) en el proceso es otro ámbito que requiere nuestra atención y apoyo conjuntos.

El proyecto regional en curso fomentará aún más las capacidades de los servicios de libertad condicional existentes y de otros responsables similares en la región de los Balcanes Occidentales. Lo estamos haciendo a través de actividades de formación específicas para comprender mejor el fenómeno y las necesidades específicas de los VEP, aumentando así las capacidades de estos servicios y mejorando las competencias del personal en la preparación y ejecución de planes de tratamiento individualizados para esta categoría de delincuentes.

Algunos beneficiarios están creando e introduciendo planes de formación específicos en materia de P/CVE para su personal.

¿Cuál ha sido el papel de la CPDL en la promoción de la mejora de la cooperación interinstitucional en los países con los que trabaja? ¿Podría señalar los principales cambios que esto ha tenido en cuenta en la administración de la rehabilitación de presos extremistas violentos?

TRH: Nuestro esfuerzo para prevenir y combatir el extremismo violento (P/CVE, por su sigla en inglés) se ha enfocado en la zona de los Balcanes Occidentales y en las necesidades específicas de estas jurisdicciones. Con nuestro apoyo, estos sistemas penitenciarios tuvieron herramientas de detección, evaluación de riesgos y necesidades y programas de rehabilitación para VEP, lo que mejoró sus capacidades institucionales en este sentido.

Las herramientas de intervención se desarrollaron en armonía con las mejores prácticas de la UE y de la RAN, siguiendo las normas y principios del CdE, en particular las Directrices y el Manual para los servicios penitenciarios y de libertad condicional en materia de radicalización y extremismo violento.

El personal penitenciario ha mejorado considerablemente sus competencias para aplicar las herramientas en su trabajo diario mediante sesiones de desarrollo de capacidades, así como a través del método de aprendizaje práctico (sesiones piloto y de coaching facilitadas por la CPDL).

En cumplimiento de las directrices del Consejo de Europa sobre contratación, selección, educación, formación y desarrollo profesional del personal penitenciario y de reinserción social, algunos beneficiarios están creando e introduciendo planes de formación específicos en materia de P/CVE para su personal.

Esto tendrá un doble efecto en todas las prisiones, a saber, un nivel básico de concienciación para los funcionarios de prisiones que no se ocupan necesariamente de los VEP, así como un programa de formación avanzada para los equipos multidisciplinares de las prisiones que trabajan diariamente con esta categoría de reclusos.

La CPDL, mediante sus proyectos, promueve la cooperación interinstitucional con en fin de asegurar la reinserción de los delincuentes en la sociedad. A través de una serie de convenios de subvención y foros locales, con más de 750 participantes en la región de los Balcanes Occidentales, iniciamos debates interinstitucionales, dando inicio a una estrategia para establecer sinergias a largo plazo. En resumen, representantes de los sistemas penitenciarios y de libertad condicional, de distintos niveles gubernamentales, de la sociedad civil, de los municipios y de las comunidades religiosas, acordaron enfoques conjuntos para la reinserción satisfactoria de los VEP en la sociedad. Estos foros permitieron a los participantes debatir de manera abierta cuestiones acuciantes y oportunidades para garantizar una cooperación sostenible, destacando su papel y tareas específicas en el proceso. 

También cabe mencionar que, en el marco de la acción regional, la CPDL estableció una red regional de especialistas en P/CVE, formada por profesionales y responsables de la toma de decisiones de los ámbitos penitenciario y de la libertad condicional, entre otros. Esto ha propiciado una cultura de intercambio de información, conocimientos técnicos y buenas prácticas, así como ha garantizado una comunicación regular entre los profesionales de la región involucrados en P/CVE.

Tanja Rakušić-Hadžić

Jefa de División, Departamento de Cooperación Policial y Privación de Libertad, Dirección General de Derechos Humanos y Estado de Derecho, Consejo de Europa

Tanja Rakušić-Hadžić es jefa de la División CPDL del Consejo de Europa. Desde 2007, gestiona los programas de asistencia técnica prestados a los Estados miembros en el ámbito de las prisiones, la libertad condicional, la policía, las instituciones psiquiátricas y los hogares de asistencia social. Abogada de formación, ocupó diversos puestos en la Oficina del Defensor de los Derechos Humanos y en la Oficina del Alto Representante en Bosnia y Herzegovina antes de incorporarse al Consejo de Europa, en 2003, para trabajar en proyectos de cooperación en derechos humanos y la reforma de la justicia.

 

Gustar/ Compartir:
More stories
Modernización del sistema penitenciario de Ecuador