UNODC Dynamic Security Training Iraq Torben Adams

El trabajo de la ONUDD en la gestión de presos extremistas violentos y la prevención de la radicalización en las prisiones

Artículo

Torben Adams

El problema de los presos extremistas violentos y la radicalización hacia la violencia en las cárceles es motivo de creciente preocupación para la comunidad internacional, y la conexión entre el terrorismo y el crimen organizado transnacional presenta nuevos desafíos. Sin embargo, la capacidad de los sistemas penitenciarios para gestionar estos problemas en evolución es muy limitada. 

El elevado número de reclusos preventivos, la financiación inadecuada, la falta de recursos, la infraestructura deficiente, el hacinamiento, las precarias condiciones de salud y otros desafíos obstaculizan la capacidad para gestionar eficazmente a los prisioneros extremistas violentos y prevenir la radicalización. Estas deficiencias pueden llevar a la frustración y la desesperanza entre los reclusos, haciéndolos (aún más) vulnerables a la radicalización.

En la ONU, la Oficina contra la Droga y el Delito (ONUDD) actúa como el custodio de las normas y estándares internacionales relacionados con el tratamiento de los reclusos. Brinda asistencia para aplicar estas normas en la práctica a los Estados miembros que lo soliciten y ha acumulado una amplia experiencia en la prestación de orientación técnica y la ejecución de programas de asistencia para la reforma penitenciaria. 

La ONUDD también tiene el mandato de ayudar a los Estados miembros a alinear su legislación a los instrumentos legales universales contra el terrorismo y a reforzar su capacidad para prevenir y contrarrestar el terrorismo y la violencia extremista de acuerdo con la Estrategia de las Naciones Unidas contra el Terrorismo y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. 

En respuesta a las solicitudes de los Estados Miembros, la ONUDD desarrolló la primera guía técnica integral sobre la gestión de reclusos extremistas violentos y la prevención de la radicalización conducente a la violencia en las cárceles (“Manual sobre la Gestión de Reclusos Extremistas Violentos y la Prevención de la Radicalización conducente a la Violencia en Prisiones”)

A través de asistencia técnica, la ONUDD está ayudando a los gobiernos a traducir este manual en acciones efectivas sobre el terreno. Más de 20 Estados miembros se benefician actualmente de la asistencia de la ONUDD dedicada a abordar el extremismo violento en las prisiones, en Oriente Medio y el norte de África, África subsahariana, Asia central y Asia meridional y el Sudeste Asiático.

Todos nuestros esfuerzos deben tener en cuenta el contexto y los marcos legales de cada país. La ONUDD se asocia con gobiernos y partes interesadas para adaptar su enfoque a las circunstancias únicas de cada país.

El enfoque unificado de la ONU 

La derrota militar de Dáesh en su último bastión en el noreste de Siria en 2019, a menos de un kilómetro de la frontera iraquí, desencadenó una crisis humanitaria, de derechos humanos y de seguridad transnacional que sigue sin resolverse. 

Más de 70.000 personas de Irak, Siria y al menos otros 60 países con vínculos percibidos o reales con Dáesh han estado viviendo en campamentos cerrados dentro de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria. En mayo de 2022, al menos 57.000 personas vivían en el campamento más grande, Al-Hol, de las cuales aproximadamente 30.000 eran iraquíes. 

Si bien varios Estados miembros están repatriando a sus nacionales desde los campos, este es sólo un paso en el proceso. Los países buscan apoyo para desarrollar planes para sus nacionales que regresan de los campos y obtener recursos y conocimiento suficientes. 

El objetivo es garantizar que las políticas y procedimientos sobre protección, evaluación de riesgos, evaluaciones jurídicas, interrogatorios, detención, investigación, servicios a víctimas y testigos, enjuiciamiento, rehabilitación y reintegración sean coherentes con los principios de derechos humanos, sean sensibles a la edad y al género, y operen dentro de un marco global.

En respuesta a este desafío, el Secretario General de las ONU publicó los “Principios fundamentales para orientar el apoyo de las Naciones Unidas a los Estados Miembros en materia de protección, repatriación, enjuiciamiento, rehabilitación y reintegración de las mujeres y los niños vinculados a grupos terroristas incluidos en la Lista de las Naciones Unidas” y pidió a las entidades de las Naciones Unidas que coordinaran los mandatos y capacidades existentes para unirse en apoyo de los Estados Miembros en el retorno de sus nacionales. 

En este contexto, 15 entidades de las Naciones Unidas desarrollaron colaborativamente el Marco global para el apoyo a los retornados nacionales de terceros países de Siria e Iraq (“Marco global”). 

A través de un enfoque coordinado de “Toda la ONU”, el Marco global apoya a los Estados miembros para que protejan y atiendan las necesidades de las víctimas que retornan, incluyendo mujeres y niños, y desarrollen estrategias integrales y personalizadas de enjuiciamiento, rehabilitación y reintegración (PRR) para adultos sospechosos de haber cometido actos terroristas, de conformidad con el marco jurídico internacional establecido en las resoluciones 2178 (2014) y 2396 (2017) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. 

En este sentido, el Marco Global promueve la programación y las políticas basadas en los derechos humanos, adecuadas a la edad y al género en dos pilares: el primero apoya la asistencia humanitaria y las necesidades de protección de niños y adultos, y el segundo apoya a los Estados miembros, que lo soliciten, la promoción de la seguridad y la rendición de cuentas. Más concretamente, uno de los objetivos principales es promover la seguridad y abordar la responsabilidad criminal utilizando métodos que respeten los derechos humanos.

UNODC Dynamic Security Training Iraq Torben Adams
Como parte de sus esfuerzos globales en la lucha contra el terrorismo, la ONUDD llevó a cabo un entrenamiento de seguridad dinámica para el personal de prisiones en Iraq, en diciembre de 2022, a través del Programa de Detención de Combatientes Terroristas Extranjeros Retornados.

Apoyo a la reforma penitenciaria y penal en Iraq

La ONUDD es la principal entidad de las Naciones Unidas que brinda apoyo técnico en la reforma penitenciaria y penal al Gobierno de Iraq y, en particular, al Servicio Penitenciario de Iraq. 

Actualmente, la ONUDD implementa proyectos de asistencia técnica con el generoso apoyo de Dinamarca, los Países Bajos y la Oficina de Lucha contra el Terrorismo del Departamento de Estado de los Estados Unidos. En estrecha cooperación con estos socios, la ONUDD obtenido un profundo conocimiento de los desafíos, necesidades y prioridades de del sistema penitenciario de Iraq.

Según el Gobierno de Iraq, más de 1,700 detenidos iraquíes han sido repatriados de prisiones y centros de detención controlados por las fuerzas de defensa sirias (SDF) a través de entregas directas transfronterizas, y se seguirá repatriando a más. 

Desde que Dáesh comenzó a perder el control territorial en 2017, los centros de detención y prisiones iraquíes han presenciado un dramático aumento en el número de detenidos acusados de delitos relacionados con el terrorismo, especialmente en áreas liberadas del control de Dáesh.

El informe del Ejercicio Conjunto de Evaluación del Marco Global de la ONU para Iraq insta a las Naciones Unidas a fortalecer la capacidad institucional del Gobierno de Iraq para establecer una gestión efectiva de prisiones lidiando con los extremistas violentos de conformidad con las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (“Reglas de Nelson Mandela”) y las Reglas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de las Reclusas y Medidas no Privativas de Libertad para las Mujeres Delincuentes (“Reglas de Bangkok”), incluyendo la promoción de una clasificación adecuada de los internos, la planificación de intervenciones de desvinculación y/o desradicalización, y abordar los riesgos de reclutamiento por parte de grupos terroristas.

El Ministerio de Justicia de Iraq supervisa el sistema penitenciario, pero hay centros administrados por los Ministerios de Interior, Defensa, Trabajo y Asuntos Sociales (centros para menores) y el Gobierno Regional del Kurdistán. 

El hacinamiento en las prisiones, que operan a más del 300% de su capacidad, y los problemas relacionados con las drogas ilícitas plantean graves desafíos en términos de derechos humanos, salud y seguridad, y son la causa principal de las violaciones de los estándares mínimos internacionales para el tratamiento de los reclusos. 

El hacinamiento en las prisiones va más allá de las preocupaciones de espacio y afecta la nutrición, la higiene, la atención médica, el cuidado de grupos vulnerables, la salud mental y física, y el acceso a actividades y programas constructivos. Conduce a conflictos, violencia, deterioro de la infraestructura y graves problemas de seguridad y gestión.

El sistema de justicia penal de Iraq trabaja en estrecha colaboración con la ONUDD para superar los desafíos relacionados con prisioneros de alto riesgo, rehabilitación en custodia, seguimiento tras la puesta en libertad, reinserción y prevención de la reincidencia. 

El Gobierno de Iraq está cerca de completar un plan para ampliar y renovar algunas prisiones administradas por el Estado, con expectativas de reabrirlas pronto. Este esfuerzo tiene como objetivo abordar el problema del hacinamiento, que se ha agravado debido al cierre de prisiones y a la llegada de prisioneros vinculados al Dáesh en los últimos años. La reconstrucción en la Prisión Central de Bagdad está casi terminada y se espera que pronto reanude sus operaciones.

La expansión de la capacidad, para un número considerable de prisioneros de alto riesgo, sin desarrollar políticas necesarias para su gestión y sin fortalecer la capacidad institucional del servicio penitenciario plantea riesgos de seguridad. 

La ONUDD realiza estudios y recopila datos sobre los patrones y tendencias de la radicalización extremista en las cárceles. Esta información es esencial para diseñar estrategias efectivas para contrarrestar la radicalización. 

Trabajamos en estrecha colaboración con los socios iraquíes para establecer un sistema de clasificación mejorado que respalde un proceso de rehabilitación más individualizado. El desarrollo de intervenciones centradas en el “proceso de desvinculación individual de las creencias extremistas violentas” está planeado para un futuro cercano.

Gracias a la formación proporcionada por la ONUDD, los funcionarios de prisiones ya han adquirido una comprensión avanzada de las herramientas de evaluación de riesgos y necesidades, y han aumentado su disposición y capacidad para clasificar eficazmente a los prisioneros.

La mejora de la capacidad de inteligencia del servicio correccional, de la cooperación entre organismos y la preparación del servicio para transferencias transfronterizas de prisioneros son objetivos futuros en los que la ONUDD y el Gobierno de Iraq están trabajando juntos. 

También se planea un proceso centralizado y estandarizado de admisión de presos gestionado por el gobierno, junto con el mapeo y la evaluación de los centros penitenciarios, para determinar las capacidades de alojamiento y abordar el hacinamiento.

La ONUDD también va a seguir promoviendo la participación de la sociedad civil para reflejar las necesidades y prioridades de la comunidad, fomentando la transparencia y la rendición de cuentas. 

Aprovechando su extensa red de instituciones y expertos nacionales e internacionales, la ONUDD proporciona acceso a las mejores prácticas reconocidas a nivel internacional a través de actividades conjuntas de formación y eventos de difusión. La colaboración con órganos hermanos, como UNOCT, OIM, UNICEF y otras, es vital, siguiendo el enfoque “Todas las Naciones Unidas”.

Basándonos en nuestra amplia gama de materiales de referencia y formación, continuaremos brindando orientación, formación personalizada y brindando apoyo al Servicio Correccional de Iraq.

En conclusión, la lucha contra el terrorismo sigue siendo una prioridad constante para Iraq y sus socios internacionales. La cooperación y coordinación entre diversas partes interesadas son esenciales para abordar las causas fundamentales del extremismo, prevenir la resurgencia de grupos terroristas y estabilizar el país. 

El terrorismo es un problema global que trasciende fronteras y afecta a personas mucho más allá de los países o regiones individuales. Requiere una colaboración global para salvaguardar la seguridad y el bienestar de las personas en todo el mundo. La ONUDD tiene el honor de trabajar en estrecha colaboración con el Gobierno de Iraq en esta tarea crucial.

Para saber más, visite el sitio web de la ONUDD y lea el informe sobre los logros del Programa de Detención de Combatientes Terroristas Extranjeros Retornados.

Torben Adams UNODC

Torben Adams es el Coordinador Internacional del Programa de Detención de Combatientes Terroristas Extranjeros Retornados de la UNODD. Comenzó su carrera como funcionario de prisiones en 1997 y su último cargo en el sistema penitenciario fue el de director de un centro juvenil. Ha liderado el grupo de trabajo “Prisión y Libertad Condicional” de la Red para la Sensibilización frente a la Radicalización y colaboró como experto en diversas organizaciones europeas, como el Consejo de Cooperación Penológica del Consejo de Europa y CEPOL. Entre 2017 y 2020, ocupó el cargo de Jefe de División en el Ministerio de Justicia y Asuntos Constitucionales del Estado de Bremen, Alemania.

Gustar/ Compartir:
More stories
Prevención de la radicalización mediante una evaluación y un apoyo apropiados durante la reinserción