Monitoreo electrónico: ¿«arresto domiciliario» conlleva necesariamente «RF»?

Cuando el uso de sistemas electrónicos de monitoreo de delincuentes comenzó en los años 80, la única tecnología disponible era lo que hoy se conoce como «RF» (radiofrecuencia) o la posibilidad de verificar si un delincuente se encuentra en un lugar determinado o no. Las pulseras de RF se comunican de forma inalámbrica con la llamada «unidad doméstica», el sistema sabe cuándo hay un delincuente cerca de su unidad doméstica, que suele ser el lugar de residencia del infractor. Por lo tanto, un sistema de este tipo permite a las autoridades saber si un delincuente está presente en su hogar o no, y puede informar de problemas (batería baja, corte de correa…) solo cuando el delincuente está en casa. El resto del tiempo, simplemente no se sabe nada de lo que está pasando.

Unos años más tarde llegaron los brazaletes de GPS, los cuales pueden rastrear a un delincuente dondequiera que esté y comunicar las infracciones de inmediato gracias a una tarjeta SIM integrada. Sin embargo, la mayoría de los brazaletes de GPS también funcionan con una unidad doméstica y pueden detectar la presencia del agresor en el hogar. En los años 90, el GPS era una tecnología de especialidad. Estaba muy avanzado para ese tiempo, pero era costoso y difícil de implementar. Como consecuencia, tuvo que usarse para sujetos muy específicos que se consideraban como delincuentes de alto riesgo.

Hoy en día, el seguimiento de ubicación es una tecnología muy madura y está presente en muchos dispositivos electrónicos de todo tipo. Por otro lado, las pulseras de RF tienen grandes limitaciones, como por ejemplo el hecho de que no pueden comunicarse en la red móvil.

Entonces, ¿cuál sería una razón válida para seguir usando tecnología obsoleta como la RF para el monitoreo de delincuentes? ¿Fiabilidad? Estamos en 2019, los productos habilitados para GPS han sido fiables durante mucho tiempo. ¿Costo? El costo del componente electrónico ha bajado mucho y el costo de las comunicaciones de datos también. ¿El hecho de que los brazaletes de GPS necesitan ser recargados regularmente? Casi todo el mundo tiene un teléfono inteligente hoy por hoy y lo recarga al menos una vez al día. Además de esto, la carga móvil está disponible para la mayoría de los brazaletes y el tiempo de carga ha disminuido drásticamente. Por tanto, esa no puede ser la razón.

Sin embargo, podría haber una razón más penal que técnica para preferirlo: los delincuentes de menor riesgo no necesitan ser rastreados todo el tiempo, ya que rastrearlos permanentemente sería demasiado intrusivo y no proporcional a los delitos que cometieron. Pero ¿qué pasa si no vuelven a casa a tiempo o se cortan la correa cuando no están en casa? ¿No le gustaría ser notificado inmediatamente y saber cuál fue su última posición conocida? Con los brazaletes de RF, esto es simplemente imposible.

Los brazaletes de GPS no tienen por qué ser intrusivos: pueden programarse para rastrear y comunicar una alerta solo en caso de una infracción, para no vigilar a todos los lugares a los que va el delincuente, pero aún así le permiten reaccionar rápidamente si algo sale mal. Sin embargo, parece que la creencia de que el confinamiento en el hogar significa que la RF sigue siendo fuerte en algunos lugares, con todas las consecuencias de ello.

Una vez escuché la siguiente historia: «Supongamos que un delincuente se corta la correa de su brazalete de RF de manera accidental cuando no está en casa. Solo cuando este delincuente regrese a casa, el sistema registrará que la correa ha sido cortada. Pero ¿cómo podemos saber que realmente es «nuestro» delincuente el que ha regresado a casa? ¡Podría haberle dado el brazalete a otra persona!»

La conclusión, dice el narrador, es que «necesitamos autenticación biométrica en la unidad doméstica». Entonces, esto es como decir que confirmar la identidad de alguien que ha cooperado lo suficiente como para traer un brazalete roto de vuelta a casa, seguramente sea poco probable. Es importante, pero tener la capacidad de saber inmediatamente cuándo se cortó una correa es bueno, sin duda. Tratar de mejorar la RF de esta manera no es eficiente. Además, agrega una capa tecnológica más (autenticación biométrica) a una tecnología ya limitada, con toda la complejidad asociada y los riesgos de crear problemas adicionales, falsas alarmas y fallos. Simplemente no tiene ningún sentido.

Entonces, en resumen, el brazalete GPS puede monitorear la «presencia» en un solo lugar, así como la «movilidad»: se trata de rastrear a las personas, pero no necesariamente todo el tiempo. Pero, de manera crucial, también se trata de informarle inmediatamente cuando ocurre un problema. El confinamiento en el hogar es una sanción penal perfectamente válida, pero no depende de la tecnología de RF de la forma en que se ha pensado:  El GPS es muy adecuado para abordarlo. Mi consejo sería: opte por el GPS en todos los casos, es una solución más versátil y segura, pero úselo de la manera que debe usarse para cumplir sus objetivos. No se deje avergonzar por las tecnologías del pasado.

//

 

Pierre Blondeau es cofundador y director ejecutivo de Upstreem. Tiene una Maestría en Ciencias, en Ingeniería Informática, y un Certificado Universitario en Filosofía de la Universidad Católica de Lovaina (UCL), Bélgica. A lo largo de su carrera, Pierre ha ocupado diversos puestos en Ventas, Desarrollo de Negocios y Gestión en diferentes empresas, de alta tecnología y seguridad, con un alcance mundial. Más recientemente, ha trabajado como consultor independiente en monitoreo y electrónica y tecnología. 

 


 

Gustar/ Compartir:
More stories
Fiorela Salazar Rojas at her desk
Justicia y Paz: Retos y avances en tiempos de pandemia