Revolucionando los entornos penitenciarios: La aplicación AIM combate el suicidio y las autolesiones

Artículo

Francis Toye

Con la alarmante cifra de 11 millones de personas actualmente encarceladas en todo el mundo, es urgente darle prioridad al tratamiento de los riesgos para la salud mental dentro de los sistemas penitenciarios (Fair & Walmsley, 2021). El riesgo de suicidio en prisión es mayor que en la población general (Fazel, Ramesh, & Hawton, 2017), y los niveles de autolesiones y problemas de salud mental son desproporcionadamente altos entre las personas bajo custodia (Hawton K., 2014).

La innovadora aplicación “Alertar, Intervenir, Monitorear” (AIM, por sus siglas en inglés) ha surgido para abordar este reto. AIM representa un avance significativo en la transformación de los entornos penitenciarios al analizar las interacciones de los reclusos y proporcionar información valiosa, al personal operativo y a los directores de los centros penitenciarios, para detectar vulnerabilidades y riesgos entre los reclusos, especialmente en lo que respecta al suicidio y la autolesión.

Una herramienta revolucionaria para la seguridad en prisión basada en un amplia investigación con usuarios

Esta avanzada herramienta analiza el comportamiento de los internos, centrándose en sus interacciones con los sistemas de autoservicio. AIM utiliza métodos basados en datos para detectar el riesgo de autolesión o de suicidio, permitiendo una intervención oportuna.
 
Fue desarrollada a través de una investigación exhaustiva de los usuarios para comprender los desafíos a los que se enfrentaban, integrando conocimientos empíricos en sus funcionalidades basadas en evidencia. Además, el diseño y las características de la aplicación se basaron en un metaanálisis exhaustivo publicado en The Lancet (Favril, Yu, Hawton, & Fazel, 2020), que consolida décadas de investigación sobre el suicidio y la autolesión en las prisiones.

Mejorar el análisis de datos y capacitar a los administradores de prisiones

El poder de AIM radica en su capacidad para analizar los datos recopilados de las interacciones de los presos con los quioscos de autoservicio. Considera tanto factores dinámicos (como visitas, trabajo, educación, uso del teléfono y actividades intencionales), como factores estáticos (edad y historial de autolesiones). Los indicadores configurables, tipo semáforo, de AIM señalan desviaciones en la rutina diaria de un preso, y el color rojo indica una necesidad inmediata de intervención. Esta perspectiva analítica proporciona información invaluable a los funcionarios y directores de prisiones, permitiéndoles hacer un seguimiento proactivo del bienestar y la seguridad de los reclusos.

Las capacidades de la aplicación se mejoran continuamente mediante un desarrollo iterativo. AIM ofrece a los directores de centros penitenciarios una gran cantidad de opciones de visualización de datos a través de sus paneles configurables.
 
Las tendencias de la población, las listas específicas de personas en situación de alto riesgo y los gráficos longitudinales de los comportamientos de los reclusos proporcionan conocimiento para orientar las estrategias de intervención. 
 
La interoperabilidad de la aplicación permite a los usuarios personalizar los cuadros de mando en función de sus necesidades específicas, asegurando un análisis integral del bienestar de los reclusos.

Conclusión

La aplicación AIM de Unilink marca un gran avance en la revolución de los entornos penitenciarios, ya que ayuda a identificar y mitigar los riesgos de salud mental de los reclusos.
 
Al empoderar a los presos con una mayor autonomía, fomentar los vínculos familiares y abordar la exclusión digital, la aplicación desempeña un papel crucial en el apoyo a la rehabilitación y el desistimiento. El enfoque basado en datos de AIM proporciona las herramientas necesarias para intervenir con eficacia, creando centros penitenciarios más seguros para todos.
 
A medida que se siguen mejorando las capacidades de AIM y se ofrecen opciones de personalización, su potencial para aumentar el bienestar y la seguridad de los prisioneros sigue siendo insuperable en el panorama tecnológico de las prisiones de hoy.

 

Referencias

Fair, H., & Walmsley, R. (2021). World Prison Population List (WPPL). London: Institute for Crime & Justice Policy Research (ICPR), at Birkbeck, University of London.

Favril, L., Yu, R., Hawton, K., & Fazel, S. (2020). Risk factors for self-harm in prison: a systematic review and meta-analysis. Lancet Psychiatry.

Fazel, S., Ramesh, T., & Hawton, K. (2017). Suicide in prisons: an international study of prevalence and contributory factors. Lancet Psychiatry.

Hawton K., L. L. (2014). Self-harm in prisons in England and Wales: an epidemiological study of prevalence, risk factors, clustering, and subsequent suicide. Lancet.

Francis Toye es el fundador y CEO de Unilink, una empresa de renombre internacional fundada en 1994 y especializada en ofrecer soluciones integradas de vanguardia para el sector penitenciario. Con un equipo altamente cualificado de más de doscientos profesionales, y en estrecha colaboración con expertos penitenciarios y autoridades mundiales, la empresa ha desarrollado una amplia gama de soluciones para abordar las necesidades específicas del sector. Su amplia cartera de soluciones probadas sustenta la transformación digital de los servicios penitenciarios y de libertad condicional en el Reino Unido, Europa, Australia y Nueva Zelanda. La empresa se esfuerza constantemente por innovar la gestión de los delincuentes en prisión y en la comunidad. Unilink es una empresa ganadora de múltiples premios, entre ellos el King’s Award for Enterprise in International Trade en 2023.

Publicidad

Gustar/ Compartir:
More stories
Colaboración internacional y rehabilitación de extremistas en un Servicio Correcional reformado