Rompiendo barreras: La justicia restaurativa y el apoyo a las familias en el sistema judicial de Sajonia

Entrevista

Katja Meier

Ministra de Justicia, Democracia, Europa e Igualdad de Género, Sajonia, Alemania

En esta entrevista profundizamos en los desafíos que enfrenta la Justicia de Sajonia, con un enfoque particular en la lucha contra el extremismo de derecha. También explora diversos aspectos del sistema de justicia, incluyendo la rehabilitación, la reinserción y el tratamiento de los delincuentes juveniles. Además, resalta la necesidad crucial de apoyar a las familias y a los niños de los reclusos.

 JT: El Ministerio que usted dirige abarca multitud de responsabilidades, que van más allá del ámbito de la Justicia.

¿Cómo es que gestiona carteras tan diversas de manera eficaz? ¿Podría describirnos sus principales áreas de trabajo?

KM: La diversidad temática es evidente en varios campos, pero se destaca la productividad en las intersecciones. La organización incluye dos Secretarios de Estado, uno enfocado en democracia e igualdad, el otro en justicia y asuntos europeos, para mantener una sólida sociedad democrática y el Estado de Derecho. Destacan proyectos clave como la Ley de Igualdad y la Ley de Transparencia de Sajonia, finalmente aprobadas después de tres años de lucha y negociación.

En el Estado Libre de Sajonia, el Ministerio de Justicia, Democracia, Asuntos Europeos e Igualdad de Género se encarga de todos los asuntos relacionados con el sistema penitenciario. Dentro del Ministerio, el Departamento IV (Sistema Penitenciario, Servicios Sociales, Alojamiento y Asuntos de Construcción de la Judicatura) dirige cinco divisiones distintas, todas las cuales se ocupan de asuntos penitenciarios, incluidas cuestiones de seguridad, educación de los reclusos, peticiones y asuntos médicos.

El ministerio supervisa a diez autoridades encargadas, entre otras cosas, de la prisión provisional, los delincuentes juveniles y la custodia preventiva. La Ley Penitenciaria de Sajonia persigue dos objetivos principales: permitir que los reclusos se reincorporen finalmente al tejido social sin reincidir y proteger a la sociedad contra la delincuencia. El ámbito penitenciario está organizado de manera que se garantice el cumplimiento de estos objetivos. Como cualquier otro Estado alemán, nos basamos tanto en la ejecución de penas en régimen cerrado como en régimen abierto. Además, estamos desarrollando la implementación de penas de manera más flexible y adaptada, en la que los reclusos viven en instalaciones fuera del centro penitenciario.

En el ámbito de la Justicia, ¿cuáles son los retos más acuciantes?

KM: El problema más acuciante es cómo tratar a los presos con problemas de salud mental. Entre el 70 y el 80% de los reclusos pueden ser diagnosticados según los códigos de la CIE-10, y muchos de los problemas están relacionados con el consumo de drogas ilegales o el abuso del alcohol.Los problemas graves, como las psicosis, van en aumento, lo que hace mucho más difícil para los funcionarios de prisiones garantizar la seguridad de todos y evitar que los presos se hagan daño a sí mismos o a otros.

Siempre estamos buscando formas de mejorar la calidad de la atención psiquiátrica en nuestro “hospital exclusivo para reclusos” de Leipzig. Este hospital cuenta con una unidad psiquiátrica ampliada para hasta 50 pacientes, y queremos contratar más médicos. Para mejorar la atención psiquiátrica a los presos, es crucial que comparemos notas con los demás estados de Alemania y que nuestros médicos formen parte de los consejos regionales, porque necesitamos un intercambio profesional regular. En mayo de 2024, Sajonia acogerá una gran conferencia nacional sobre el papel de la psiquiatría en las prisiones.

En la actualidad, es esencial atraer constantemente nuevos profesionales para no solo reemplazar jubilaciones, sino también para cubrir vacantes causadas por diversas razones de manera ágil. Hace unos años lanzamos una gran campaña que incluía publicidad en radio y en Internet, y una mayor visibilidad en las principales ferias de empleo. Esta campaña es una reacción al descenso del número de postulantes, sobre todo en lo que respecta a la plantilla de prisiones. Además, hemos establecido una oficina de reclutamiento para el sistema penitenciario de Sajonia, que empezará a funcionar el 1 de enero de 2024.

 JT: Sajonia introdujo un programa pionero para apoyar el bienestar de las familias de los reclusos, especialmente sus hijos, estableciendo un ejemplo dentro del contexto federal.

¿Podría detallar las estrategias empleadas para ayudar a estas familias y niños, y qué repercusiones y resultados concretos se han derivado de este planteamiento?

KM: Entre 2010 y 2012, se llevó a cabo el estudio COPING en cuatro países europeos, entre ellos Alemania. Los resultados indicaron claramente el impacto que la situación tiene en las familias de los reclusos. Esto nos llevó a considerar prioritario asegurarnos de que estas familias encontraran ayuda y apoyo dentro del sistema penitenciario. En 2013, se formó un grupo de trabajo compuesto por miembros del personal de los diez centros penitenciarios de Sajonia. Este grupo ofrece asesoramiento y recomendaciones sobre cómo hacer que la situación sea llevadera para las familias, de manera que las madres y los padres puedan seguir cuidando de sus hijos mientras están encarcelados.

Sabemos que los niños atraviesan mucho en esta situación, y tratamos de apoyarlos tanto como sea posible. El principal beneficio de tener un grupo de trabajo como este es que nunca perdemos de vista la importancia del tema. A veces, existe el riesgo de centrarse en un proyecto destacado, pero una vez que este termina, simplemente desaparece para siempre. Nosotros, por otro lado, estamos interesados en desarrollar estructuras a largo plazo, y nos enorgullece que otros estados en Alemania hayan tomado nota del ejemplo que estamos estableciendo con nuestras diversas iniciativas.

Nos centramos principalmente en tres pilares: garantizar que los niños y sus padres/madres encarcelado/as no pierdan el contacto; proporcionar apoyo, como ofertas de educación específica para los padres/madres; y ofrecer asesoramiento a los miembros de la familia.

En los últimos años, hemos desarrollado estándares mínimos para que las áreas de visita sean adecuadas para las familias, de modo que los niños se sientan cómodos durante las visitas. Cada centro ofrece horas de visita adicionales para las familias, para que los niños puedan pasar más tiempo con sus padres/madres fuera de las horas de visita regulares. Este contacto personal regular puede aliviar parte de la tensión. Además, los reclusos pueden hablar con sus familias por teléfono y hacer videollamadas, lo cual es de particular importancia si no tienen parientes viviendo cerca. Hemos desarrollado libros infantiles, para cada centro penitenciario, que exploran el tema de los padres y madres en prisión. En muchos de nuestros centros penitenciarios, los reclusos pueden recibir clases de habilidades parentales, que también les serán útiles una vez que hayan sido puestos en libertad. Y los miembros de la familia siempre pueden acudir a los representantes del centro penitenciario cuando tengan preguntas o preocupaciones.

A la hora de gestionar la transición entre la prisión y el mundo exterior, involucrando las familias, obviamente no podemos hacerlo todo por nosotros mismos. Trabajamos en colaboración con otros ministerios y departamentos y siempre estamos en busca de personal con las habilidades y experiencia necesarias. Además, queremos asegurarnos de que las personas fuera del sistema penitenciario tengan una comprensión de la realidad de esta situación que afecta a las familias de los reclusos.

 JT: Dado nuestro enfoque temático en este número de la revista, nos gustaría conocer sus ideas sobre cómo ello se relaciona con el estado de Sajonia, especialmente a la luz de vuestra reciente asociación con la Fiscalía del Distrito de Manhattan en Nueva York, EE. UU.

¿Podría proporcionar su perspectiva sobre la gestión de delincuentes extremistas violentos y radicalizados?

KM: Cuando se votó al actual Gobierno estatal, todos estuvimos de acuerdo en que no puede haber lugar para la radicalización en nuestros centros penitenciarios. Por lo tanto, es necesario desarrollar programas especiales centrados en la prevención y la desradicalización, ya que el sistema penitenciario debe ser capaz de hacer frente al extremismo de forma exhaustiva y profesional. En cooperación con otras autoridades e investigadores en el campo de la criminología, hemos creado KUrteG, un plan de políticas para tratar a los reclusos radicalizados, terroristas y extremistas.

Este plan aborda cuestiones prácticas, como la manera de tratar a los extremistas violentos bajo custodia, así como formas de desradicalizar a los reclusos o de asegurarse de que no se radicalizan mientras están en prisión. El plan está integrado por varias secciones individuales, que incluyen cursos de formación para los miembros del personal, cuestiones de seguridad y cómo alojar a terroristas o personas que han sido encarceladas por delitos de motivación política. KUrteG también sugiere formas de mejorar la cooperación entre las distintas autoridades y aborda el tema de la prevención. Para hacer frente al extremismo de manera eficaz, debemos identificar la radicalización en una fase temprana.

Por último, ¿hay algún tema específico que le gustaría tratar que tenga especial importancia para usted y que crea que merece una mayor atención por parte de las comunidades nacional, europea e internacional en el ámbito de la Justicia Penal?

KM: Aquí me viene inmediatamente a la mente la Justicia Restaurativa, y estamos muy comprometidos a seguir desarrollándola. Para mí, este término engloba diversas formas en las que víctimas, infractores y terceros intentan resolver la situación entre ellos si consideran que quieren intentarlo. Esto proporciona a todos un papel más activo y puede implicar la mediación. Estamos comprometidos con la idea de prestar más atención a las víctimas dentro del sistema penal, para encontrar vías alternativas hacia la justicia y la reconciliación.

En 2023 pusimos en marcha un proyecto de Justicia Restaurativa en el centro penitenciario de Dresde. Consiste en cursos de formación en los que los internos aprenden a empatizar con las víctimas de delitos, seguidos de conversaciones entre víctimas y delincuentes, y reuniones en las que trabajan para llegar a una resolución. Estamos ampliando este proyecto a otro centro.

De momento, estamos en las primeras fases de lo que esperamos que sea un desarrollo a largo plazo. Por ahora, la Justicia Restaurativa desempeña un papel muy pequeño en el sistema penal. Sin embargo, veo mucho potencial. Cuanta más experiencia acumulemos, más evidentes serán las ventajas y los beneficios de este enfoque, a largo plazo. A diferencia de los métodos tradicionales de justicia, la Justicia Restaurativa tiene menos que ver con la retribución y más con la satisfacción de las necesidades de las personas más directamente afectadas. Desde su punto de vista, no se trata tanto de cómo se ha infringido la ley, sino de cómo el delito les ha perjudicado y cómo afecta a sus relaciones interpersonales. Así, en lugar de limitarse a ver cómo el Estado reparte castigos, se trata de que los individuos asuman la responsabilidad de lo ocurrido. Esto la convierte en una alternativa real a los sistemas de justicia penal retributivos y represivos tradicionales.

Katja Meier

Ministra de Justicia, Democracia, Europa e Igualdad de Género, Sajonia, Alemania

Katja Meier ha estudiado Ciencias Políticas, Historia y Sociología en Alemania y en el extranjero. Integró la junta directiva de la Alianza 90/Los Verdes en Hesse. Regresando a Sajonia en 2010, trabajó con el grupo parlamentario del partido. En 2015, fue elegida para el parlamento estatal, donde desempeñó roles como portavoz de políticas de democracia, legalidad e igualdad. También es ex miembro del Consejo de Mujeres del Estado de Sajonia. Ocupa el cargo de ministra desde diciembre de 2019.

 

Publicidad

Gustar/ Compartir:
More stories
Cooperación internacional contra el crimen organizado: “Se necesita una red para derrotar a una red”