Una nueva filosofía en los programas penitenciarios que abarcan tablets

Artículo

Craig Storer

 

El concepto de proporcionar tabletas digitales a las personas encarceladas no es una novedad. Las empresas, principalmente las que operan en el sector de las comunicaciones para reclusos, llevan más de una década suministrando dispositivos portátiles, de alguna forma, a los consumidores que están en prisión.

La gama de dispositivos ofrecidos a los centros penitenciarios va desde reproductores MP3/MP4 básicos, diseñados para la transmisión y descarga de música, dispositivos “chirriantes” unifuncionales para mensajería con amigos y familiares afuera, hasta tablets más grandes que ofrecen una gama más amplia de servicios, como llamadas telefónicas, visitas por vídeo y acceso a documentos en el entorno penitenciario, bibliotecas jurídicas y otros recursos.

Hace varios años, la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU., un grupo de interés especial y los grupos de defensa de los reclusos intensificaron sus esfuerzos para frenar algunos de los abusos que habían prevalecido en el sector de la telefonía para reclusos durante décadas, especialmente en relación con las tarifas de llamadas y las tasas complementarias.

Varios proveedores respondieron a esta creciente actividad reguladora “redoblando” sus esfuerzos de desarrollo hacia las tabletas penitenciarias, reconociendo que probablemente los reguladores tardarían más en implantar normas y estándares para las ofertas basadas en tabletas, como música, juegos, películas, libros electrónicos y otras formas de multimedia.

En un clima normativo en el que cada vez era más difícil que los proveedores de telefonía para reclusos se enriquecieran injustamente, el mayor acceso a los servicios multimedia basados en tabletas surgió como una forma de que estas empresas siguieran encontrando los márgenes necesarios para satisfacer a sus inversores privados.

Los beneficios de brindar un mayor acceso a las comunicaciones y la programación para las personas encarceladas son innegables, con estadísticas que indican claramente que la probabilidad de reincidencia disminuye en los entornos penitenciarios donde las comunicaciones y los programas de atención son accesibles.

Al igual que ocurre con los consumidores en el mundo exterior, la forma más eficaz de prestar estos servicios dentro del perímetro de un centro de detención es a través de dispositivos portátiles.

Históricamente, las personas encarceladas tenían que sentarse o permanecer de pie junto a teléfonos o quioscos montados en la pared para acceder al servicio telefónico, a las visitas por vídeo y a una gama limitada de otras aplicaciones. Poder hacerlo sentados en las mesas de las salas comunes o incluso tumbados en sus literas ha incrementado orgánicamente el uso de estos servicios y anima a las personas encarceladas a aprovechar una gama más amplia de aplicaciones y programas orientados a su rehabilitación, cuando se ofrecen.

¿Qué hay del aspecto monetario y comercial de esta tecnología en evolución?

Por lo general, proporcionar y mantener un programa en un entorno penitenciario que involucre tabletas, incluyendo la infraestructura de red inalámbrica segura y los dispositivos de carga de tabletas de los que dependen, supone una inversión considerable que la mayoría de los cuerpos de seguridad a nivel local no están dispuestos a realizar – de ahí la participación de empresas privadas. Es necesario recuperar estos costes e incentivar a los proveedores para que mantengan y mejoren sus tecnologías.

Sin embargo, existe una clara distinción entre aprovechar estas tecnologías para estafar a las personas encarceladas y a sus familias, y ofrecer un escenario de precios razonable que permita a los reclusos acceder a los servicios al tiempo que se soportan los costes reales del programa.

Los acuerdos de fijación de los precios habituales para las tabletas en entornos penitenciarios incluyen cuotas semanales o mensuales de alquiler del dispositivo y/o costes por minuto para acceder a las distintas aplicaciones; estos costes corren a cargo de los reclusos o de sus amigos y familiares, y pueden ser bastante prohibitivos.

Según la experiencia de la NCIC, el éxito de un programa en un entorno penitenciario que comprenda tabletas depende de que TODOS los reclusos puedan acceder a la mayoría de los servicios y aplicaciones de las tabletas, no sólo aquellos que tienen dinero en la cartera.

Al ofrecer un modelo de “aprender para ganar” en el que los reclusos tienen la opción de participar en una amplia gama de programas educativos, vocacionales y de rehabilitación a cambio de “puntos” que se pueden gastar en entretenimiento, NCIC ha sido capaz de cultivar una oferta de tabletas que atrae a un grupo demográfico más amplio de personas confinadas, maximizando el compromiso con los programas de tratamiento.

Craig Storer es el director de Marketing de NCIC Inmate Communications. Craig se incorporó a la compañía después de trabajar para una conocida empresa de auditoría telefónica en el sector penitenciario y supervisa los esfuerzos generales de marketing y desarrollo empresarial de NCIC. Craig tiene un gran interés en la economía asociada a los programas de comunicaciones con reclusos y disfruta trabajando con los organismos penitenciarios para ayudar a fomentar la comprensión de sus entornos de comunicaciones, incluidas las tarifas, los ingresos y la compartición de ingresos con el organismo. Craig ha ayudado a los sistemas penitenciarios a identificar comisiones devengadas, pero no pagadas, asociadas a sus acuerdos de comunicaciones de los reclusos, por valor de varios millones de dólares, al tiempo que ha mejorado los entornos de comunicaciones en muchas comunidades, haciendo que las llamadas sean más asequibles. 

Publicidad

Gustar/ Compartir:
More stories
Administración Penitenciaria Francesa: Explorando Soluciones Centradas en el Futuro