Marianne Vollan DG Prisons Norway

Ciudadanos de pleno derecho: el principio de normalidad en las cárceles noruegas

// Entrevista: Marianne Vollan

Directora General del Servicio Correccional Noruego

JT: Noruega es un referente mundial en lo que respecta a las correccionales.
¿Cuáles son los principios fundamentales del sistema correccional de Noruega que lo hacen tan destacado, y qué es lo que necesitan para mantenerse con éxito?

MV:Me gustaría comenzar con el principio de normalidad. Este principio tiene al menos dos aspectos: uno de ellos – y eso es muy importante para nosotros – es que incluso si usted ha recibido una sentencia, sigue siendo un ciudadano. Lo que significa el castigo es la privación o reducción de la libertad, pero los otros derechos que usted tiene como ciudadano no se le quitan. Eso  significa que usted tiene el derecho a votar, a los derechos organizacionales, y el acceso a los servicios públicos tales como la salud, la escuela y la educación.

La otra parte del principio de normalidad es que la vida, durante la ejecución de las sentencias, debe ser lo más parecida posible a la vida sin la sentencia. Por  lo tanto, cuando hablamos de prisiones, debemos tratar de hacer la vida cotidiana y las rutinas en la cárcel tan similar como sea posible a la vida fuera, en sociedad.

El principio de normalidad tiene dos funciones: primero, es un objetivo en sí mismo y subraya un enfoque humano. En segundo lugar, creemos sinceramente que este enfoque nos ayuda a resolver nuestra muy compleja tarea. Estamos  aquí no sólo para hacer cumplir las órdenes de prisión preventiva y sentencias, sino también para hacerlo de una manera que pueda prevenir la reincidencia. Si simplemente  encierras a las personas condenadas y le quitas sus derechos,  entonces, más tarde, habrá una transición más hacia la vida futura.  Prepararlos para una vida normal creará vecinos más seguros. Todo esto es parte de nuestra misión principal y no de un enfoque ingenuo. Conocemos a las personas con las que tratamos, pero creemos que aplicar el principio de normalidad podría reducir la reincidencia.

 

Prisión de Halden, Noruega

Una segunda característica importante, del sistema correccional noruego, es «el modelo de importación». Esto significa que las prisiones no cuentan con personal propio, por ejemplo servicios clericales, médicos, educativos, laborales, sociales o bibliotecarios. Estos servicios se importan de la comunidad local. Por ejemplo: los maestros que enseñan en prisiones son pagados y contratados por las autoridades escolares locales, no por el servicio correccional. Nuestro papel es actuar como «anfitrión» de estos servicios públicos.

En mi opinión, hay muchos beneficios con el modelo de importación. Subraya el principio de que los reclusos deben tener los mismos derechos que los demás, porque reciben los servicios del mismo proveedor que todos los demás. El modelo de importación también permite a los funcionarios de prisiones centrarse en su tarea principal de motivar a los presos y equilibrar el control, y ayudar a la función en lugar de hacer tareas que otros profesionales están mejor preparados para hacer.

También quisiera mencionar otra cosa acerca de la forma en que estamos organizados, que en realidad creo que es un factor de éxito para nosotros: tengo mucha suerte de tener tanto el servicio de libertad condicional como el servicio penitenciario bajo mi dirección. Esto nos  permite ver las sentencias ejecutadas en la cárcel y en la sociedad como un proceso sin problemas, con el condenado en el centro de nuestra atención. Las prisiones y los oficiales de libertad condicional comparten la misma visión y objetivos. ¡Esto nos ayuda a mantener el foco para que estamos aquí!

Soy plenamente  consciente de que hay muchas maneras de organizar el servicio correccional, pero es necesario que exista una estrecha cooperación entre las prisiones y los oficiales de libertad vigilada, independientemente del modelo de organización.

 

Celda privada en la prisión noruega de Halden

Otro factor crucial de éxito es el personal competente y dedicado: ponemos mucho énfasis en dar a nuestro personal una formación adecuada, y todos los oficiales de prisiones son entrenados en el mismo lugar, el Colegio Universitario del Servicio Correccional de Noruega, en Lillestrøm. Los  reclutas se someten a una educación de dos años, donde la conciencia sobre la ética, las actitudes y un enfoque humanista juega un papel central. Los oficiales penitenciarios  tienen un papel clave en hacer que los presos quieran elegir vivir una vida libre de delitos después de completar su condena. Los consideramos «agentes del cambio». En comparación con muchos otros países, tenemos una alta proporción de personal. Es importante señalar que la noción de reintegración está presente en todo el servicio correccional y que nuestros funcionarios penitenciarios, supervisores de talleres, coordinadores de reintegración, agentes de libertad condicional, etc., altamente calificados, desempeñan, por lo tanto, un papel importante en el proceso de reintegración.

JT: En febrero de 2017, un preso en una de las cárceles de alta seguridad de Noruega fue asesinado por un compañero preso. Fue el primer asesinato de un preso en una prisión noruega desde 1982. Supuestos de escasez de personal debido a restricciones presupuestarias estaban sobre la mesa…
¿Cuáles son sus  comentarios tanto sobre este incidente como sobre los supuestos antes mencionados?

MV: Afortunadamente, incidentes de esta naturaleza ocurren muy raramente. Es un incidente profundamente trágico, y mis pensamientos están con las personas cercanas a este preso que fue asesinado. La prevención de la violencia entre reclusos y la violencia contra el personal es un tema al que damos gran énfasis, ¿cómo podemos evitar que ocurran tales incidentes y cómo debe ser organizado el seguimiento?

Nuestra ambición es prevenir incidentes violentos, pero nunca podemos garantizar que no ocurrirán. Creo que si usted lo garantizara – sólo decirlo retóricamente – entonces, tal vez, debería poner cada uno de los reclusos en celdas individuales sin la posibilidad de contacto humano. Por lo que, una vez más, no creemos que esto evite la reincidencia, no creemos que sea una buena idea, en absoluto.

En cuanto a este incidente específico, todavía estamos buscando en cada detalle. También daré crédito al personal de la prisión donde ocurrió el asesinato, quienes han hecho un gran trabajo con las secuelas del incidente. Fui a la prisión apenas un par de días después del incidente, y me emocionó la forma en que lo han trabajado en la prisión: han tenido sesiones de información, no sólo con el personal sino también con todos los demás presos que estaban presentes en la escena. El nivel de personal en el momento del asesinato estaba de acuerdo con los planes, pero quisiera enfatizar que todavía estamos realizando investigaciones sobre lo que sucedió.

Puedo entender que puede ser tentador para alguien usar un evento tan trágico para señalar que hemos tenido algunas reducciones en los presupuestos en los últimos años, pero sería reacia a hacerlo. Como Directora General, por supuesto, nunca reclamaré, que  podríamos haber hecho más si hubiéramos tenido más recursos, y ciertamente encuentro desafiante tener estas reducciones en mi presupuesto cada año. Dicho esto, creo que comparado con muchos otros países tenemos una alta proporción de personal: los números, en 2015, a nivel agregado, muestran que teníamos 106 empleados por cada 100 reclusos.

Tenemos un negocio de monopolio, por lo que tenemos que ser desafiados, hay que hablar con los demás y buscarnos referencias para asegurar que realizamos nuestra compleja tarea de la mejor manera posible.

JT: En la actualidad, ¿qué desafíos reconoce usted en el servicio correccional noruego?

MV: Yo diría que hay dos grandes desafíos: la falta de capacidad penitenciaria y el estado de muchas de nuestras prisiones.

Hemos tenido una falta de capacidad durante mucho tiempo, algo que ha resultado en la construcción de una lista de espera, una cola de prisión. Sé que muchos otros países no aceptarían una cola de prisión, sino que sobrepasarían sus prisiones. Hemos decidido que no queremos comprometer nuestros estándares, así que no sobrecargamos. En su lugar, decimos «De acuerdo, tienes que esperar tu turno y volver más tarde para cumplir tu condena». Obviamente no es una solución muy buena, no para el condenado – él o ella quiere seguir con sus vidas – y es importante que la respuesta llegue muy rápidamente después de la decisión.

También por el bien de la sociedad como tal, y para las víctimas de los crímenes, realmente preferiría ver que no tenemos una cola de prisión. La cola de la prisión es la razón por la que hemos alquilado capacidad en los Países Bajos. Tenemos algunos progresos muy positivos en esta materia, y hay planes para construir dos nuevas prisiones, y otras dos están actualmente en ampliación. También hemos aumentado el uso del monitoreo electrónico (EM), lo que significa que la sentencia se ejecuta en el hogar, pero bajo un régimen estricto con un seguimiento cercano del servicio correccional. La tasa de reincidencia después de EM es muy baja. Esperamos que el aumento previsto de la capacidad penitenciaria coincida con el tiempo necesario para abandonar los Países Bajos.

El alquiler de espacio de prisión en los Países Bajos es una medida temporal mientras estamos construyendo capacidad en Noruega. Cuando el Parlamento Noruego aprobó el proyecto de ley que nos permitió alquilar la prisión de Norgerhaven, pusieron en la legislación que tiene que terminar no más de cinco años después de que comenzó. Actualmente es un tratado de tres años con la posibilidad de prolongar por dos años más. Actualmente tenemos una lista de espera muy corta debido al efecto «holandés».

 

El sendero de jogging de la prisión de Halden está punteado de bancos y tableros de ajedrez de piedra

Nuestro segundo gran desafío es que tenemos muchos edificios antiguos y en ruinas. El último gran auge de la construcción fue en 1862, e incluso si tenían una calidad de construcción bastante buena en ese momento, la arquitectura de la prisión de ese siglo no coincide con todas nuestras necesidades actuales. En aquel entonces, la concepción prominente era que el buen servicio correccional consistía en poner a los reclusos en un aislamiento completo en celdas individuales, donde no tenían posibilidad de comunicarse entre sí, sino que deberían sentarse y orar para que se convirtieran en seres humanos mejores simplemente haciendo eso.

En consecuencia, estas prisiones no tienen patios donde los reclusos pueden socializar y participar en actividades significativas.

Lo bueno de las cárceles modernas es que son construidas de tal manera, que los reclusos tendrán la posibilidad de participar en actividades. Estoy muy contenta con este desarrollo. Afortunadamente, tanto el desafío de la capacidad como el reto de las cárceles antiguas mejorarán de aquí en adelante.

También menciono un tercer aspecto, un desafío que no tiene solución rápida: el hecho de que hemos experimentado un aumento importante de extranjeros en nuestras prisiones. Aproximadamente un tercio de nuestros reclusos son extranjeros. ¿Y por qué digo que es un desafío? En primer lugar, debido a las barreras culturales y lingüísticas, y en segundo lugar porque muchos de ellos no deben ser reintegrados en la sociedad noruega, que es la base de nuestro modelo de importación y de los esfuerzos de reintegración. Hemos implementado algunas medidas para hacer frente a este desafío: tenemos, por ejemplo, una unidad especial de prisión donde los extranjeros, que no deben ser devueltos a la comunidad noruega, están encarcelados. Los reclusos extranjeros deben recibir la misma calidad pero un contenido diferente. Tal vez es más importante aprender algo de inglés, algunas habilidades prácticas, en lugar de aprender sobre la sociedad noruega.

Un último desafío que quiero mencionar es que, aunque soy la Directora General de las prisiones y de las oficinas de libertad condicional, internamente todavía hay algunas diferencias culturales en la organización. Esto es más un desafío continuo, algo que necesitamos trabajar todo el tiempo.

La radicalización en las cárceles ha ocupado un lugar destacado en la agenda de todas las organizaciones internacionales en el ámbito de los correccionales, y con razón.

JT: A través de los mecanismos de cooperación multilateral, Noruega desempeña un papel importante en la modernización de los sistemas penitenciarios de los países de Europa oriental, de los cuales Rumania es un ejemplo bien conocido.
¿Cuáles son los principales beneficios que identifica de esta cooperación tanto para los países con los que colabora como para el servicio penitenciario noruego?

MV: La idea principal con esta cooperación es mejorar la calidad en los países cooperantes y reducir las disparidades en Europa. El otro objetivo es la dimensión bilateral. Cooperamos con diferentes jurisdicciones, y personalmente siempre aprendo algo cuando hablo con profesionales de otros países.

Todos enfrentamos muchos de los mismos desafíos, incluso si tenemos diferentes tradiciones y diferentes soluciones.

Tenemos un negocio monopolista, y tenemos una misión seria donde a veces usamos la fuerza. Necesitamos ser desafiados; necesitamos hablar con otros y necesitamos un punto de referencia para asegurarnos de que realizamos nuestra compleja tarea de la mejor manera posible.

Además, considero fructífera la cooperación internacional porque cuando hablas de sus propias ideas y principios y de cómo piensas, también recibes un montón de preguntas. A veces estas preguntas me hacen pensar: «De acuerdo, ¿por qué lo hacemos de esta manera?» Me gusta hacer preguntas. Las personas que me conocen dicen que lo hago todo el tiempo, pero creo que hacer preguntas, mirar de nuevo y reflexionar sobre cómo podríamos ser aún mejores son medios importantes del proceso de aprendizaje.

JT: Su actividad profesional y experiencia no se resume simplemente a Noruega, ya que está involucrada en organizaciones europeas y en todo el mundo que giran en torno a las correccionales, a saber EuroPris e ICPA.
¿En qué medida su experiencia en su país y con estas organizaciones influyen en su aportación en el otro?

MV: Me gustaría subrayar dos cosas: una de ellas es en realidad muy similar a lo que dije antes, se trata de un negocio de monopolio y aprendo mucho de la cooperación internacional en estas organizaciones. El otro aspecto es que, en cierto sentido, el mundo se está volviendo cada vez más pequeño, causando muchos problemas globales. Un ejemplo es la cuestión migratoria. Hay una razón por la que un tercio de la población carcelaria noruega son extranjeros. Grandes cambios en el mundo nos afectan a todos de diferentes maneras. Esto – en mi opinión – hace que sea aún más importante cooperar en y con estas organizaciones, porque ellas reúnen a muchos países diferentes.

Últimamente, hemos tenido muchos incidentes trágicos y severos debido a la radicalización en todo el mundo. La radicalización en las cárceles ha ocupado un lugar destacado en la agenda de todas las organizaciones internacionales en el ámbito de las correccionales, y con razón. Incluso, el servicio correccional no puede ser sólo el que debe asumir la responsabilidad de combatir el extremismo violento, sabemos que la radicalización es un proceso muy complejo. Necesitamos ser conscientes y tomar nuestra parte de la responsabilidad. Sobre el tema de la radicalización, he aprendido mucho a través de la cooperación internacional, hablando con países que tienen una experiencia mucho más amplia en el campo.

EuroPris es una organización basada en los servicios públicos en cada país europeo y tuve la suerte de ser una de las «madres fundadoras», de ser parte de la planificación, puesta en marcha y creación de esta maravillosa organización. La organización tiene un enfoque muy práctico en términos de los diferentes talleres y los diferentes grupos de trabajo. Los empleados del Servicio Correccional de Noruega, que han participado en los diferentes grupos, me dicen que es muy útil para ellos en su trabajo diario. Además, también es un lugar donde puedes encontrar información útil sobre el servicio y las prácticas de otros miembros, a través del sitio web informativo. Yo diría que EuroPris es una organización joven, todavía un niño, pero es un niño muy maduro.

ICPA es una organización global.  Aunque hay diferencias entre los servicios penitenciarios dentro de Europa, cuando se habla de todo el mundo, la variación es claramente mayor. Como miembro de ICPA, usted tiene la posibilidad de contribuir  en hacer la diferencia para los países que tienen aún más pasos por recorrer. No sólo los servicios públicos  pueden ser miembros de la asociación, sino también individuos, empresas privadas y ONGs. ICPA reúne a académicos, profesionales, sector público y privado de una manera muy buena.

JT: ¿Cuáles son sus puntos de vista sobre la contribución de las mujeres en posiciones de liderazgo en las correccionales y qué puede usted decirnos sobre su experiencia personal (como una DG del Servicio Correccional, más el vicepresidente de EuroPris y el miembro del consejo de ICPA) hasta ahora?

MV: Los correccionales – junto con muchas industrias – todavía tienden a ser, en general y en su mayoría, dirigidos por profesionales masculinos. También en Noruega, el servicio correccional ha sido tradicionalmente orientado al hombre. Por otro lado, en Noruega no es tan especial tener líderes femeninas en el sector público. Por lo tanto, en mi vida cotidiana, no pienso tanto en ello. Es más cuando se plantea la cuestión que me hace reflexionar sobre ella.

Creo que debemos aspirar a tener un equilibrio, no sólo en el nivel de líder y de gestión, sino también en el personal. Cuando se trata del personal somos bastante buenos: alrededor del 40% de los funcionarios penitenciarios en Noruega son mujeres, mientras que el personal de los oficiales de libertad vigilada está constituido en un 67% de mujeres. La proporción de oficiales femeninos de prisiones creció realmente en los años 80 en Noruega, y fuimos testigos de un cambio positivo en el comportamiento de los reclusos. La atmósfera se volvió, en general, más tranquila; tuvo un impacto positivo tanto en el entorno de trabajo como en el entorno carcelario en su conjunto. Respecto a las posiciones de liderazgo, todavía tenemos algunos pasos por recorrer en Noruega. Me gustaría ver más líderes femeninas, especialmente cuando se trata de directores de prisiones.

//

Marianne Vollan es la Directora General de la Dirección del Servicio Correccional de  Noruega, puesto que ocupa desde 2009. Anteriormente, era Jefa de la Sección de Derecho Penal del Ministerio Noruego de Justicia. Es abogada de profesión y también  ha trabajado como juez en el Tribunal de Apelación.

Actualmente, la Srta. Vollan es miembro del  consejo de ICPA y también vicepresidenta de EuroPris – Organización Europea de Prisiones y Servicios Correccionales.

A menudo es  invitada a hablar en conferencias por entidades como EuroPris, la Asociación Internacional de Correcciones y Prisiones (ICPA) y el Consejo de Europa. También ha participado en debates nacionales e internacionales sobre servicios penitenciarios. La Srta. Vollan es autora de un libro sobre la indemnización de las víctimas de delitos sexuales y ha publicado diversos artículos sobre cuestiones penitenciarias.

Gustar/ Compartir:
More stories
Deborah Richardson
Una inversión estratégica para dar un gran paso adelante en la modernización